Translate

19 de diciembre de 2012

Pídeme lo que quieras de Megan Maxwell.

PÍDEME LO QUE QUIERAS DE MEGAN MAXWELL.


Editorial: Esencia.

Pídeme lo que quieras, nº 1 de la serie Pídeme lo que quieras, de Megan Maxwell.

SECUNDARIOS:

Miguel (compañero de trabajo). Nacho (amigo de Judith). Rocío y otras amigas de Judith. Padre de Judith. Amigos del padre de Judith. Raquel (hermana de Judith). Jesús (marido de Raquel). Luz (hija de Raquel y Jesús). Curro (gato de Judith). Sonia (madre de Eric). Marta (hermana por parte de madre de Eric).

Andrés y Frida, Mario y Marisa, Helga, Björn (amigos sexuales). Mónica (Jefa de Judith). Claudia (hermana de Mónica). Amanda (amante de Eric). Fernando (amante de Judith). Betta [Rebeca] (ex novia de Eric).


Pídeme lo que quieras es la primera novela que leo de Megan Maxwell, y la verdad es que yo me he sentido muy decepcionada.

Sabía que esta novela sería bastante abundante en sexo, y quizás erótica, pero eso no quita que yo me esperara que tuviera sus dosis de romanticismo, sus momentos de intimidad, sus dosis de risas, encanto, y profundidad emocional.

En cambio, me he encontrado con una novela que era muy diferente a lo que yo me había esperado. Pídeme lo que quieras es una novela donde Megan Maxwell nos habla del sexo sin tabúes, pero también de una manera fría, robótica, sin corazón.


Pídeme lo que quieras es una novela que no me ha gustado nada, y no solo porque en según que momentos me haya resultado fría, e impersonal, sino porque en ella hay numerosos actos sexuales que me han resultado angustiantes, horribles, y además… la historia de amor no me la he creído casi, me ha resultado realmente floja.


En Pídeme lo que quieras vamos a encontrar mucho sexo: un poquito de BDSM (en el sentido de la dominación y de las ataduras), un poquito de voyeurismo, orgías con desconocidos, sexo anal, sexo oral, penetración, intercambio de parejas, sexo entre mujeres, sexo con juguetitos, azotes, y demás.


Uno de los mensajes más fuertes de Pídeme lo que quieras es que el sexo tradicional es aburrido, que las parejas que se acuestan exclusivamente entre ellos se pierden un enorme mundo de placer, que el sexo debe dominar cada uno de los actos, que el morbo mueve el mundo, y que ofrecer a tu pareja para que otro se la folle es genial, pero permitir que un amigo le dé un beso en la mejilla es todo un acto de traición capaz de provocar numerosos celos…


Una de las cosas que menos me han gustado de Pídeme lo que quieras es que al principio Judith se hacía la escandalizada, se negaba a aceptar las cosas que en realidad le gustaban, y dejaba a Eric como el depravado, otra han sido todos esos actos sexuales con todas esas otras personas, y otra han sido esos momentos llenos de amargura, de bordería, de desconfianza, pero sobre todo, de poco respeto, y de actos no consensuados.


Y encima… Pídeme lo que quieras no es una novela autoconclusiva, ¡no! Tiene una segunda parte, que a mi parecer es completamente innecesaria, porque si la autora hubiera dado diez páginas más a esta novela no habría sido necesaria una continuación. Para mí, Pídeme lo que quieras es una novela donde sobran escenas sexuales, donde falta sentimiento, donde el amor no se siente lo bastante fuerte, donde los personajes secundarios no se han hecho un hueco, y sobre todo, es un novela con unos actos sexuales, y unos mensajes con los que estoy en completo desacuerdo.


Por si os interesa os hablaré un poquito de los protagonistas de Pídeme lo que quieras:

- Judith:

Es la narradora y protagonista exclusiva de esta novela.

Judith es una joven española de 25 años que nació en Jerez, pero que vive en Madrid, donde trabaja como secretaria para una de las jefas de la empresa farmacéutica Müller.

Judith es una joven delgada, morena, de ojos intensos.

Judith es una joven contradictoria, pues si bien al principio se muestra muy recatada, realmente no lo es tanto.

Judith es una adicta a la adrenalina, le encantan las motos, salir de fiesta, bailar, escuchar música, cantar, conducir coches de lujo, y demás...

Judith adora a su padre, con el que habla habitualmente por teléfono, y no le importa ver a su hermana y a su sobrina, pero estar demasiado con su familia es un motivo que la agobia. No le gusta mucho estar con su familia.

Judith es una persona que al principio se muestra alegre, divertida, pero después, resulta ser bastante sosa, muy gruñona, muy enfadica, un tanto celosa, bastante borde, y aunque tiene mucho carácter con Eric no suele demostrarlo.

Judith resulta ser una persona un tanto alocada, pero también alguien que al final parece valorar a su familia.


Cuando Judith conoce a Eric, el mundo explota ante sus ojos, y el sexo se convierte en su único pensamiento, y en su mayor pasión.

Con Eric, Judith descubre que le encanta el sexo, que acostarse con Eric es muy placentero, pero también que le encanta sentirse la muñequita de su hombre, que le encanta que éste la ofrezca a otros hombres y mujeres, que le pone mirar como Eric se acuesta con otras mujeres, pero que sobre todo, le pone que la chupen, la azoten, la follen a ella, hombres y mujeres.


- Eric:

Es el co – protagonista de esta novela.

Eric es un joven alemán de 31 años, de pelo castaño, ojos azules, cuerpo musculoso, alto, y de rostro bonito, mirada helada, y ceño permanente, al que sonreír le parece todo un regalo.

Eric ha heredado la empresa Müller al morir su progenitor, un hombre al que odiaba, y ahora que debe ser él el que lleve las riendas de la empresa, Eric debe viajar a España para supervisar el trabajo.

Eric vive a caballo entre Alemania y España, pues aquí debe supervisar la empresa hasta que todo esté correcto, y en Alemania le esperan su madre, su hermana, y su rebelde sobrino Flyn, al que Eric representa a un auténtico padre.

Eric es un hombre serio, gruñón, atento, a ratos frío, cruel, déspota, a ratos impasible, absolutamente amargo, a ratos sonriente, amable, cálido, generoso, pero sobre todo, es un hombre desconfiado, extrañamente celoso, muy posesivo, muy dominante, muy mandón, y muy ardiente.

Por diversas razones, Eric ha sufrido bastante, y eso le ha hecho ser de una manera un tanto contradictoria.


Eric necesita practicar sexo a todas horas, y le da igual con quién (igual que a Judith), pero cuando conoce a Judith… todas sus fantasías comienzan a girar en torno a ella, y por ello no dudará en incluirla en sus jueguecitos sexuales.


La relación entre Eric y Judith es caótica, amarga, extrema, y sobre todo, muy sexual. Es una pareja que disfruta mucho estando juntos, pero a la que le falta quitarse muchos miedos de encima, y sobre todo, comenzar a comunicarse. A ratos están muy felices juntos, a ratos se odian a muerte, pero siempre se desean, se arrancan la ropa, se devoran, y se viven el uno al otro como si fueran una droga, una adicción insustituible.


Respecto a los personajes secundarios:

Por un lado tenemos a la familia y amigos de Judith, por otro a la familia de Eric, por otro a las personas que Judith y Eric utilizan sexualmente cuando necesitan consuelo porque se han enfadado entre ellos, por otro lado a los “amigos” con los que se acuestan y se comparten mutuamente, y por otro lado, a las personas que solo quieren dañarles.

A mi particularmente los que más me han gustado han sido la familia de Judith, esa dramática hermana, esa sobrina descarada, ese sensible y romántico padre; la madre de Eric, muy maternal; y uno de los amigos de Judith, Nacho, un sexy artista del tatuaje.


Respecto a Megan Maxwell, sus letras son pegadizas.



¡Un beso enorme a todos!

Mire – Mayu.

2 comentarios:

  1. una pena que no te gustara... como sabes fue el primer libro que lei de esta escritora y ya fue un bombazo, por que a dia de hoy soy una MEGA FAN DE MEGAN! jjajajajajaj!

    ResponderEliminar
  2. Juro que me he quedado mirando el título porque me sonaba mucho el libro... y tras leer el comentario me he dado cuenta que sí lo había leído xD.

    Coincido mucho contigo... la verdad es que a mí como libro no me gustó mucho, la relación amorosa es más bien inexistente en cuanto a escenas profundas y románticas de verdad y todo es un poco sexo por sexo, así sin más...

    Me recordó un poco a 50 sombras de Grey... que es más un fanfic que un libro realmente pero supongo que es como todo... para gustos colores (?).

    Ahora que lo pienso me suena que justo hay una adaptación de este libro en formato fanfic que leí por encima una vez (y siento que hasta me gustó más, tenía sentido y todo), pero al original como que le falta trama y... no sé, realismo.

    Yo coincido contigo pero bueno eso, que va a gustos ;P

    Sigo cotilleando~~ ^^

    ResponderEliminar

Os invito a dejar vuestra propia opinión. :D