Translate

17 de junio de 2014

La hechicera rebelde (Cuentos eróticos de Kargul, #2) de Alaine Scott.


¡Buenas tardes a todos queridos lectores! ¿Qué tal estáis?
Yo os traigo hoy la reseña de la última novela que he leído...

 
LA HECHICERA REBELDE (CUENTOS ERÓTICOS DE KARGUL, #2) DE ALAINE SCOTT:

 


Desde hace varios meses estaba impaciente por leer La hechicera rebelde. Alaine Scott me regaló esta novela a cambio de una reseña, y yo debo admitir que esa portada me volvió loca, me parece una portada maravillosa e increíble, pero todo es gracias a ese guapísimo dios del sexo que protagoniza la portada . Después leí la sinopsis y me intrigó muchísimo. Me encantan los mundos exóticos, las sanadoras, los guerreros, y la lucha de dos corazones valientes dispuestos a rendirse por amor. Dayan y Erinni me resultaban muy apetecibles, si o si quería conocerles .

Pero me parecía mal empezar esta saga por su segunda novela, y aunque tenía mis dudas sobre La esclava Kisha, Alaine Scott fue encantadora y generosa y también me la regaló. Y hace unos días leí esa primera novela, la de Kayen y Kisha, y como ya dije en su reseña, me decepcionó mucho y no me gustó, entre otras cosas, porque sus protagonistas no llegaron a caerme bien y porque se me hizo todo muy repetitivo. Pues con La hechicera rebelde temía que me pasara lo mismo. ¿Pero sabéis que? No ha sido así.

La novela de Dayan y Erinni, la segunda entrega de Los cuentos eróticos de Kargul, me ha gustado, ha sido muy diferente a La esclava Kisha. Creo que no debéis perderos esta novela, porque os estaríais perdiendo una historia de amor muy tierna, fresca, divertida, sensual, y con un toque doloroso a la par que conmovedor.
 
 

Si creéis que una novela erótica no puede esconder una bonita historia de amor estáis equivocados, solo tenéis que leer La hechicera rebelde. Si creéis que una novela erótica no puede ser dolorosa y haceros llorar y llenaros de pena, entonces, os sorprenderéis al leer el último tercio de esta novela. Si pensáis que una novela erótica no puede resultaros refrescante, divertida, y romántica, entonces descubrid después que yo, La hechicera rebelde. Os invito a adentraros en Los cuentos eróticos de Kargul, a sorprenderos con sus exóticos parajes, a conocer a mi pareja favorita de esta serie, Dayan y Erinni, a degustar las adictivas letras de Alaine Scott, a saborear la risa y la ternura de esta pareja, y también el agridulce peso de la desconfianza y los miedos.

La hechicera rebelde me ha gustado, ha sido una lectura divertida, refrescante, muy tierna. No la mejor lectura del mundo, pero si una buena lectura. Una historia de amor conmovedora y con algo adorable.

No me he enamorado perdidamente de esta historia de amor, podría haber llegado a suceder si no hubiera habido cierto giro final en el último tercio de la novela que me tuvo con las lagrimas a punto de romper, y con el corazón hecho un nudo y rebosante de dolor. Sin ese último giro, y sin ese final tan incompleto, esta novela habría sido más especial.

Por culpa de ese último tercio, la tristeza se hizo muy grande y yo solo quise llorar y enfrentar a Dayan y Erinni, obligarles a ser adultos, a ser valientes, a ir de frente, a mirarse el uno al otro, a amarse a sí mismos, y a declararse amor eterno. La cabezonería y esa bajísima autoestima, les lleva a enredarse en una mentira para proteger sus propios corazones, y yo quise llorar de pura frustración y abofetear a Dayan y Erinni, y mira que en verdad les quiero, pero es que agotaron mi paciencia, sobre todo porque ambos estaban construyendo una relación, un amor tan bonito, que me dio una pena enorme, desoladora, verlo destruido en un segundo. Por suerte, el drama y el dolor no dura siempre, los dos se quieren locamente y no quieren vivir sus vidas estando lejos, sin poder abrazarse hasta ver amanecer . Los dos se aman y al final se reconcilian, pero ese último giro me supo tan amargo, tan doloroso, que ese final no me fue suficiente.

Me quedé con ganas de una gran declaración por parte de Dayan, me faltó una conversación larga y tendida, llena de palabras, sentimientos y emotividad, tras todas las tormentas, y en definitiva, me quedé con el ansia de que La hechicera rebelde tuviera más páginas, porque de verdad que esta historia de amor no podía acabar ahí. Lo admito, necesito más de Dayan y Erinni. Y ojalá que Alaine Scott decida pensárselo, porque Erinni y Dayan todavía tienen mucho que decir, y a mí me encantaría que me hicieran olvidar el dolor de las últimas páginas. Quiero volver a saborear la felicidad de verlos juntos, la magia de verlos abrazarse, tocarse con ternura, amarse con reverencia, hablarse con pasión.

Dayan y Erinni desbordan química, son una pareja especial, y su historia de amor es bonita, y podría serlo aún más. Yo quiero que mis dos protagonistas me resarzan por ese intenso dolor que me hicieron sentir. Y creo que esta es una pareja que tiene mucho que contar. Porque entre ellos no está todo dicho ya. Ahora tienen nuevos retos en su vida, y creo que sería muy interesante acompañarles en ese viaje.


Los dos primeros tercios de esta novela me han gustado mucho. Han sido románticos, frescos, divertidos, tiernos, sensuales. Ha sido mi parte favorita de esta novela, esos dos primeros tercios. Ha sido muy conmovedor ver a Dayan y Erinni tan enamorados, y ser espectadores de esta historia de amor, y de cómo ambos se entregaban en silencio el corazón. Me ha gustado, conmovido y enternecido ver como se enamoraban perdidamente del otro, y ha sido increíble poder deleitarme con ellos.

Me ha gustado mucho ir viendo como, pasito a pasito, iban construyendo su relación, superando sus miedos, sus inseguridades, sus recuerdos de dolor y traiciones, y dejando que el amor ganara la batalla. Ha sido muy conmovedor ver como rendían su corazón, y en verdad me he sentido orgullosa cuando se tocaban con ternura, cuando compartían momentos cotidianos, cuando hablaban de sus pasados, pero también de sus ideales, de sus ideas de futuro, cuando se soñaban mutuamente.

Si algo me ha cautivado de su pequeña historia de amor ha sido la potente conexión entre los dos, esa química, y esa ternura desbordante, esa felicidad burbujeante, y esa intensidad emocional, la enorme profundidad de este amor. Fue grato descubrir quienes eran Dayan y Erinni, y lo mucho que podían llegar a quererse, pero sobre todo, me gustó poder vivirlos, sentir sus emociones, oír sus pensamientos, entender que no era el sexo el máximo nexo entre los dos sino la pena y el amor.

Dayan y Erinni se parecen mucho, los dos han tenido una vida dura, difícil y muy triste, y han sobrevivido como han podido, y solo ahora, al conocerse, aprenden a bajar la guardia, y a sentirse amados. Ser amantes, o novios en secreto, les hace mucho bien, y a mí me hizo feliz verlos tan enamorados. Me encantó sentir ese amor, y esa ternura que sentían el uno por el otro. Pero sobre todo me gustó que juntos podían reír, podían luchar por causas justas, podían cerrar los ojos y saberse protegidos. Acunados por el otro. Esos dos primeros tercios de La hechicera rebelde me gustaron mucho. Una pena lo de ese doloroso último tercio y ese final apresurado. El matrimonio en cambio no les sienta bien.




Dayan y Erinni me han sorprendido. Debo admitir que temía que me pasara con ellos lo mismo que con Kayen y Kisha, que no me caen bien, pero nada que ver, Dayan y Erinni me han gustado mucho, he llorado por ellos, y habría querido poder abrazarles. Los dos me han parecido un amor, son dos grandes personajes, y adoro la parejita que hacen.

Alaine Scott lo ha hecho muy bien con ellos. Aunque como ya he dicho, en ese último tercio se pasó con los dos. Creí que no podrían exasperarme y la verdad es que en esa parte de la novela colmaron demasiado mi paciencia. Fueron irritantemente cobardes, y muy tontos. Pero menos mal que en el último instante lo arreglaron, aunque no lo bastante como para que yo me quedara satisfecha con ellos y con el final de esta novela.

Pido más de Dayan y Erinni y de La hechicera rebelde, quiero verles reconstruir su matrimonio, y vivir su amor, pero sobre todo, quiero ver como aprenden a quererse a ellos mismos.

Dayan y Erinni han sufrido mucho y aunque son de acero, esconden un corazón frágil que magullado por quienes deberían haberlos querido, sobrevivieron como pudieron y nunca aprendieron a confiar en sí mismos y a valorarse y quererse. Conociéndoles, es realmente sorprendente descubrir lo mucho que se desvaloran, porque los dos son maravillosos y ya es hora de que se aprecien y descubran lo maravillosos que son. ¿Y su amor? Pues será un refugio en cualquier tormenta .

Me he encariñado mucho con estos protagonistas, han sabido llegarme y hacerme sentir. Y a veces, habría deseado haberles podido abrazar muy fuerte, y llorar y reír con ellos. Les deseo la mayor felicidad del mundo. Y también, que se amen por siempre y que tengan los niños más sanos y bonitos. Porque Dayan y Erinni lo valen. Son un encanto y hacen un amor de pareja. Y ya está bien de que sufran, ahora les toca ser muy felices .

 
Respecto a los personajes secundarios, no ha habido ninguno que me gustara o que me llamara la atención. Pero sí que me ha intrigado el misterio de la amazona. Veremos que nuevas sorpresas nos traen las siguientes obras de Cuentos eróticos de Kargul. Por lo pronto, ya podemos leer La princesa sometida, la historia de la complicada Rura, y del hombre que domará su corazón...


 
Y por último, quiero hablar de Alaine Scott. Me ha gustado mucho como está escrita esta novela. He notado una enorme evolución entre esta novela y La esclava Kisha. Con La esclava Kisha las palabras eran correctas pero no me hacían sentir nada. Y con La hechicera rebelde, no solo me he deleitado con lo bonito de sus palabras, sino que he sentido toda una tormenta de emociones, y no he podido parar de leer.
 
 
Esta novela me ha parecido refrescante y adictiva, y muy tierna, y si no me ha gustado tanto como yo quería ha sido por ese dolorosísimo giro final, y porque las escenas de sexo no me decían demasiado, por lo general. Además, en el final, se esconden muchas lágrimas, y ese final apresurado no hace justicia a este guerrero y su hechicera. De ahí que diga que creo que la novela no debería haber acabado tan abruptamente. Ese final no fue justo para La hechicera rebelde, y tampoco para una pareja tan alegre como eran Dayan y Erinni. Y creo que es un final incompleto porque Dayan todavía no se quiere a sí mismo y Erinni tampoco, y aunque los dos se aman, todavía no confían en el otro, y por tanto, aun les queda mucho por reconstruir. Y mucho por aprender del amor, la fe, y la esperanza.

 
Alaine Scott me ha robado lágrimas, suspiros, numerosas sonrisas, y también ha sido la culpable, de romperme el corazón. Me ha emocionado y conmovido mucho con esta historia de amor y con dos personajes tan especiales como Dayan y Erinni. Mis adorados protagonistas, que se merecen un paraíso entero de placer y felicidad. Y de amor mutuo por supuesto, pero sobre eso no tengo dudas, los dos se aman locamente, y se viven profundamente, y son la luz que necesita el otro para dejar de sentirse perdido. Solamente hace falta que los dos se dejen de cobardías, cabezonerías, y mentiras tontas por proteger sus orgullosos y poco queridos corazones.

Por conocer a esta parejita, merece la pena que os embarquéis en Los cuentos eróticos de Kargul. Y por saborear las letras de Alaine Scott, merece la pena que os dejéis llevar por esa portada tan bella, por esta obra, La hechicera rebelde.


Desde aquí, gracias Alaine Scott, o DW Nichols, por dejarme leer tus obras. Un beso grande. Y a los demás, ¡nos leemos!

Mire - Mayu.

1 comentario:

  1. ¡Menos mal que sí te gusto! Y las gracias te las tengo que dar yo a ti, por dedicarme tu tiempo para leer y reseñar con total sinceridad. Un besazo muy grande.

    ResponderEliminar

Os invito a dejar vuestra propia opinión. :D