Translate

8 de noviembre de 2013

Emma Darcy, Emily Brooks, Tina Folsom, y Noe Casado.


¡Hola a todos, queridos lectores!
¿Qué tal estáis, cómo os va todo? Espero que genial. ^O^.

Yo por aquí, leyendo mucho esta semana, tratando de olvidarme del mundo. Y bueno, entre todas estas lecturas que he hecho, algunas me han gustado, y de esas ya os he subido reseña esta semana, sobre todo de Sophie's sweet project, Mi última cita a ciegas, y Verdad o cita, obras que me han parecido muy recomendables, encantadoras, y que bueno, que estoy encantada de haber leído. Sí, ha merecido embarcarme entre las páginas de estas tres obras. Después, El bebé de la novia, pues como ya conté, lo único bueno de esta novela, es el tercio final, pero al menos, fue una novela que consiguió conmoverme un poquito.

Pues bien, ahora os quiero hablar de cuatro obras que he leído, y que, sin duda, no recomiendo. No me han gustado nada. Ahora os cuento más detalladamente:

- LA MORTAL AMADA DE SAMSON DE TINA FOLSOM:



Esta novela fue un regalo de Amazon. Y bueno, solo por eso le di una oportunidad, aunque en realidad no me llamaba demasiado. El principio no me gustó absolutamente nada, quiero decir, empieza con Samson teniendo un interludio sexual con una arpía, bueno, interludio que le sale mal porque... Samson tiene problemas de erección. Vamos, que a Samson no se le levanta, y eso le parece el fin del mundo. Samson está tan preocupado que incluso va a un psicólogo para ver cómo puede solucionar su problema. El psicólogo le recomienda que se vaya a un club. Y los amigos de Samson le contratan una prostituta.

Pero... ¡y aquí entra Delilah, la protagonista, y la novela mejora, y dije "voy a seguir leyendo"! Delilah llama pidiendo ayuda a casa de Samson, y este se piensa que ella es la protagonista, y Samson... bueno, digamos que con Delilah descubre la solución a su problema, pero si trata de acostarse con otras, su pene se niega a funcionar.

Ya, es un argumento, raro, ¿no? Y flojo, para que engañarnos. Pero me leí la primera mitad de esta novela, porque era entretenida, fácil de leer, tenía un alto punto cómico, pequeños retazos paranormales (más un guiño que otra cosa), unos personajes curiosos, que en su mayoría me caían bien, y bueno, me gustaba como estaba llevando el tema del deseo. Pero. Y aquí está el Pero. Cuando llegué a la mitad de la novela, me cansé de leer. Dejé de verle ninguna chispa a esta novela. En ese punto esperaba que el sexo tuviera menos protagonismo, que el amor cobrara importancia, pero es que la novela se había estancado. Solo había sexo, sexo y más sexo. Y las interactuaciones con los personajes secundarios se habían acabado. Y la trama paranormal/misteriosa/detectivesca me parecía de lo más aburrida. Y los personajes, comenzaron a parecerme de lo más planos. Así que, abandoné su lectura. Sí, no terminé de leerlo.

Los personajes, pues Delilah y Samson me caían bien, pero ya. La verdad es que no me despertaban nada más que simpatía.

Y los otros personajes, pues más de lo mismo. Los amigos y compañeros vampiros de Samson me caían bien. Pero ya. Y bueno, el que mejor me caía, me decepcionó enormemente, no entiendo cómo podía traicionar así a Samson al acostarse repetidamente con la ex-prometida de Samson, una mujer cruel que le había hecho mucho daño a su amigo.

Las letras de Tina, pues eran normalitas. Sencillas, cómicas en algunos momentos, y al principio me resultaban entretenidas, pero después acabaron aburriéndome, más por esa segunda trama que a mi parecer era de lo más absurda, también por no darle a los personajes lo que se merecían, lo que estaban pidiendo a gritos, una caracterización más compleja, y por supuesto, por no incluir ni una sola gota de romanticismo en su novela.
 


- TODA SUYA DE EMILY BROOKS:



De este, relato también regalado por Amazon, tengo que admitirlo, lo primero que me atrajo fue su portada. Me parecía de lo más tierna. Después, esa sinopsis, pues me parecía curiosa. Pensé, "quizás me encuentro algo diferente entre sus páginas", y bueno, no era más que un pequeño relato.

Fue empezarlo y quedarme a cuadros. Pensé "¿a qué viene esta portada si la protagonista, al inicio del relato, descubre que es lesbiana?". Pero me gustaba como narraba la protagonista, me caía bien. Era una joven normal, con sus aspiraciones, sus problemas, su cotidianidad. Alice trabajaba de camarera en un bar, y bueno, la tensión entre su jefa y ella era fuerte. Alice pensaba que no, que nunca se acostaría con una chica. Pero cuando su mejor amigo le pide que se ocupe de su librería erótica mientras él se va a disfrutar de un viaje de placer, Alice acepta y se despide de su trabajo, y bueno, pues su jefa la seduce. Sí, yo cuando lo leí me quedé a cuadros, porque al principio del relato Alice se sentía muy incómoda con su jefa, y juraba y perjuraba que no iba a caer en sus redes, y bueno, pues resulta que su jefa la besa, y Alice se deja devorar encima de una mesa. Después Alice no para de darle vueltas a lo que ha pasado con su jefa. Y ya una vez en la librería, allí conoce en una firma de libros a su escritor favorito, Adrien, y con Adrien... pues hay una tensión de lo más rara, pero nada que se pueda catalogar como romántica o sexual, no. Además, vemos a Adrien como mantiene relaciones sexuales con su publicista en un descanso de la firma de libros, así que, no, no sé como narices va a hacer la autora para crear una historia que una a Adrien con Alice.

Sí, resulta que es una serie de cuatro libros, pero no, no pienso seguir leyendo a esta escritora. Y menos esta serie. Este primer libro me ha parecido una soberana tontería. Al menos para mi gusto.

Las letras de Emily, pues al principio me parecían interesantes, y me gustaban, aunque sí que es verdad que había párrafos que no tenían sentido ninguno. Y bueno, después, una vez que apareció Adrien en el relato, pues la narración decayó muchísimo. Comenzó a hacérseme muy pesada, aburrida.

Respecto a los personajes...

Alice me cayó muy bien, lo admito. Al principio era una chica cercana, simpática, con los pies en la tierra, muy normal, y bueno, también con un aire de melancolía. Después, Alice perdió fuerza, dejó de ser quien era en cuanto Adrien entró en su vida.

Adrien me cayó muy, pero que muy mal. Me parece un cabrón cruel, frío, y asqueroso. Su forma de tratar a las personas es horrible. Como menosprecia a las personas que trabajan con él, a las fans que le siguen. No sé que tiene este personaje para que pueda llamarle la atención a Alice, pero no tiene absolutamente nada de atractivo.

Personajes secundarios.... solo tenemos a la jefa de Alice, que más fría no puede ser, y a la publicista de Adrien, que la pobre no tiene dignidad ni autoestima ninguna.
 
- DEUDAS DE DESEO DE EMMA DARCY:




Deudas de deseo también fue un regalo de Amazon. Empecé a leer esta novela con mucha ilusión, pues tenía un grato recuerdo de su escritora, Emma Darcy. Durante un tiempo, leí unos cuantos relatos de Emma. Varios de ellos me conmovieron, me gustaron. Ahora, con los años, solo dos recuerdo, dos que me gustaron mucho, que hicieron algo con mi corazón: En la pobreza y en la riqueza, y El juego de la seducción. Fue por esos dos relatos que decidí leerme Deudas de deseo, aunque el argumento no me llamaba la atención, y bueno, no puedo tampoco decir que la portada me parezca atractiva. Bueno, lo que se ve tras el ventanal me parece bonito.

Pues bien, empecé con muchas ganas Deudas de deseo, pero sin tener altas expectativas. Y sinceramente, me ha parecido un libro malo. Si no abandoné su lectura fue por pura fuerza de voluntad, pero tengo que admitir que me aburría enormemente.

¿Una de las causas?

Sus letras, no sé que tenían, que aunque correctas, me parecían que no tenían absolutamente ninguna chispa, nada destacable. Nada del encantador humor, de la dulce seducción, del suave romanticismo de El juego de la seducción y de En la pobreza y en la riqueza.

Otra de las causas fue su argumento. No tenía por donde sostenerse. La trama era sencilla, nada original, pero si a eso le unimos que ni siquiera es ágil, entretenida, o cargada de sentimientos, pues mal. Lo único con lo que contaba la novela era con muchas escenas o referencias al sexo, el romanticismo no aparecía por ninguna parte, la seducción tampoco, y el amor menos. Además, había cierta trama sobre la que me habría gustado que Emma ahondara, una que podría haber dado mucha emotividad, ternura, y ese algo especial a esta novela, pero Emma no lo hizo.

Y bueno, otra de las causas que hacían que esta novela se me hiciera tan cuesta arriba, fue su protagonista, Nicole. Insoportable, esa sería la palabra para definirla. Otra, rencorosa. Otra, vengativa. Es que no había forma de encontrarle cosas buenas a esta protagonista, y menos, nada que me hiciera sentir simpatía por ella.

Joaquín, el protagonista masculino, tampoco es que me despertara grandes sentimientos, es más, me parecía muy, pero que muy frío, sino yo no podía comprender cómo podía soportar que la protagonista le tratara así y no se le partiera el corazón. Hacia el final del relato, pues Joaquín empieza a desprender un poquito más de calidez, pero tampoco demasiado.

Emma Darcy no ha sabido darle a los personajes vitalidad, calidez, apenas si los ha perfilado, y lo poco que nos ha contado, que nos ha dejado ver de ellos, no es que fuera precisamente algo que pudiera despertar nuestra simpatía.

Los personajes secundarios, pues tenemos a varios, algunos me han caído simpáticos, como son Zoe (la hija secreta de Joaquín y Nicole), y los mejores amigos de Nicole, pero apenas si aparecen, y Emma no les da el papel que se merecen. Si hubiera cuidado mejor de estos personajes secundarios, si hubiera dado más cotidianidad a la novela, más realismo, si hubiera incluido a estos personajes, la novela podría haber sido mejor.

Zoe es una niña encantadora. Su ingenuidad, su ternura, su valentía, me ha parecido un amor de niña. Y es la única con la que Joaquín adopta ese aire de ternura.

Los mejores amigos de Nicole son divertidos, simpáticos y optimistas, muy agradables. Además, son una pareja de enamorados muy peculiar.
El único detalle que me ha encantado de esta novela ha sido el árbol de las mariposas. ¡Qué dulce!


- DIME CÓMO, CUÁNDO Y DÓNDE DE NOE CASADO:



Nunca había leído nada de Noe Casado, pero sí que había oído hablar de ella. Bueno, particularmente, no conozco a nadie que haya leído una de sus novelas, pero sí que he oído que hace presentaciones con Noelia Amarillo, y bueno, con lo que yo amo a Noelia Amarillo, pues quería darle una oportunidad a su amiga. Y fue por pura casualidad que vi el book trailer de esta novela... y me enamoré.


No he tardado más de dos días en leer esta novela, pero no puedo decir que Dime cuándo, cómo y dónde me haya gustado. Sinceramente, es una novela que no me ha gustado nada. Esperaba muchísimo de esta novela, en cuanto al romance, en cuanto a los protagonistas, en cuanto a la forma de llevar el deseo. Esperaba mucho, y la novela me ha decepcionado enormemente. Noe Casado me ha decepcionado. Sus letras me han parecido normalitas, entretenidas, pero se me han hecho muy frías, les ha faltado calor, sentimiento, amor. Al menos a mi parecer. Que no digo que a otras personas no les pueda gustar esta novela, pero a mi particularmente, no me ha gustado nada. Es que el book trailer me dejó enamoradita, y de la novela me esperaba lo mismo, y ha sido una gran desilusión.

Por un lado, el problema ha sido cómo está escrita esta novela. Sus letras son sencillas, no tienen nada destacable. Se dejan leer pero no son adictivas, o bonitas, tampoco se hacen conmovedoras. Las he visto muy frías.

Por otro lado, el sexo. En esta novela, el sexo tiene demasiado papel, y a mí, además de parecerme muy frío, me ha parecido también muy mecánico. Creo que el sexo aporta poco a la novela, y encima, es el eje central de ésta. No me gusta como empieza la novela, no me gustan los tríos, y bueno, ya sabía que empezaba así, pero también que después, cuando Ian entrara en escena, la novela solo trataría de ellos dos, sin terceras personas, así que me dije "no le daré importancia a ese primer capítulo, y punto". El final, algo de él que no me esperaba, que acaba con otro trío, esta vez entre Dora, Ian y la amiga lesbiana de Ian. He odiado totalmente esa escena. ¡No venía a cuanto! Y más cuando la protagonista se empeña en decir que ella es heterosexual, pero en cambio disfruta como una enana devorando el sexo de su amiga. ¿Pero sabéis lo peor de todo? Que las escenas de sexo entre Ian y Dora tampoco me transmitían absolutamente nada. Solo me parecían narraciones frías, desprovista de seducción, dulzura, ardor, erotismo.

Por otro lado, el amor. No me lo he creído. Entre Dora e Ian no hay ni una pizca de química. Sí, ambos se sienten muy cómodos juntos, incluso hay un alto grado de cotidianidad entre ambos. Los dos se parecen mucho, en su forma de vida, en su forma de pensar, en sus creencias, en su forma de sentir, y en su forma de vivir. Pero les ha fallado lo más importante. ¿Dónde está el amor? Porque yo no he visto que Dora e Ian se estuvieran enamorando o que en el pasado hubieran llegado a hacerlo. Sí, se nota que según avanza la novela sus sentimientos empiezan a tornarse algo tiernos, especialmente los de Ian, pero ¿amor? No, tanto como eso no. Y es una auténtica pena, porque yo esperaba una gran historia de amor, sí, también con grandes dosis de seducción, y deseo, y entre las páginas de esta novela no lo he encontrado.

Respecto a la trama, pues creo que Noe Casado podría haber logrado ahondar más, entregar más, hacer sentir más. Creo que podría haber creado una novela más intensa, más conmovedora, más dulce, porque el potencial estaba ahí.

El principal problema de Ian, lo que le tortura, es su jodido matrimonio con su ex - esposa, que le hizo desear no volver a atarse nunca más a nadie, y bueno, también que jamás se ha enamorado de nadie, y el problema más reciente y por el que va por ahí como alma en pena es... que hace poco tuvo un gatillazo, vamos, que su pene no se empalmó, y ahora Ian está desesperado por encontrar una cura a su problema.

Si os soy sincera, Ian me ha caído muy bien. Es un chico muy majo, muy simpático, muy protector, muy tierno, y en algunas ocasiones, muy divertido. Pero después, según le vamos conociendo mejor, también vemos que tiene un lado agresivo-dominante en la cama que no me ha atraído absolutamente nada. Yo no me he enamorado de Ian, no he sentido mariposas con él. Al menos si me ha caído bien, pero ya.

Es un hombre de cuarenta años con fobia al compromiso muy simpático, y al que le encanta dedicar mil horas a gozar del sexo, y eso le hace perfecto para Dora. Además, que también la comprende muy bien, y le aporta una calma a esa mujer tan controladora.

El principal problema de Dora se remonta a diez años atrás, cuando estuvo a punto de casarse con su novio de la universidad, un cerdo que mientras Dora decidía si casarse o no con él, se follaba a la hermana de Dora. Eso le hizo no volver a confiar jamás en un hombre, y por eso no quiere atarse nunca a nadie, no quiere ser vulnerable, y perder el poder sobre sí misma. El problema más reciente de Dora es que trató de seducir a Luke, el que había sido su mejor amigo, y solo lo hizo para hacerle daño. Esta parte de la trama, cuando la autora la introduce de golpe, a mi me pareció muy brusca, muy fuera de lugar.

Si os soy sincera, tengo que admitir que una de las decepciones que he tenido con esta novela ha sido Dora. Durante la mayor parte de la novela no he podido soportarla. Me parecía fría, cruel, agresiva. No le veía nada bueno. Después, según avanza la novela, y Dora trata con Ian, hay algunos instantes en que nos deja ver que también hay cierta ternura en su interior, que no es tan imperturbable o insensible como parece. Pero... al final de la novela, Dora se vuelve más insoportable de lo que ya era.

Sobre la libertad sexual, pues estoy de acuerdo en que una mujer también tiene el mismo derecho que un hombre a hacer con su cuerpo lo que quiera. En eso no tengo nada que objetar.

Sobre los personajes secundarios... aquí viene otra de mis quejas. Noe Casado podría haberles sacado más partido. Apenas si nos ha dejado ver nada de ellos, supongo que eso también tendrá que ver con que de esos personajes Noe ya ha publicado sus propias historias, pero creo que los secundarios se merecían haber aparecido mucho más. Le habría aportado diversión, dulzura, y algo quizás especial a la novela. Matt y Wella, el hermano y la cuñada de Ian, me han caído muy bien, pero ha sido una pena que no salieran más. Representan un matrimonio feliz, enamorado, y muy activo sexualmente, además de imaginativo. Los otros personajes secundarios, como Tony (el amante de turno de Dora), o la enfermera (la amiga lesbiana de Ian), no han aportado nada a la trama.

Sobre el epílogo... pues es curioso, la verdad. He echado en falta dulzura, algún te quiero, ver a Ian y a Dora juntos... Sí, me ha hecho gracia saber que Dora está embarazada, me alegro mucho por ambos, pero... es en el epílogo cuando Noe Casado soluciona el conflicto Dora-Luke-Bianca, y sin duda... me he quedado a cuadros, y asqueada. ¿Qué pintaba ese beso entre Luke y Dora? ¿De verdad Dora se va a dejar comer por todo aquel que desee llevársela a la cama? ¿Y la reacción de Ian, tan mansito, tan "ay, cariño, cómo me va a gustar estar casado contigo"?

Aclaro: Bianca es la mujer de Luke, y en la escena del beso, no estaba presente.

Gracias a Goodreads, me he enterado de que esta novela, Dime cuándo, dónde y cómo, pertenece a una serie. La primera novela está protagonizada por Matt y Wella, la segunda por Luke y Bianca. Y esta tercera, como ya ha quedado claro, por Ian y Dora.


 
¡Un beso a todos! ¡Qué disfrutéis del fin de semana!
 
Mire - Mayu.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Os invito a dejar vuestra propia opinión. :D