Translate

27 de marzo de 2014

MITSU NO YORU DE AYANO SAIJOU


¡Buenas noches a todos queridos lectores! ¿Qué tal estáis?
Yo os traigo hoy otra de mis reseñas pendientes, esta vez de una obra que me encantó, y que bueno, no lo he podido resistir, y ahora he vuelto a releerla. Es preciosa ♥♥.


MITSU NO YORU DE AYANO SAIJOU:
 

Después de leer Bokura no pink tengo que admitir que iba con pies de plomo con esta obra de Ayano Saijou, pero fue empezarla y dejarme llevar por la tormenta de emociones de esta increíble mangaka. Con  el tomo MITSU NO YORU, Ayano Saijou volvió a enamorarme. Y ahora que le he releído, os puedo decir que el embrujo ha sido mil veces mayor.


 

Entre las páginas de esta obra se esconden preciosas historias de amor, que me han llegado a lo más hondo del corazón, pero no solo eso, sino que también me han robado muchas sonrisas, me han hecho reír a carcajadas, me han hecho enamorarme de sus protagonistas y de sus historias de amor, y me han hecho olvidarme del mundo entero. Simplemente he quedado yo y esta preciosa obra, a la que no podía apartarle los ojos, y que tanta felicidad me estaba dando. Pero más que felicidad, lo que se esconde entre las páginas de esta obra es sensualidad, ternura, comedía, amor, naturalidad, es la vida misma pero contada de una forma exquisita.

Mitsu no yoru es una de mis historias favoritas de Ayano Saijou, es una preciosidad, y releerla ha sido una gozada. Últimamente no sé porqué pero siento que la tristeza me ahoga, que me está robando todo pensamiento positivo, y leer una obra como esta es curativo, te hace sentir bien, te hace valorarte y sentirte especial. Ese es el poder de Ayano Saijou en esta obra, te roba el corazón con estas historias de amor, pero sobre todo con esos personajes, que con su día a día, su ternura, su espontaneidad, su gran corazón, te hacen querer abrazarlos por siempre. De verdad que esta obra es muy bonita y merece la pena perderse entre sus páginas, y lo mejor es que cuando terminas de leerla, quisieras más, más de estas parejitas, de estos protagonistas, de esos personajes secundarios, de esas vidas hechas papel, letras e ilustraciones que se te meten en el corazón, y te llevan a releerlas una y otra vez, porque de verdad que entre estas páginas se esconde un maravilloso secreto, una esencia: el amor. Ese es el secreto de la felicidad. Amarse a uno mismo y amar a los demás, y soñar y soñar.

Esta obra es sencilla, cotidiana, muy natural, en ella no encontraréis elaboradísimas tramas, complejos ambientes, secretos misteriosos, pero encontraréis unos personajes reales, unas vidas que muy bien podrían ser las nuestras, y una ternura y un gran amor que... os hará reír, suspirar, y sentiros felices, encantados de perderos entre unas páginas que cuentan con tan bonitos elementos. Lo que más me ha sorprendido de esta obra ha sido su ternura, y las risas que he encontrado en ella. Creo que es una obra muy diferente de otras que he leído de Ayano Saijou, pero también es preciosa, y muy especial, y bueno, no sé que más decir. La he disfrutado mucho, me ha enamorado, y me ha hecho olvidarme de todo, pero no solo eso, me ha hecho sentirme amada, será porque de verdad he amado estas historias de amor, y sobre todo, a sus personajes. ♥♥

 
Y bueno, no puedo terminar esta reseña sin hablaros de las tres historias que he leído de este tomo:

1. Mitsu no yoru:

 


Esta historia me ha gustado, pero no tanto como las otras dos. Quizás es que esta me ha llegado menos, me ha sabido menos hermosa, y me han faltado muchas cosas. Entre otras, creo que para esta historia, justamente por el tema que toca, que es más complejo, debería haber tenido muchas más páginas.

Los protagonistas son hermanos, solo por parte de madre, pero son hermanos, lo que pasa que desde pequeños nunca se han visto como hermanos. Siempre se han tratado como si fueran novios. Chouko es la mayor de los dos, la preciosa muñequita que desde que nació el pequeño Yakou, cuidó de él. Y desde ese primer instante, jamás se han separado. Siempre han estado juntos, y los dos se aman.

Tratando un tema tan peliagudo como este, es inevitable que el drama sea un elemento más de esta historia, pero ese no es el verdadero drama de esta historia, no es lo que le roba horas de sueño y muchas lágrimas a la protagonista. No, Chouko es feliz de estar con Yakou, le ama, y quiere estar con él, pero lo que verdaderamente la hace sentir mal es no saber si Yakou la ama, o si solo es un juguete para él. La respuesta es sencilla, pero dado que Yakou es un chico muy reservado, no es hasta el final que trata de expresar esos sentimientos que ella le despierta. Para Yakou ella no es un juguete, una chica más, es la única mujer a la que ama, y todo su trabajo, y su dedicación, es para ella.



Ambos son muy jóvenes, y de ahí que a veces tengan problemas de comunicación, pues por miedo, los dos callan sus verdaderos sentimientos, sus dudas. Ninguno de los dos quiere perder al otro, y en el fondo, creo que los dos temen que el otro no les ame. Pero al final, ambos descubren que la comunicación es la clave, y que sí, los dos se aman.



En general la historia me ha gustado, personajes incluidos, y es una historia de amor, curiosa, pero me habría gustado que Ayano Saijou nos hubiera dejado ver más de los personajes, de cómo empezó todo, de cuando se dieron cuenta de que eran mucho más de lo que podían dejar entrever, y también de, ese momento en que los dos vuelven a estar juntos y aclaran un poco las cosas, me ha faltado saber más, que hubiera más palabras, más sentimientos cruzados, y por supuesto, del después. Para mí, esta es una historia de amor un poquito floja. Se centra en las dudas de ella, y la verdad es que al principio nos despista un poco, porque Chouko no es clara y nos hace creer que el problema es otro. Y me ha faltado poder ponerme en la piel de Yakou, saber que pensaba él, que sentía. Todo.


Y ahora sí, os hablaré de mis dos historias favoritas de este tomo, que son justamente las que me han enamorado, y las que me parece que son preciosas, las que me han robado mucho más que una sonrisa, el corazón. ♥♥


2. BOKU NO PINK:




Esta segunda historia me ha encantado, me ha enamorado. Es cercana, alegre, sensual, tierna, encantadora. Y muy cómica. Tremendamente dulce. He reído muchísimo durante la lectura de esta pequeña y maravillosa historia, me he sentido conmovida y enternecida, y me ha robado largamente el corazón con su derroche de inocencia y su profundo amor, un amor que no se centra solo en una parejita, sino que acoge toda una familia. Es una historia sobre la vida, sobre como a veces nos sentimos perdidos y ansiamos esa familia que quizás no pudimos tener, y también, sobre como otras personas que cuentan con una "familia" no se sienten como si formaran parte de una.

La protagonista es Momo, una joven increíble que siendo tan solo una niña perdió a sus padres, y desde entonces, solo ha anhelado una cosa, tener su propia familia. Por eso cuando el señor Samejima le ofrece un trabajo como madre ficticia de sus hijos, no duda un instante en aceptar el papel, el trabajo. No por el dinero, sino porque Momo de verdad anhela sentirse parte de una familia. Y el señor Samejima necesita a alguien capaz de unir a sus hijos, esa familia que solo se mantiene unida por el dinero, y que no comparten nada entre sí.

Sin duda, el argumento de esta obra me pareció de lo más original, y comprendo perfectamente porqué Momo aceptó ese papel, y sin duda, el desarrollo de la trama es una maravilla. Me encantó ver como gracias a Momo esos hermanos dejaban de sentirse tan perdidos y volvían a mirarse los unos a los otros. Poco a poco, todos vuelven a ser una familia, y Momo se convierte en una parte imprescindible de ella.

¿Pero quiénes componen esta familia? Samejima, el padre, un rico empresario. Ichirou, el mayor de los hijos, que también trabaja en la empresa del padre. Jirou, el hermano mediano, que trabaja como acompañante de mujeres. Y Saburou, que lidera una banda de rock.


    
 
 
Ninguno de los personajes se parecen entre sí, pero una vez que olvidas los prejuicios, todos son geniales, sobre todo Ichirou.  

Y os estaréis preguntando que de cuál de los hijos del señor Samejima se enamora Momo... pues del mayor, del más reservado, del que jamás se saldría del camino. Ichirou. ¿Y sabéis qué? Momo y él hacen una pareja preciosa. Una vez que superan sus diferencias y empiezan a conocerse, los dos se enamoran, y cada pasito ha sido mágico. En serio, es una historia de amor llena de ternura e inocencia, con una pizca de sensualidad.




Y bueno, desde el principio, yo ya sabía que estos dos tarde o temprano se iban a enamorar, pero lo que no me esperaba era las dos increíbles y amorosas personas que se esconden tras Ichirou y Momo. Ichirou es un amor, solo que los disfraza con mucha severidad, pero cuando empieza a dejar caer sus miedos y se muestra tal y como es, sorprende por su cercanía, y su inocencia. Y Momo, parece una muñequita, pero esconde tal fuerza y tal valentía en su interior, es tan positiva, que entran ganas de abrazarla. Bueno, Momo e Ichirou son una parejita que sí o sí abrazaría, les he adorado. Los dos son un amor en el fondo. ♥♥

 


Y los hermanos y el padre de Ichirou, son graciosísimos, y muy simpáticos, nada que ver con lo que parecían al principio.


3. KANOJO NO HIMITSU:

 
 
Sin duda, esta es mi historia favorita. Es una preciosidad, de principio a fin. Me ha encantado, estoy perdidamente enamorada de ella. Es tan diferente a cualquier otra que haya leído, y es tan tierna, tan dulce, tan sensual sin pretenderlo, tan maravillosa, tan graciosa, tan especial, que me deja sin palabras. Leerla me hace feliz, y pensar en ella también. Es una de esas pequeñas grandes historias que me hacen sentir magia. Es una historia sencilla, pero conmovedora, tierna, y divertida, y tan encantadora, que solo de pensar en ella me emociono.
 
 

Kanojo no himitsu me transmite una ternura enorme, y es una historia llena de fuerza, de vida, de corazón. ¿Cómo no dejar que me robe el corazón?

La protagonista es un amor, me tiene perdidamente enamorada, lo admito. Aiuchi me encanta, es adorable. Por su aspecto, parece la típica kogal, una de esas chicas rebeldes que siempre van por el mundo peleando, y que va, Aiuchi no es así. Es más, es ternura pura, un amor de chica. Es una chica tan pero tan conmovedora que es imposible no quererla desde el primer instante, por no hablar de que es muy divertida, de una forma muy inocente, y me encantan sus peculiaridades.

 
 
 
El otro protagonista es Kaichou, un joven sereno, serio, y que en un primer momento puede parecer muy duro, pero en realidad es muy amable, sensible, atento, cariñoso. Adoro a Kaichou, me he enamorado de él página a página, es increíble. Le amo. Solo me ha faltado que hubiera querido ver más y más de él, pero eso es porque es un personaje increíble, un chico digno del amor de la dulce Aiuchi.
 
 
 
Y bueno, esta historia de amor es mi favorita, ninguno de los busca un romance, pero no pueden evitar enamorarse perdidamente el uno del otro, y todo sucede con muchísima dulzura, con una inocencia y una ternura tan grandes que, sin palabras me quedo de nuevo. En serio, que bonita es esta historia de amor.




¿Por qué no habrá más? No quiero despedirme de Aiuchi y Kaichou, y de esas tortuguitas  que son el acompañante perfecto para esta obra pequeña pero divertidísima e increíble. ♥♥


♥♥ ¡¡Quiero más de estas dos historias de amor y de estas dos preciosas parejitas!! ♥♥


Respecto a las ilustraciones de mi querida Ayano Saijou, me han encantado, son preciosas, emotivas, divertidísimas, increíblemente tiernas, dulces, y muy sensuales. Las he amado. No son solo bonitas estéticamente, sino que además, transmiten muchísimo. Son una preciosidad ♥♥


Solamente me queda por leer la última historia que forma parte de este tomo, Ichioku no koi. En cuanto la lea, ya os diré que me parece. Estoy impaciente por saber si es tan bonita como sus compañeras de tomo recopilatorio.


En conclusión: La primera historia que compone este tomo, "Mitsu no yoru" es un poco complicada y me han faltado más palabras, y más páginas, que los personajes dieran más de ellos mismos, que la historia de amor fuera más, hermosa, sí. Pero la segunda y tercera historia que componen este tomo me han enamorado y me han parecido preciosas e increíblemente conmovedoras, divertidísimas, y especiales, lo tienen todo, ternura, amor, cercanía, sensualidad, y unos protagonistas que son unos amores, y que me han robado la sonrisa y el corazoncito. Adoraría poder reencontrarme con ellos ♥♥. Después de la desilusión que me llevé con la última obra que leí de esta mangaka, ha sido toda una suerte encontrarme con este tomo recopilatorio. Ayano Saijou ha creado un par de historias preciosas, sencillitas pero reales como la vida misma, e intensamente dulces. Y las ilustraciones, destacan aún más por las historias que las acompañan, son muy bonitas, y transmiten un montón de emociones, pero sobre todo, esa inocencia, y esa dulzura que me ha robado el corazoncito en "Boku no pink" y "Kanojo no himitsu". Sí o sí, pienso repetir con mi querida Ayano Saijou ♥♥


Un beso a todos,

Mire - Mayu.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Os invito a dejar vuestra propia opinión. :D