Translate

27 de marzo de 2015

Tercera vez que leo Obsidian de Jennifer L. Armentrout


Tercera vez que leo Obsidian y tercera vez que disfruto de este libro. La verdad es que me ha gustado mucho releerlo. Ha sido una experiencia completamente nueva y vieja a la vez. Vieja porque ya me sabía totalmente la historia y nueva porque me ha hecho sentir cosas diferentes. En cierto modo, ha sido como abrir los ojos, porque antes pensaba que Obsidian era un libro perfecto y con esta relectura he sentido que no.

Como decía, me ha gustado releer Obsidian. Más que la primera vez y menos que la segunda (Aquí la reseña). Pero esta tercera vez ha tenido un toque especial porque esta relectura la he hecho acompañada de mi preciosa niña Inés. ¡Lo que he disfrutado leyendo sus comentarios! ¡Lo paso genial a su lado y divagar juntas sobre libros es lo más! ¡Sobre todo en nuestro club de lectura!
 
Pues bien, este libro es genial. ¿Qué libro te enamora tres veces seguidas? Solo uno realmente bueno. Uno especial. Aún sigo considerando a Obsidian un libro especial, Katy y Daemon son de mis parejas favoritas y este libro sigue siendo muy especial para mí. Que ahora no me resulte absolutamente perfecto no quiere decir que no me encante. Porque hay algo adorable en un libro que te enamora siempre, cuantas veces te cruces con él. Obsidian es uno de esos viajes que no se olvidan, se quedó conmigo en nuestro primer viaje y no me arrepiento de haberlo leído ya tres veces. ¡El libro lo vale!
 

Para empezar, un pros. El libro me ha enganchado mucho. Vale que no había esa ansia devoradora porque ya me sabia las escenas, los momentos especiales, incluso algunos diálogos, y como no, parte de lo que Daemon sentía y que no dudó en regalarnos en esos capítulos adicionales (seis u ocho de este primer libro ¿no?). Pero si que sentía adicción, esas ganas de seguir leyendo estaban ahí. Es más, el primer día me leí casi la mitad del libro, el segundo hice un parón (necesitaba ver a mis queridos japoneses de Ouran high school host), y el tercero le terminé. No quería dejar de leerle. Y no solo porque tratara de mantenerme al día con Inés (adoro cada uno de nuestros comentarios compartidos aunque todavía nos queda fangirlear mucho, si, si), sino porque el libro tiene ese toque maravillosamente especial que te hace querer embarcarte en esta historia y no bajar nunca. Si, mola ponerse rumbo al mundo Luxen.

La verdad es que temía un poco releer Obsidian después de lo que sentí con Onyx (sobre todo por cómo me dolió Katy) pero animada por Inés me decidí a re-empezar la saga. Creo que por eso no he percibido a Katy de la misma forma. Me ha gustado mucho, porque es inevitable querer a Katy pero ya no me resulta la chica mas adorable del planeta Luxen. Espero que luego, según avance con la saga, pueda volver a sentir que Katy es adorable y que es lo más. Este se podría decir que es un contra porque ya no quiero locamente a Katy. Con todo, en Obsidian no tengo nada que reprocharle a Katy salvo UNA cosa, el que no pare de mentirse a si misma sobre sus sentimientos hacia Daemon, siempre está con lo de 'no le soporto' y en el fondo, y desde el principio, incluso cuando la saca de quicio y no le entiende, está coladita por él. Por lo demás, Katy en este libro es genial. Lo que es también un pros. Algo a favor de este precioso Obsidian. Katy es una gran protagonista y lo sigo pensando. Su voz tiene algo que te deja pegadita a su historia y me encanta como avanza, crece y piensa durante el libro. Y como quiere. Porque Katy tiene un corazón enorme. Fuerte y valiente. En Obsidian es toda una heroína y se merece que muchos idiotas se pongan de rodillas a pedirla disculpas. En este libro se cuenta la leyenda de Snowbird (ya me la sé de memoria porque me enamoró la primera vez que la leí), y Katy es como esa princesa. Muy humana, muy real, con mucha fuerza y con un corazón soleado, noble y bondadoso. Es imposible no aplaudir a Katy. Porque ella no agacha la cabeza y deja que la humillen. Ella planta cara y pelea. Y cuando no pelea, ama. Y yo sigo queriendo a esta pequeña, por lo que Katy es una razón muy buena para que conozcáis Obsidian.
 
Otro pros. El mundo que ha creado Jennifer. Arum, Luxen, y humanos, y todo ello ambientado en un pueblecito en medio de la nada pero que cuenta con paisajes maravillosos (unas montañas, un lago increíble, etc). Todo el tema paranormal está muy bien. Jennifer se lo ha currado. Ha cuidado mucho este aspecto. Es más, se nota que tiene una gran creatividad. En cuanto a su trama y a su forma de reinventar los llamados clichés. En este libro, hay muchos detalles paranormales, en ese sentido, para mi Obsidian es un libro muy introductorio (Katy no descubre el secreto alienígena hasta la mitad del libro, así que imaginaos), la idea es muy original, y está bien llevada. Pero eso, he sentido que el libro era muy introductorio, lo que me ha entorpecido la lectura.

Daemon, madre mía. Daemon es lo mejor de este libro. Yo cada día lo quiero más. Es que le veo, le oigo hablar, y sonrío como una boba. Me encanta. Le adoro. Le quiero. Si, no puedo negar que estoy enamorada de él. Mucho. Para mí, Daemon es lo más. Sobre todo, por todo lo que esconde. Él sí que quiere a Katy desde el primer instante, aunque por miedo no lo demuestre. Si. Miedo. Daemon ha sufrido mucho con la pérdida de su hermano Dawson, teme que le arrebaten a Dee, y está sometido a mucha presión, todos le observan esperando o que les salve o que cometa un error. No es fácil estar en la piel de él. Obviamente, él tiene unas cuantas cosas por las que pedirle perdón a Katy (más que nada, por esa boca bravucona) pero... ¡qué gusto da releer este libro sabiendo que pensaba y que sentía Daemon! Chicas, si no conocéis a Daemon todavía, fijaos en sus pequeños detalles, en las mil cosas que hace por Katy y no en las perlitas que suelta. Sus palabras son una negación de sus sentimientos. Es que, Daemon quiere un montón a Katy, y hay muchas pistas de ello. La más directa son sus 'diarios', pero en el libro, también hay pistas. Miradas, pequeñas frases cuando baja la guardia, sonrisitas, cositas que hace por Katy, un montón de pequeñitas huellas. La quiere un montón, solo que sus palabras a veces traicionan sus sentimientos (eso, unido a que Katy no es la chica más segura del mundo, Daemon es MUY vulnerable a Katy, nadie puede herirle tanto como ella, pero Katy no se da cuenta nunca). Yo le adoro. Estoy enamorada de Daemon, punto. Es arrogante, le encanta lucirse, tiene ese aire de chico malo y está buenísimo pero si le quiero es por lo protector que es, además de... enumeremos: es leal, es divertido, es caliente, es imprevisible, es atento, y esconde un punto de dulzura brutal.

 
La relación de amor-odio, no es mi estilo, la verdad. Todavía sigo con esa espinita de que Obsidian no fuera una historia más romántica y dulce. Pero me gusta este romance. Porque así son Katy y Daemon. Y me lo he pasado pipa con su relación. Me he reído muchísimo con estos dos. Ha sido muy tierno verles desde esta perspectiva, sabiendo que esconden y que muestran, cuáles son sus luces y sus sombras. No hay solo una atracción entre ambos ¿eh? Hay mucho más. Un amor que solo ha empezado. Con muchas chispas. Momentos malos y buenos. Con heridas y con un montón de revoltosas... caricias. Hay grandes escenas entre ambos, unos diálogos geniales, con vida propia. La relación de ambos no es mi relación soñada ¿eh? Yo tiendo a enamorarme de romances dulces y adorables, de historias dulces y empalagosas (quizás por eso amé tanto la precuela de Dawson y Bethany, ¡porque estaba escrita para mí!). Obsidian no tiene nada de eso. Pero es mi excepción.

Como digo, no creo que este primer libro de la saga sea absolutamente perfecto. Por mucho que me frustre, no me queda otra que aceptar que Daemon y Katy hasta el tercer libro no son novios por mucho que yo hubiera querido que en este libro ya hubieran vivido momentos híper-románticos y con muchas declaraciones de amor *una a veces sueña con cosas imposibles. Jennifer no soñó así la historia de Daemon y hay que aguantarse*. Pero, es un buen comienzo de una saga apasionante. Este libro puede parecerse a muchos otros, no es la gran maravilla del mundo, pero tiene algo bonito que siempre me conquista (y siempre logra que en cada lectura le haga una reseña).

¿Un contra? Ha sido la primera vez que al leer este libro no he llorado. Y si, ese es un contra. Porque Obsidian no me ha llegado tan hondo como para llorar. En esta tercera lectura no he llorado, no se me ha estremecido la piel, me he sentido más distante del libro. No me ha enamorado tanto como la vez anterior. Adoro Obsidian pero no me ha embrujado.

Jennifer. Su pluma. Me encanta. Sabe envolverte por completo. Enamora. Es genial de principio a fin .

Nota: 7/10.

Gracias amiga mía. Nuestro club de lectura es súper especial para mí y me enorgullece sumar a Obsidian en la lista. Pronto a por Onyx.

Besos,

Mire - Mayu.

1 comentario:

  1. Me encantan las lecturas conjuntas y de vez en cuando me apunto a alguna con una amiga con la que comparto bastante los gustos, no sé tú, pero yo siempre le saco más defectos a los libros jajaja

    Un besote

    ResponderEliminar

Os invito a dejar vuestra propia opinión. :D