Translate

1 de mayo de 2014

Santuario de Nora Roberts.


¡Buenas noches a todos queridos lectores! ¿Qué tal estáis?

Yo os traigo una reseña de una relectura que he hecho llevada por un repentino impulso. La obra de la que os voy a hablar es:

SANTUARIO DE NORA ROBERTS:




No me acuerdo cuantos años hace que leí esta novela, (entre siete y ocho años) pero mi conclusión final fue que me pareció una novela tan triste y angustiante que no me gustó. Por aquel entonces, ya había leído a Nora Roberts, así que fue la primera decepción que me llevé con ella. Y casualidades de la vida o no, el otro día encontré otra vez esta novela en la biblioteca, y en un arranque de ¿locura? pensé "¿por qué no le vuelvo a dar una oportunidad?"

Últimamente he empezado unas cuantas novelas y ya sea por una razón o por otra, no he podido con ellas y las he abandonado. Como dice mi adorada amiga Inés que me encanta decir "le dejo esos libros a las personas que puedan amarlos". ¿Os estáis preguntando que por qué os cuento esto? Pues porque uno de mis últimos libros abandonados fue El guardián de Nicholas Sparks. Y esta es una novela parecida a Santuario, pertenece al mismo género, y las dos tienen a un psicópata persiguiendo, acosando y aterrorizando a la protagonista. Pero Santuario, aunque con peros, si me ha gustado ligeramente, y El guardián no. Y esta es una gran ironía, algo que me ha sorprendido, porque cuando leí por primera vez estas novelas, me encantó El guardián y no soporté Santuario, y ahora Santuario la he tolerado y El guardián la he aborrecido.


Santuario me ha gustado, aunque con peros, y debo admitir que por poco abandono esta lectura. Santuario tiene escenas horribles que me han encogido y retorcido el corazón, crueldades y maldades que habría preferido no ver plasmadas en el papel. Ha habido momentos durísimos, donde lo único que yo quería era tirar esta novela por la ventana, y alejarme de todo lo que Nora Roberts me estaba contando. También ha habido otros momentos muy densos, donde seguir leyendo era una tarea pesada, esas escenas no han ayudado precisamente a esta novela. Pero también tiene otras escenas donde la novela en verdad me enganchaba, donde la familiaridad y la ternura y ese toque romántico y sensual, y ese conflicto emocional entre los personajes, me gustaba. Para mí, esta es una novela difícil, porque lo mismo tiene escenas muy buenas, como escenas muy malas. Quizás los amantes de este tipo de novela puedan disfrutar más de ella.

Os voy a ser muy sincera, entre mis planes no está volver a releer Santuario, pero no me arrepiento de haberle dado una nueva oportunidad. Aunque obviamente no puedo decir que me haya enamorado de esta novela. Es obvio que no y ya sabía que no sucedería. Pero echaba mucho de menos leer a Nora Roberts, y bueno, aunque fuera con Santuario, quería reencontrarme con ella. Nora Roberts es la autora romántica de la que más libros he leído, unas cuarenta novelas, y si he leído tantas, es porque en verdad me gusta, y como hacía ya muchísimo tiempo que no la leía, quería volver a paladear sus letras. Quiera o no, Nora Roberts siempre será una autora a la que le tendré mucho cariño y por lo general, disfruto leyéndola. Con Santuario he disfrutado a ratos. No todo el tiempo, pero si a ratos, si en momentos dulces, sencillos, cercanos, familiares, y sensuales, aunque no en momentos trágicos, crueles, angustiantes, y misteriosos.

¿Os cuento más de Santuario?


1. Esta es una obra coral, no hay un único protagonista, hay numerosas voces que conforman esta novela. No solo narra Jo, o narra Nathan, o narra el malo, también narran Sam, Kate, Kirby, Brian, Giff, y Lexy. Todos ellos tienen su propia voz en esta novela, y están increíblemente bien perfilados. Y al ser una obra coral, no solo encontrareis una historia de amor sino tres, la de todos los hermanos Hathaway y sus respectivas parejas.

Me ha gustado que esta fuera una obra coral, eso le ha dado frescura a Santuario. Y también ha hecho que los personajes sean más cercanos y profundos.

2. Los personajes:

Jo Ellen ha sido mi personaje favorito, me gusta mucho. Jo Ellen tiene 27 años, es una famosa fotógrafa, y vive en Nueva York, mientras que su familia reside en la casa familiar, Santuary, en una pequeña pero exótica isla de Georgia.

Jo Ellen es una protagonista que va madurando con el paso de las paginas y he adorado cada virtud y cada defecto de ella. Jo me encanta. Es una protagonista fuerte, independiente, luchadora, reservada, introvertida. Es una mujer buena y que, a raíz de ciertos hechos, no confía y no cree en nadie. Hace años rompió todos y cada uno de los lazos que la unían a su familia, y ahora que alguien la persigue, Jo cae en una depresión, un estado emocional frágil y vulnerable, que la hace encerrarse aun mas en sí misma, pero también necesitar del refugio de sus seres queridos. Jo Ellen puede ser contradictoria, pero me gusta mucho la complejidad de su personalidad. Además, muy en el fondo, Jo Ellen es un amor y necesita que la amen y la quieran. Y cuando se reencuentra con cierto chico de su infancia, no puede evitar sentirse profundamente atraída por él, y por esa sonrisa descarada y ese aire encantador.
 

Nathan tiene 29 años, trabaja como arquitecto y está divorciado. Recientemente encontró algo atroz entre los papeles de su recién difunto padre, y por eso se ha trasladado desde Nueva York, hasta la isla Desire, para rememorar el verano en que Annabelle, la madre de los hermanos Hathaway desapareció, y para enfrentar la verdad de lo que en realidad sucedió.

Nathan es imperfecto, quiero decir, que él no es todo virtudes, pero realmente, por lo general me cayó bien, bueno, más que eso, me resultó encantador. Nathan es reservado, pero de esa forma en que no se nota, porque siempre, hace sentir a gusto a los demás, y les ayuda a relajarse y abrirse. Nathan es francamente encantador, divertido, natural, sexy, leal, amoroso. Nada mas reencontrarse con Jo Ellen, se enamora de ella, y se esfuerza, por conquistarla, aunque sin resultar excesivamente atento e insistente. Lo que siente por Jo es algo precioso.

 
Brian es el hermano mayor de Jo Ellen. Tiene 30 años y es cocinero en Santuary, su hogar familiar, y una conocida posada para los turistas.

Brian es un amor. Es trabajador, leal, generoso, compasivo, sexy, y adorable. Esos son sus puntos fuertes. ¿Sus otros puntos? No confía en nadie y tampoco cree en nadie. Ama a su familia pero no se siente amado por ellos, y tampoco respetado y valorado, y mucho menos, apoyado. Y no, no cree en el amor, y con razón, y desde que era pequeño teme que querer a alguien sea el primer paso para perderla.

Me ha gustado mucho Brian, es adorable. Y muy sexy. Y hace unos dulces y unas comidas riquísimas. Me encanta verle cocinando, bromeando, serio, o dejándose seducir por su doctora favorita. Y es sorprendente verle enamorado, a pesar de todos sus miedos y cautelas, y me ha encantado como no duda en entregar su corazón. El es mi segundo personaje favorito.


Kirby tiene 28 años, es la nieta de la difunta señora Fitzsimmon, y hace un año que ha heredado una casita en la isla de Desire, donde ha montado su propio consultorio médico.

Kirby es una mujer simpatiquísima. Es alegre, cercana, sensible, leal, extrovertida, seria, y tiene un don para tratar a las personas, pero no solo para curarlas, sino también para hacerlas hablar y para hacerlas sentir bien desde el corazón. Kirby me ha gustado mucho. Es la típica protagonista Roberts, mujer fuerte, independiente, y que ama impetuosamente, aunque hay un detalle que no encaja con ese prototipo. En cierto momento de la novela, descubrimos que Kirby no buscaba en Brian el amor, aunque eso no evita que se enamore de este sexy y delicioso chico.


Lexy es la hermana pequeña de Brian y Jo. Tiene 23 años y su sueño es ser actriz, pero de momento, ha vuelto a casa, y trabaja como camarera en Santuary. Al final de la novela empecé a tolerar a Lexy, pero la verdad es que no me cae bien. Se pasa la vida interpretando mil papeles y es difícil descubrir que parte es ficción y que realidad. Lo que deja claro es que.... si, en el fondo es una buena persona, una chica que ama a los suyos, pero es muy egoísta y caprichosa, y enfadica, y es de ese tipo de chicas, engreídas y astutas, que se jactan de estar buenas y se acuestan con muchos chicos y no soporta que nadie le dé un no por respuesta, y utiliza sus "encantos" para salirse con la suya. Y justamente, la horma de su zapato, es Giff, el chico que siempre ha estado enamorado de ella, pero que nunca se ha dejado manipular o engatusar por ella. Y eso la crispa pero también... la excita.


Giff es otro de mis personajes favoritos, y sinceramente, no creo que Lexy esté a su altura. Giff es todo un hombre y merece muchísimo. Yo le adoro y Lexy es verdaderamente estúpida por haberle hecho sufrir tanto. Giff es muy, pero que muy paciente. Tiene mucha madurez, y es increíblemente comprensivo y luchador. También es muy varonil y encantador. No es el típico mujeriego, es un hombre con experiencias, pero también, que sabe que Lexy será algún día suya y está dispuesto a esperar por ella y llegado el momento, a enamorarla, pero no a cambiar su forma de ser o a ser el títere de nadie. Giff trabaja en Desire como hombre de mantenimiento, pero entiende de todo, sabe arreglar muchísimas cosas y además es lo bastante inteligente como para hacer buenos planos constructores y sin tener nociones de arquitectura.


Sam es el padre de los Hathaway, es un hombre serio, reservado, callado, nada afectuoso, y que dedica su tiempo a proteger su isla. Lleva veinte años odiando al que fue el amor de su vida, Annabelle, por haberlos abandonado, pero todo ese odio esconde un amor que le rompió el corazón, a él y a sus hijos.


Annabelle fue asesinada pero ese es un secreto que muy pocos conocen. ¿No ha llegado ya la hora de descubrir la verdad y llorar a Annabelle? Me rompe muchísimo el corazón lo que le pasó a la pobre Annabelle, y es jodidamente doloroso que en Santuario, la historia se repita.


Kate es la prima de Annabelle y lleva veinte años cuidando de Santuary, y de todos los Hathaway. Es una mujer serena, bondadosa, compasiva, luchadora, fuerte. Kate me ha gustado mucho. Es la "tía" perfecta y adoro como siempre está luchando por cuidar a todos sus seres queridos y por unir esa familia desestructurada y casi hecha pedazos.

3. Me gusta como ha manejado Nora Roberts los conflictos familiares entre esta familia, aunque me habría gustado que hubiera llegado a profundizar más, porque en muchos momentos se ha quedado corta, lo ha resuelto todo demasiado fácilmente, y es una pena, porque así no es tan creíble ni tan coherente ni tan emocionante como debería. Le ha faltado poner mucho más de su parte en este sentido.  

4. Las tres historias de amor me han gustado, aunque no puedo decir que me hayan enamorado. Son historias de amor sencillitas, tiernas, con un toque dramático y conflictivo, y con grandes dosis de atracción sexual. Las tres parejas tienen sus momentos, dulces, románticos, sensuales, y dolorosos. Se escuchan, comparten momentos, se pelean, cometen errores o desafiando al dolor siendo firmes, se reconcilian, y... se aman. No puedo decir que me haya emocionado mucho con estas historias de amor, aunque sí que me han gustado, pero les ha faltado más intensidad, más profundidad, mas mimo y dedicación, y más paginas. Si no tenemos en cuenta un par de escenas desagradables, mi pareja favorita han sido Jo y Nathan, pero en el fondo, según avanzaba la novela, ese puesto se lo robó la parejita que hacen Kirby y Brian.

5. La ambientación, podría ser más... real, estar mejor, pero es lo bastante buena como para hacerse una idea de que los protagonistas residen en una pequeña isla, salvaje y natural. Le han faltado más toques, más detalles, más.... no narraciones, pero si hacerte respirar, sentir la isla, una ambientación más lograda.

6. Nora Roberts sabe dosificar el misterio, el miedo, en esta novela. Pero la verdad es que ha sido un elemento angustiante y doloroso, irrespirable. No ha habido un segundo en que no tuviera un nudo en el pecho, en el que el miedo, y la crueldad, no me hicieran sentir rota.

7. ¿Las letras de Nora Roberts? Pues estoy acostumbrada a que su prosa me resulte ligera, fresca, y bonita, y aquí tiene pocos toques de eso, y el ritmo, es inestable, a veces demasiado denso o muy espeluznante.


Santuario me ha gustado ligeramente, más que por la novela en si, por sus personajes buenos y por el toque familiar, y eso ha sido lo que ha hecho que esta novela pase de un suspenso a un aprobado raspado.

¿Os recomiendo Santuario? A quien le gusten las pequeñas historias de amor aderezadas de sexo y drama, los conflictos familiares, las obras corales, y los thriller de misterio y psicópatas, esta es su obra.


¡Os quiero lectores!

Mire - Mayu.

1 comentario:

  1. Tenía en mira comprar este libro, pero soy más de lo empalagoso romántico que con lo dramático. Me encanta Nora, he leído todo lo que ha caído en mis manos, algunos fueron buenos, otros pura chachara.. Pero este en particular aunque me parece interesante por el panorama familiar, no me incita tanto a comprarlo por el drama-drama ahora que te leo. Es genial que haya leído la reseña, me salvo de hacer una compra que me arrepienta.
    <3

    ResponderEliminar

Os invito a dejar vuestra propia opinión. :D