Translate

15 de marzo de 2011

ACUERDOS PRIVADOS DE SHERRY THOMAS

SHERRY THOMAS


ACUERDOS PRIVADOS DE SHERRY THOMAS.




TÍTULO: Acuerdos privados.
TITULO ORIGINAL: Private Arrangements.
AUTORA: Sherry Thomas. >.<’’
 
ISBN: 978-84-01-38272-7
© 2008, Sherry Thomas.
© 2009, Random House Mondadori, S. A.
Travessera de Gràcia, 47-49. 08021 Barcelona.
© 2009, Isabel Merino Sánchez, por la traducción.
 
ARGUMENTO:

En la esplendorosa y refinada Inglaterra de finales del siglo XIX, lord y lady Tremaine encarnan un matrimonio perfecto, basado en el respeto y la libertad, sobre todo porque cada uno vive a un lado del Atlántico. Sin embargo, cuando ella le pida el divorcio a fin de poder volver a casarse, él le pondrá una condición: que permanezcan juntos un año más para que le dé un heredero. Y, sin duda, un año dedicado a tales menesteres puede dar mucho de sí.

Una relación malograda podría volver a renacer cuando ya todo parecía perdido, aunque se base en un pacto indeseable.

 
Mi opinión:


Acuerdos Privados me impresionó, me emocionó, y caló tanto en mi que después de leerlo no pude evitar escribir sobre él…

Hacía meses que había leído el primer capítulo gratis a través de la página Autoras En La Sombra (una página INCREIBLE). Mucho tiempo después conseguí este libro y teniéndolo en mis manos no pude resistir la tentación, y comencé a leerlo… Después no pude parar. Tanto me enganchó que lo leí en un solo día, al final me acosté a las 5:10 de la madrugada, no paré hasta que no hube devorado todas y cada una de sus emocionantes páginas. Lo que conseguí fue acostarme realmente emocionada, con este libro bien dentro de mi corazón… y como no podía parar de pensar en él, ni de rememorar muchos de los momentos escritos en él, así fue como “nació” esta “reseña”.



¿Por donde empiezo?
 
Al principio Camden no me caía bien, me parecía muy duro, muy cruel… sabía que por dentro seguía queriendo a esta chica pero la verdad es que al principio no lo parecía.


Me gustó mucho esa intercalación entre el pasado y el presente, y lo bien que encaja lo uno con lo otro, quedando absolutamente perfecto.


El pasado me gustó muchísimo.


Esta narración resulta pura magia, como ver el amor en directo. Dulce locura de amor y deseo.


Me enamoré totalmente de Camden. Me encantaba su deseo, su pasión por ella, su dedicación a su familia y a aquellas personas que le importaban, su franqueza, su sinceridad, su optimismo, la manera en que se enamora incondicionalmente de Gigi, y cómo la trata en casi todos aquellos momentos. Con descaro, picardía, dulzura, deseo… pero sobre todo con tanto amor… que me sobrecogió.


Me hechizó, me hizo amarle de verdad, formar parte de un hueco importante en mi corazón y en mi memoria.


No era un chico perfecto, pero casi.


Y amaba a Gigi a pesar de su dureza, de lo práctico que era en un principio.


Y me encanta casi cada uno de los momentos que vivieron juntos.


Y Gigi… esta chica se enamoró hasta el borde de la locura. Se enamoró tanto… aunque su amor fuera bastante egoísta. Pero el amor también tiene esa parte de egoísmo. Las personas no son perfectas, y menos con las locuras que cometen cuando se enamoran.


Gigi es imperfecta, y justo eso hizo que a mis ojos ella brillara con una luz propia.


Por una vez la protagonista femenina era más astuta que el chico, había llegado a la conclusión correcta… aunque utilizara medios inadecuados. Quería a este chico y no dudaría en hacer cualquier cosa por tenerle, no se quedaría languideciendo por él, sino que lucharía con todo lo que poseía.


Yo admiro esas agallas, esa fuerza, ese coraje. Esa lucha, aunque como he dicho utilizara el medio equivocado.


Se equivocó, es cierto, se equivocó al engañarle para darle un pequeño empujoncito, se equivocó porque era joven, insensata, egoísta, y no sabía como manejar ese amor, que la consumía, y que la hacía sentir tan completa, tan pendiente de un hilo.

Al falsificar la carta no lo vió como algo malo… pero después… después se arrepintió de verdad aunque se callara cuando debería haber admitido lo que había hecho. Había construido su amor sobre arenas movedizas, como ella dijo más adelante.

Y ese miedo a perderle no le abandonó en ningún momento. Ese miedo aterrador de no confiar en la sabiduría de la persona amada… y creer que si no haces algo, cualquier cosa, tu sueño de amor se puede escapar.


A su manera intentó aferrarse a ese amor de la manera en que sabía, en que la habían criado.


Eso me hizo quererla en vez de odiarla.


Pero su mentira, su falta de fe, estuvo mal. Y hasta mucho después no lo comprenderá del todo, hasta el presente, muchos años después de haber tomado aquella decisión.

Cuando él se enteró de lo que ella había hecho… se dejó llevar por la venganza, en vez de enfrentarse a ella antes de casarse quiso castigarla por lo que ella había hecho, sin comprender tampoco que es lo que ella había sentido para hacer algo semejante.

Y el dulce y bonito cuento de hadas llegó a su fin, la noche de bodas fue agridulce. Bonita pero desoladora.


Creo que él también se equivocó, se equivocó muchísimo, con su reacción. Él también tuvo la culpa por su venganza, por no querer seguir lo que le decía el corazón… de aquel final. De aquella separación de diez años. Murió aquel chico optimista y enamorado.

Con el transcurso de la lectura vamos encontrando detalles de la personalidad antigua de ellos dos, y también nuevas maneras de ser. Esa evolución, esa madurez que a veces los años te dan. Ya no son niños creyendo que la otra persona es absolutamente perfecta, con esa necesidad de amor tan desgarradora, sino adultos… en los que ese amor encuentra de nuevo el camino.

A través del presente observamos cómo todo lo que han hecho lleva la huella de ese sueño de amor que en ningún momento murió. Porque los dos tenían la esperanza de que quizás, algún día maravilloso, dejarían atrás el orgullo, la cobardía, el miedo… y lucharían… por ese futuro juntos, ese deseo es lo que de verdad les mantiene vivos.


Eso fue lo que más me enamoró de este libro, que aunque los dos han llevado vidas separadas durante esos diez años en ningún momento han dejado de pensar en el otro, de amar al otro, de soñar con el otro. Y a su manera… han luchado por convertirse en personas de las que la otra persona pueda estar orgullosa.

El piano, los cuadros, el camisón de seda, la decoración de la casa, la habitación vacía, Creso, la empresa tan honorable y bondadosa que ha creado Gigi… todo lleva el nombre de “Camden, hecho para recuperar a Camden” y a la vez… al crear la empresa y seguir con su vida, porque ella es una luchadora, ha vencido aquel odio o menosprecio que tenía hacia si misma.


Ha evolucionado, y se ha convertido en una persona que se vale por si misma totalmente aunque su corazón ya tenga dueño.


La petición de divorcio, los tres amantes que tuvo, Freddy… son intentos mejores o peores de seguir con su vida, de no quedarse anclada en el pasado.

Creo que ella sabía, como muy bien admite, que ella podía hacer feliz a Freddy (aunque no todo lo feliz de lo que ella puede hacer feliz a Cam), y este podía darle paz, calma, seguridad a ella, pero nunca la haría tan feliz como podía hacerla Cam… ni llenaría de tanto amor su corazón.
Su manera de amar a uno y al otro era muy diferente, es la manera de amar a un hermano u amigo (Freddy), y al amor de su vida (Cam), y creo que esto era igual para Cam respecto a Theodora.


Pero también era perceptible… que ella iba a ser la persona que más difícil se pusiera las cosas a si misma, intentando luchar contra aquel amor verdadero.


En el camino ella había perdido parte de su corazón, al igual que él, y sólo con el paso del tiempo al estar juntos, Cam, y Gigi, fue posible reencontrar aquellas partes valiosas de cada uno, aquellas que deberían seguir formando parte de ellos.


En Camden el amor por Gigi era más perceptible en su persona, en sus sueños, en su manera de haber llevado su vida, en aquellas confesiones… más que en objetos materiales.


Y todo aquello que había pasado por su corazón anhelante me capturó y me conmovió muchísimo el corazón. Al final fue mucho más fácil de lo que pensaba volver a enamorarme de él, de su persona en el presente, no sé cuando ocurrió exactamente pero Cam es un personaje que también enamora absoluta, e irrevocablemente al lector.

Aunque Cam disfrazaba su amor de odio y desprecio… yo sabía que él la amaba, la amaba y la ama con toda su alma porque nunca pudo sacarse la huella que ella le dejó, y el anhelo por la vida que deseaba tener, compartir, y crear con ella.


Creo que la petición de divorcio fue realmente lo que le hizo despertar, lo que lo hizo reaccionar, lo que le hizo pensar “Eh, o me apresuro ahora que he logrado estar en igualdad económica a ella, que me he formado por completo a mi mismo, o todos mis esfuerzos no servirán de nada, no podré impresionarla… y la perderé, esta vez para siempre”. Creo que fue algo así.


Lo bueno es que reaccionó, y con su descabellada idea se interpuso a la petición.

Y sólo al final se dio cuenta de que lo que estaba intentando hacer, “atarla a él mediante un hijo” era muy parecido a lo que ella hizo en su momento, a lo que él fue incapaz de perdonarle en diez años.

Creo que a Cam le impacta lo mucho que ella ha evolucionado sin él, la manera en que Gigi intentó rehacer su vida… y eso le hizo agarrarse con más ahínco en su petición de un heredero.

El primer encuentro con el primer amante de Gigi fue un poco doloroso para él, aunque no lo reconociera. Y creo que pensar en el resto de amantes, e incluso en el prometido de Gigi le hacía sentir celos y dolor, pero me gusta esa gran capacidad que tiene para tratar a aquellas personas civilizadamente, o incluso encontrar cosas buenas en ellas.

Cam no es de esas personas que iría haciendo daño si pudiera. En cierto sentido, una manera para defenderse, y no tirar sus barreras, aquel daño lo tenía guardado para Gigi, pero con cada palabra ofensiva que pronunciaba para ella, también se hacía daño a si mismo.

Yo creo que cómo él dice cada uno de los días de aquellos años separados… fueron increíblemente duros. Sobrevivir, eso es lo que los dos hicieron en todo aquel tiempo, ninguno de los dos volvió a ser tan feliz como lo fueron estando juntos… y al reencontrarse… al final acaban reencontrando aquella felicidad perdida, y aquel amor que tanto les completaba, aquellos sueños que tanto habían vivido anhelantes en sus corazones, y que por fin pueden hacerse realidad.


 Me hizo muchísima gracia cuando habla por primera vez con Freddy y él piensa “Que gane el mejor”, porque aunque no quisiera admitirlo ni siquiera ante si mismo había vuelto para recuperar el corazón perdido, a la mujer de su vida, la dueña de su alma.


Aquellas dos primeras veces de sexo… la primera de tres minutos… aquella fue solo sexo y deseo, la segunda creo que fue algo más… pero la que de verdad fue amor… fue la tercera, y eso traspasó el papel, y conmovió mi alma, fue una de las escenas que más me marcaron.

El reencuentro de Cam… con Creso… es muy bonito, tan tierno, con aquel dulce recuerdo del día en que se lo regaló… y creo que el perro es la prueba de cómo el tiempo pasa para todos… y a la vez de que allí sigue viviendo la esperanza.

Aquellos recuerdos del pasado, tan desaprovechados por un estúpido orgullo cuando él estaba en Paris… y después, cuando se entera del aborto (de Cam) y del romance con Felix… me conmovió que él le fuera fiel a ella hasta aquel momento, aunque creo que los dos emocionalmente se fueron fieles el uno al otro en todo momento, nunca llegaron a amar, ni a entregar a nadie tanto de si mismos, como lo habían hecho entre si.

Me gusta mucho aquel viaje al campo, aquel primer sexo lleno de amor, cuando hablan de sus sentimientos y de que ojala pudieran volver a empezar, y de aquel encontronazo en Copenhague. Aquel encuentro hizo que las lágrimas se desbordaran de mis ojos, primero mientras él la espía, la sigue, y después cuando los dos se percatan de la presencia del otro.

“Sus miradas se encontraron. Ella se irguió de golpe en la silla. El parasol se le cayó de las manos, golpeando con un ruido metálico contra la cubierta. Se lo quedó mirando fijamente, con la cara pálida, la mirada angustiada. Nunca la había visto así, ni siquiera el día que la dejó. Estaba aturdida, perdida la compostura, con vulnerabilidad visible a kilómetros de distancia.” “Gigi no abandonó su rígida postura en la barandilla, pero de repente pareció agotada, como si hubiera estado allí, de pie, en aquel mismo sitio durante los más de ochocientos días transcurridos desde que lo vio la última vez.

Lo seguía queriendo. La idea resonó enloquecedora en su cabeza, provocándole calor y mareo. Lo seguía queriendo. ”


“De repente, ni siquiera conseguía recordar cuál había sido su pecado contra él. Solo sabía, con una certeza absoluta, que había sido el mayor asno del mundo durante la media década pasada. Lo único que quería era todo lo que había jurado que nunca volvería a tentarlo.”

Esto conmovió inmensamente mi corazón, pero al final, al no encontrarla… no tuvo el valor suficiente para luchar por ella, de lo que se arrepentiría cinco años después… “si hubiera tenido el coraje suficiente”. Y cómo al hablarlo, al saber que ella también le estuvo esperando, resurge la esperanza, resurge con muchísimas más fuerzas, y eso le da a él la fuerza final para luchar por ella, para creer en ella, y confiar en que su cuento de hadas, su sueño de amor, tendrá el final adecuado, juntos.

También Cam me conmovió en tres escenas más:

La primera, cuando cree que va a ser padre:

“Luego su mundo se trastocó. Solo podía significar una cosa: su acto sexual había tenido consecuencias. Iba a ser padre. Tendrían un hijo juntos.


Se agarró al poste de la cama, vacilante, como si se hubiera emborrachado con el mejor champán del mundo. Un hijo, cielo santo, un hijo. Un bebé.


(…) Se quedaría con Camden y serían una familia. Y dada su propensión a acabar juntos en la cama, la familia aumentaría.


Apenas podía pensar en todo; unas imágenes absurdamente sensibleras inundaron sus pensamientos. Una familia propia, llena de mocosos tercos y traviesos, con ojos brillantes y sonrisas picaras. Cachorros corriendo por toda la casa. Brazos gordezuelos tendidos hacia él en busca de abrazos. Y ella, majestuosa y segura, en el centro de todo.


Era lo único que deseaba. Era todo lo que había deseado siempre.


(…) Toda una nueva vida se abría ante él, y la cabeza le daba vueltas al pensar en las posibilidades que le ofrecía.”

La segunda, cuando se da cuenta de que ella no está embarazada, de lo que ella va a volver a pedirle, y es en ese momento en que comprende exactamente lo que ella sintió en el pasado, el porque falsificó la carta, creo que eso fue algo que hizo de esta obra algo extraordinario, que él comprendiera aquel sentimiento pasado de ella… me marcó definitivamente.

“Fue hasta el reloj de pie y fingió comprobar la hora con su reloj, cuando lo que quería era coger el atizador de la chimenea y destrozar todo lo que había en la habitación. Los hijos que iban a tener. La vida que iban a compartir. Todo hecho añicos y quemado por un rabioso asalto de la realidad. Y ella, ajena a su dolor, echando por la borda la felicidad de los dos (..)


Luego oyó cómo ella suspiraba y supo, por la manera en que el corazón acababa de partírsele en pedazos, lo que ella iba a decir.


—No ha habido consecuencias —dijo ella—. ¿Me dejarás libre?


Cada célula de su cuerpo gritaba «no». Por supuesto que no la dejaría marchar. (..)


El corazón le latía con fuerza. Tuvo que cerrar los ojos para controlar su respiración irregular. Ciertamente, tenía todos los medios para coaccionarla, con las prerrogativas maritales, disminuidas pero todavía poderosas, que le concedía la ley inglesa. Pero al final, ¿qué lograría?


Reconocía mucho de su juventud en la terca insistencia que ella mostraba al aferrarse a la idea de un amor «bueno», en su sentido de responsabilidad personal, profundo y sincero, pero muy erróneo, hacia lord Frederick.


Diez años atrás, Gigi había percibido claramente que Theodora y él no eran adecuados el uno para el otro. Pero no había tenido la suficiente fe en él para dejar que lo descubriera por sí mismo. Si insistía en fecundarla con el objetivo expreso de conservarla, ligada a él en matrimonio, estaría cometiendo el mismo error.


«Pero ¿qué pasa si no recupera la cordura, o no la recupera a tiempo?», gritaba una parte primaria de su ser, casi temblando de angustia. Se quedó absolutamente paralizado, aterrado. Se trataba de una posibilidad clara. No podía dejar que sucediera. No podía. Todo su mundo se haría pedazos.


¿Era así como ella se había sentido aquellos años? La ansiedad. La impotencia a punto de estallar. El corrosivo miedo a que, si no hacía algo, la perdería para siempre.


De haber tenido diecinueve años, habría emprendido el mismo camino equivocado que emprendió ella. A los treinta y uno, incluso después de haber vivido las consecuencias de aquella debacle, seguía sintiendo una tentación casi imposible de resistir.


Al final, solo el orgullo y una última brizna de sensatez lo salvó. Quería que siguiera siendo su esposa no porque le hubiera lanzado un hechizo erótico ni porque amara demasiado a su hijo recién nacido como para renunciar a él, sino porque no pudiera imaginar su vida de otra manera, porque viera que cada aliento suyo estaba entrelazado con el de él, para bien o para mal, en la enfermedad y en la salud, mientras los dos vivieran.”

También me impactó esa fe, ese salto en el vacio, que le conceda la libertad de elegir si desea compartir su vida y formar una familia verdadera con él.


En ese tiempo, ella tiene la oportunidad de reencontrar su valentía, su lucha por el amor, aquella esperanza que durante tanto tiempo había yacido enterrada. Y al final, elige el camino correcto. Lucha por él.


Hace lo correcto con Freddy, siendo totalmente sincera, y grabándose en el corazón de él como la primera persona que vio lo que había dentro de él, y le apreció como se merecía.


Y la tercera escena: Me encanta la manera en que Gigi va en busca de Cam, entra en la casa, e interrumpe la cena, como si fuera la dueña del mundo, Y después… aquella reconciliación maravillosa. Uno de los momentos más bonitos, pícaros y dulces de la novela.


Cam y Gigi Son los dos tan seductores… enamoran de verdad. Me encantó ^¬^ Me hizo muy, muy feliz. Me encanta que por fin pongan en palabras aquel sentimiento que tan presente ha estado en este libro, EL AMOR VERDADERO.


->>


Respecto a la historia entre Victoria (madre de Gigi) y Langford… fue increíble, con cierto romanticismo, nos demuestra que el amor vuelve a dar una segunda oportunidad, que es posible amar de nuevo, y ser correspondido.


Fue muy divertido leer esas partes de la novela.


Unos personajes secundarios de lujo, de esos que también se merecen su propia historia, y SHERRY THOMAS se la dió, y además, desarrollándola de una manera perfecta.


Alegre, divertida, pero no sólo eso, sino también reencontrando aquel camino del pasado, y lo que les había hecho ser como son, y enseñando como gracias al otro ahora han encontrado una nueva oportunidad de vivir el amor, algo único, una segunda oportunidad bien merecida.


Acabé adorando a Victoria y al duque, y supe ver lo mucho que Victoria quería a su hija, lo mucho que incansablemente había intentado luchar para que su hija volviera a recuperar aquella felicidad.


Y también me gusta mucho como acaba conquistando, poco a poco, a su duque. Acaba obteniendo lo que ya creía que no iba a tener.


Y me encantó. Trasmitía tanta esperanza… y cómo es posible luchar siempre, trasmitiendo ese sentimiento maravilloso, el de que nunca debemos rendirnos con aquello que amamos.



->>


El resto de personajes están bien creados, y casi todos acabaron gustándome.


Menos Theodora… que me pareció que siempre va un poco según la corriente, con poco carácter, acomodándose a lo que quieren los demás, sin gritar los deseos de su alma, y luchar por ellos. Sin elegir un rumbo en su vida, dejándose guiar por aquello que los demás creen que es mejor para ella.


Y Freddy… creo que supo encontrar su camino, sentirse seguro de quien es, de los talentos que tiene, y valorarse de verdad. Me gustó muchísimo aquella bondad de su corazón, cómo prefiere tener fe en las personas, sin corromperse con la maldad del mundo. Es un personaje muy bonito.



*Me encantaría poder leer más sobre esta parejita y su maravillosa vida en común, y cómo llevan a cabo todas esas fantasías eróticas.


Me quedé con las ganas de que hubiera incluido más erotismo. Y verles en el embarazo, y siendo padres.*


Me dio pena despedirme de Cam y Gigi. Mucha. No quería que el libro acabara.


Y PARA SHERRY:

Gracias por llegar a comprender y valorar mi “review”, por llegar a comprender lo mucho que te valoro como escritora, y hasta que punto me ha gustado tu libro.


Tienes mucho talento, y desde que leí Acuerdos Privados… me convertí en tu fan.


Te admiro, por crear un libro capaz de dejar una huella tan grande, y sí, por crear a Gigi… y sobre todo… a mi amado Camden. Siempre les querré.

Mire - Mayu.

1 comentario:

  1. Desde luego, fue una impresionante primera novela. Y con ella Sherry Thomas se ganó un puesto entre mis autoras favoritas de las que voy a intentar leerlo todo. Un libro absolutamente recomendable.

    ResponderEliminar

Os invito a dejar vuestra propia opinión. :D