Translate

12 de noviembre de 2014

CALLE JAMAICA (Calle Dublin, #3) DE SAMANTHA YOUNG

¡Buenas noches a todos queridos lectores! ¿Qué tal estáis?
Yo muy liada últimamente, y de ahí que haya tardado unos días en subiros esta reseña.

Hace poco publiqué unas reseñas sobre Samantha Young, una de las autoras de moda de la actualidad. Samantha publica en España con Ediciones B y por lo que parece está cosechando muchos éxitos. Lo mismo en su país de origen, donde ya ha publicado un par de libros más de su serie más famosa, la romántica erótica contemporánea On Dublin Street.

Yo con Samantha no he logrado conectar nunca, hasta la fecha llevaba tres libros leídos suyos, y ninguno me había gustado. Hasta hoy, que gracias a Ediciones B, pude leer Calle Jamaica, y me enamoré. Es la tercera vez que colaboro con la editorial y estoy muy contenta con ellos.

Con otras autoras sé que me habría rendido antes, pero me siento afortunada por no haber tirado la toalla con Samantha. ¡Por fin he descubierto el libro perfecto para mí, aquel que Samantha Young ha escrito para mí! ¿Os lo presento?




Calle Jamaica es el tercer libro de la saga On Dublin Street, y en ella conocemos la historia de Nate y Olivia, personajes secundarios de Calle Londres.

Calle Jamaica me ha encantado, es una novela muy bonita. Es una joyita y ya se encuentra entre mis mejores lecturas del año. Me ha hecho reír mucho, me ha hecho emocionarme, me ha hecho suspirar, en definitiva, me ha chiflado. He sentido que perdía mi corazón por los protagonistas de este libro. Creo que es un libro muy especial, atípico dentro del género, y diferente a los otros libros de Samantha, aunque cuente con ciertos clichés. Con este libro me he sentido completamente conectada, la historia me ha gustado muchísimo, se ha ganado un pedacito de mi corazón. Lo estaba leyendo y sentía mariposas dentro de mí, y no podía parar de sonreír. Ha sido una lectura tan bonita. En serio, he salido encantada del libro. No le considero perfecto, pero me ha encantado, y yo estoy muy feliz por ello. Además, ¿queréis saber un secreto? En el mismo momento en que me llegó la entrega de Ediciones B me leí el libro. Pero temiendo mi reacción cuando lo releyera, decidí esperarme a traeros su reseña. Antes releí Calle Dublin y me disgustó su relectura. Por esa misma razón necesitaba hacerle la prueba de fuego a Calle Jamaica también, necesitaba estar segura de que Nate y Olivia me tenían completamente enamorada. Así que, eso he hecho. Me he releído Calle Jamaica, y aunque lo he disfrutado un pelín menos al releerlo – por la pluma de Samantha, que no termina de encandilarme -, me ha gustado mucho, y ahora sí que sí os puedo decir que estoy enamorada de Calle Jamaica y de sus protagonistas, Nate y Olivia.

Ha sido una relectura increíble, que me ha enganchado muchísimo. No podía parar de leer, incluso sabiéndome ya la historia. Ha sido adictiva y maravillosa. Creo que es una historia bonita, tampoco es una novela rompedora en el género, pero creo que es una preciosa historia de amor y merece la pena leerla y releerla, emocionarse, conmoverse, y encontrarse con Nate y Olivia. ¡Qué pareja, les he amado completamente! Me ha chiflado esta novela, me ha parecido deliciosa, y me ha dejado con ganas de más. Esta novela ha sabido cómo tocarme el corazón, y no porque cuente algo que nunca antes haya leído, sino porque Nate y Olivia me han enamorado, y me han dejado temblando por las ganas inmensas que tengo de acurrucarme contra ellos. Son una pareja increíble, y soy afortunada por haberles conocido. ¿Exagero? Siento que no. Su historia me ha gustado mucho, y ellos, juntos y por separado, me han dejado con el corazón temblando. Es que ambos son tan achuchables, tan maravillosos, y especiales. Esta novela me ha enamorado y todo ha sido por ellos, por Nate y por Olivia. Eso es lo que ha marcado la diferencia para mí, esta preciosa pareja.

La química entre Nate y Olivia es enorme y se respira desde la primera página. Me ha encantado. Los dos son de esa clase de amigos que ya se sabe que en el fondo son algo más. Los dos están perdidamente enamorados el uno del otro pero lo esconden muy bien, tan bien que ni ellos mismos lo saben, no al menos hasta cierto punto del libro. La atracción entre los dos, la química, es innegable, y me ha dejado suspirando. Esa química desborda las páginas de este libro. Ha sido genial sentir esa química, saborearla, bañarme en ella. Los dos son los mejores amigos del mundo mundial, su relación es muy linda. Se conocieron hace unos meses gracias a Cam y Jo y desde entonces son inseparables. Los dos cuentan el uno con el otro, están siempre riendo, hablando de todo y de nada, comparten muchísimos momentos, son prioritarios en sus vidas. A Nate no le importa nadie tanto como le importa Olivia, ella es su princesa, y piensa protegerla y cuidarla durante toda su vida. Y Nate es el mejor amigo de Oli, con el que ella puede ser auténtica, sin presiones, el único chico con el que puede compartirlo todo. La amistad entre los dos es muy linda y divertida, y no solo comparten lo bueno, también se cuentan lo malo, lloran juntos si hace falta, se motivan el uno al otro y se curan las heridas. Es una amistad muy especial, y siempre de fondo con esa química impresionante. Y la tensión sexual, porque los dos viven negando esa atracción pero en el fondo siempre está ahí, y envuelve cada palabra que dicen, y cada abrazo que comparten. Hay una sensualidad enorme entre los dos, incluso en la forma en que se miran y se tocan, pero todo de forma muy inocente. Y cuando por fin empiezan a avanzar, a convertirse en algo más, todo es muy natural, espontáneo, caliente, delicioso. Me ha gustado ver como sus emociones les controlaban y les llevaban a ser algo más de lo que ellos mismos querían permitirse. Ha sido bonito verles crecer, sentir que lo que había entre los dos ya no tenía límites ni fronteras, estaba desdibujado entre el deseo, el amor, y sus miedos.

Pero es justamente el miedo lo que los lleva a acercarse y a alejarse. He comprendido perfectamente porqué tenían tanto miedo a enamorarse, a no ser capaces de vivir sin el otro, pero también me ha dolido, porque ese miedo les lleva a romperse el corazón el uno al otro, y ese miedo de ambos no me ha dejado verles como una pareja oficial hasta el final del libro. Ese es uno de mis sinsabores, que yo quería verles como pareja oficial, hablando sin miedos, aceptando sus emociones, incluso hablando de ellas, diciéndose cosas bonitas, compartiendo ñoñerías, teniendo citas, haciendo el amor –olvidándose de enseñanzas, técnicas de seducción, etc- bueno, todo lo que incluye ser una pareja. Ojalá Samantha Young escribiera más sobre esta pareja. Creo que Nate y Olivia se merecen demostrar la preciosa pareja que son. Bueno, eso le resta puntos al libro, pero pese a ello, la historia de los dos me ha gustado, y la he disfrutado. Y no me olvido de todas mis mariposas, mis sonrisas, y mis suspiros. Me ha conmovido mucho la historia de amor de mis dos adorados protagonistas.


Olivia y Nate me han encantado. Como pareja ya he hablado de ellos. Verlos enamorarse ha sido maravilloso. Verlos intimar también, aunque si entre acto íntimo y acto íntimo hubieran incluido palabras ñoñas mejor, porque en este juego de sexo y amistad el amor está siempre ahí y ellos callan mucho. Este amor es un secreto a voces, un juego donde cada silencio dice mucho, y cada palabra no tiene porqué ser enteramente cierta. La clave es conectar con la historia y descubrir a Nate y Olivia y su juego, y sentir y palpar y saborear cada emoción. Cuando entre los dos pasa algo sexual, yo eché en falta más sinceridad en cuanto a sus emociones, más entrega, no llegué a sentir un fuego inmenso con todo el sexo que comparten, pero fue divertido leer sus encuentros y ver lo bien que se lo pasaban, y sobre todo, como a través de algo tan cotidiano, e íntimo, ambos se desafiaban, se enamoraban, y se incitaban a ser más y más valientes.



Olivia es la mejor protagonista que ha creado y que va a crear nunca Samantha Young. Es una joven adorable, a la que he amado desde la primera página. En Calle Londres ya me calló muy bien, pero es que en Calle Jamaica me ha deslumbrado. Es tan jodidamente achuchable. Me encanta Olivia, es mi favorita, y la quiero un montón. Además, me he sentido muy identificada con ella, con sus miedos, con su forma de ser, con sus sueños. Mi Olivia es una joven encantadora, divertida, alegre, una soñadora, devoradora de libros, una amiga dulce y leal, una joven valiente y con un corazón enorme. Olivia es tan bonita, y ella no lo sabe. Es muy conmovedora, tan dulce y compasiva, no hay maldad en ella, es inocente y dulcemente vulnerable. Me encanta Olivia. Ha sido sencillísimo enamorarme de ella.


 


¿Y qué puedo deciros de Nate? Me ha encandilado, este chico puede llegar ya mismo a mi vida y enamorarme, le doy permiso. Entre las páginas de este libro me ha dejado suspirando corazones. Nate trata de hacerse el duro, de ir por la vida con una sonrisa arrogante, bajando bragas y viviendo con frivolidad, pero él no es así. Sí es un mujeriego pero eso cambia en cuanto Olivia y él empiezan a intimar, en cuanto traspasan las barreras de la amistad. Y por lo demás, debo decir que él no es el típico chico malo. Es un chico dulce, simpático, sexy, encantador. De malo no tiene nada. Es sincero, no miente nunca, es responsable, divertido, risueño. ENCANTADOR. Es que esa es la palabra que mejor le define. Nate me ha encantado. Y eso que solo le he visto desde los ojos de Olivia, si hubiera podido leer sus pensamientos, todo habría sido aún mejor y posiblemente el libro me hubiera enamorado más, habría sido un poquito más perfecto. Me duele que Samantha me haya privado de los pensamientos de un chico como Nate, ¿cómo habría sido meterme bajo su piel, saborear sus emociones desde dentro de su cabeza y corazón? Hay un montón de momentos que me habría encantado poder leer bajo su punto de vista. Como Olivia y Nate tratan de enmascarar tanto sus sentimientos, hay muchas cosas que no se permiten decir (una pena, sí), y habría sido increíble leer exactamente que pensaba Nate de Olivia, como soñaba con ella, como reaccionaba cada vez que ella le sorprendía, como se sentía a su lado, como se le desbocada el corazón ante su preciosa mejor amiga, no sé, multitud de detalles que me habrían robado el aliento leídos bajo su punto de vista.

La historia en si me ha encantado, creo que no es perfecta, no es nada del otro mundo, pero es descarada, sexy, desenfadada, divertida, y a la vez, tiene un toque picante, conmovedor, vulnerable, soñador, romántico. Ha sido la novela más bonita, suave e íntima de Samantha Young. Creo que en Calle Jamaica ella ha apostado su corazón, y nos ha mostrado su lado más vulnerable, suave.

Las historias de amor que versan entre dos mejores amigos son mi debilidad y la amistad de Nate y Olivia es deliciosa. Y si a eso le sumo que ambos protagonistas me han robado el corazón, habría sido imposible que en esta relectura no me gustara su historia de amor. No será perfecta pero si es muy bonita y la recomiendo. Y la pienso releer. Y volveré a caer en el embrujo de estos dos personajes que han marcado la diferencia para mí. Sin ellos yo no me habría enamorado de este libro. Ellos son la clave de que este libro sea tan especial para mí.


Nate cuida mucho a Olivia, hay detalles muy bonitos que lo evidencian. Me encanta como la escucha siempre, como considera cada palabra de Olivia, como valora su intelecto. También me gusta mucho que siempre la está haciendo reír. También que con ella puede hablar de todo, que no hay nada que no le cuente. Olivia puede preguntarle cualquier cosa y Nate siempre le responde la absoluta verdad. Y cuando salen de fiesta, siempre tiene un ojo puesto en ella, y muchas veces, en vez de irse con un posible ligue que le asegurará un polvo, él prefiere acompañar a Oli a casa y estar seguro de que ella está a salvo. ¿No es Nate absolutamente achuchable? Y cuando Olivia empieza a demostrar sus inseguridades sobre su cuerpo, él no lo entiende, ¿cómo alguien tan bonito a sus ojos puede odiarse tanto al mirarse en el espejo? Me gusta mucho cómo hace que Olivia se vea de verdad a sí misma y se sienta orgullosa de quién es y de cómo es. Además, Olivia es la primera chica que él ha dejado entrar en su vida después de diez años de soledad y relaciones esporádicas. Olivia es su excepción, la chica que va a cuidar toda su vida, a la que no quiere perder por nada del mundo, y la que le roba sonrisas y le hace sentir algo muy dulce en el corazón. Y cuando ella le da la excusa perfecta para ser algo más, Nate no lo duda ni un segundo. Incluso si tiene que ir a contracorriente con sus miedos, en una guerra abierta contra sus deseos y anhelos y sus heridas y terrores. ¿Cómo no se iba a enamorar de Olivia? Es imposible no querer a Olivia.

Olivia ha sido mi personaje favorito. Es tan achuchable ella, muy amorosa. Y por Nate siente algo tan especial, e innegable desde el primer minuto. Me gusta que al principio no estuviera enamorada de Nate, si se sentía atraída por él, pero no quería sacrificar su amistad por esa química. Y después, me ha gustado ver cómo va descubriendo lo mucho que quiere a Nate. Y me gusta todo lo que Nate le enseña, y no hablo de sexo, hablo de quererse a sí misma, de valorarse, de amarse cuando se mira al espejo, de ser capaz de reírse de sí misma, de nunca aterrarse ante los retos. Esas son las mejores lecciones que Nate le da.  Y al final, es ella quien le enseña a Nate a ser valiente, a respirar con libertad, a bailar bajo la lluvia, y a aceptar cada tormenta, a sonreír y entregarse, a no temer perder el corazón, a no dejarse llevar por el miedo. Y también le enseña a no rendirse, a luchar por alguien, por ella. Olivia es el mejor regalo que Nate podría recibir. Este chico mío es muy afortunado por tener a Olivia en su vida y por ganarse su corazón incluso cuando no se lo merece tanto.  

No siento que los personajes secundarios sean imprescindibles en el libro, pero hacen un bonito acompañamiento y le aportan movimiento y naturalidad al libro. Tenemos como secundarios a todas las anteriores parejas, a la familia de Olivia, a los padres de Nate, a Benjamin y a los compañeros de trabajo de Olivia. Mis favoritos han sido los padres de Nate, Benjamin, el chico que le gustaba al principio a Oli, y Mick, el padre de Olivia. Benjamin nunca llega a ser el rival de Nate, y quizás por eso, nunca me cayó mal. Me gustó bastante Benjamin, no es típico rompebragas y eso mola. La verdad es que no me importaría leer la historia de Ben. El padre de Olivia es genial, me encanta la relación que tiene con su hija, y me hace muchísima gracia cómo mira y refunfuña contra Nate. Los compañeros de Oli son muy divertidos. Y las otras parejas, Jo y Cam, Adam y Ellie, Joss y Braden, aportan algo de dinamismo y en ocasiones, cuotas de drama. Y me olvidaba de Hannah, y de Cole. Cole me encanta, es un amor, y espero que no cambie, y me parece una pena que no salga más en el libro, estoy impaciente por su libro, cruzo los dedos porque su libro tenga mucho en común con Calle Jamaica. Hannah ha cambiado mucho en el transcurso de dos libros, en Calle Dublin me gustaba más, y me frustra esa obsesión que tiene por Marco, me entran ganas de gritarle que se olvide y se aleje ya de ese capullo.

Las escenas de sexo son divertidas, pero no me han chiflado y llegado cierto punto me parecieron repetitivas, me gustaron pero les faltó un toque más… especial. No eran innovadoras, no contaban nada nuevo, y no me parecían por lo general, explosivas y sensuales, eróticas. Me habría gustado que Samantha le hubiera dedicado menos páginas a las técnicas de seducción y más al amor que ambos sentían al compartir sus cuerpos.

Por último, la pluma de Samantha. Sí, ya me tocaba llegar a ese punto. Samantha Young no me chifla con su pluma. Escribe bien pero por lo general no logro conectar con ella. En este libro no me ha pasado eso, pero su pluma me ha parecido imperfecta, no me enamora. Escribe bien pero no me cautiva. Si fuera por su pluma, Calle Jamaica no me habría gustado tanto. Quiero dejar ese punto muy claro, que todo mi amor hacia este libro romántico e imperfecto, es por Nate y Olivia, les adoro.




Muchas gracias a Ediciones B por la entrega de este ejemplar, me ha gustado mucho perderme en esta historia.

¡Un beso lectores míos!


Mire – Mayu

2 comentarios:

  1. Me encanta tu entusiasmo!!! Es contagioso. Estoy de acuerdo con muchas cosas que comentas, pero no con todas... aunque decirlas sería spoilear demasiado el libro... jajaja así que no lo haré.
    Yo creo que desde el primero momento ya estaban enamorados. Esa es la impresión que me dio a mí. Y ya sabes que hubo exceso de escenas hot, pero no me quejo mucho, que leo a esta autora por eso jajaja. Cuando me apetece algo erótico.

    Un besote

    ResponderEliminar
  2. Hoooolaaaa amor!!!!!<3 Ay, te como la carita *-* tu si que eres adorable, son las 3am XD Pero 1. No puedo dormir por la maldita gripe, justo en nochebuena, es para matarme por ser tan impertinente. 2. Quería leerte, soy un maldito vampiro KSJADHFG ya te dije que me dormí toda la tarde? Bueno, por eso no tengo sueño :P Tengo una amiga que se ha leído toooda la saga más los POVs y amo cada uno de los libros y me ha obligado a leerlos JAJA Tenemos gustos parecidos >.< Ay, mi alegría suuuper atrazada de que colabores con Ediciones B y te vaya genial *-* te lo mereces guapa! Ves? No hay que rendirse KDJSAHD Que si lo hacías no hubieras descubierto esta historia :c Bueno, aunque no te haya encandilado, enamoradita bien que te tiene, vamos, que no muchos libros -por no decir 1 en un millón- te hacen sentir mariposas XD

    No, yo tampoco creo que exageres al decir que al releer la novela te has emocionado como la primer vez y que merece mucho la pena :3 Por dios, el fangirleo es INTENSO, nunca había leído taanto emoción para hablar de un par de personajes, ay, que estoy queriendo leer el libro ya mismo T.T PERO QUE ME QUIERO IR EN ORDEN! Y espero no decepcionarme del primero XD Que bueno que de forma de inocente, porque madre mía, cada vez que leo una reseña donde dice "tensión sexual" es que estoy: Mátenme ya JAJA No, por favor no me digas que voy a sufrir hasta el final del libro porque estén juntos que lloro, lo juro :c Nunca digas nunca Mayu, no lo hagas ¬¬ yo decía lo mismo con tío Rick, que ninguna pareja sería mejor que Annabeth y Percy y salió mi Solangelo <3 Eeen fin, volviendo al tema XD Ay dios, ya la amo, devoradora de libros??? Ven a mi Olivia >.< Uhm, creo, si mal no recuerdo, que Nate también tiene un POV :P no sé si lo hayas leído -claro, sí existe- y así te enamoras más de él KSJAJDFGH Menudo parrafito que te mandaste con Nate, eh :P

    Como decía, te tiene enamoradita JAJA Y eso de que uno aprenda del otro -y no solo sexo rico rico xd- me encanta *-* Sí, mola que ese chiquito no sea un rompebragas :P Vaaale, mucho hype, fangirleo desbordante y loco, ya lo capté, debo leerlo. En fin, espero que lo hayas pasado genial <3 Muuchos besitos y abrazos!!!Y que te quiero <333

    ResponderEliminar

Os invito a dejar vuestra propia opinión. :D