Translate

7 de enero de 2014

Niyomismalosé de Megan Maxwell.


¡Hola a todos! ¿Qué tal estáis, queridos lectores? ¿Se han portado bien con vosotros los reyes?

Yo os traigo hoy la reseña de mi última lectura:

NIYOMISMALOSÉ de MEGAN MAXWELL:
 
Sinopsis:
Con veinte años una cree en princesas y en amores para toda la vida. Eso le pasó a Nora. Se enamoró de Giorgio y se casó con la idea de que había encontrado a su verdadero amor. A los cuarenta años ese supuesto amor, al que Nora había cuidado y ayudado a ascender en su carrera, sin pensar en el daño que le puede ocasionar, la deja por una mujer más joven y comienza una nueva vida.
De pronto Nora se ve vieja, gorda, con hijos, desfasada, sin trabajo y, lo peor de todo, cree que su vida ha terminado. Pero gracias a su mejor amiga, que es la positividad en persona y que la anima a asistir al gimnasio y a retomar las riendas de su vida, todo cambia. De pronto Nora abre los ojos y se da cuenta de que a pesar de que Giorgio la ha dejado, ¡sigue viva!
 
El destino, ese gran caprichoso que a veces nos amarga o nos endulza la vida, le depara a Nora muchas sorpresas. Sorpresas, amores e ilusiones que nunca imaginó, y todo ello envuelto en un magnífico highlander llamado Ian que entra en su vida dispuesto a no salir nunca de ella.
 
Después de leer Los príncipes azules también destiñen me apetecía volver a darle una oportunidad a Megan, pero... Niyomismalosé no me ha gustado. Sí, está bien, tiene sus momentos, pero a mi particularmente, no me ha hecho mucha gracia. ¿Y la única conclusión a la que he llegado? Que esta novela no es para mí.

Lo único que me atraía de esta novela era su protagonista masculino, Ian, un italiano-escocés asentado en España. Y sinceramente, Ian ha sido lo mejor de esta novela, sin ninguna duda. Todo un caballero.

Niyomismalosé es una novela que no me ha enganchado, por más que leía Megan no lograba conquistarme. No he conseguido meterme en la historia, creérmela, ni sentir algo especial por los personajes, ni por esta historia. Es más, si he terminado de leer esta novela ha sido por pura cabezonería.


Niyomismalosé es una historia entretenida, con sus buenos momentos, pero también con los malos. A veces peca de ser demasiado introductoria, pero también de querer hablarnos de demasiados personajes a la vez, y otras, se pierde demasiado en ese aire de drama y tristeza que sustenta esta novela. En otras ocasiones, es demasiado superficial, faltan diálogos, más chispa, más profundidad, escenas que habrían sido necesarias para esta novela, y no solo en el aspecto romántico, sino también en el familiar. Y he echado de menos ese factor interesante, y conmovedor que tenía Los príncipes azules también destiñen. Ambas novelas tienen elementos en común, sobre todo al principio, en ciertas ideas centrales, pero el desarrollo, el tono, incluso la forma de escritura, es completamente diferente.

He echado en falta esa emoción, ese cariño, esa emotividad, que desprendía Los príncipes. Esta novela también es una obra coral, pero es que si comparamos los personajes, en Los príncipes había algunos como Michael, Sasha, Tommy, Ollie, a los que era imposible no coger cariño, en esta ni los secundarios ni los principales son atrayentes, salvo Ian, y no todo lo que debería.


La protagonista indiscutible es Nora, ¿y sabéis qué? No me ha caído muy bien. Me parece una auténtica idiota. Una mujer que se conforma con las migajas de lo que los demás le ofrecen, y que después, tras el abandono de su marido y su inscripción en el gimnasio, empieza a volverse más independiente, y gana más autoestima, pero no la suficiente. Nora vive pendiente del qué dirán, le importa demasiado que los demás puedan murmurar sobre ella, y aunque jamás lo admitiría, es muy parecida a su madre. Ambas tienen ideas muy antiguas. Y no, no me ha caído bien Nora. Se pasa toda la novela haciendo el idiota. Sí, con sus hijos y amigos y familiares es estupenda, pero ¿dónde está eso de sentirse orgullosa de quién eres, de creer en ti misma, de darle una oportunidad al amor, y sobre todo... de cuidar ese amor si llega a ti? Nora se porta mal con Ian, siempre le está poniendo a prueba, siempre le está haciendo suplicarle. Primero porque se niega a salir con él porque... oh, ¿cómo puede salir una madurita con un chico que podría ser su hijo? Venga ya, ¡que exageración! La diferencia de edad entre Ian y Nora es de once años, sería imposible que hubiera podido ser su madre, y encima, Nora estuvo casada con un hombre once años mayor que ella, ¿en ese caso, la diferencia de edad no importaba? Después, le da una oportunidad a Ian, pero le hace prometer que será un secreto, con lo que acaba reduciendo la relación a encuentros a escondidas, y conversaciones invisibles. Después Nora rompe con Ian, porque ohhhh, ella es una madurita y su relación es un pecado. E Ian ahí está, siempre luchando por Nora, tratando de sostener una relación, una historia de amor, que en el fondo, solo parece querer él. Nora es exasperante, cabezota, y sí, también tiene sus cosas buenas, pero a mí no me ha caído especialmente bien.


El protagonista masculino es Ian, un agente secreto que trabaja de incógnito como entrenador personal en un gimnasio de Toledo. Ian no tiene el protagonismo que se merece, al menos no en el factor personal. Quiero decir que, sí, aparece en muchas escenas, pero es o porque sale con Nora, o porque sale en una escena de la trama policial, no porque Megan nos muestre su vida intima, sus encuentros con sus amigos, su familia. Ian no nos cuenta muchas cosas de su pasado, de Nora lo sabemos todo, incluso demasiado, pero de Ian no sabemos casi nada, solamente cuatro datos, y a mí este highlander me ha parecido lo más interesante de esta novela. Ian me ha gustado. En el fondo es un amor. Me gusta mucho este chico. Es fuerte, valiente, atento, detallista, y muy maduro. Y además, vive su vida con una actitud positiva, y sintiéndose orgulloso de todo lo que hace.


Además de todos los contras que tiene esta historia de amor por culpa de Nora, también tengo que añadir que para mí, han faltado escenas, momentos en esta relación, y muchos diálogos. Sí, ambos se enamoran, entre ambos hay mucha pasión, y sí, sonríes cuando al final acaban juntos, pero a esta historia de amor le ha faltado algo.

Respecto a los personajes secundarios... Tenemos a varios, pero solo se nos dan pinceladas de ellos. Y ninguno me ha despertado afecto, ni me ha robado una sonrisa tonta, o me ha provocado ternura. Muchos de los personajes, como la enorme familia de Nora y Chiara e Ian, están desaprovechados. Hay muchos personajes con un gran potencial, pero Megan no les ha dedicado las páginas que debería. En esta novela no ha habido grandes escenas familiares.

De entre los personajes secundarios, elegiría a Luca, el hijo mayor de Nora, y a Valentino, el hijo mayor de Chiara, que me han parecido dos jóvenes encantadores, que demuestran querer mucho a su familia, y sobre todo, a sus madres.


Las letras de Megan Maxwell tienen su punto, pero en esta novela no brillan como lo hicieron en Los príncipes azules también destiñen.


¡Un beso enorme a todos, y recordad, para gustos los colores!

Mire - Mayu.

1 comentario:

  1. Hola!

    He leído un par de libros de esta autora y no me convence. No sé, los personajes no me atrapan y las historias no me convencen. Me parece muy bien lo que dices sobre la protagonsita: cuando la diferencia de edad es con un hombre mayor no hay problema, pero cuando es al revés es algo vergonzoso. Eso me da pena porque se supone que estamos avanzando socialmente hacia la igualdad y estos personajes, aunque sean de ficción, siguen alentando estos prototipos. Que sí,lo entiendo, entiendo que si a mi me pasara algo así dudaría porque 11 años son 11 años......pero creo que hay cosas peores que una diferencia de edad ^^ Si un yogurín se interesa por ti, ¿por qué desaprovechar la oportunidad! solo se vive una vez je je je

    Mi conclusión:no pienso leer más libros de esta autora por mucho éxito que tenga, lo siento, hay muchos libros estupendos para leer y no se puede perder el tiempo.

    Un saludo!

    ResponderEliminar

Os invito a dejar vuestra propia opinión. :D