Translate

23 de febrero de 2013

El único de Lora Leigh.

LORA LEIGH.

EL ÚNICO DE LORA LEIGH.


TITULO: El único.

AUTORA: Lora Leigh. ^^.
TITULO ORIGINAL: The one.

© 2011, Lora Leigh.

RESUMEN:

El amor de Brenna por Jase había pasado de ser un flechazo a una necesidad abrasadora, un deseo doloroso… y un dolor no correspondido, porque el tejano salvajemente sexy no siente lo mismo. Una herencia y la cláusula en el testamento de su padre han endurecido a Jase, al parecer. Ahora ella debía soportar tres meses viviendo bajo su techo. Tres tortuosos meses llenos de tensión y Brenna habrá cumplido con la estipulación, será libre para tratar de de recobrar el corazón que perdió con Jase hace ya tanto tiempo.

Desde los dieciocho años, Jase había protegido a Brenna… de sí mismo, así como de lo demás. Vivir con ella resulta demasiado provocador incluso para su voluntad de hierro. Él reclamará lo que es suyo, tomará a Brenna de formas que sólo había soñado antes, hundiéndose tan profundamente dentro de su lujurioso cuerpo que él nunca encontrará la manera de salir. Y estaría condenado si la dejara irse.

Un caluroso verano en Texas no puede competir con la tórrida lujuria cuando Brenna se entrega, se somete, le ofrece todo lo que es a Jase, al único hombre que ama locamente… al único.

PROTAGONISTAS: Brenna Laine & Jase (Jason) Samuels.

SECUNDARIOS: Papá Jason (padre de Jase y padrastro de Brenna). Miriam (amiga de Jase). Stacey (mejor amiga de Brenna).


Mi Opinión:

¡Hola a todos! ¿Qué tal estáis?

Yo hoy os traigo la crítica de la novela corta El único, de Lora Leigh.


El día en que oí hablar de la novela corta El único me emocioné muchísimo. Y todo porque me acordé de “Repentinamente sexy”, la preciosa novela de Linda Francis Lee, protagonizada por mis queridísimos Jesse y Katie.

En apariencia, El único tiene un argumento ligeramente parecido, pero Lora Leigh no lo ha desarrollado como lo hizo Linda Francis Lee.

Yo tenía muchas expectativas puestas sobre esta novela corta, especialmente porque al leer su argumento me hizo acordarme de Repentinamente sexy, una novela que yo amo profundamente, y claro, al perderme entre las páginas de El único he descubierto que lo que yo esperaba encontrar en esta novela ha sido algo muy diferente a lo que me he encontrado. No había romanticismo, deseo, chispa, alegría. No había ese fuego que calentara el corazón, no había esos sueños que dieran luz a la novela, no había un espíritu potente, romántico, que conmoviera, e hiciera de ésta una novela original, y bonita. No.


El único es una novela que no cuenta con grandes diálogos, vamos, realmente destacan por su ausencia. Es una novela llena de narraciones, y en algunos momentos está bien, salvo que estas narraciones suelen alejarse de lo emocional y derivar a lo sexual.

El único es una novela que deja a un lado el amor, el cariño, la confianza, la amistad, el respeto, y se centra en el deseo, el sexo, en la necesidad carnal. Si la novela hubiera combinado todos estos elementos, podría haber sido una correcta novela, al menos habría tenido algo que decir sobre el amor.

El único es una novela que habla de dos personas que dicen amarse profundamente, pero que a la hora de transmitirlo no lo logran lo suficiente. Si, ese amor que se tienen está ahí, pero está tan eclipsado por el sexo, el dolor, y el autorechazo que ambos se imponen…

El único es una novela que podría haber dado mucho de si, pero que no lo ha hecho. Y es una pena, porque en el fondo, sabemos que Lora quiere transmitir un amor que va mas allá del sexo, un amor que ha perdurado durante muchos años, pero no lo logra.

El único es una novela exenta de recuerdos, exenta de chispa, de esa esencia demoledora que nos hace encariñarnos con sus protagonistas. Lo único que vemos en esta novela son a dos personas que han crecido juntos, que son hermanastros, que se han amado, y que, luchan mucho por odiarse aunque no puedan, y que al caer en la tentación, prefieren no desnudar sus corazones, y dejarlo todo en el aire.

Tener recuerdos del pasado, de esos momentos que ambos compartieron en su adolescencia, en su madurez, podría haber enriquecido muchísimo la novela, y también, saber quiénes eran nuestros protagonistas, sus sueños, sus esperanzas, sus penas, sus recuerdos, sus motivaciones, saber todo eso también la habría enriquecido mucho. Con esta novela, y con sus protagonistas, e incluso con sus personajes secundarios, Lora Leigh se ha quedado en un plano muy superficial, no ha ahondado tanto como podría. Tanto como debería haberlo hecho.

El único es una novela de la que esperaba mucho, si, pero que a la hora de la verdad, me ha decepcionado un montón. La novela no es mala, tiene muchísimo potencial, se deja leer, pero no emociona, no enamora, no conmueve. Y es una pena, porque Lora puede dar mucho, puede transmitir mucho, pero en El único no lo ha demostrado.


Respecto a los protagonistas de El único, sus personalidades me han resultado tan extrañas, y a la vez, tan incomprensibles. Sus actos eran bastante arbitrarios, en algunos momentos, hacían lo que deseaban, en otros eran demasiado cobardes como para hablar o actuar, y en otros no actuaban con coherencia.

Pues bien, os voy a presentar a Jase y Brenna, los protagonistas de El único:

- Brenna:

Es una joven de 24 años, de cuerpo delgado, pelo rubio rizado, ojos azules, y piel morena.

A los diez años, su madre se casó con Papá Jason, y la pequeña Brenna se enamoró de su hermanastro, Jase, un joven ocho años mayor que ella.

A los dieciséis años, Brenna perdió a su madre, pero siguió viviendo con Papá Jason y Jase, porque ellos eran su autentica familia, aunque no compartiera con ellos lazos de sangre. Papá Jason es un autentico padre para ella, y Jase es el único, el amor de su vida, y el príncipe de sus fantasías.

Brenna vivió con ellos, hasta que se marchó a la universidad.

Actualmente, Brenna vive en Nueva York, donde estudia veterinaria. Le queda poco para finalizar la carrera, pero la reciente muerte de su Papá Jason, hacen que posponga durante unos meses la finalización de ésta.

Brenna es una extraña mezcla de niña – mujer. Es una joven simpática, agradable, sensible, consentida, impaciente, sentimental, ardiente, cobarde, y a veces… con Jase, se deja llevar por sus deseos carnales, sin pensar en su orgullo, o en la incoherencia de sus actos.


- Jase:

Es un joven de 32 años, de cuerpo musculoso, pelo negro lacio, ojos marrones oscuros, pestañas muy largas, y piel morena.

A los doce años, Jase perdió a su madre, Gina. A los 18 conoció a la nueva esposa de su padre, y a su nueva hermanastra, una niña a la que desde el principio no dudó en proteger. A los 24, Jase perdió a su segunda madre. A los 26, Jase comenzó a sentirse sexual y emocionalmente atraído por su hermanastra, la joven e inocente Brenna.

Jase vive en Texas, y tras la muerte de su padre, ha heredado el rancho ganadero donde lleva toda su vida trabajando.

Jase es un atento, simpático, sensible, dominante, posesivo, gruñón, inmaduro, cobarde. Es un joven contradictorio, pues a veces es todo dulzura, suavidad, deseo, sensualidad, y otras es un auténtico capullo. O al menos, finge que es un capullo.


Respecto a los personajes secundarios, tenemos a:

- Papá Jason:

Aparece en el prólogo. Apenas si se le ve, pero deja claro que es una gran persona.

Es un hombre muy valiente, que supo amar con todo su corazón a sus dos esposas, y que siente un gran cariño por su hijo Jase y por su hijastra Brenna.

- Stacey:

Es la mejor amiga de Brenna.

Es una joven adinerada, con un gran corazón, muy simpática, aguda, despistada, y con un encanto especial. Es tierna, a su manera.

- Miriam:

Es la asistente personal de Jase, y también su amiga desde hace mucho tiempo. Es viuda, su marido fue uno de los mejores amigos de Jase, y… no es lo que aparenta. Miriam provoca muchos celos en Brenna, pero en realidad, Jase y ella solo son amigos. Es más, a Miriam le encantaría que Jase y Brenna se dieran una oportunidad y acabaran juntos.

Miriam es un tanto contradictoria, al principio parece realmente fría, calculadora, da la sensación de que esconde algo, y después, deja ver su cara más tierna, más emotiva, más empática.


Respecto a Lora Leigh, algunas de sus letras siguen siendo hermosas, pero en general, en esta novela, no destacan especialmente.

Eso sí, adoro esta cita de esta novela, de la última escena entre Jase y Brenna:

“- ¿Y tú eres libre para amar, Jase?


- ¿Cómo puedo ser libre para amar, Brenna, cuando eres la dueña de mi corazón, cuando estás en cada aliento que he respirado durante demasiados años y en todos los sueños que me han perseguido cuando cae la noche? Así que no, yo no soy libre para amar. Te amo demasiado como para que quede algo para alguien más.”


¡Un beso enorme a todos!


Mire – Mayu.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Os invito a dejar vuestra propia opinión. :D