Translate

28 de septiembre de 2013

OBSIDIAN, UNA RELECTURA DELICIOSA...


OBSIDIAN, POR SIEMPRE EN MI CORAZÓN...

¡Hola a todos queridos lectores! ¿Qué tal estáis?
Yo feliz, entusiasmada, contenta, positiva. ;).
Bueno, ¿sabéis de qué os quiero hablar hoy? De OBSIDIAN, la primera novela de la saga Lux, de Jennifer L. Armentrout. Novela que me tiene perdidamente enamorada, y que se merece más de una mención en mi blog.

El verano pasado, mi nonne me habló maravillas de esta novela, de esta saga, de esta escritora, pero sobre todo, de estos personajes, de estos dos protagonistas, de Daemon y Katy. Poco tiempo después, mi nonne ya estaba embarcada en la grandiosa aventura de devorar Onyx y Opal, y yo todavía estaba esperando para poder leer Obsidian, la primera novela de la Saga Lux. Y bueno, ¿qué puedo decir? Obsidian se hizo esperar, hasta noviembre no estuvo en las librerías, y después, no sé porque, fui yo quien hizo esperar a Obsidian. Durante dos meses la tuve esperándome en mi estantería, y si, sabía lo que me perdía, pero no sé que me dio para querer esperar tanto, quizás fue el miedo, y la emoción, el pálpito de que me enamoraría de esta novela, tanto, que no estaría preparada para ello.

Y sí, efectivamente, la primera vez que tomé esta novela en mis manos, que la abrí, que deslicé mis ojos por sus letras, devoré sus páginas. La historia pudo conmigo, me conquistó, se me grabó en la piel. Me hizo sentir tanto que no había palabras para expresarlo. Sentí lo mismo que la primera vez que leí a Lena Valenti, a Sherrilyn Kenyon, a Shannon McKenna, que mi corazón se quedaba perdido, entregado para siempre. Y sí, así fue, Obsidian me arrancó el corazón, y desde entonces, no lo he recuperado, ¿y sabéis qué? En el fondo es una maravilla encontrar una novela que te llegue tan al alma como esta ha hecho conmigo.

La primera lectura de Obsidian me impactó muchísimo, me dejó vacía de palabras, y llena de emociones, de huracanes de sentimientos que arrasaban conmigo, y que de un momento a otro me hacían llorar, suspirar, sonreír, desear, amar, y sobre todo, profundamente orgullosa de haber encontrado una novela como esta. Una novela que respira vida, amor, deseo, amistad, misterio. Una novela única, incomparable. Sencilla. Preciosa. Conmovedora. Rebelde. Rompedora. Sensual. Obsidian era una novela especial, y ya esa primera lectura, me lo dejó muy claro.

¿Y qué pasó después? Pues bien, durante meses, Obsidian ha vuelto a mi cabeza, se ha apoderado de mi, y me ha hecho perderme en sus recuerdos, en Daemon y Katy, dos personajes especiales donde los haya. Durante todos estos meses, el amor por Obsidian me ha perseguido, me ha gritado que tenía que volver a leer esta novela. Disfrutarla de nuevo. Sentirla en mi corazón otra vez. Este verano no he parado de viajar, y Obsidian me ha acompañado en cada viaje, pero no he podido abrir sus páginas.

Y ahora, ¡por fin!, me he releído Obsidian. La novela me ha durado una semana, porque entre las clases, y demás, casi no me ha quedado tiempo, pero vamos, que hace varios días que terminé la relectura, y ya estoy deseando volver a releer esta novela. Vamos, poco me ha faltado para no tomarla en mis manos, y volver en embarcarme en la maravillosa aventura que se esconde entre sus deliciosas páginas. Aunque eso sí, no prometo que no vaya a volver a caer en la tentación. Obsidian me encanta, estoy enamorada de esta novela, y mucho, así que, perderme entre sus páginas, sea una, dos, tres, o muchas más veces, es más un regalo, una fortuna, que cualquier otra cosa.

Y bueno, ¿por qué escribo todo esto, porque os cuento esto? Porque necesito haceros participe de mi amor por Obsidian, por Jennifer L. Armentrout, por Katy y Daemon, porque necesito gritar, compartir, lo mucho que me ha gustado releer esta novela. Porque Obsidian ya me enamoró con la primera lectura, pero con esta lectura, me ha robado para siempre el corazón. Me ha llegado tan hondo que ni yo misma me lo puedo creer.

He disfrutado TANTO de esta relectura, he amado tanto esta novela, que todavía me parece un sueño. Y tengo ganas de llorar, de reír, de saltar, me siento emocionada, afortunada. No todos los días te enamoras de una novela, y mucho menos, no todos los días, te enamoras dos veces de una misma novela. ¿Sabéis lo hermoso que es eso? ¿La preciosa sensación que se apodera del corazón, ese fuerte sentimiento que te hace sentir grande, que te hace sentir feliz? Porque es así como yo me siento ahora cuando pienso en Obsidian, enamorada, feliz. Amo esta novela. Amo a esta escritora. Amo a estos personajes, secundarios, y protagonistas, sobre todo protagonistas, lo admito. ¿Qué se le va a hacer? Katy y Daemon son insuperables.

Pues bien, como decía, me he enamorado perdidamente, de nuevo, de Obsidian, y esta vez, con una profundidad, con una intensidad, con la que no contaba la primera vez. He disfrutado muchísimo leyendo Obsidian, me he reído muchísimo, he sonreído un montón, he amado locamente esta historia. Ahora, pensando en ella, siento que Obsidian es una novela perfecta, que Katy y Daemon son perfectos, y su historia de amor es perfecta. No cambiaría nada de esta novela, ni de esta escritora. Creo que en Obsidian se esconde la magia, el amor de verdad, se esconde un regalo tan grande, que solo me queda suspirar, sonreír, y pensar en lo afortunada que soy. Y si, ¿por qué no? También me gustaría compartir este regalo con vosotros. No podéis dejar escapar la oportunidad de leer Obsidian, de tener esta maravillosa, especial, conmovedora, sublime novela, en vuestras estanterías, en vuestros recuerdos, en lo más hondo de vuestros corazones. Si aún no le habéis dado una oportunidad a esta novela, ya estáis tardando. Obsidian es una novela única, especial, enternecedora, trepidante, romántica, sensual, increíble. Cada cita, cada escena, cada sentimiento, cada personaje, todo es perfecto, todo está bordado a la perfección.

Me ha encantado releer Obsidian, ha sido una gran elección, y ahora sí que si, os diré que no pienso tardar mucho en releerla. Perderme entre sus páginas me ha hecho muy feliz. He disfrutado como una niña leyéndola. Su lectura me ha dejado feliz, emocionada, conmovida, enamorada, divertida. Me ha dejado feliz. Me ha dejado con el corazón repleto de sueños y esperanzas. Y por supuesto, me ha dejado con unas ganas locas de coleccionar TODAS las novelas de Jennifer L. Armentrout, incluidas aquellas que escribe bajo su pseudónimo, J. Lynn. Tengo muchísimas ganas de leer todas sus obras, de enamorarme de todas ellas, de poder encontrarlas en mi estantería, de poder abrazarlas todo lo que me dé la gana, de poder soñar con ellas, de poder creer. Porque si algo tiene Jennifer L. Armentrout es que te hace creer en lo que te cuenta, pero no solo eso, te hace creer en el amor, en la amistad, en la fuerza, en el valor, en los sueños.

Obsidian es una novela muy especial, que ha sido una autentica delicia poder volver a leer. Me ha encantado, encantado, encantado muchísimo poder perderme entre sus páginas. En ellas he encontrado el corazón que había perdido ;). Y me he dado cuenta de que la primera vez que la leí no la hice justicia. Sí, me encantó, me desgarró, me volvió loca, pero no me hizo sentir lo que he sentido esta segunda vez, esta gran maravilla, este enorme y resplandeciente sentimiento lleno de amor, de devoción, de plenitud, de infinitud. Obsidian se ha quedado grabado en mi corazón, y lo reitero, para siempre. Sí, sé que lo dije ya en mi reseña, que seguramente en mi crítica dije estas mismas palabras, y por supuesto, las sentía, y mucho, pero no tanto como ahora. ¿Qué le voy a hacer? Me he vuelto a enamorar de esta novela, me ha robado la sonrisa, el corazón. Y ha sido genial. Ha sido precioso.

Con esta segunda impresión, reitero todo lo que dije en mi reseña, todo. Obsidian es una gran maravilla, es una novela deliciosa, es una joya. ;). Y yo me he vuelto a enamorar perdidamente de ella.

Releer Obsidian me ha conmovido, me ha enternecido muchísimo. Me ha llenado de alegría, felicidad, amor. Me he reído muchísimo. He disfrutado como una niña, me ha hecho sentir en una nube, en un huracán de deseo y amor, de sensualidad.

Obsidian es una novela que destaca por todo:

- Por sus maravillosas, hilarantes, irónicas, misteriosas, tiernas, conmovedoras, preciosas, sensuales, hermosas, y muy, muy especiales letras. Jennifer L. Armentrout es una gran escritora, es una mujer muy especial, que cuida muchísimo de sus fans, que esconde un gran corazón, y que como escritora, es hermosa, es magia, y punto. Sus letras son preciosas, perfectas, están vivas, se te meten bajo la piel, te roban la respiración, el sentido, el aliento, y el corazón. Son letras especiales. Jennifer L. Armentrout tiene un verdadero don. Y me encanta que a ella, escribir también le haya robado el corazón. Doy gracias por poder perderme entre sus maravillosas, preciosas, conmovedoras, sobrenaturales, divertidas, perfectas, intensas, apasionadas, letras. Jennifer L. Armentrout desborda corazón, creatividad, talento, fuerza, valentía, coraje. Sus letras son una delicia, son adictivas.

- Por su original Saga Lux. Jennifer L. Armentrout ha creado una saga que promete, va a darnos mucho. La fantasía, la originalidad, la creatividad, que se esconde entre sus páginas, me parece digna de aplaudir. Jennifer L. Armentrout rompe todos los esquemas, y te ofrece una saga, que a mi parecer, puede ser muy diferente de cualquier otra que haya leído, y también, muy maravillosa. Por el momento, los secretos sobrenaturales que esconde Obsidian me han encantado.

- Por sus personajes, secundarios y principales. En Obsidian hay un amplio abanico de personajes. No se profundiza en todos ellos, aún hay muchos secretos por descubrir de todos y cada uno de ellos, pero esa expectativa es emocionante. De momento, Jennifer ha perfilado muy bien a los más protagonistas.

Algunos me han caído mal, no lo puedo negar, entre ellos, Ash, Matthew, Andrew, Simon.

Otros me han caído muy bien, tienen algo que me atraen, como son Dee, Lesa, Adam, la madre de Katy, personajes que me parece que pueden ser muy grandes, además, que ya nos han demostrado que tienen algo curioso, especial. De estos tres, mi favorita es Dee, ¿pero como no serlo? Dee es tan vivaz, tan parlanchina, tan torbellino, tan alegre, tan amorosa... Si es que tiene razón Daemon al definir a su hermana como un sol, Dee brilla enormemente.

También tenemos a dos personajes que me han llamado muchísimo la atención, y cuya historia de amor estoy deseando conocer, pero no solo eso, estoy deseando poder encontrarme con ellos en Onyx y Opal, estos son Bethany y Dawson, personajes clave en esta saga.

Y por supuesto, ¿cómo no? Aquí no podían faltar mis dos personajes favoritos de esta saga, los protagonistas: Katy y Daemon. Adoro a Katy y Daemon. Me han revolucionado. Me han vuelto loca. Estoy perdidamente enamorada de ellos. Les adoro. Me parecen increíbles, maravillosos, especiales. Tan únicos, tan rebeldes, tan fuertes, tan guerreros, tan conmovedores, tan vulnerables, tan sensuales... Katy y Daemon son especiales, son hermosos. No hay otra palabra que les defina mejor. Ambos son un amor, por mucho que traten de enmascararlo.  Me encantan Katy y Daemon.

Con esta relectura, me han sorprendido muchísimo. Me han entregado mucho más de ellos de lo que esperaba, de lo que recordaba. Me han conmovido, enternecido, enamorado enormemente. Han movido mi corazón, me han hecho suspirar, bailar. Me han hecho desear reír, gritar, sonreír, danzar. Pero sobre todo, ¿sabéis lo que más he deseado poder hacer? Darles un gran abrazo. Ambos son increíbles. Son tan especiales, tan perfectos.

Daemon es sexy, provocativo, duro. Daemon es prepotente, seguro, de sí mismo, arrogante. Sí. Pero también es sensible, vulnerable, romántico, tierno, encantador. Daemon es muy, muy protector. Es rebelde, bondadoso, nada superficial. Daemon es un luchador. Daemon es intenso, apasionante, es increíble. Me desborda, me fascina. Me enternece, me conmueve, Me hechiza.

Daemon es un amor, solo que sabe enmascarar demasiado bien sus emociones, sus sentimientos por Katy. ¿Aunque sabéis qué? En el fondo, Daemon no engaña a nadie, está locamente enamorado de Katy, y desde el principio. Todo en él le delata, su mirada, sus manos, el temblor de su cuerpo, todo, salvo sus palabras. Con Daemon hay que mirar más allá, adentrarse bajo su piel, llegar a lo más hondo de su corazón. Daemon me maravilla. Ha sido un autentico placer poder reencontrarme con él. En esta relectura, como ya le conocía, he podido ver más allá de sus palabras, y he visto, mucho más, al auténtico Daemon, y ese Daemon, el verdadero, me ha dejado sin aliento, temblando. Sí, antes de releer esta novela ya estaba enamorada de él, pero es que, con esta relectura, me he vuelto a enamorar de él, mucho, mucho, muchísimo más. Es mi héroe.

Adoro lo protector que es con Katy, lo mucho que la quiere, la enorme fascinación que siente por ella. Me encanta que no pueda sacarse a Katy de su cabeza, que no pueda impedir que ésta entre cada vez más y más hondo en su corazón. Daemon está perdiendo el corazón por Katy, y lo sabe. No estará listo para admitirlo, pero muchas de sus acciones hablan de este enorme sentimiento que le mueve a hacer tanto por ella, que le hace no poder permanecer lejos de su gatita. Me encanta Daemon, me encanta. Me tiene loca *o*.

Katy, ohhhhhh, la gran Katy. Me ha encantado poder reencontrarme con ella en esta relectura. Me ha llegado aún más hondo que la primera vez, me ha conmovido, me ha enternecido, me ha sorprendido, me ha agradado. Katy es una luchadora, es una valiente, es una guerrera. Katy es mucho más que una bloguera, es mucho más que una joven que ama apasionadamente el mundo de las letras, que ama perderse en la lectura de un libro, que ama compartir sus impresiones en su blog. Katy es una persona, increíble, extraordinaria. Amorosa, fuerte, rebelde, tenaz, luchadora, rompedora. Sorprendente. Creo que debería valorarse más a sí misma. Creo que debería mirarse al espejo y ver lo que Daemon ve cada vez que la mira. Porque Katy es grande, y mucho. Es una heroína. Katy es sencillamente especial. Me encanta su ternura, su bondad, sus agallas, su lealtad, su fidelidad, su fuerza. Katy es muy, muy valiente, y yo de verdad me siento orgullosa. Es una heroína, es una gran protagonista, es una joven con la que da gusto perderse, encontrarse. Me pasaría horas leyéndola, adentrándome en su corazón. Me encanta poder ser espectadora de su historia, me encanta poder ver esos pequeños detalles, esos grandes sentimientos, que la hacen única. Katy es ternura, es valentía, es risa, es sensualidad, es inocencia. Katy es una de las mejores protagonistas femeninas con las que me he cruzado. Es sencilla, conmovedora, tierna, amorosa. Su corazón está lleno de fuerza, de amor. Es una persona tenaz, persistente, luchadora.

Y lo que siente por Daemon se escapa de sus manos. Katy no lo entiende, como puede perder la cabeza por el prepotente, sexy, y a veces capullito de Daemon, pero en el fondo... sabe que Daemon esconde a un chico capaz de hacer temblar su alma. La atracción que siente por Daemon es mucho más que algo sexual, es algo que también implica a su corazón, y mucho, por mucho que ella se niegue a si misma este sentimiento. Daemon la desborda. La hace daño cuando se comporta como un idiota con ella, pero la hace muy feliz cuando la acaricia con delicadeza, cuando a sus ojos se asoma el auténtico Daemon. Katy está loca por Daemon, está perdidamente enamorada de él, no solo revoluciona sus hormonas, sino que también, Daemon despierta su corazón.

Adoro la historia de amor que se esconde entre las páginas de Obsidian, es sencillamente estremecedora. Está llena de tiras y afloja, pero es tan divertida, tan conmovedora, tan rompedora, tan hechizante, tan volcánica, tan tierna a veces, tan brillante, tan luminosa, tan desgarradora, tan profunda, tan bella, tan sensual, tan utópica, que me resulta sencillamente imposible no catalogarla de especial.

La relación entre Katy y Daemon ha conseguido estremecerme, devorarme el corazón, revolucionar mis hormonas. Adoro la parejita que hacen, son absolutamente perfectos el uno para el otro. Eso sin hablar, de la química que hay entre ambos. ;). Entre Daemon y Katy hay mucho más que amor, mucho más que fuego, mucho más que pasión. Están unidos, conectados. Y no diré más. Solo que les amo, y mucho ;).

Las escenas que comparten SON INCREIBLES. Hay cada escena, cada instante... que madre mía... Más de una vez me han dejado sin aliento, con el corazón palpitándome alocadamente. ¡Qué escenas, que instantes, que diálogos, que caricias! Sublimes.  Inolvidables. Maravillosas. Estremecedoras. Intensas. Apasionadas. Ardientes. Sensuales. Divertidas. Rebeldes. Sobrenaturales. Tiernas. Provocadoras. Sutiles. Melancólicas. Con una pizca agridulce. Amo cada escena, cada instante, cada diálogo que comparten, cada beso, cada aliento, cada suspiro, cada ensueño, cada palpitar, cada caricia, cada susurro, cada sentimiento de amor, todo, todo, todo.


Lo amo todo de ellos, de mis queridos Katy y Daemon, que para mí son muy, muy grandes, y lo amo todo de su historia de amor. Todo.

¡QUIERO MÁS DE KATY Y DAEMON!

¿Qué más puedo añadir? Tengo que darle las gracias a Jennifer L. Armentrout por como es, por la dedicación que le pone a sus sagas, a sus novelas, por el enorme amor que demuestra sentir por sus fans. Me encanta Jennifer L. Armentrout. Creo que es una escritora especial, tan amorosa, que entran ganas de darle un gran abrazo. La adoro. ¿Qué más, qué más? Tengo que darle las gracias por esos capítulos extras que nos ha regalado de Obsidian desde el punto de vista de Daemon, sin duda, son algunos de mis capítulos predilectos. Son perfectos, de lo mejorcito que he leído. Me vuelven loca esos capítulos, ver las cosas desde el punto de vista de Daemon. Me hace querer rendirme a sus pies. ;).

En Obsidian, la Editorial Neo, ha publicado varios de esos capítulos, y bueno, yo sé que hay más capítulos extras, incluso pequeños relatos, y bueno... solo puedo decir que estoy como loca por tener también esas pequeñas grandes joyas entre mis manos.

Ojala la Editorial Neo publique todo, todo, lo referente a Jennifer L. Armentrout, incluidos todos los capítulos vistos desde el punto de vista de Daemon, el especial de Halloween, la antología de Dawson y Bethany, y mucho, mucho más...

Respecto a los modelos de la saga Lux, Pepe y Stella, solo puedo decir que me parecen absolutamente perfectos para encarnar a Katy y a Daemon. No me imagino a nadie mejor que a ellos. Para mí, ellos son Katy y Daemon, y me deleita ver esos videos, esos trailers que graban para la saga, y también, cómo no, esas portadas de la Saga Lux que tan bien protagonizan. Quiero más de Pepe y Stella. Son absolutamente perfectos. Me encantan. [Eso sin entrar en su historia personal, en esa gran historia de amor que les une. Me parece una pareja preciosa. Creo que su historia de amor es increíble.]

Por último, ¿os habéis enterado de que habrá película de Obsidian? Yo estoy encantada con la idea. Espero que la película sea muy, muy fiel a la novela. Estoy deseando poder ver aunque sea un retazo de este maravilloso proyecto. Sin duda, han elegido una novela especial, una maravilla que desborda vida, magia, amor, fantasía, y un millón de cositas más. Una joya. Espero que la película esté a la altura de Obsidian, pero vamos, que si cuenta con la ayuda de Jennifer L. Armentrout, estoy segura de que la película también será una delicia. ¿Lo único? Que no puedo imaginarme a nadie que no sea Pepe y Stella para encarnar a Katy y Daemon.

Bueno, queridos lectores, muchísimas gracias por leerme. Os adoro.  =).

Mire - Mayu.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Os invito a dejar vuestra propia opinión. :D