Translate

4 de abril de 2013

EL PUENTE INVISIBLE DE JULIE ORRINGER.

JULIE ORRINGER

EL PUENTE INVISIBLE DE JULIE ORRINGER.




TÍTULO: El puente invisible.

AUTORA: Julie Orringer.
TITULO ORIGINAL: The Invisible Bridge.


Editorial: Lumen.
ISBN: 978 - 84 – 264 – 1765 - 7.


© 2010, Julie Orringer.
© 2010, Random House Mondadori, S.A.
© Esther Roig Giménez, por la traducción.




El puente invisible es la primera novela de Julie Orringer y recoge un hecho muy personal, ligado al destino de su familia: los protagonistas son los abuelos de la autora, y en estas páginas se cuenta su historia de amor y el dramático viaje que los llevó finalmente hacia un futuro mejor en los Estados Unidos de América.


ARGUMENTO:


Una fría mañana de septiembre de 1937, Andras se despidió de Budapest. Paris estaba esperándole, y allí el joven frecuentaría la mejor escuela de arquitectura de la época. Andras llevaba en el bolsillo una carta, sin saber aun que aquellos pocos folios le llevarían hasta Klara, una mujer frágil y hermosa, refugiada en Paris, exiliada de Hungría, que miraba el mundo con ojos tristes y dirigía una escuela de ballet clásico.


Tras unos meses de dudas y recelos, su historia de amor empezó a tener cuerpo, pero ¿por qué siempre tanto pesar, tanto dolor en el rostro de Klara?, ¿por qué tanto silencio oscuro? En la Historia, en esa pesadilla hecha de cruces gamadas y alambres que marcó el siglo XX, había que buscar las respuestas.


De la pequeña aldea húngara de Konyár a las calles del barrio Latino, de la música dulce de la rue de Sevigné a los campos de concentración, de la pasión a la tortura, las distancias a veces parecen insalvables, pero las ganas de vivir y el talento tienden puentes invisibles que nos llevan allá donde la vida aún tiene sentido y el futuro nos está esperando.


PROTAGONISTA: Andras Levi.


CO – PROTAGONISTA: Klara Hasz (bajo el nombre falso de Claire Morgenstern).


Mi Opinión:


¡Hola a todos, queridos lectores! ¿Qué tal estáis?


Yo os traigo hoy la crítica de la impresionante, bellísima, impactante y conmovedora novela El puente invisible, de Julie Orringer.




El puente invisible es una novela de la que nunca había oído hablar, hasta que un día de enero, mi nonne me dijo: “¡Mi Kone me ha regalado esta novela, El puente invisible, una novela que llevaba muchísimo tiempo queriendo leer!”.


Casualidad o no, en febrero descubrí esta misma novela en la biblioteca. Aquel día no tuve valor para llevármela conmigo y leerla. Dos semanas más tarde, después de darle muchas vueltas, tomé en mis manos El puente invisible, leí esa sipnosis tan impactante, contemplé esa foto en blanco y negro de Paris, y sobre todo, leí unas líneas de esta novela que me impactaron muchísimo. El puente invisible narra la historia de amor de los abuelos de Julie Orringer, narra las vivencias personales de Andras Levi, su abuelo, el hombre más especial del mundo. Y ahí, en ese instante único, supe que debía dejar que la voz de Andras hablara en mí. Aunque lo que no me esperaba es que Andras entrara tan profundamente en mi corazón como lo ha hecho. Me he enamorado perdidamente de Andras Levi.




El puente invisible es una novela de la que no tenía grandes expectativas, pero que desde la primera página me impactó, me enamoró profundamente. Me dejó conmovida. Suspirando por leer un poco más. Llorando por cada golpe de la vida. Amando por cada milagro del destino.



El puente invisible es una novela que me ha encantado, que me ha impactado, que me ha deslumbrado, que me ha dejado con el corazón rendido, profundamente enamorada de Andras Levi, del coraje, la valentía, la fuerza, la esperanza, y la vitalidad de este joven, de este creador de puentes invisibles, de este ser humano tan especial, y también, profundamente enamorada de esta novela tan bella y especial, que tanto me ha conmovido, que tanto me ha dejado huella.




El puente invisible es una novela muy especial, que ha entrado en mi vida pisando fuerte. Durante días y días, me he perdido entre las páginas de esta novela, y me he sentido profundamente involucrada con lo que leía, conmovida sobre todo. Con esta novela he llorado en numerosas ocasiones, pero siempre me he sentido llena de fuerza, fe, y valentía, y eso se lo debo a Julie Orringer y a su increíble forma de contar las cosas, tan delicada, vital, cálida, intensa, esperanzadora.


Julie Orringer es una gran escritora, con un corazón enorme.




Julie Orringer, con sus bellísimas letras, me ha encantado muchísimo. No solo me gusta como escribe, sino que también me fascina muchísimo la recreación que ha hecho de su abuelo, ese hombre maravilloso, que tanto me ha deslumbrado.


Gracias a Julie Orringer, y su novela, El puente invisible, he tenido el honor de ver como Andras alzaba su voz. Gracias a Julie Orringer he podido acompañar a Andras en su viaje, y él, por si solo, me ha hecho amarle con toda mi alma, desde el primer día.




Andras Levi es un joven al que, he podido acompañar durante muchos años de su vida, y esto me ha hecho tener un conocimiento tan amplio de él, una visión tan extensa de su alma, que he caído rendida a sus pies. Andras Levi se ha ganado el más profundo de mis amores. Un amor que ha madurado con el tiempo, que se ha acrecentado, día a día, y que ahora, permanecerá para siempre. Andras Levi me deslumbró a sus 22 años, y ha seguido deslumbrándome, página a página, día tras día, año tras año.



Despedirme de él al final de las páginas de El puente invisible ha sido algo realmente doloroso. Realmente, no quiero despedirme de él, quiero seguir acompañándole en su vida, quiero saber cada grito de su corazón, quiero sentir su fuerza, latiendo página a página.


Andras Levi es uno de los seres humanos más especiales que he conocido. Andras Levi es un hombre muy especial, que ha desatado mis lágrimas, mi deseo, mi amor, mi orgullo. Andras Levi es un hombre al que he ansiado abrazar un millón de veces, al que atesoro dentro de mi corazón, al que llevo conmigo en cada suspiro. Andras Levi es un hombre increíble, es la persona más bella del mundo, es un hombre que, a golpe de fuerza, fe, entusiasmo, valentía, generosidad, humanidad, coraje, ha sabido ganarse mi corazón.


Él es el gran protagonista de esta novela, y aunque muchos otros le acompañan, y son también esenciales para esta obra tan bella y conmovedora, ninguno hay como Andras. Caminar a su lado ha sido algo hermoso, duro a veces, abrasador otras, pero siempre increíble.


Andras Levi es uno de los seres humanos con más corazón de este mundo. Yo estoy muy orgullosa de haberle conocido, de haber escuchado su voz, de haberle acompañado cada paso del camino. Andras Levi me ha conmovido profundamente, me ha hecho amarle de una forma que no se puede explicar con palabras. Mi corazón se siente conectado al suyo, a este hombre por el que tanto he llorado, soñado, amado, suspirado, y esperado.


A Andras Levi la vida le ha robado demasiadas horas, demasiados momentos, pero él jamás se ha rendido, jamás se ha venido abajo, siempre se ha mantenido en pie, a base de fuerza, coraje, y sobre todo, fe. Su corazón está hecho de un material indestructible. Andras Levi es un constructor de puentes invisibles, de sueños. Andras Levi es puro corazón, es un hombre, que, con su fuerza, su espontaneidad, su entusiasmo, su fe, su generosidad, su amor, ha acunado, abrazado, y dado fuerzas a todos sus seres amados.


¿Y dónde reside la fuerza de Andras Levi? En sus seres amados. Andras Levi vive por y para ellos. Sus seres amados son su vida, sin ellos no sería como es, sin ellos no sería ni tan valiente, ni tan fuerte, ni tan vital, y no tendría, por supuesto, tanto corazón. Su vida sin ellos no tendría sentido. Para Andras Levi su familia lo es todo, su familia es lo que mantiene vivos sus sueños, su familia es lo que siempre le ha dado fuerzas para caminar.


Andras ama muchísimo a sus padres, a sus hermanos, a su mujer, a sus hijos, a sus amigos, y sin ellos, su vida no tendría sentido.


Andras Levi es un luchador, un hombre al que quiero muchísimo, al que admiro con todo mi corazón, al que comprendo perfectamente, pues es inevitable quedarse prendada de su familia.


Los padres de Andras: Fiona y Bela; los hermanos de Andras: Tibor y Matyas; la mujer de Andras: Klara; la familia de Klara; los hijos de Andras y Klara: Tamás y Aprilis; la cuñada de Andras y su sobrino: Iliana y Adam (la mujer y el hijo de Tibor); sus mejores amigos, Polaner, y Mendel. Todos ellos han formado y siempre formarán parte de la vida de Andras, de El puente invisible, y todos ellos han llenado mi corazón, todos ellos han sido especiales, en mayor o menor medida. Pero los que han destacado con creces, los que me han deslumbrado, encantado, conmovido, enamorado, y que han desatado mis lágrimas, han sido Tibor, Matyas, Tamás, Aprilis, Fiona, Bela, Polaner, y Klara. Por todos ellos siento una profunda admiración, y sobre todo, un gran amor.



El puente invisible es una obra increíblemente conmovedora. Es una obra que me ha dejado sin palabras, que ha logrado impresionarme muchísimo. Que se ha ganado cada pizca de mi cariño, de mi orgullo, de mi admiración, de mi amor. Es una obra que me ha hecho llorar, reír en algunas ocasiones, sufrir en otras, pero que sobre todo, me ha hecho amar, me ha hecho admirar a estos seres humanos, a estas personas tan bellas, que no dudaron en gritar en pos de lo que se merecían: la libertad de ser uno mismo, la libertad de vivir sin miedo, la libertad de amar y tener una buena vida, la libertad de ser dueños de su propio destino.




El puente invisible es una obra maestra, una auténtica joya, una novela narrada por Julie Orringer, una mujer súper especial, que ha sabido enfocar su novela de una forma que jamás antes yo había visto. Sus páginas están llenas de realismo, pero también de una ternura, de un coraje, de una fuerza, de una valentía, de una fe, de una amistad, y de un amor tan grandes, de una humanidad tan fuertes, que es como un potente grito en medio del corazón.


Julie Orringer tiene un corazón único, una fuerza descomunal, una autenticidad deslumbrante, una ternura, un coraje, una valentía, una fe, un amor, tan grandes, que deja huella en quien la lee.




El puente invisible es una autentica lección de vida, de superación, de coraje, de humanidad, de amor, de libertad, de fuerza, de valentía.


El puente invisible es una obra increíble, que me ha conmovido hasta un punto en que las palabras no pueden expresar, que me ha encantado, que me ha hecho enamorarme perdidamente de Andras Levi Tibor, que me ha hecho sentirme profundamente emocionada por sus seres amados, por ese grito de justicia, y libertad, por esa voz tan maravillosa y especial que tiene Julie Orringer.




Respecto al romance… Tengo que decir que la historia de amor entre Andras y Klara me ha encantado. Es preciosa.


Comienza de una forma completamente insólita, muy refrescante, y va creciendo poco a poco. Es una historia de amor que va madurando con el paso de las páginas, que va creciendo con el paso de los años.


Es una historia de amor que me ha cautivado, que me ha gustado mucho. Es una historia de amor realmente especial.


Me ha fascinado muchísimo ser parte de esta historia de amor, vivir esa vivencia bajo el punto de vista de mi queridísimo Andras.


Para Andras y Klara amarse lo supone todo, es lo que mueve sus corazones, es lo que hace que no se rindan nunca, es lo que los lleva a luchar siempre, a esforzarse cada día por hacer feliz al otro. Ese amor que sienten, es lo que les hace creer en sí mismos, y también, es lo que les permite enfrentarse a cosas que antes, en soledad, les parecían completamente imposibles.


A Andras y Klara, la seguridad, la confianza, el placer, de saberse amado por el otro, les supone algo grandioso. No ya solo porque por primera vez estén descubriendo lo que supone amar y ser amado de verdad, sino también, especialmente, porque ese amor les da una fuerza, un coraje, una valentía, y una fe, que antes no sabían que poseían.


En el transcurso del tiempo, Andras y Klara se enfrentan a situaciones muy difíciles, pero siempre lo hacen unidos, aferrados fuertemente de la mano. Ambos se demuestran que se aman muchísimo, que juntos forman una gran familia feliz, y que su amor es irrompible.


Este amor va creciendo página a página, minuto a minuto, vivencia a vivencia, y año a año. Es un amor increíble.


# Eso sí, es una historia de amor menos explícita de lo que yo quisiera. Me he quedado con ganas de ver un poquito más allá, de ser cien por cien partícipe de cada momento, de cada conversación, de cada instante de pasión, sensualidad, risa, y amor. #


Pero ante todo, esta es una historia de amor preciosa, que me ha conmovido mucho, que me ha encantado, y que, poco a poco, me ha demostrado mucho. Es una historia de amor hecha de pequeños gestos, de detalles llenos de ternura, sacrificio, y delicadeza. Esta historia de amor supone un salto al vacío, un enorme gesto de fe. El puente invisible cuenta una historia de amor que se escapa de entre sus páginas, que nos conmueve, que nos hace derramar unas cuantas lágrimas, y que por supuesto, nos llena de ternura el corazón.




Andras y Klara se aman muchísimo, lo suponen todo para el otro. Son una pareja única, maravillosa, y muy especial.



A mí me han encantado ambos, aunque eso sí, para mí Andras es especial.


Klara me gusta, me cae genial, creo que poco a poco nos va demostrando mucho, y lo más importante, se lo va demostrando a Andras, pero eso sí, me he quedado con ganas de que nos hubiera abierto un poquito más su corazón.




¿Y qué más? Pues tengo que decir que… ¡Andras y Klara tienen una familia que les ama con locura, con la que comparten unos lazos absolutamente especiales! ¡Una familia que a mi me encanta, y que además, me ha conmovido muchísimo!


¡Ha sido un auténtico privilegio formar parte de esta gran familia, a la que tanto he llegado a amar! *o*.




El puente invisible es una obra maravillosa, trágica, conmovedora, y especial, protagonizada por unos seres humanos que, por lo que parece, jamás podré olvidar. Especialmente a mi querido Andras, al que amo muchísimo; a mi dulce Tibor, que siempre fue el mejor hermano del mundo; a mi pequeño Tamás, el niño más tierno del mundo; a mi alegre Matyas, que siempre sabía hacerme reír; a mi Polaner, que con su dulzura siempre me hizo sentirme protegida; a mis increíbles Fiona y Bela, que fueron los mejores padres del mundo; y a mi Klara, que a pesar de sus reservas, se enamoró perdidamente de Andras Levi.




¡Un beso enorme a todos! ¡Gracias por leerme siempre!




Mire – Mayu

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Os invito a dejar vuestra propia opinión. :D