Translate

20 de mayo de 2014

Re-Reseña de Codicia (Ángeles caídos #1) de J. R. Ward


14/08/2012

Como todos sabéis, J. R. Ward es famosa por su saga de La Hermandad de la Daga Negra, pero también escribe bajo el pseudónimo de Jessica Bird. Pues bien, después de haber triunfado con La Hermandad, J. R. Ward ha decidido embarcarse en un nuevo mundo (aunque sin abandonar el anterior, por suerte), el de los ángeles caídos y los demonios.




Codicia es el primer libro de esta nueva saga, y en ella nos reencontraremos con un mundo que ya habíamos visitado, pero desde otra perspectiva completamente diferente. Volveremos a Caldwell, NY, pero no lo haremos de la mano de los guerreros vampiros, no, lo haremos de la mano de Jim, Vin y Marie Terese. Tres protagonistas impresionantes.

En este nuevo mundo, no es que los vampiros y demás criaturas paranormales hayan dejado de existir, no, pero no se habla de ellos, es más, los protagonistas desconocen la existencia real de ese otro mundo paranormal.

Eso sí, Marie Terese se encontrará por pura casualidad con Phury, un momento breve pero mágico, y disfrutaremos de la presencia de Trez, el mejor amigo de Xhex, la protagonista de Amante mío, de la saga de la hermandad. Es más, todos los que hayáis leído la hermandad, reconoceréis a Marie Terese, la que fue la madame del local de Revhenge. Y no podéis dejar pasar la oportunidad de conocerla de verdad.

Codicia es una novela que empieza pegando fuerte, que nos introduce en un mundo espeluznante, misterioso, oscuro, y esperanzador. Un mundo donde la vida, el alma, el cielo, y la paz, están en juego. Comienza una guerra entre ángeles caídos y demonios, y sólo unos pocos podrán dirigir la balanza hacia un lado o hacia otro.

Avisaros de que Codicia tiene 43 capítulos (más un prólogo) y Marie Terese y Vin DiPietro no se conocen hasta el capítulo 11. Y hasta ese momento, habremos vivido muchas cosas. Es más, hasta este capítulo, las narraciones que predominan son las de Jim, nuestro ángel salvador con pasado de chico malo.


20/05/2013

Llevaba semanas detrás de Codicia, me apetecía releer esta novela, quería volver a reencontrarme con Jim, Marie, Robbie y Vin, pero sobre todo, quería refrescar mi memoria para poder leer Deseo en cuanto esté disponible en la biblioteca.




Leí Codicia en 2012, y aunque no fue una novela espectacular, si recuerdo que me encantó y que me encandiló por sus protagonistas: Jim, Marie y Vin. Y por lo refrescante que se me hizo. Este nuevo mundo que Ward había creado me sorprendió, y me gustó mucho. En ciertos aspectos, no era decididamente original, pero en otros me parecía innovadora, sobre todo por los temas que tocaba y por las ideas que reflejaba esta novela. Sigo defendiendo esas ideas, eso no ha cambiado, pero el resto no me ha gustado tanto.

Esta relectura se me ha hecho algo lenta y a ratos me ha costado tirar de ella. No sé, hay una parte de la trama que juega al despiste, y que solo hace entorpecer esta lectura, en serio, si una novela ya cuenta con bastante drama, y en esa historia de amor, ya hay suficientes obstáculos, ¿por qué ponerle más? Eso referente al tema Saúl. El resto de la trama, en general se podría decir que me ha gustado, pero se me ha hecho francamente lenta y muy introductoria, nada refrescante. Y clarísimamente, me he quedado entre emocionada, feliz por haber terminado la relectura, impaciente por leer Deseo y catar mas de mi sexy ángel caído, Jim Heron, y también, decepcionada e insatisfecha.

Quería mas fantasía en esta obra, quería saber más del don de Vin, y de cómo le va a afectar ahora que por fin se ha librado de la posesión del demonio, y también quería saber porque hubo un punto en su vida en que dejó de tener ciertos dones como la telepatía y el control atmosférico y si esos dones iban a volver. También me he quedado con ganas de saber más sobre este mundo angelical del que Ward apenas nos da unas pinceladas. Entiendo que la acción de la novela, esa guerra abierta con Devina, no daba demasiado tiempo a resolver muchas cuestiones, pero me he quedado con muchas preguntas sin resolver, entre otras, que por que estos ángeles caídos no tienen alas. Habría sido maravilloso ver a Jim con ellas, sobre todo hacia el final, donde considero que este guerrero se las ha ganado.

El tema de la prostitución... Ward lo ha llevado con mucha delicadeza, bueno, en realidad, es que ha pasado de puntillas sobre este tema. Que quede claro que una mujer, por ser prostituta no es peor que otra, es una mujer con valor, con dignidad, y que se merece otra vida, cierto, porque a veces tiene que ser una profesión muy dolorosa. No ya solo físicamente, sino también emocionalmente. Y también porque la sociedad tiende a olvidarlas o a dejarlas a un lado, como avergonzándose de ellas, y me parece muy injusto. Lo que ellas hacen no es un pecado, ¿por que el ser humano tiene que ser tan cruel? Quizás si de verdad se las cuidara y se las respetara, ellas no tendrían que vivir esa vida, y no tendrían que sentir miedo a cada minuto.

Marie Terese, la protagonista, es prostituta, las circunstancias de su vida, muy trágicas, le han llevado a esa profesión, y ella trata de sobrellevarla como puede. Sinceramente, me ha dado mucha pena porque no solo tenía que lidiar con mil factores de su vida personal y de su trabajo, sino que también tenía que cargar con su conciencia cristiana. No era solo el mundo el que la trataba mal, ella también se trataba a veces mal a sí misma, creyéndose indigna y corrompida. Marie Terese no es una pecadora, se equivoca. Como muy bien deja claro J. R. Ward el pecador es aquel que solo esconde oscuridad en su corazón, no una mujer que se enfrenta a la vida con absoluta valentía, y en el caso de Marie Terese, cuando todo lo que hace, es para proteger a su hijo. Pero como digo, Ward ha pasado un poco de puntillas sobre este tema.

Con los chicos no le pasa, con ellos jamás duda en narrarte un encuentro sexual, y me da mucha rabia, porque no me gusta ver a mis protagonistas acostándose con otras personas que no sean las futuras heroínas, ¿para que una escena como esa? ¿y por que con los héroes no se corta un pelo y con ellas si? ¿Por qué ellas quedan mal si son sexualmente activas y a ellos parece que hay que aplaudirlos? Que si, que entiendo que todos sus héroes son muy machotes y las féminas se vuelven locas con solo olisquearles, pero en serio, ahí Ward me tiene hasta las narices. No quiero más escenas de ese tipo. Y encima en esta, hay el doble de ese tipo de escenas. Devina, el demonio, se acuesta con ambos chicos, y es todo como muy, repugnante, y como era una relectura, me he saltado esas dos escenas, y luego más adelante, también tenemos una escena donde Devina viola a Vin. ¿Hace falta ser tan cruel?

Codicia se me ha hecho una lectura lenta, y no es que yo leyera despacio, es que se me hacia inconstante, a veces me enganchaba y a veces me desenganchaba. Con Ward me suele pasar que los principios se me hacen densos y aburridos, lo admito. No soy yo su mayor fan. Pero después, una vez que nuestros protagonistas se encuentran, por lo general la novela me atrapa. Pues con esta no me ha pasado eso, si he notado una mejoría entre el antes de encontrarse Vin-Marie y el después, pero no ha sido tanta. Quizás porque Devina estaba siempre por ahí, en una forma u otra, molestando y entorpeciendo a la parejita, Vin y Marie. Sin contar los otros elementos paranormales que tampoco se lo ponían fácil a los protagonistas.

He echado en falta, en cuanto a la historia de amor, mayor intensidad emocional. Siento que es una historia de amor un tanto precipitada, a la que no se le da el mimo ni el tiempo ni las escenas necesarias para sonar maravillosamente adorable. Si, es una historia de amor bonita y cargada de mucha tensión sexual, y de una pizca de sentimentalidad, pero le ha faltado mucho más tiempo, para poder profundizar en la relación y hacerla más real y más.... especial, porque aunque Vin y Marie hacen una bonita pareja, y su historia de amor, por las circunstancias, no deja de ser peculiar, también es sencilla y normal. Les ha faltado más chispa y conmoverme más y hacerme suspirar más cuando les contemplaba juntos. Les ha faltado enamorarme. Pararse a sentir más al otro y no volcarse tan rápido en el sexo, ir más despacio, y amar lentamente.

Por lo general, ambos hacen una pareja bonita, y no os engaño, me encanta que estén juntos, pero sé que Ward podría haber hecho mucho más por esta historia de amor. He leído otras novelas suyas, como Amante oscuro y Amante desatado, donde las historias de amor son preciosas, y muy bonitas, y los personajes te roban el corazón. Así que en el fondo me da rabia porque sé que Ward puede hacerlo mucho mejor. Si Ward me dice que va a hacer una segunda novela de Vin y Marie la leería, sobre todo si promete ponerme más del corazón de ambos en ella. ¿Existirá alguna vez esa novela hipotética?

Eso me lleva a otro personaje que debería haber sido clave en esta novela y que no lo ha sido, Robbie, el precioso hijo de Marie. ¿Por qué no sale más en la novela? Como lectora, cuando leo una novela romántica (por muy de fantasía que también sea) donde uno de los protagonistas tiene un hijo, espero que dicho niño tenga un papel importante durante la novela. En cambio Robbie, por una circunstancia o por otra, apenas sale, y no comparte más de tres/cuatro escenas con Marie. No dudo de que madre e hijo se aman, y mucho, pero me ha hecho falta momentos, instantes que no existen en la novela, de ambos. ¿Y con Vin? Pues Robbie y él no se conocen hasta el final de la novela, así que no llega a surgir un sentimiento entre ambos, no hay un desarrollo de emociones, no podemos saber cómo ve Robbie a Vin o Vin a Robbie o si los dos llegan a forjar un lazo de padre e hijo, y en serio, me da rabia, porque eso era algo que pedía la novela, con lo que ya cuentas, y no se da.

Por último, admitir que con esta relectura, no me he encariñado tanto como la primera vez con los personajes principales, no he conectado mucho, pero aún así, el elenco de personajes es bueno, y cada cual tiene una personalidad muy marcada, y un misterio que les rodea. Los mas especiales son Jim y Trez, a los que adoro, y por los que siento predilección, son mis favoritos.

Y ahora si... os dejo con los personajes tan peculiares de esta novela, que aunque no me han enamorado, se merecen muchas cosas buenas, sobre todo Jim, Trez, Robbie, Marie, y Vin.


14/08/2012

- MARIE TERESE:
 

Esta impactante mujer de pelo negro, ojos azules, rostro de ángel, y cuerpo de diosa, esconde muchas cicatrices en su alma.
 
Trabaja como prostituta en el Iron Mask, el local de Trez, después de que el ZeroSum (el local de Revhenge) desapareciera. Y su trabajo no la hace precisamente feliz. Para ella, cada día supone un castigo. Odia tener que entregarse a esos desconocidos, se siente sucia por dentro. Vive bajo un continuo tormento, pero siente que se lo merece, pues una vez creyó en el cuento de hadas de príncipe se enamora de princesa y son felices para siempre y este cuento le dio un escarmiento.
 
Su verdadero nombre es Gretchen, pero desde que huyó de ex marido, junto a su pequeño Sean, tuvo que buscar una nueva identidad para ambos, y debió reinventarse a sí misma. Ahora se hace llamar Marie Terese (pues ella es católica), y su pequeño se llama Robbie, y ambos viven bajo el temor constante de que les encuentren y les hagan daño.

Marie Terese no confía en nadie, pero no tiene tiempo para sentirse sola, o para compadecerse de sí misma, pues su vida es frenética, y casi no tiene tiempo para respirar.

Marie Terese es una mujer de 31 años muy fuerte, llena de coraje, que lucha por su pequeño como una leona. Es una madraza. Es dulce, pura, gentil, cariñosa, es una belleza, y esta belleza suya proviene de su alma. Es una mujer increíble, que se merece perdonarse a sí misma, que se merece encontrar el verdadero amor, que se merece poder dejar de vivir con miedo.


- VIN S. DiPIETRO:
 


Este sexy y pecaminoso hombre moreno, de ojos impactantes, tremendamente alto, y cuerpo escultural, esconde un pasado trágico y del que aún hoy en día huye.

Sus padres eran alcohólicos, y se peleaban a diario. Su padre desconfiaba de todas las mujeres, y su madre se sentaba en el sofá y se pasaba el día fumando y bebiendo. Y mientras tanto, ambos pegaban a Vin y le hacían odiar su vida, su pobreza, y su mala suerte. Eso sin contar sus extraños episodios paranormales. Vin podía hacer cosas que los demás niños no, y por ello era insultado y maltratado también en el colegio, aunque su mayor pesadilla era ese “don” de predecir las muertes.
Para acabar con estos episodios, Vin visitó en su adolescencia a una “adivina” (que en realidad era Devina, el demonio disfrazado) y llevó a cabo un ritual. Tras llevarlo a cabo, sus padres murieron, y Vin se metió en el mundo del tráfico de drogas, y después en la construcción. Sin escrúpulos, con la codicia gobernando su corazón fue amasando muchísimo dinero.

Y ahora, a sus 37 años, está comprometido con la modelo Devina, una mujer a la que “conoció” ocho meses atrás y con la que comparte dos cosas: el interés por el dinero, y el desprecio por los sentimientos, las emociones y los actos buenos y desinteresados. Devina alimenta su ansia de poder, su codicia, su infelicidad. Pero ya por si mismo… es alguien con quien no quisieras cruzarte.

Tras conocer a Jim, el hombre que va a salvar su alma, Vin descubre que todavía hay algo bueno dentro de él, aunque no sea el corazón, pues no cree poseer ninguno.

Jim le lleva al Iron Mask, y es allí donde conoce a Marie Terese. Nada más verla, sabe que esa es su mujer. Se enamora al instante. Perdidamente. Completamente. Y descubre que tiene un corazón, y comienza a vivir la vida desde este nuevo foco. El amor le cambia la vida, o más bien, Marie Terese. Con ella comienza a ser otra persona, una que si que se merece la felicidad, que merece encontrar la paz, el amor, y demás.

Desde que se encuentra con Marie Terese, Vin comienza a avergonzarse de quién ha sido, y lucha por cambiar eso, se propone a si mismo ser una buena persona, ser mejor, y se entrega fielmente a esta lucha. Destapa todas esas heridas escondidas en su alma, y descubre que tiene dentro auténtica bondad.

De ese capítulo 11, Vin es un hombre fuerte, sensual, cariñoso, dulce, atento, fiel, leal, compasivo, luchador, valiente, vulnerable, protector. Alguien que te conmoverá. ¿Incomprensible? Pues no, al menos no una vez que le veáis con Marie Terese. Entonces os resultará imposible no quererle.

Desde ese cruce de miradas, Vin se convierte en alguien muy atrayente, muy seductor, con emociones que rugen dentro de su pecho, y con un amor infinito por Marie Terese y su pequeño que cautivan enormemente.

Vin hará todo lo posible por superar sus miedos, confiar en la mujer de su vida, y luchar contra el mal.

- JIM:

 

Jim es el protagonista de esta saga, y es increíble.

Este morenazo de ojos azules es irresistible, y se gana el afecto del lector prácticamente desde la primera página.

Jim perdió a su madre de la forma más dura, y esto le llevó a un mundo de venganza, en el que el ejército le utilizó para sus misiones de asesinato secreto. Después de tantos años, Jim ha perdido su espíritu de venganza, y está cansado de su vida, de tanta muerte y desolación. Para ello ha abandonado el ejército, y ha decidido reinventarse a sí mismo.

Ahora, a sus 40 años trabaja como albañil para Vin, y vive en un pequeño garaje sin muebles ni objetos personales salvo sus armas, y sus trágicos recuerdos.

Y de repente, un día, tras una noche de la que se arrepiente profundamente, Jim muere. Y se convierte en un ángel caído.

Pero lo único que le hace aceptar volver “a la vida” como un ángel salvador, es la esperanza de que su madre no pierda su sitio en el cielo.

Desde ese momento Jim debe luchar junto a sus “compañeros” Adrian y Eddie por cambiar la vida de Vin, por acercarle a Marie Terese, y por vencer a Devina, a la que tarda en ver como verdaderamente es, un demonio repugnante, malvado y sin escrúpulos.

Adoro a Jim, este tipo duro esconde un corazón roto y lleno de amor pero no es coherente que se acostara con Devina. Es algo que no encaja ni en el comportamiento habitual de Jim ni en su forma de ser. Pero entiendo que Ward "fuerza" este hecho para así tener agarrado de los huevos a Jim, porque... ¿qué mejor que ponerle las cosas difíciles al héroe de esta saga? ¡J. R. Ward, a veces te pasas y MUCHO con tus protagonistas!

Jim es un hombre vulnerable, fuerte, sexy, simpático, parco en palabras, leal, y tiene un corazón enorme, y es luchador, valiente, y en Codicia, al igual que Vin y Marie, también deberá afrontar su propia encrucijada. Tras llegar al final de esta novela, puedo decir que me siento tremendamente orgullosa de Jim, y que le tengo un cariño muy especial. Me encanta. Demuestra que puede ser un amigo increíble, y que tiene un corazón gi-gan-te.


Respecto a los personajes secundarios más importantes:

- Trez:

Es amigo de Marie Terese y el dueño del club Iron Mask. Este guapo afro-americano es un hombre dulce, gentil, afectuoso, protector, generoso, conmovedor, y que me ha dejado derretidísima. Me ha encantado conocerle mejor, y estoy deseando leer su novela, la número 13 de la Hermandad de la daga negra *cruzo los dedos porque Ward no le rompa demasiado el corazón*.

- Robbie:

Es el hijo de Marie Terese. Tiene siete años, pero lo único que conserva de su esencia de niño es su adoración por Spiderman. Y seguramente esta adoración provenga de su necesidad de encontrar seguridad para él y para su madre, de necesitar un héroe en sus vidas. Robbie es un niño adulto, que no habla jamás de su pasado, y que ama con todo su corazón a su mamá. Robbie es increíble. Y me ha emocionado profundamente.

- Adrian, Eddie, Nigel, Colin, Bertie, y Byron:

Son los aliados de Jim en esta guerra contra el mal. Los que más aparecen son Adrian y Eddie. Adrian es un camorrista, un motero con el que Jim se lleva fatal. Y Eddie es pacífico, y muy controlado emocionalmente. Ambos serán grandes aliados para Jim, aunque traten de desvelarle los secretos a cuenta gotas.

- Devina:



Devina es un demonio de aspecto espeluznante, que se enmascara tras los cuerpos de mujeres, hombres o animales (las serpientes son sus preferidas). Para esta ocasión escogió el cuerpo de una mujer. Utiliza su sexualidad para cerrar los pactos. Es mala, mala, y más que mala. Es horripilante, escalofriante, y malvada hasta decir basta. No la soporto. Es horrible. Y adora provocar terror en sus víctimas. ¬¬.




¿Os atrevéis a entrar en este mundo liderado por el sexy ángel caído Jim Heron?


¡Os quiero lectores!

Mire - Mayu.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Os invito a dejar vuestra propia opinión. :D