Translate

17 de diciembre de 2014

No - Reseña de La casa de la playa de Nora Roberts


NO - RESEÑA DE LA CASA DE LA PLAYA DE NORA ROBERTS:


Mi último libro abandonado, y el primero que no logro terminar de Nora Roberts. Bueno, no es el primer libro de Nora que no me ha gustado, pero si el primero suyo con el que me he rendido.

Tenía verdaderas ganas de volver a leer a Nora. La última obra suya que me gustó fue Emboscada, y de eso ya hace mucho tiempo. Así que, en cuanto vi este libro en el expositor de la biblioteca, me lo llevé conmigo. El suspense romántico no me gusta mucho pero cuando la historia de amor es buena no me importa. Y Nora Roberts sabe cómo crear grandes historias, novelas que te atrapen y te roben más de una sonrisilla. Yo he leído libros suyos de todo tipo, normalitos, nada reseñables, y espectaculares. Y estaba deseando volver a leer un libro espectacular de Nora Roberts. Pues este libro yo no le etiquetaría así, más bien como normalito.

No es una mala novela, es más, creo que la trama de suspense está bien hilada, incluso logró meterme el miedo en el cuerpo, y me atrapó durante doscientas páginas con la historia que estaba contándome, pero llegó un punto, antes de llegar a la mitad del libro, en que todo se estancó. La novela se volvió repetitiva, aburrida, había muchos momentos y muchas conversaciones que giraban en torno a lo mismo, eran clavaditas salvo porque se usaban palabras diferentes. Ya no había sorpresas. Y en cuanto dejó de sorprenderme y atraerme ya no sentí que tuviera sentido seguir leyendo La casa de la playa. Además, en ningún momento logré conectar con esta última apuesta literaria, Nora no me decía mucho, y esos personajes no me llamaban la atención.

Admito que me tomé mi tiempo en hacerme una idea de ellos, y al final, Abra acabó por no gustarme, y Eli era... solo un chico acartonado. Abra era demasiado perfecta como para ser real. Abra ha nacido de una mujer que es casi una heroína y ella no se queda atrás. No se dedica a recorrer mundo en tareas de derechos humanos pero en el pasado fue una pieza clave en ese tipo de ONG'S y ahora se dedica a mil cosas a la vez, y todas le salen perfectas: es la reina de la cocina, de las tareas domesticas, de la creación de joyas, del yoga, de los masajes, no hay nada que Abra no sepa hacer. Y además, es fuerte, valiente, independiente, la mejor mujer creada del S. XXI. Su personaje me ha chirriado mucho. No me la creo. Abra no existe punto.
 

Eli en cambio.... es el típico chico rico con una vocación indudable para ganar dinero y triunfar como abogado. Proviene de una prestigiosa familia y su vida podía parecer perfecta hasta que todo se derrumbó a su alrededor. Ahora le toca reconstruirse, y ya de paso, se reencuentra con sus raíces, cuida la casa de su abuela (que ha permanecido de pie desde muchas generaciones), se enamora de su asistenta y descubre quién ha destruido su vida y atacado también a su abuelita. Eli me ha parecido un personaje... de cartón, que se amolda siempre a lo que digan los demás. O a lo que los demás deseen de él.

La relación entre Abra y Eli no me la he creído... nunca. En ningún momento hubo química entre los dos. Tampoco se gustaban especialmente. Y doscientas páginas después, así, de la nada, están locos el uno por el otro y necesitan arrancarse la ropa, todo el tiempo. NO ME LO HE CREÍDO. Además, siento que Abra y Eli son una de las peores parejas literarias con las que me he encontrado. Todo entre ellos es forzado. Abra es avasalladora, tanto que incluso da la sensación de acosar a Eli con la excusa de que quiere curarle. Y Eli, como he dicho, se deja amoldar. No me gustó nada la relación. Es una pareja muy, muy incorrecta. Y cuando se acuestan es todo demasiado patético e irreal. Doscientas páginas y se hacen novios o amigos con derecho a sexo, ni ellos lo tienen muy claro. Pero tras acostarse un par de veces, Eli le ha insinuado matrimonio a Abra. ¿De dónde ha venido todo eso? Nora se ha acostumbrado a descuidar muchísimo la parte romántica y en este caso, ha sido demasiado forzado y absolutamente decepcionante. Casi parece que Eli está con Abra porque su asistenta/masajista le ha impuesto su presencia, y eso está feo. Vale que Eli siempre comparó a Abra con una sirena pero también aprovechaba cada ocasión para alejarse de ella y siempre que le decía un NO a cualquier sugerencia por parte de Abra, ésta hacia oídos sordos e imponía su voluntad y al final Eli siempre claudicaba. ¿Es lo que ha hecho al aceptar quitarle a Abra su ayuno sexual? ¿O estos dos de verdad se gustan a su manera rara? Es una pareja que NO me gusta. Y a la larga no veo como lo suyo va a poder durar más de un invierno.

Bueno, por todo ello y porque libros que solo esconden tristezas, nudos y malos rollos no me gustan, a la lista de abandonados. Roberts, has perdido tu toque mágico.

Mire - Mayu.

1 comentario:

  1. Pues parecía que pintaba bien.... lo tacho jajajaja

    Un besote

    ResponderEliminar

Os invito a dejar vuestra propia opinión. :D