Translate

21 de diciembre de 2012

TATIANA Y ALEXANDER DE PAULLINA SIMONS.





TITULO: Tatiana y Alexander.

AUTORA: Paullina Simons.
TITULO ORIGINAL: Tatiana & Alexander.


EDITORIAL: Debolsillo.
ISBN: 978 – 84 – 9989 – 994 – 7.


© 2003, Paullina Simons.
© 2012, Random House Mondadori, S.A.
© Traducción: Zoraida de Torres Burgos.




Tatiana y Alexander, nº 2, de la trilogía El Jinete de Bronce, de Paullina Simons.


PROTAGONISTAS: Alexander (Shura) & Tatiana (Tania).


SECUNDARIOS:


Pasado: Jane y Harold Barrington. Amantes de Alexander. Familia Belov. Dimitri. Dasha. Militantes del NKGD. Militares rusos. Matthew.


Presente: Brenda, Anthony, Edward, mujer de Edward, Sam, Vikki, Isabella, Travis, Esther. Civiles heridos. Militares heridos. Mijail Stepanov. Pasha. Ounspenski. Militantes del NKGB. Militares de alto rango. Militares del batallón disciplinario. Jeb. Vera. Soldados de otras nacionalidades. Carceleros. Diplomáticos americanos.



Mi Opinión:


¡Hola a todos! ¿Qué tal estáis?


Hoy os traigo la crítica de Tatiana y Alexander, la segunda novela de la trilogía El jinete de bronce, de Paullina Simons.


Como ya he dicho, Tatiana y Alexander es la necesaria continuación de la novela El Jinete de Bronce.


El Jinete de Bronce es una novela muy contradictoria para mí, me gustó, pero también me hizo sufrir mucho. El Jinete de Bronce me pareció una novela especial, dura, conmovedora, agridulce, muy histórica, muy humana, muy valiente, con una esencia de amor muy fina y potente, pero también con una excesiva gama de miedos, silencios, prohibiciones, mentiras, secretos, traiciones. El Jinete de Bronce es una novela trágica, pero también esperanzadora, con una marca llena de superación, supervivencia, heroísmo, dignidad.


Como todos sabéis, cierta trama de El Jinete de Bronce no me gustó nada (fue lo único que no me gustó), me pareció cruel e innecesaria, y si, hablo de Tatiana-Dasha-Alexander. La situación que se crea entre los tres me pareció completamente innecesaria, y llenó - una novela por lo demás hermosa -, de situaciones duras, desleales, que iban en contra de cualquier corazón, y que a mi me hacían sentir cosas difíciles por los protagonistas. Paullina Simons dio algunas explicaciones de porqué era necesario ese engaño, esas mentiras, pero a mi esas excusas no me convencieron. Es más, ese círculo vicioso entre Tatiana-Dasha-Alexander me tenía realmente confundida, me impedía ver de verdad a Alexander, quién era él, y lo que decía sentir por Tatiana. No fue hasta cierto punto de la novela, después de morir Dasha, cuando entendí por fin quienes eran Tatiana y Alexander, y fue entonces cuando sentí de verdad, de una manera dulce, completa, y arrolladora, a estos dos pequeños héroes.

 

  TATIANA (TATIA) & ALEXANDER (SHURA).


Después de hablar mucho con mi amiga sobre El Jinete de Bronce, sobre sus continuaciones, mis emociones eran tan difíciles de entender, tan contradictorias, tan llenas de amor y de tormento, que no quise embarcarme en su continuación.


Y ahora, un año después, empecé a plantearme si leerme o no Tatiana y Alexander, porque ¿en serio iba a perderme su continuación por miedo? ¿Y que mejor forma de vencer al miedo que enfrentándome a él? Y eso he hecho. Me he leído Tatiana y Alexander, ¿y sabéis qué? Que la novela me ha gustado.



Tatiana y Alexander es una novela increíble, es una continuación completamente necesaria, es una novela liberadora, soñadora, tierna, conmovedora, intensa, dura, llena de pena, ausencia, amor, deseo, añoranza, humildad, dignidad, fuerza, valentía, ingenio.


Tatiana y Alexander es una novela muy humana, muy sincera, muy ardua, muy intensa, hilada con amor, con esperanza, con fe, con fuerza, con un deseo de superación inquebrantable.


Tatiana y Alexander es una novela que habla de almas indoblegables, de seres humanos capaces de darlo todo, y cuando creen que ya no les queda nada… seguir luchando.


Tatiana y Alexander es una novela bonita, conmovedora, emocionante, hecha de recuerdos, de emociones, de actos, de sentimientos, de corazones, de vidas, de sueños, de historia.


Tatiana y Alexander es una novela que nos lleva página a página con una enorme sensación de amor, pero también de paz, de guerra, de lucha, de fe, de emoción contenida, Tatiana y Alexander nos lleva, suspiro a suspiro, sueño a sueño, recuerdo a recuerdo, a páginas llenas de intensidad, de verdad, de un amor capaz de atravesarlo todo. El amor es lo que da fuerzas a esta novela, es lo que da fuerzas a Tatiana y Alexander, es lo que convierte en héroes a estos dos protagonistas, es lo que les lleva a entregarse en cuerpo y alma a una única esperanza, a un único sueño, reencontrarse con su mar, con su sueño, con su fuerza, con su aliento, con su amor.


Mientras lees Tatiana y Alexander, es imposible no sentirse invadida por todas esas emociones, esos recuerdos, esos sueños, esos deseos, esas fuerzas, que llevan a Tatiana y a Alexander, a tener fe, a creer ciegamente en el amor del otro, y especialmente, en el reencuentro con el otro.



Tatiana y Alexander es una novela que me ha conmovido mucho, que me ha hecho sentir de verdad a estos dos seres humanos, tan grandes y a la vez tan pequeños, pero tan llenos de amor, de valentía, de superación, que resulta imposible no sentirse más que un poquito cautivada por ellos.


Yo necesitaba leer esta novela, necesitaba ver su final feliz, pero especialmente, necesitaba sentir ese amor, necesitaba meterme en la piel de Alexander y comprenderlo todo de él.


Alexander me ha conmovido muchísimo, me ha cautivado, poco a poco, en silencio, a gritos de recuerdos, de emociones.


Me ha sorprendido mucho todo lo que escondía en ese duro corazón, me ha hecho sentir triste, feliz, admirada, sorprendida, y si, un poquito cautivada.


Para mí, sentir ese amor que él siente por Tatiana ha sido completamente liberador, porque esta vez, desde dentro de si mismo, ha sabido llegarme al corazón, por quién es, por todo lo que ha vivido, y por todo ese amor que ha sentido, y que siente día a día por Tatiana, pues gracias a él, a su corazón abierto, a sus pensamientos, a sus emociones sin control, he llegado a comprender que Tatiana es el amor de su vida, que jamás ha sentido por nadie lo que siente por ella, y especialmente, que ella es su fuerza.


Alexander haría cualquier cosa por Tatiana, pues ella es el centro de su vida, es su obsesión, su perdición, su esperanza, su destino.


Amar a Tatiana cambia a Alexander, o mejor dicho, le deja reencontrarse consigo mismo, con la persona que perdió después de tantas tragedias. Gracias a Tatiana, Alexander vuelve a reencontrarse con ese niño de 11 años que se miraba al espejo, el último día de su vida en EE.UU y se preguntaba “¿Quién seré de mayor?”, ese niño adulto, que a pesar de todo, aún conservaba la fe, el ingenio, la esperanza, y especialmente el amor por la vida. Gracias a Tatiana, Alexander se recupera a si mismo, al niño que fue, y al hombre que siempre ha querido ser.


Por ella, Alexander lucha ferozmente, por ella cada paso, cada guerra, cada batalla, cada interrogatorio, cada fuga, sabe menos amargo, por ella, Alexander no se rinde, por ella, Alexander permanece vivo.


No tengo palabras para describir la intensidad, la enormidad de ese amor que Alexander siente por Tatiana, solo puedo decir que ese amor es tan grande, tan fuerte, tan incondicional, tan inquebrantable, tan eterno, que es tremendamente hermoso ver a Alexander amar hasta ese punto a Tatiana.



Respecto a Tatiana, es una protagonista que página a página me ha demostrado lo valiente que es.


Tatiana es una pequeña heroína, es una mujer conmovedora, tierna, que página a página nos ha enseñado lo duro que es para ella vivir sin Alexander, y que, sobre todo, nos ha hecho ser partícipes de sus miedos, de sus dudas, de su pena, de su añoranza, de sus sueños, de su amor por Alexander.


En esta novela, Tatiana reconstruye su vida, pero cada paso que da, cada aliento que expira, cada sueño que tiene, cada minuto de soledad, cada esfuerzo de superación, cada ráfaga de amor, llevan un nombre: Alexander.


Tatiana jamás le olvida, jamás vive un minuto sin pensar en él. Alexander es su fuerza, su tormento, su vida. Y volver a él será también su única cura.



Tatiana y Alexander se reencontrarán, sí, después de mucho soñar, de mucho esperar, de mucho sufrir, y de mucho amar en plena soledad.


Pero no será hasta el final de la novela, que se dé este reencuentro.


Un reencuentro emocionante, impactante, con un algo maravilloso, intenso, que en algunas ocasiones será tenso, lleno de emociones contenidas, pero que ante todo, tendrá un algo grandioso, lleno de deseo, de esperanza, y de un amor capaz de vencerlo todo. Un amor que al fin podrá ver la luz y abrirse al mundo.



Para que os hagáis una idea, la novela se divide en:


# Prólogo:


1930. Aquí conoceremos a Alexander de niño, a Harold y a Jane, sus padres, y a las personas que se despiden de ellos, pues los tres se marchan de EE.UU para vivir en Moscú.


1943. También veremos a Tatiana en Finlandia, embarazada, y temerosa, angustiada por su futuro, deseando volver a la Unión Soviética, pero sabiendo que debe embarcarse hacia Nueva York.



# Libro primero: El Segundo Estados Unidos:


1943 – 1944. Aquí viviremos los primeros pasos de Tatiana en la Isla de Ellis. Veremos los primeros pasos de Anthony (su bebé), el trabajo de Tatiana como enfermera, la repentina amistad con Edward y Vikki, y sobre todo, la desesperanza, el dolor, la pena, y la muerte que asolan a su corazón.


Para Tatiana vivir en Estados Unidos es un sueño, pero vivir sin Alexander es una tortura que nada lo recompensa.


Su pequeño Anthony la necesita ferozmente, pero ya desde pequeñito aprende a no pedir nunca nada a su madre, a conformarse con las pequeñas caricias, las miradas, los retazo de atención, de amor, de su madre.


El único consuelo de Tatiana serán esos pequeños retazos que rememorará una y otra vez de su vida con Alexander, pequeños diálogos, intensas miradas, corazones desbocados, besos, caricias, y mucho amor.


A finales de 1944, Tatiana comenzará a entender que su marido no murió, tal y como creía, y comenzará a buscarle a través del gobierno estadounidense. Aunque eso sí, Tatiana le busca en cada cara, en cada persona que camina por Nueva York, en cada hombre herido que llega al hospital, a la Isla de Ellis.


1943 – 1944. Con Alexander viviremos la cara más dura y feroz de la novela, sabremos cómo fue torturado, humillado, e interrogado por el NKGB, a la vez que descubrimos su enorme tesón, su inquebrantable fuerza de voluntad, y su espíritu ingobernable.


Después viviremos con él la condena que le impone el NKGB: Servir en un batallón disciplinario, en plena segunda guerra mundial. Dichos batallones irán solos, abriendo el camino para el resto de batallones militares. El batallón disciplinario será el primero en el campo de batalla, y por tanto, también serán los que menos posibilidades tengan de sobrevivir. Alexander será el capitán de dicho batallón, que deberán atravesar Rusia y cruzar el puente de Santa Cruz, para después llegar hasta Berlín, donde los estarán esperando sus aliados norteamericanos, pero hasta llegar allí, millones de hombres, de vidas se perderán.


Mientras Alexander lucha en la guerra, sus minutos de aliento, estarán llenos de los recuerdos más humanos y más dolorosos de su infancia, y especialmente, de su adolescencia.


Y después, cuando ya hayamos vivido los recuerdos más importantes de su pasado, comenzaremos a revivir, desde sus ojos, su corazón y su piel, algunos de los momentos más intensos, más sobrecogedores, que haya vivido con Tatiana. Desde su primer encuentro, la búsqueda de Pasha, Lazarevo, su primer encuentro carnal, su noche de boda, y varios de sus momentos posteriores, intensos, mágicos, llenos de amor, de pena, de un destino que les eleva y les persigue, de fuerza, de espíritu, de aliento.



# Libro segundo: El puente de Santa Cruz:


1944 – 1946. Desde la perspectiva de Tatiana seguiremos viendo como se enfrenta a su vida neoyorkina. Tatiana trabaja sin parar en el hospital universitario de Nueva York como voluntaria para la Cruz Roja, y como enfermera empleada en el hospital para prisioneros de guerra o refugiados de la Isla de Ellis. También veremos como Anthony se irá convirtiendo en un pequeño hombrecito. Descubriremos como se va forjando la intensa amistad entre Vikki y Tatiana, y la difícil y rara amistad entre Edward y Tatiana. Además, Tatiana seguirá luchando por encontrar a Alexander a través del gobierno estadounidense, a la vez que lucha contra sus propios miedos, contra sus propias y mezquinas pesadillas.


1944 – 1946. Desde la perspectiva de Alexander viviremos el avance de las tropas cada vez más escasas del batallón disciplinario, una vez alcanzado el puente de Santa Cruz.


En una de esas últimas batallas abocadas al fracaso Alexander hará un trato con los vlasovistas (soviéticos que seguían a Andrei Vlasov, que estaban en contra de Stalin, y que al ser capturados por los alemanes se unieron a estos en la guerra), y estos se unieron a su batallón disciplinario. En la novela el líder de ese batallón vlasovista es Pasha Metanov, el hermano mellizo de Tatiana, que nos contará las vicisitudes de su vida, y que luchará muy valiente y lealmente junto a Alexander.


Al final, Alexander, Pasha, y demás serán capturados por los alemanes y enviados a diversos campos de concentración de los que, sin éxito, tratarán de escaparse. En una de esas huidas, Pasha morirá, y Alexander comenzará a perder la fe. ¿Algún día podrá volver con Tatiana? ¿Por qué dios le castiga matando a Pasha?


En estos dos años, de guerra y de encarcelamiento, de tortura y de condena, de esperanza y desesperanza, lo único que consolará a Alexander serán sus numerosos retazos de recuerdos de sus momentos vividos con Tatiana.


Al final, tras acabar la segunda guerra mundial, Alexander será trasladado a otro campo de concentración, pero esta vez, bajo el dominio de los soviéticos, que ahora que la guerra ha acabado, castiga a muchos de sus propios soldados (acusados de traición por haber sido prisioneros de los enemigos, en su mayoría) a largas, crueles, injustas, e inhumanas condenas.



# Libro tercero: Alexander:


1946. Tatiana dejará a Anthony a cargo de Vikki y Edward en Nueva York, y ella viajará con la Cruz Roja hasta Alemania, concretamente hasta Berlín, para buscar a Alexander, y sacarle de allí por la fuerza.


Por casualidades del destino, Tatiana se encuentra con Mijail Stepanov, el único hombre del mundo que puede ayudarla. Stepanov le cuenta donde está Alexander, y le entrega el permiso para que allí entre la Cruz Roja, hasta ahora vetada por los propios soviéticos.


Junio de 1946. En este punto de la novela se compaginarán las narraciones de nuestros dos protagonistas: Tatiana y Alexander.


Será el momento de su reencuentro, de su huida del campo de concentración, de su angustiosa y larga huida del Berlín soviético, y de su entrada, por fin, a la embajada americana, que tras largas y tensas horas, les concederán los pasaportes americanos y les llevarán de vuelta a Nueva York, donde Tatiana y Alexander comenzarán una nueva vida, regida por el amor, la libertad, y la esperanza.



# Epílogo:


Veremos la llegada de Alexander y Tatiana a Nueva York, el primer encuentro entre Alexander y su hijo Anthony, sus primeros días en la gran manzana.



Posteriormente, descubriremos, en retazos pequeños pero intensos y muy completos como serán las vidas de Tatiana y Alexander: su enorme e inquebrantable amor, su por fin esperada paz, su viaje por todo Estados Unidos con su pequeño Anthony, sus numerosos y esporádicos trabajos, su asentamiento en Arizona, donde Alexander trabajará como empresario y Tatiana como enfermera, el nacimiento de dos más de sus hijos, y un momento precioso del embarazo de su cuarto hijo, donde sentiremos, de nuevo, la fuerza, la valentía y la belleza de su amor, de esas estrellas que aún tantos años después siguen susurrando el nombre de ambos: Tatiana y Alexander.



Como veis, la novela es intensa, impactante, cargada de amor, de recuerdos bellos, trágicos, de momentos desgarradores, pero también llenos de esperanza, de valentía, fe, y fuerza. Tatiana y Alexander es una novela con unas letras que saben a un amor inquebrantable.



Pero ante todo, Tatiana y Alexander es una novela trágica, desoladora, con muchísimo peso histórico, que nos habla de la segunda guerra mundial con todo detalle, crudeza, y por supuesto, desde la pena más devastadora.



Respecto a Paullina Simons, sus letras son intensas, profundas, ágiles, e incluso poéticas. Paullina Simons es una escritora realmente dura, muy agridulce emocionalmente, y capaz de crear unos personajes y unas novelas muy difíciles de olvidar.



Tatiana y Alexander es una novela que cierra el hilo argumental de la trilogía El Jinete de Bronce, pero para aquellos que deseen embarcarse en una nueva y agridulce aventura de Tatiana y Alexander, existe una tercera novela, El Jardín de Verano, que os hará vivir más detalladamente lo ya narrado por Paullina Simons en el epílogo.


Con esto quiero decir que, esta novela, Tatiana y Alexander, tiene un final completo, absolutamente conclusivo, que no necesita ni pide ninguna continuación, pero para los fans tener una tercera novela supongo que debe ser algo... sublime.



¡Un beso enorme a todos!


Mire – Mayu.


PD. Las fotos de Tatiana y Alexander las he copiado del blog de la trilogía de EL JINETE DE BRONCE

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Os invito a dejar vuestra propia opinión. :D