Translate

13 de junio de 2014

La esclava Kisha (cuentos eróticos de Kargul, #1) de Alaine Scott.

¡Buenas tardes a todos queridos lectores! ¿Cómo estáis?
Yo os traigo hoy la reseña de la última novela que he leído.


LA ESCLAVA KISHA (CUENTOS ERÓTICOS DE KARGUL, #1) DE ALAINE SCOTT:
 

 
Alaine Scott, o DW Nichols, autora de Henry, y La noche de la luna azul, me regaló La esclava Kisha para reseñarlo, y aunque he tardado, ya lo he leído. ¿Lo malo? Que la novela no me ha gustado. Y si os soy muy sincera, me da pena, porque Nichols fue muy generosa al hacerme este regalo, pero yo no puedo mentirme a mí misma. La esclava Kisha no ha cumplido mis expectativas, no me ha gustado, no me ha hecho sentir, incluso me ha costado mucho seguir con su lectura, porque no he conectado nada con esta historia ni con sus personajes, y aunque Nichols destaca por su buena escritura, a mí se me ha hecho densa y pesada. Aburrida.
 
No he encontrado nada especial en La esclava Kisha, y me ha costado mucho avanzar con esta novela. Y eso que le tenia muchísimas ganas a esta novela, y a esta trilogía, Cuentos eróticos de Kargul.
 
 
 
Admitiré que no suelo leer novela erótica, pero mientras no incluya a terceras personas, no suelo tener problemas con ella. Y os prometo que La esclava Kisha, a pesar del exotismo de Kargul, de su libertad sexual para los hombres, y de su mundo de gobernadores con harenes, no incluye terceras personas, porque Kayen y Kisha se sienten posesivos y no consienten compartirse. Eso me ha gustado, pero todo lo demás... me ha dejado muy indiferente.
Yo no he sentido el amor de Kisha y Kayen, es más, creo que su relación es más puramente sexual, están obsesionados con acariciar, chupar, follar, al otro, con compartirse mutuamente, y amarse durante horas. Y en cambio, no quieren perder el tiempo mirándose a los ojos, contándose secretos, compartiendo momentos cotidianos. Y ahí ha radicado uno de mis problemas con esta novela. El 85% de esta novela es sexo, y todas las escenas sexuales entre Kisha y Kayen me han sabido igual, leída una leídas todas. Ninguna escena de sexo me parecía vital para la relación de esta pareja. Y en cambio, faltaban otras escenas que habrían dicho mucho, y para bien, sobre esta relación. ¿Amor? ¿Ternura? ¿Calma? No, esas emociones no estaban. ¿Obsesión? ¿Sexo? ¿Deseo? ¿Lujuria? Sí, a raudales.
 
 
 
Kayen y Kisha no pueden quitarse las manos de encima, y en sus cabecitas solo hay un único pensamiento: sexo, sexo, sexo. Es lo único que Kisha y Kayen comparten. No hay otro tipo de escenas entre ellos, no hay ternura, no hay comunicación, no hay un descubrimiento emocional. Esta pareja prácticamente no habla, y he echado en falta, y mucho, conversaciones entre ellos, palabras no dichas, y también escenas no vividas. Tanto sexo me ha saturado, y tan poca profundidad emocional me ha apenado.
 
 
Así que, no, no he conectado con esta historia. La trama ha sido demasiado sencillita y se ha recreado excesivamente en el sexo, dejando prácticamente fuera el amor. ¿Cómo voy a creerme que Kisha y Kayen se han enamorado si solo mantienen relaciones sexuales, si lo único que hacen cuando se ven es arrancarse la ropa y ponerse a follar salvajemente? El sexo me parece genial, pero entre las páginas de La esclava Kisha me ha sobrado. Y el amor me ha faltado. Si, suena precioso cuando dicen echarse de menos y se imaginan junto al otro, y cuando al reencontrarse se abrazan y se dicen que se aman, pero creo que no es suficiente. Además, como lectora, no he llegado a conocer de verdad a Kisha ni a Kayen, y creo que tampoco ellos han llegado a conocerse demasiado.
 
Y tengo algunas dudas, por ejemplo, si trataba de dejar embarazada a su esclava Kisha (Kayen y Kisha jamás usaron anticonceptivos); porque Kisha nunca preguntó por la relación que Kayen mantenía con Rura, porque ninguno de los dos se interesó por saber como había sido la infancia, y la vida del otro, lo que significaba ser un guerrero y una esclava y sacerdotisa sexual; que pasó con el pueblo de Kisha, ¿recibió el aplazamiento?; como era la relación de Kisha con sus compañeras del harén; por qué, al casarse Kayen con Kisha, no liberó a sus otras esclavas sexuales, etc.
 
 
Tampoco he conectado con sus protagonistas, Kayen y Kisha, no he sentido nada especial por ellos, y la verdad es que no me han gustado. Kayen es demasiado posesivo, y muy ¿primitivo?, y Kisha es demasiado sumisa, no es fuerte, y la inocencia de ella me ha sorprendido. Ha sido todo un poco raro, porque Kayen adora a las amazonas que son salvajes y muy experimentadas sexualmente, en cambio, nada más ver a Kisha se enamora de ella, y Kisha, que toda su vida ha sido una esclava destinada a satisfacer sexualmente a los hombres jamás ha tocado a uno, porque iría en contra de su pureza, pero nada más conocer a Kayen, se convierte en la reina del sexo. Se me hizo todo demasiado contradictorio. Además, mientras Kayen es libre de hacer y de sentir lo que quiera, Kisha no es más que una prisionera en su propia vida, ¿y eso no le molesta?
 
 

No he conectado nada con los protagonistas, no es que sean malos, no, pero a mí no me han llegado, y no los he sentido. No han sido creíbles para mí. Kayen y Kisha solo eran palabras de sexo, porque eso es todo lo que hacen y todo lo que esperan conseguir de la vida.
 
Respecto a los personajes secundarios, los más importantes son Dayan el amigo de Kayen, Erienne la sanadora, Wari la doncella esclava de Kisha, y Rura la esposa de Kayen. Pues con ellos he tenido el mismo problema que con los protagonistas, no he conectado con ellos.
 
 
Rura es mala, porque se porta mal, pero no la odio, y su situación tampoco debe de ser fácil. Se tacha a Rura de egoísta, manipuladora, y malcriada, y aunque Rura vive entre lujos, también se olvida que como toda mujer de este reino está condenada a estar siempre por debajo de un hombre. ¿Rura se porta mal con Kisha? Sí, mucho. ¿Actúa mal al querer matar a Kayen? Si.
Pero ¿y Kayen? ¿Es precisamente un buen marido? Pues no. Tampoco lo es. ¿Considera Kayen a las mujeres como algo más que un instrumento sexual? No. Salvo a Kisha, que es la que, emocionalmente le marca la diferencia.
¿Se podría decir que es injusto que Rura odie a Kisha? Recordemos que Kisha es la última conquista de su marido y que Rura ya se veía venir que ella iba a ser destronada. ¿Es mala Rura? Si. ¿Es coherente su comportamiento? También.

Aún con todo, espero con ganas su novela.

 
¿Y Dayan? Dayan es el mejor amigo de Kayen, y pensaba que me caería bien, y no, porque fue un imbécil y trató a Kisha como si fuera una puta. Aunque al final, lo arregló. No conozco a Dayan, y admito que me gustaría conocerle y cambiar mi perspectiva de él.
 
 
Wari, la niña, es un dulcecito, y podría haber dado mucho juego, además de mucha ternura, a esta novela, pero apenas si se le ha dado importancia, y eso que es gracias a ella, entre otros (Dayan y Erinni), que Kisha y Kayen hayan encontrado su final feliz.
Y por último, Erinni, tengo que admitir que espero mucho de ella, porque me gustó en su primera aparición, fue fuerte, valiente, y lista, y me gustó las agallas con las que se enfrentó a Dayan. Y Dayan no pudo evitar sentirse excitado por esta hechicera.
 
 
Espero mucho de esta pareja y de su novela, La hechicera rebelde. Cruzo los dedos porque haya más amor y ni la mitad de sexo que en La esclava Kisha. Ya, quizás pido demasiado para una novela puramente erótica. Ya veremos.
 
 
Por último, nombrar la ambientación de esta novela. Me gustaron las descripciones de Alaine Scott sobre los paisajes, y eché de menos que después no siguiera dándole a la novela ese toque de mundo exótico, salvaje, y muy natural. La novela transcurre en palacio, y de ahí que no haya exóticas ambientaciones, salvo a la llegada de Kisha a Kargul.
 
¡Un saludo enorme a todos!

Mire - Mayu.

2 comentarios:

  1. Te agradezco la reseña, aunque sea negativa, porque está profundamente razonada y absolutamente sincera. ¡Incluso me has convencido a mí! :P Espero que los siguientes no te defrauden. Un beso, guapa.

    ResponderEliminar
  2. Leída esta reseña, entiendo mejor lo que comentas en los otros dos libros. Nada, pasando, acabo de leer al señor Grey y bastante erótica he tenido por el momento ^^U Una pena, la trilogía pinta bien...

    ResponderEliminar

Os invito a dejar vuestra propia opinión. :D