Translate

2 de septiembre de 2014

Amor a primera cita (#1) de Susan Hatler


Amor a primera cita (#1, Mejor una cita que nunca) de Susan Hatler:



Amor a primera cita es la primera novela de la saga Mejor una cita que nunca y narra la historia de Ellen y Henry, la pareja que en el sexto libro están esperando un hijo. Susan Hatler regala esta primera novela suya en Amazon.


Si buscáis una bonita historia de amor aquí no la vais a encontrar. Esta no es una típica comedia romántica, porque de comedia y de romántica no tiene nada, y tampoco es un soplo de aire fresco. Susan Hatler demuestra que antes de embarcarse con Gina y Chris en la comedia romántica, le gustaba abordar el chick lit, y ese es el género en el que se etiqueta la novela de Ellen. No me gusta el chick lit, me resulta aburrido, y esta novela no ha sido la excepción. Mis expectativas no se han cumplido ni un poquito con esta novela, ha sido difícil de leer, y no solo porque la traducción fuera mala, sino porque Ellen y Henry eran tan insulsos y tenían una historia tan sosa que contar... que casi podía dormirme entre sus páginas.

¿Decepcionada? Mucho.

La historia en si se me ha hecho muy sosa e insulsa, tediosa, aburrida, insípida, no tenía nada especial, y no, no incluía una historia de amor. Al menos no una que realmente pudiera calificarse como tal. ¿Henry y Ellen se enamoran? ¿Cuándo? ¿Entre la primera y la tercera clase canina? Venga ya, imposible de creer. Ese final tipo cuento de hadas ha sido romántico pero no encaja con la novela. Yo no me he creído ese loco y repentino amor que Ellen siente por su compañero de clase canina, y mucho menos ese que el pintor proclama por ella en un caprichoso cuadro.

Ellen es una mujer práctica, tiene ya treinta años, y siente que la vida se le escapa a no ser que se case pronto. No cree en cuentos de hadas, es más, los aborrece, y todo porque su papá dejó a su mamá y su mamá ni siquiera lo cuenta entre sus grandes y fallidos amores. Pero Ellen, en cuanto ve a Henry, con sus ojeras, su barba de días, y su hermosa costumbre por salvar perros, se enamora de él y las hormonas le piden que le pegue un mordisco. Pero a falta de valentía, se conforma con fantasear con él. Henry es un hombre cuya profesión no se desvela hasta el final, es más, en toda la novela no dice más que tres diálogos. No es el típico chico guapo y expresivo. Más bien es críptico y barbudo y aunque no lo deja entrever, Ellen se convierte en su musa.

Pues muy bien, lo que ellos quieran. Pero yo no me creo a Henry y Ellen, no hay nada que sustente su atracción, su flechazo, o su amor. Los dos no se ven más que tres horas en toda la novela, en las sesiones de obediencia de mascotas y nunca llegan a conversar sobre nada importante, jamás. Solo se ríen las gracias, y divagan sobre sus perros (y Ellen ni siquiera tiene perro, es la mascota de su amiga). Henry y Ellen no se conocían al principio de la novela, y al acabar siguen sin hacerlo. Se desconocen completamente el uno al otro. Es más, ese final lo deja muy claro. Ellen y Henry no se conocen nada el uno al otro, no se entienden, no se intuyen. Entonces, ¿cómo puedo creerme que juren amarse y casarse para toda la vida entre beso y beso? Si, muy bonito, pero también muy poco creíble.
 

Me ha decepcionado mucho su historia de amor, mas insulsa no podría haber sido. Henry y Ellen no hacen una buena pareja, no comparten nada en común, no son adorables juntos, y ¿de verdad un amor así va a sobrevivir? En Henry y Ellen y sus brevísimas escenas juntos yo solo he visto a dos personas sosas riendo por cosas absurdas, y hablando sin decir nada.

Además, para más inri, Ellen, se pasa toda la novela fantaseando sexualmente con Henry, y Henry se pasa toda la novela pintando a Ellen en un lienzo - en secreto -, pero ninguno de los dos, se lanza y le pide una cita al otro. No, Henry se conforma con sus pinturas y su lienzo, y Ellen prueba las citas en línea y habla de matrimonio con el neurótico Craig, su supuesto "hombre perfecto". Si tanto le gusta Henry, ¿entonces que hace Ellen teniendo citas con Craig? ¿Y si tanto le aburre Craig porque se decidió a salir con él? Y sobre Henry... ¿si tanto le inspira y le roba el sueño Ellen porque nunca deja entrever nada remotamente emocional?

Ojala esta novela no hubiera sido así, tan sosa, porque yo tenía muchas ganas de conocer la historia de Ellen, la chica que siempre ha sido como una madre para todas sus amigas y de Henry, el intenso y siempre ausente pintor, marido de Ellen y casi padre de un bebé. Ha sido una lectura insulsa, que he leído en poco tiempo, pero que no he disfrutado, y que no me ha aportado nada.

La historia de Gina y Chris me enamoró, la de Paul y Kaitlin me hizo mucha gracia, pero la de Ellen y Henry no ha logrado más que dejarme... desilusionada. No era lo que prometía. Nada de amor entre sus páginas. Nada de protagonistas increíbles. Nada de toque cómico y relajado. Solo páginas y páginas donde no sucedía nada.

No he conectado nada con esta historia, de romántica no ha tenido nada, y de cómica tampoco. He echado de menos ese toque divertido y romántico que tenían Verdad o cita y Licencia para citas.


 
Los protagonistas de Amor a primera cita no me han caído bien. No son odiosos, pero no me han gustado.

Ellen es sosa, punto. En algún momento es graciosa, pero nada más. Y su brusco cambio de personalidad no tiene donde sustentarse. Ellen es egocéntrica, me ha sorprendido que con lo atenta que es en los otros libros con los demás, en este libro demostrara lo contrario. A Ellen le contaban algo, y ella pensaba solo en Henry, en sus zapatos, en cualquier cosa que versara sobre ella.

Henry es un cobarde, sin más. Y tan hermético que resulta difícil que transmita algo. Me ha dejado muy fría. Es un tonto, encuentra a una chica que le gusta, y se dedica a pintarla, a usarla como musa, y a la chica no la dice ni una sola palabra. Incluso renuncia sin luchar a la posibilidad de verla. ¿Se supone que debería gustarme? Pero en realidad, tampoco es como si llegáramos a conocer a Henry.

Henry solo ríe las bromas estúpidas de Ellen. Y Ellen solo fantasea al mirarle. Menuda pareja, ¿no? Lo peor es que no he sentido química alguna entre ellos. No encajan, no hay chispa.

La traducción es mediocre. Había frases que no se entendían, en otras faltaban palabras o se usaban otras que no tenían sentido. Bueno, un poco caótico todo.


Susan Hatler regala actualmente esta obra en Amazon, su primera novela, y gracias a eso, a que ella me avisó, he podido leer Amor a primera cita. Una pena que la historia de Ellen y Henry no me haya gustado. Si os gusta el chick lit, puede que esta sea vuestra novela, pero si queréis leer una bonita historia de amor, pasad de largo, olvidaos de Henry y Ellen, e iros directamente a porla preciosa novela de Gina y Chris.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Os invito a dejar vuestra propia opinión. :D