Translate

25 de mayo de 2014

THE GIFT DE KARLI PERRIN


¡Buenas noches a todos queridos lectores! ¿Qué tal estáis?
Yo os traigo esta noche una reseña que tenía pendiente desde hacía unos días...

THE GIFT DE KARLI PERRIN:



Hacía semanas que The gift estaba en mi estantería, y estaba impaciente por leerlo, pero también temía que no me gustara. ¿Y sabéis qué? Ya lo he leído, por fin, así que... ¡adiós dudas! The gift me ha gustado mucho, es un relato maravilloso, deliciosamente divertido, cargado de positividad, es una pequeña joyita, y es una delicia, y ojalá Karli Perrin se compadeciera de mí y escribiera más de esta historia de amor, porque de verdad, es muy bonita y chispeante, es increíble, y los protagonistas me han conquistado, Imogen y Blake son un amor, y no he podido evitar adorarles, desde la primera hasta la última página, ¿y qué queréis que os diga? Quiero más de ellos. Y de Karli Perrin, y de esta divertidísima historia de amor. 

The gift es un relato deliciosamente divertido, es especial, esconde entre sus páginas una historia emocionante, conmovedora, pero sobre todo, llena de encanto, y tiene algo que la hace única, todas esas risas que esconde, todo ese buen rollo, un sentimiento profundamente tierno, y lleno de fe, y muy positivo. Hacía tiempo que quería leer una historia como esta, que no solo me entretuviera, sino que también me pareciera bonita, encantadora, y sobre todo, que me robara el corazón por tantas risas, por tantas sonrisas. Esta pequeña historia de amor está cargada de mucha fe, de una esperanza tan potente, de una dulzura tan grande, de una buena dosis de amor por la vida, y de amor por el amor, que a mí me ha sabido maravillosamente bien, ha sido como bañarse bajo el sol.

He disfrutado mucho de esta historia de amor, pero sobre todo, de esos protagonistas, y de la química indiscutible y explosiva que comparten. ¡Ya era hora de que una parejita me robara el aliento desde su primer encuentro! Y todo ello ha sido gracias a Karli Perrin y sus enormes ganas por hacer feliz al lector, por entregar una sencilla y cotidiana historia de amor, pero cargada de eso que solo hace falta para que una se enamore: magia. Química a raudales. Y risas para dar y repartir.
 
Tampoco quiero decir que The gift sea un relato perfecto, porque no lo es, no es una historia diez, pero eso se debe a que esta historia pide a gritos más páginas, contarnos más de sus protagonistas, y dejarnos saborear más de la relación entre Imogen y Blake. Vamos, que quiero beberme esta historia de amor completa, y pedirle a Karli Perrin que si le apetece escriba más de una historia de amor así, porque el mundo necesita de su risa, de su fe, de su ternura. Joder, es que ya era hora de que una novela romántica se dejara de dramas, ¿sabéis? no me hace falta que los protagonistas hayan sufrido lo indecible para que yo les adore, eso solo depende de cómo sean, y de si quiero abrazarlos y protegerlos, y con Imogen y Blake me ha pasado, no es que me haya enamorado perdidamente de ellos, no, pero sí que me han gustado mucho. Imogen y Blake hacen una pareja preciosa, pero lo mejor es que ambos se salen de los tópicos, los dos son increíblemente divertidos, y a la vez, tremendamente serios, y a mí me ha encantado esa combinación. Y la dulzura que desprenden es maravillosa. Y esa naturalidad, esa espontaneidad, esa química que fluye entre los dos... me ha encantado.

Imogen me ha gustado mucho, es una protagonista divertida, encantadora, abierta, optimista, soñadora, tierna, dulce, fuerte. Es genial y punto. Y Blake es un encanto, es romántico, mucho, pero también, serio, y divertido, y leal, y tremendamente sexy, y tiene algo que sabe a magia, será su optimismo que me ha robado más de una sonrisa, su descaro. Imogen y él hacen una pareja perfecta, que aún tiene mucho por enseñarnos, pero que ha empezado con muy buen pie, al ritmo perfecto, ni lento ni rápido, y con la suficiente emoción, como para que yo suspire y no pare de soñar. La química que ambos comparten es innegable, toda esa atracción entre los dos es natural, espontánea, real, y maravillosa, y yo he disfrutado de ella muchísimo. He adorado cada conversación suya, cada toque, cada aspecto de su cita, todo lo que se decían, y todo lo que no, y sobre todo, me ha encantado la sencillez y la naturalidad de su relación. No hay nada forzado o apresurado en esta historia de amor, es tal y como debe ser, cargada de buen rollo, de una química explosiva, y de un sentimiento muy dulce y tierno. Y también está toda esa expectativa, sobre los besos, las caricias, sobre quién dará el primer paso y cuando, pero sobre todo, he adorado sus conversaciones, el doble sentido en sus palabras, la ternura y el buen humor que desprendían, la honestidad de cada mirada, el lento palpitar de sus corazones, y ese sentimiento que solo iba in crescendo, convirtiéndose en algo más, amor....
 
 

Me ha gustado mucho The gift, lo admito, Karli Perrin me tenía hechizada, no paraba de hacerme reír, de robarme sonrisas, de llenarme el pecho de un sentimiento cálido y esas mariposas volaban y volaban, y me dejaban con una maravillosa sensación. Qué bien sabe reír, que bien sabe soñar, que bien sabe amar, que bien sabe encontrarse con una historia como The gift, un precioso y divertidísimo cuento de amor, y que bien sabe encontrarse con dos protagonistas como Imogen y Blake, reales, encantadores, maravillosos. Y que bien sabe encontrar una historia de amor que sabe a navidad y que solo se alimenta de aquello que es cotidiano, de la vida misma, de la magia de las pequeñas cosas, del bueno rollo y las ganas de vivir, soñar y amar. En serio, The gift no es solo un titulo, o un pequeño relato navideño, es una obra dulce, que se merece más páginas, y más, más, más. ¡Y lo digo, me ha encantado Karli Perrin y quiero perderme de nuevo entre sus páginas, pero esta vez quiero más de Imogen y de Blake y de una historia de amor tan dulce, y deliciosamente divertida!


¿Los personajes secundarios? Me ha gustado mucho Hannah, y los amigos del novio de Hannah, e incluso las elfas de navidad, y me he quedado con muchas ganas de saber más de ellos, de conocerlos mejor. Seguro que todos tienen grandes historias que contar.

Y añadir que me habría gustado que Karli Perrin hubiera mimado más esta obra suya, que le hubiera dado las páginas que se merecía, que se hubiera deleitado más con los personajes secundarios, que prometían ser geniales, y por supuesto, que hubiera entregado más y más de Imogen y Blake y también de su divertida historia de amor. Quiero más, más y más. Y por ello no la he adorado de principio a fin, porque no es redonda, porque solo nos entrega el principio de una divertida historia de amor, ¡y yo exijo la historia completa de Imogen y Blake! 
 
¿Como pega? Debo nombrar una escena hacia el final del libro, que se quedó en un susto, pero que me puso el corazón en la garganta, y que fue como "dios, no". Pero bueno, es solo eso, un susto que Karli nos da, y un momento después lo soluciona y todo bien, pero siento que sin esa escena, The gift habría sido más bonito. Esa escena la sentí muy forzada, muy fuera de lugar, lo admito. No pintaba nada en este relato.

Pero todo lo demás de este pequeño relato me ha gustado, los protagonistas, el tono de humor, las risas escondidas entre sus páginas, el optimismo a raudales que desprende Karli, la dulzura de este amor, la impresionante química entre Imogen y Blake, su jueguecito de palabras, sus miradas incendiaras, la ternura rebosante de sus corazones, el principio de esta encantadora historia de amor, y también, adoré que no hubiera dramas gratuitos, que simplemente nos dejara reír y soñar y deleitarnos con una historia cotidiana pero con la magia de la navidad, con ese canto de amor bañado en risas y muy buen rollo, con la complicidad de unos protagonistas leales y fuertes y divertidísimos y geniales. Quiero más de The gift, seguro que a Karli Perrin ya se lo habrán dicho, pero merece la pena repetírselo, y también merece la pena leer esta pequeña obra, este corto y divertido suspiro de alegría y amor. ¿La felicidad? Karli Perrin sabe muy bien lo que es, y lo transmite maravillosamente bien en este cuento navideño.
 


Por último debo hablar de esta escritora, de Karli Perrin, porque me ha gustado mucho como escribe, sus letras han sido una maravilla, no he podido parar de leer, ha sido como encontrarme metida en una preciosa historia de la que no quería desprenderme, tanto buen humor ha sido contagioso, y me he sentido muy feliz leyendo este pequeño relato, me ha gustado mucho como maneja las emociones y sabe hacer reír al lector, pero también soñar, y sentirse en una nube. Quiero ya mi dosis de ternura. Quiero más de Imogen y Blake. 

Karli Perrin desprende algo más que buen humor, ¿sabéis cuál ha sido su truco para hacerme tan feliz? El amor por la vida que desprenden sus páginas, y la naturalidad y la sencillez de esta historia de amor. Y estos dos protagonistas, naturales y con encanto. Y esa complicidad entre ambos.

Me ha encantado como se conocen nuestros protagonistas, nunca más volveré a ver al señor y la señora Santa Claus sin acordarme de ellos, y esa primera cita, ¡que preciosidad! Blake y sus ganas de enamorar a su chica, e Imogen y sus ganas de responder a cada mirada y a cada palabra. La química entre estos dos ha sido algo ma-ra-vi-llo-so. ¡Qué historia de amor más dulce! ¿Perfecta? No. ¿Bonita y sencillamente divertida, natural, encantadora, y muy divertida? Si. ¿Que pide a gritos MÁS? También.


¡Un beso a todos, os amo!

Mire - Mayu.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Os invito a dejar vuestra propia opinión. :D