Translate

25 de febrero de 2013

Siempre hay un mañana de Nora Roberts.

NORA ROBERTS

SIEMPRE HAY UN MAÑANA DE NORA ROBERTS.



TÍTULO: Siempre hay un mañana.

AUTORA: Nora Roberts. ^^
TITULO ORIGINAL: The next always.


Editorial: Plaza Janés.
ISBN: 978 - 84 – 013 – 8409 - 7.


© 2011, Nora Roberts.
© 2012, Random House Mondadori, S.A.
© Pilar de la Peña Minguell, por la traducción.


Siempre hay un mañana, nº 1 de la trilogía Hotel Boonsboro, de Nora Roberts.


La trilogía está compuesta por:


2º. El primer y último amor.
3º. La esperanza perfecta.




Nora Roberts ha sido calificada como una artista de la palabra.


ARGUMENTO:


El histórico Hotel Boonsboro ha superado tiempos de guerra y paz, cambio de propietarios e incluso rumores de estar embrujado. Ahora, el hotel está experimentando una remodelación completa a manos de los tres hermanos Montgomery y su excéntrica madre.


La vida social de Beckett, arquitecto y el menor de los hermanos, se limita a hablar del trabajo mientras come pizza y bebe cerveza. Pero esta vez su atención no está centrada totalmente en las reformas: lo distrae una mujer, la misma a la que ha querido besar desde que tenía dieciséis años.


Después de perder a su marido, Clare Brewster está centrada en sus tres niños y en llevar la librería del pueblo. Los hijos no le dejan tiempo para pensar en el amor, pero ella se siente fascinada por la transformación del viejo hotel que Beckett está llevando a cabo y querrá admirarlo de cerca… el edificio y al hombre que lo diseña.


La gran inauguración se acerca, y Beckett se complace en enseñar el hotel a Clare. Él le está mostrando una habitación diferente cada vez que los dos encuentran un rato libre. La primera cita se hace esperar, pero estos momentos robados son el principio de algo que podría despertar un deseo secreto que duerme en el corazón independiente de Clare y que abre la puerta a la extraordinaria aventura de lo que viene después…


PROTAGONISTAS: Beckett Montgomery & Clare Brewster.


SECUNDARIOS:


Buenos: Harry, Liam y Murphy (hijos de Clare). Rosie y Ed (padres de Clare). Justine (madre de Beckett, Owen, y Ryder). Carolee (tía de Beckett, Owen, y Ryder). Owen y Ryder (hermanos de Beckett). Avery (mejor amiga de Clare y Esperanza). Willy (padre de Avery). Esperanza (mejor amiga de Clare y Avery). Lizzy (cálido fantasma del Hotel Boonsboro). Alva (niñera de los niños). Laurie (trabajadora de la librería de Clare). Habitantes de Boonsboro. Otros.


Malos: Sam.


Nombrados: Clint (primer marido de Clare). Thomas (padre de Beckett, Owen, y Ryder).



Mi Opinión:


¡Hola a todos, queridos lectores! ¿Qué tal estáis?


Yo os traigo hoy la crítica de la novela Siempre hay un mañana, el primer libro de la nueva serie de Nora Roberts, Hotel Boonsboro.



Siempre hay un mañana es una novela de la que esperaba mucho. Especialmente, porque las últimas novelas que he leído (o releído) de Nora Roberts no me han gustado, no han estado a la altura de la Nora Roberts que yo conocía, la Nora Roberts que a mi me enamoró la primera vez que la leí, con esa preciosísima novela llamada Mundos opuestos. Nora Roberts es una escritora que ha formado parte de mi vida, que ha significado mucho, y por eso, ahora, decepción tras decepción, duele. Siento que Nora Roberts no es ya esa escritora que a mi me enamoró, y sinceramente, me duele pensar, sentir, eso.


De Nora Roberts he leído novelas entretenidas, alguna que otra novela un poquito floja, y algunas, espectaculares, preciosas, sublimes, increíbles.


Pero ante todo, Nora siempre me ha cautivado con sus letras, con su romanticismo, con su familiaridad, su cariño, su intensa vivencia.


Pero ahora, Nora Roberts ya no parece la misma escritora de la que yo he leído tantas novelas. ¿Y por qué digo eso? Pues porque las últimas novelas que he leído de ella son muy superficiales, se quedan en la superficie, sin llegar a ahondar como debería; sus personajes apenas si quedan perfilados, no ahonda en sus recuerdos, en sus pensamientos, en sus sentimientos; sus historias de amor han perdido una gran importancia, ya no son románticas, cautivadoras, sensuales, y tampoco transmiten ese gran amor que deberían; sus escenas sexuales son excesivamente sutiles, como si le diera miedo ser más explícita; la familia ha perdido mucho protagonismo, ya no hay casi escenas llenas de risa, ternura, inocencia, y es una pena, porque estas siempre han sido las mejores escenas de Nora Roberts; el trabajo ha cobrado una mayor importancia, y eso no estaría mal si no fuera porque… Nora Roberts habla de ello de una forma excesivamente técnica, abstracta; y sus narraciones, han perdido esa calidez, esa frescura, esa sencillez, esa espontaneidad, que las caracterizaba, ahora son enrevesadas, complejas, y a veces, incluso aburridas.



Así que, como ya he dicho, Siempre hay un mañana es una novela de la que me esperaba mucho, y que, en cambio, me ha decepcionado.



Siempre hay un mañana no es una mala novela, eso no podría decirlo nunca de Nora Roberts, pero tampoco es una gran novela. Es una novela con potencial, pero que no cumple las expectativas.


Siempre hay un mañana es una novela que resulta demasiado superficial, no adentra en los personajes, no nos cuenta sus sueños, sus inquietudes, sus recuerdos, sus vivencias, sus sentimientos, los personajes son muy planos, principales y secundarios incluidos.


Siempre hay un mañana es una novela a la que le falta vida, pasión, chispa.


Es una novela cuya historia de amor no he llegado a creerme, si, entiendo que los protagonistas se gusten, pero más allá de eso… no. Esta supuesta historia de amor necesitaba más romanticismo, más mimo, más dedicación, más pasión, más comunicación.


Clare y Beckett me caen bien, pero solo eso, no he llegado a encariñarme con ellos, no me han transmitido tanto como deberían. Beckett me ha gustado más que Clare, pero ambos me han parecido personajes muy planos, de los que apenas si se nos contaba nada.


Respecto a los otros personajes más importantes, también me han resultado muy planos, apenas si he llegado a conocerlos, y por supuesto, me he quedado con ganas de que me transmitieran más. Owen, Ryder, Avery, Esperanza, y los padres de los protagonistas me han caído bien, pero, ya. Solamente he llegado a sentir un gran cariño por los hijos de Clare (Harry, Liam y Murphy), y los dos cachorritos que adoptan (Ben Kenobi y Yoda).


Respecto a la narración de Nora, me ha resultado pesada, muy técnica, demasiado abstracta (en muchas ocasiones, Nora debería haberse ahorrado tantas descripciones y debería habernos mostrado el hotel mediante fotos), y su narración, excepcionando tres capítulos maravillosos (protagonizados por Harry, Liam, Murphy y los cachorritos), debería haber sido más sencilla, más cercana, más cálida.


Además, debo decir que, Nora, podría haber aprovechado, que Clare es librera, para hablarnos de libros, de la pasión por la lectura, de esas pequeñas joyitas literarias que a ella la hayan cautivado. Creo que a este hecho, Nora podría haberle sacado mucho partido, y es una pena que no lo haya hecho.


Y eso sin hablar del fantasma que habita en el Hotel Boonsboro, de la que Nora Roberts solamente ofrece un par de curiosas pinceladas, pero nada más.



Siempre hay un mañana es una novela protagonizada por:


- Clare:


Es una mujer de treinta años de pelo largo dorado, ojos grises con toques verdosos, piel bronceada, cuerpo delgado, y rostro bonito.


Clare vive en Boonsboro, un pueblo donde todos sus habitantes se conocen. Allí, en la calle principal del pueblo, en Main Street, tiene una librería, Pasa la página, donde Clare se pasa mucho tiempo.


Clare es madre de tres niños, Harry, Liam, y Murphy. Clare ama a sus hijos con toda su alma. Se ríe, lucha, sueña, y juega con ellos. Sus tres pequeños representan lo mejor de su vida, y es todo un orgullo compartirlos con sus abuelos, con los padres de Clint, y con sus propios padres, a los que quiere mucho.


En la adolescencia, Clare fue la típica chica popular. Era la animadora del equipo de fútbol del instituto, y salía con uno de los jugadores más populares y carismáticos. A los quince años se enamoró de él, fue amor a primera vista. Y lo mismo le sucedió a Clint. Ambos se casaron jovencísimos, e iniciaron una vida juntos, llena de viajes, ausencias (Clint se hizo militar y sus misiones eran frecuentes, y siempre le alejaban de casa), e hijos, hasta que un día, Clint murió en una de sus misiones, dejando viuda a Clare, con un hijo todavía en su vientre.


Tras la muerte de su gran amor, Clare regresó a su pueblo natal, Boonsboro, y decidió establecerse allí.


Ahora han pasado cuatro años desde la muerte de su marido, y Clare tiene una vida feliz, serena, llena de trabajo, alegría, y travesuras infantiles.


Las mejores amigas de Clare son Avery, y Esperanza, dos mujeres de fuertes caracteres, con las que comparte la pasión por los libros, el trabajo, y un gran cariño.


Los hermanos Montgomery son los dueños del Hotel Boonsboro, que en estos momentos está siendo reformado por ellos. Esto hace que Clare vea más a menudo a los hermanos, por los que siente un gran respeto, y mucha simpatía.


Clare jamás se ha fijado en Beckett Montgomery, el hermano pequeño de los Montgomery. Siempre se han llevado estupendamente, pero jamás ha sentido una fuerte atracción por él, hasta que un día, mientras Beckett le enseña una de las habitaciones reformadas del hotel, siente un vértigo que casi la obliga a caer en sus brazos. Desde ese momento, Clare ya no ve con los mismos ojos a Beckett, y tras un par de titubeos por parte de ambos, comenzarán a salir.


Clare es una mujer trabajadora, seria, sensata, cabezota, excesivamente independiente, muy cauta, y en algunos momentos, completamente contradictoria.


Clare me cae bien, especialmente me gusta cuando la veo en su papel de madre, pero no he llegado a encariñarme con ella.


- Beckett:


Es un hombre de treinta años de pelo castaño con reflejos rojos, ojos azul claro, alto, guapo, y con manos de albañil.


Beckett es un importante arquitecto, pero también tiene mucho de ebanista, y de constructor. Su trabajo va mucho más allá del dibujo, el diseño, y demás. Beckett disfruta construyendo cosas con sus propias manos, ya sea reformando el Hotel Boonsboro, creando casas de madera, o demás creaciones artesanales.


Beckett está muy unido a su familia, sus hermanos mayores, su madre, su tía, y entre todos ellos están reformando el hotel de su fallecido padre.


El Hotel Boonsboro, que ha permanecido en pie durante siglos y siglos, y que ahora, está habitado por un dulce fantasma al que Beckett le ha dado el nombre de Elizabeth.


El Hotel Boonsboro está dividido en diversas habitaciones que llevan el nombre de algunas de las parejas de la literatura romántica, entre ellos, la más famosa es la habitación de Elizabeth y Darcy, y la de Eve y Roarke, estos últimos pertenecientes a la serie futurista de Eve Dallas de la misma Nora Roberts (con su pseudónimo J. D. Robb).


Beckett es un joven soltero, que vive (provisionalmente) en frente del Hotel Boonsboro, en la misma calle donde se encuentra la librería de Clare y la pizzería de la mejor amiga de su hermano Owen, Avery.


Beckett ha estado siempre enamorado de Clare, ya desde la adolescencia, pero jamás se ha atrevido a acercarse a ella. Ahora, quince años después de la primera vez que se enamoró de ella, Beckett sigue teniendo demasiado miedo como para acercarse a ella, pero Lizzy (Elizabeth), la fantasma del hotel, le dará a Beckett, un pequeño empujoncito.


Beckett es un joven con encanto, es sensible, trabajador, atento, amable, protector. Es un hombre que disfruta muchísimo trabajando, pero que disfruta aún más estando con sus hermanos, con su madre, y especialmente, con Clare, y con los hijos de ésta, Harry, Liam y Murphy.


Beckett está muy enamorado de Clare, y por eso, una vez que empiece a salir con ella, no dudará en darlo todo de si mismo. Además, conocer a los hijos de Clare le hará vivir una experiencia nueva. Estos niños significaran mucho para él, serán, a partir de entonces, una parte esencial de su vida.


Beckett es un joven que me cae bien, es ingenioso, cariñoso, y promete ser un buen padre para estos niños tan encantadores.



Los personajes secundarios más importantes son:


- Harry, Liam y Murphy:


Son los tres preciosos, risueños, tiernos, traviesos, encantadores, responsables, soñadores, inocentes, hijos de Clare. Harry tiene ocho años, Liam cinco, y Murphy tres. Los tres niños son unos amores, son unos encantos, son lo mejor de esta novela, son mis personajes favoritos. Me encantan. Mi favorito es Murphy, pero es gracias a su ternura, su inocencia, su cariño desmedido. Los tres son niños con mucho corazón, bondadosos, alegres, revoltosos, y aunque han sufrido la pérdida de su padre, se sienten muy afortunados por la familia que tienen, por tenerse los unos a los otros.


- Owen:


Es el hermano mediano de los Montgomery. Es un joven sensato, amable, protector, atento, y muy trabajador.


Owen está siempre pendiente de Avery, ella es su mejor amiga, y en el pasado, también fue su novia. Avery es una persona muy importante para Owen, ambos están muy unidos, son muy buenos amigos, pero… ¿todavía hay esa chispa de amor? ¿Qué fue lo que les separó sentimentalmente?


- Avery:


Es la mejor amiga de Clare. También es amiga de Esperanza. Pero su mejor amigo, su pilar más importante, es Owen.


Avery es la dueña de la ajetreada pizzería Vesta, que se encuentra en frente del Hotel Boonsboro.


Avery lleva mucho tiempo sin salir con nadie, (sin echar un polvo como diría ella), y ver a Beck y Clare juntos la hace feliz, pero también la da cierta envidia. ¿Será porque ella también quiere encontrar el amor, porque ella también quiere disfrutar del sexo, o porque no se atreve a dar un paso más con Owen?


Avery es una joven muy trabajadora, pero también muy divertida, muy versátil. La describen como una chica que ha vivido su vida de forma muy acelerada, muy apasionada, muy rebelde, pero en la actualidad, parece que Avery esté buscando cierta estabilidad.



Owen y Avery es una pareja de la que no se intuye nada, quiero decir que… si no fuera por la sipnosis de El primer y último amor ni siquiera sabríamos que han sido novios, ni que son la parejita de la siguiente entrega.



- Ryder:


Es el hermano mayor de los Montgomery. Es un joven arisco, impetuoso, cabezota, solitario, brusco. Tiene un atractivo de chico duro, que combina con mucha disciplina y pasión por su trabajo. Ryder es un joven que siempre protege a su familia, pero que no se abre nunca a nadie.


- Esperanza:


Tras romper con su novio (que la ha dejado por una rubia de tetas de silicona, palabras textuales), se ha marchado de la gran ciudad, y se ha mudado a Boonsboro, donde podrá estar con sus mejores amigas, y donde trabajará como gerente en el casi restaurado (aunque todavía no amueblado) Hotel Boonsboro.


Esperanza es una chica seria, práctica, dura. Y con un genio apuntito de explotar.



Entre Ryder y Esperanza hay una fuerte tensión, creada especialmente por culpa de él, que no hace más que mirarla con ojos afilados, pues la considera una mimada señorita de ciudad.


Por lo que parece, Ryder y Esperanza serán los protagonistas de la tercera y última novela de la trilogía Hotel Boonsboro, La esperanza perfecta.



¡Un beso enorme a todos! ¡Gracias por leerme siempre!



Mire – Mayu

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Os invito a dejar vuestra propia opinión. :D