Translate

10 de agosto de 2012

Vanish de Sophie Jordan.


SOPHIE JORDAN.


VANISH DE SOPHIE JORDAN.

TÍTULO ORIGINAL: Vanish. [Desaparecer].
AUTORA: Sophie Jordan.

ARGUMENTO: Para salvar la vida del chico al que ama, Jacinda hizo lo impensable: traicionó el secreto mejor guardado de su especie.

Ahora deberá regresar a la protección de su clan sabiendo que quizás nunca vuelva a ver a Will - y lo que es peor, que debido a que su mente fue retocada, han desaparecido los recuerdos de Will de esa fatídica noche y de los motivos por los que ella se tuvo que marchar.
Ya en casa, Jacinda es recibida con gran hostilidad y deberá demostrar su lealtad tanto por su bien como por el de su familia. Uno de los pocos que todavía habla con ella es Cassian, el futuro heredero que parecer ser que desde siempre la quiso, y su hermana, Tamra, que ha cambiado para siempre debido a un giro del destino.
Jacinda sabe que debe seguir adelante y olvidar a Will - ¿que si él recuerda algo y mantiene su promesa de ir en su búsqueda?, ambos se verían expuestos a un grave peligro.
Aun así, mantiene la esperanza de que algún día vuelvan a estar juntos. Cuando le llegue la oportunidad de seguir a su corazón, ¿Será capaz de arriesgarlo todo por amor?

Vanish, nº 2 de la saga Draki de Sophie Jordan.


PROTAGONISTA: Jacinda.

CO - PROTAGONISTAS: WILL. Cassian (Principe onyx).

SECUNDARIOS: Tamra (hermana), Zara (madre). Xander (primo de Will). Nidia (guardiana draki –Shader-). Severin (Rey. Padre de Cassian). Az (Azure. Mejor amiga de Tamra). Corbin (primo de Cassian). Gil (amigo de Cassian). Miram (hermana de Cassian). Taya (bibliotecaria e historiadora). Jabel (tía de Cassian). Sobha (madre de Az). Padre de Will. Guardias y habitantes de la colonia Draki. Cazadores de drakis.


Mi Opinión:

¡Hola a todos! ¿Qué tal estáis?

Yo hoy os traigo la crítica de Vanish, la esperadísima segunda parte de la trilogía Draki, de Sophie Jordan. ;).

Han pasado meses desde que esta novela ha salido a la venta (al menos en su versión original). Antes de leer ninguna crítica sobre ella, lo esperaba con muchas ganas, mucha ilusión, mucha adoración.

Después leí una crítica sobre ella… y eso hizo que parte de mi se desilusionara. ¿Por qué? Pues por el surgimiento del trío Will – Jacinda – Cassian. Y todo aquel que me conoce sabe que ODIO los tríos. Que estoy ya muy cansada de ellos. Y que por eso, me aventuro menos en el género juvenil, y me adentro más en el romántico adulto.

Un tiempo después, me pasó algo muy curioso. Yo seguía sin esperar con demasiadas ganas esta segunda parte, hasta que leí una crítica, una crítica que me hizo querer devorar esta novela a la de Ya. La “culpable” fue mi nonne, que me enredó y me enamoró con su magnífica y apasionada crítica.

A esta crítica le siguió que mi querida Noelia [Ayslinn] también leyera Vanish. Y eso aumento con mucho mis ganas de leerla.


Vanish no me ha decepcionado, y no lo ha hecho porque ya llegaba preparada para ella. Sabía que me iba a encontrar con una Jacinda que pierde la cabeza por Cassian, pero que sigue amando a Will. Sabía que me iba a encontrar con una Jacinda menos fuerte, más apagada, más desolada. Aún así, hay una pequeña parte de mí que se siente defraudada. Me esperaba más, buscaba algo diferente, algo más de la profunda y romántica y seductora y fantasiosa esencia que me enamoró perdidamente de Firelight, y que en Vanish no he encontrado.

Sé que todo sería diferente para mí, si yo también, al igual que mi nonne y Noe, me hubiera enamorado de Cassian. Lo he intentado, pero no he podido. Leer esta novela solo me ha hecho darme más cuenta de lo profundamente enamorada que estoy de Will.

Vanish es una novela apasionada, luchadora, y plagada de fantasía. Es aventura, tristeza, soledad, corazón, confusión, amor, deseo, y dragones peleones. Es una novela interesante, entretenida, escrita con una pluma maravillosa, con infinidad de citas memorables. Sophie Jordan es muy buena escribiendo, y lo demuestra en cada línea. Es magnífica.

Vanish nos muestra un mundo lleno de fantasía, donde descubrimos como es vivir entre dragones bastante humanizados (por mucho que lo nieguen), aprendemos sus costumbres, sus miedos, sus defensas, sus secretos, su forma de vida, y nos enamoramos de ese refugio que es el cielo, los árboles, la tierra, las montañas, en fin, la naturaleza en estado puro.

Vanish también nos habla de verdades dolorosas, acogidas de la realidad. Verdades que Jacinda vive en su propia piel.


Al volver con los suyos, los Draki, Jacinda se ve sometida al rechazo, y al odio de todo su pueblo. Algunos la miran maliciosamente, otros la ignoran y la hacen sentir invisible, y otros no dudan en afrentarla, amenazarla y vapulearla. Todos le dan la espalda, o casi todos.

Sentir ese dolor, esa devastación, esa soledad bajo la piel de Jacinda ha sido doloroso. Sobre todo porque ella misma no se reponía con su antigua fortaleza a todos esos sentimientos.

Jacinda se muestra más pesimista que nunca, y en cierto sentido, se podría decir que se ve envuelta en una depresión, pues sus momentos de alegría son pocos, y sus deseos de agradar a los demás aunque no pueda son muy fuertes.

Jacinda necesita una mano amiga, alguien que la sostenga, pues ella misma no puede hacerlo. Y eso la lleva a Cassian. El fuerte e influyente príncipe de los Draki. La atracción hacia él nace de la desesperación, de la soledad, pero surge.

De repente, Cassian deja de ser para Jacinda una molestia, alguien insoportable, a un chico guapo, varonil, con labios besables, y cuerpo excitante.

Pero Jacinda no olvida a Will. Se duerme pensando en él, rememora a menudo cada momento vivido con él, y la añoranza, el deseo de volver a verle y perderse en sus brazos, es cada día más fuerte.

Jacinda se ve dividida entre dos amores. Uno está al alcance de sus manos. Y otro, es casi imposible, un sueño, una fantasía, un gran amor.

Por si esto fuera poco, también debe enfrentarse al permanente sentimiento de culpabilidad. Jacinda siente que todo es culpa suya, hasta un punto exasperante. No es fácil vivir bajo la piel de alguien que se culpa de todos los malos, y que cree merecer todos los castigos posibles, pues se atrevió a amar, a ser libre, pues se atrevió a desaprender todas las lecciones Draki, y empezó a pensar por si misma.

Durante toda la novela he echado de menos a esa Jacinda, la Jacinda de Firelight, esa Jacinda dulce, tierna, pero llena de fortaleza, esa Jacinda que me hizo admirarla y quererla muchísimo. Esa Jacinda que luchaba por encontrar un equilibrio entre su yo humano y su yo Draki. Incluso he echado de menos volar junto a ella, pues en Vanish Jacinda está terriblemente triste, oprimida, y negativa, y volar yo no le provoca la misma adicción que en la entrega anterior.

Para Jacinda no hay consuelo. Ni siquiera cuando abraza o besa a Cassian. Solo el mundo deja de importar, deja de existir, cuando se pierde en los brazos de Will, cuando la locura corre por sus venas mientras le besa, le devora, deseando tragársele.

A pesar de todo, de sus nuevos sentimientos por Cassian, solo Will es su gran amor. Se siente atraída por los dos, los dos la llenan de deseo, pero solo Will la hace amar, la hace olvidar, la hace sentir… completa.

Las escenas con ambos son muy diferentes, con Cassian son sensuales, pero con Will son puro fuego, y las numerosas escenas con Cassian palidecen con solo una escena de WILL.

Durante toda la novela he echado MUCHÍSIMO DE MENOS A WILL. Mi queridísimo Will.

Will es mi personaje favorito de esta saga. Es mi amor. Y estoy loca por él. Le amo.

Y en esos momentos en los que Jacinda se besaba con Cassian he sentido muy profundamente que Jacinda no se merecía a Will. Respecto a eso, todavía tengo una espinita clavada, pues Jacinda no es totalmente sincera con WILL. Yo quiero, necesito que le cuente a Will los besos con Cassian.

Está claro que Jacinda no va a perder a Will, pero necesito que ella se enfrente a sus propios actos, mientras tanto no puedo evitar tener esta sensación de enorme decepción frente a ella.


Cassian me ha encantado, me ha gustado mil veces más que en la primera novela, pues en vez de permanecer frío e impasible, se muestra como es: Protector, paciente, arrogante, mandón, posesivo, tierno.


Pero mi corazón se lo ha llevado Will. Will me enamora, me estremece, me conmueve, y si he derramado alguna lagrima en el transcurso de esta novela, ha sido por él. Will me encanta. Es tierno, protector, ardiente, sensual, valiente, fuerte, audaz, leal, fiel, incondicional, y siempre cumple sus promesas. Es un hombre que se ha rebelado contra todo aquello que le han enseñado, contra todo aquello que no está bien, es un auténtico guerrero, y es capaz de todo por amor. Su valentía y su feroz amor me dejan sin palabras. Para Will, Jacinda es todo su mundo. Y lo único que le importa es ella. Pero también siente mucha compasión y pena por los Drakis que son capturados o exterminados, y al final de la novela, se muestra muy determinado a luchar contra los cazadores de dragones. Will es increíble. Le amo *o*. Y tan, pero tan sexy, con ese rostro, ese cuerpo, esa voz de terciopelo… (LL).


Az y Tamra me han gustado mucho, más la primera que la segunda. Les cuesta lo suyo, pero al final me han sorprendido, porque han demostrado querer de verdad a Jacinda. Por ciertos momentos, ambas se han ganado parte de mi cariño. *p*.

Vanish también se hace eco de un problema real. La madre de Jacinda, para superar sus penas y demás, se refugia en el alcohol. Se hunde en si misma, hasta que lo único que queda de la auténtica Zara es una cáscara vacía. Desatiende a sus hijas, las deja sin el consuelo de su amor y su fiereza, y se resigna a una vida que no desea, con el único sustento del alcohol. Por suerte, un hecho desesperante la hace volver en si, despertarse de su desesperación, y volver a ser la misma mujer confrontiva que siempre fue.

Vanish es una novela que reivindica la libertad, que habla de un mundo donde nadie se puede sentir seguro, y de la enorme injusticia de esto. ¿Será posible un mundo de paz?

Esperemos que en la tercera parte, tras la lucha, y las decisiones difíciles, todos puedan encontrar esa paz, ese consuelo y esa libertad que llevan toda su vida buscando.
¡Un beso enorme a todos!

Mire – Mayu.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Os invito a dejar vuestra propia opinión. :D