Translate

2 de septiembre de 2015

Reseñando COFFEE PRINCE ♥


(DORAMA COREANO, 2007) (DIECISIETE CAPITULOS + MAKING OF)
  

En dos días me voy a Grecia, a estas horas ya estaré en Atenas, cumpliendo un sueño gracias a unas personas que me quieren un montón. Antes de realizar este viaje tenía que elegir con mucho mimo la última serie que vería porque una vez que tome ese vuelo estará desconectada del mundo. La elegida fue Coffee prince, y tengo que admitir que fue todo un acierto, su dulzura se vendrá conmigo a un país tan antiguo y especial como es Grecia, es la cuna de la civilización. Este viaje será todo un cambio y un empujón espiritual. Voy a vivir mi propio road trip. Espero que eso me ayude a volcarlo en un proyecto que tengo en mi corazón. Y como digo, Coffee prince va a venirse conmigo, porque las más grandes historias de amor te acompañan allá donde vayas, a todos los rincones del mundo, y Coffee prince se viene conmigo porque me ha enamorado muchísimo. Es increíble como ha entrado en mi vida, pisando fuerte, y anclándose de raíz.

10/10

No me esperaba amar tanto esta historia, a mi Coffee prince, pero lo mío con Coffee prince ha sido un gran amor, uno de esos que te hacen temblar las piernas, erizar la piel, revolotear el corazón. Dios mío, es que hasta dormida sueño con Coffee prince, y despierta... horas y horas, incluso cuando converso con otras personas, y descubro lugares de paraíso, Coffee prince está ahí, revoloteando en mi memoria, tiñendo mis recuerdos con sus vivencias, personajes, trama, actores, todo. Pocas veces he amado tanto, tanto, tanto, una serie como amo yo ahora a Coffee prince. Es preciosa de principio a fin y es perfecta desde el primer hasta el último segundo y si pudiera llenaría mi vida entera de Coffee prince, pediría más temporadas, más de mi preciosa y adorable pareja, más de ese amor reverencial y eterno, más de una historia que da para cien horas y muchas más. Coffee prince es ahora también uno de mis grandes amores y no sabéis cuan feliz soy por ello. No paro de sonreír, no paro de reír, no paro de enamorarme, por culpa de Coffee prince.

Esta serie se ha metido de lleno entre mis series favoritas, es más, se lleva la máxima puntuación, con Playful Kiss (reseña AQUÍ), Tatta hitotsu no koi (reseña AQUÍ) y Blood (reseña AQUÍ) , y no puedo elegir entre unas y otras, todas son pura maravilla y pura perfección.

 

No esperaba que Coffee prince pudiera enamorarme. Es más, ni siquiera esperaba que me gustara mucho, iba con la idea de que sería una historia lenta y poco romántica, frustrante, al estilo Full house con Bi Rain (reseña AQUÍ), una historia buena pero sin ser espectacular, y me equivoqué, de pleno. Porque Coffee prince es divertida, romántica, no abusa de los toalleros ni tiene exceso de drama, y no mantiene a nuestros adorables amantes separados hasta el último capítulo. Coffee prince tiene la frescura que  no tenía Full house aunque me recordó a esta segunda porque ambas tenían un encanto muy dulce y se repetía cierto espejismo del protagonista masculino y por ese halo de no querer crecer nunca. Pero si tengo que elegir toda yo soy de Coffee prince, además, Coffee prince es mucho, mucho mejor que Full house, en mi caso Full house se llevó un seis y Coffee prince el diez.
The 1st shop of coffee prince es una de esas series que cambian dulcemente tu vida. Porque es la mejor del mundo mundial. Coffee prince es mi cura para el estrés, para el dolor, para las lágrimas, para la tristeza. Cuando me siento triste o no me amo lo suficiente solo tengo que ver Coffee prince y ya soy totalmente feliz, le da vueltas a mi corazón, hace cosas maravillosas con mis pensamientos y mi corazón, me devuelve a la persona feliz y maravillosa que quiero ser, me hace sentir la vida de una forma especial y renovadora. Sinceramente, esta es la serie que yo necesitaba poner en mi vida. Necesitaba vivir Coffee prince y no lo sabía. Necesitaba poner esta historia en mi vida. Lo necesitaba. Pero eso no lo sabes hasta que lo vives ¿verdad? Dios mío, es que de solo contároslo me entran ganas de llorar y reír y no puedo parar de sonreír como una boba. Es que soy tan feliz y estoy tan llena de amor por Coffee prince. Me ha aportado tantas, tantas, cosas buenas esta serie, ha hecho tanto por mi sin pretenderlo ni forzarlo, ha cambiado mi corazón justo donde más lo necesitaba. Ha venido para quedarse y ha llenado mi vida de risas y amor.


 
Esta historia es una preciosidad memorable, y se merece todos los premios y toda la consideración y relevancia y toda la fama que sembró. Se lo merece todo. Y se merecería que hoy en día la siguieran emitiendo. Es una de esas historias que sin ser viejas -solo es del 2007- se han convertido en clásicos porque nadie se las puede perder, porque es tan grande lo que esconden que no hay palabras para explicarlo. Pues con Coffee prince pasa eso. Es tan extraordinaria y tan sencillamente hermosa. Solo pretende entretener y divertir y poner dulzura y en cambio hace eso y mucho más, te da un amor tan grande que nunca puedes dejar de sentirlo. Dios mío, llevo dentro de mí esta historia, llevo dentro de mí a estos personajes, a todas estas pequeñas historias de amor que forman Coffee prince, y llevo dentro a Go Eun Chan y Choi Han Kyul, los llevo tan adentro que no puedo imaginarme mi historia sin ellos, no puedo imaginar una vida completa sin ellos. No sabéis cuan feliz he sido con ellos, cuanto amor me han dado, cuanto me han hecho reír, cuanto he llorado dulcemente por ellos, cuanto he disfrutado viviendo su historia y viviéndoles a ambos -y al resto también pero mi amor eterno es para mí Chan y mi Han Kyul-, cuanto he disfrutado enamorándome de su preciosísima historia de amor y de ellos dos. Joder, no puedo despedirme de ambos, no puedo despedirme de Coffee prince, será por eso que cada dos por tres miro el final deseando encontrarme con unos minutos más, unos segundos más, una vida más con ellos. No puedo imaginarme la vida sin ellos ni sin su historia. Así de fuerte y grandes son para mí. Así los amo. Son irrepetibles, únicos y preciosos, y no me imagino la vida sin Go Eun Chan y Choi Han Kyul. No puedo decirles adiós.

Me parte el corazón decir adiós a Coffee prince. No podré despedirme nunca de esta serie y de estos infinitos personajes, así que, solo puedo quedarme con el consuelo de que siempre podré reencontrarlos y volver a vivir junto a ellos. Aunque solo sean las vivencias que ya he compartido con ellos. Por supuesto, querría dos, tres, montones y montones de temporadas con ellos, desde el instante en que dejamos a Go Eun Chan y Choi Han Kyul hasta el último instante de sus vidas. Quisiera vivir todo eso con ellos y más pero comprendo que esta serie es la adaptación de un libro, y por tanto, no se puede sacar más.

Me he apuntado el libro, tengo que buscarlo, tengo que leerlo, ya he leído que no es tan bueno como la adaptación coreana pero quiero saber el origen, quiero emocionarme encontrándome con los personajes de papel, porque de ahí nació esta historia televisiva que yo tanto amo. También está la adaptación tailandesa, de la que solo he visto unos minutos del primer capítulo, pero es que entre que está eliminada de internet por la reclamación de derechos de autor y que es como un copia y pega del Coffee prince original pues nada, me quedo con mi gran amor y nada de sustitutos.

Lo dicho, me he enamorado perdidamente de Coffee prince. Iba temiendo que esta historia no fuera increíble para mí. Iba temiendo no poder quererla. Y en cambio ahora la quiero mucho. ¿Qué digo mucho? La quiero un montón, para siempre, siempre, y siempre. Siempre un siempre. Esta historia se ha metido en mi piel, en mi sangre, corre por mis venas, late en mi corazón, brilla en mis ojos, está en mis recuerdos, como si yo misma la hubiera vivido, experimentado, soñado. No lo sabía pero esta es la serie que siempre había buscado. Y mucho más en esta temática de chicas disfrazadas de chico, género llamado Gender bender, que me vuelve loca y al que siempre voy deseando disfrutarlo, y encontrar algún tesoro. Pero en esta temática solo he encontrado dos historias extraordinarias por ahora: The k-pop ultimate audition (reseña AQUÍ) y esta, y luego, aunque me hicieron llorar, también la amé: One well raised daughter (reseña AQUÍ). Son las tres series de gender bender que nunca en esta vida debéis perderos. De verdad. No debéis perdéroslas. Pero como Coffee prince ninguna, aunque The k-pop ultimate audition la roce y Blood, Playful kiss, y Tatta hitotsu no koi signifiquen tanto para mí como esta historia. Coffee prince es el sol y la luna de los doramas, le daría todas las estrellas del mundo y si las puntuaciones no se rigieran por un número máximo de diez le daría el infinito. Es más, para mí, esta serie es un infinito, una serie inmortal que vivirá por siempre en mi corazón. No importa qué pasos dé en mi vida, o cuantas historias descubra, ya he visto más de cuarenta doramas completos y pocas han llegado a significar tanto para mí como Coffee prince. No me ha enamorado por ser una de las primeras series que he visto, tengo buen criterio con esas cosas, y esta serie es buena, mejor que buena, es inmortal, extraordinaria, irrepetible, única, celestial. Lo mejor de lo mejor. Corea entregándonos una historia de las que se te meten en la piel y hacen malabares con tu corazón, enamorándolo con su magia. Le he rendido mi alma y le rendiría mi corazón si no me lo hubiera robado ella misma. Y lo mejor es que no fue amor a primera vista para mí, fue un amor lento, lento, lento en mi piel, que fue creciendo poco a poco, poco a poco, hasta hacerse tan inmenso que no había rastro en mi sin su huella, sin sus raíces invadiendo mi piel. No tengo más que cerrar los ojos para soñar con Coffee prince, e incluso sin cerrarlos. Respiro y ya siento cuanto amo Coffee prince. Eso es, Coffee prince es como respirar, algo que necesito y que me gusta necesitar, algo que me lleva sentir mejor. Es una serie que me libera de las cicatrices, de las heridas, del dolor. Es más, lo he comprobado totalmente, a veces estoy de los nervios, o muy triste, o estresada por mis propios miedos y solo tengo que ver una escena, no digo ya la serie completa, una escena de Coffee prince para que todo dentro de mi cambie y se ponga en el lugar correcto. Es mi medicina, y no hay otra forma mejor de describirlo, es el secreto de la felicidad, es un sueño de amor que llevo yo ahora en mi piel. Que preciosidad he vivido, que hermosa historia he dejado que llenara mi vida.

Le agradezco enormemente a mi amiga Natalia que un día meses atrás me hablara de Coffee prince, recomendándomela. Te quiero mucho nena, por esto y por mucho más. He tardado en ver Coffee prince pero ahora que la he visto comprendo por qué la considera una de sus series favoritas, porque la ha visto tantas y tantas veces, porqué sus actores son importantes para ella. Ahora lo comprendo y la apoyo. Yo también estoy de acuerdo, yo también amo a todos los actores de esta serie, y amo esta historia, guionistas, directores, estilistas, cámaras, etc, etc, a todos los que han llevado a cabo esta producción, les estoy eternamente agradecida y por supuesto a Gong Yoo y Yoon Eun Hye también, son como astros para mí, incluso me gusta fantasear con que ellos se enamoraron fuera y dentro de la pantalla -esto último solo pueden saberlo los implicados-, cuesta creer que un amor tan grande pueda ser solo una ficción. Esa es la magia de Coffee prince, que es tan realista, cercana, natural, espontanea, que te crees toda la historia, porque en serio, esto tiene que haberle ocurrido a alguien en este mundo, no puede ser que todo esto no exista de verdad. Sobre esta tierra alguien tiene que haber vivido este Coffee prince. Me encanta haberme enamorado así de Coffee prince, no puedo negarlo, la he disfrutado como una niña, la he soñado, la he bebido, la he saboreado, la he amado, la he sentido bajo mi piel, latiendo salvajemente en mi corazón. No puedo contar cuantas veces suspiré de puro amor. Cuantas veces reí. Cuantas veces me hicieron soñar despierta y sentirme inmensamente feliz de estar viva. No puedo contar cuantas veces me hicieron comprender cuan hermosa es la vida y cuanto merece enfrentarse a los miedos, luchar, y confiar en los demás.

Esta serie me ha hecho descubrir cosas que no quería ver. Como que vivir herida y desconfiada es perder el tiempo. Deberíamos dar las gracias por todas las cosas buenas que nos ocurren. Por todos los momentos que parecen tontos y sin importancia simplemente porque son cotidianos. Porque Coffee prince me ha hecho descubrir la magia y la dulzura que se esconde en la vida. Con historias como esta yo me pondría de rodillas y le juraría amor eterno. Porque sé que voy a amar siempre Coffee prince, siempre, siempre, y siempre echaré de menos esta serie, y a estos personajes, pero siempre me sentiré afortunada por poder compartir la vida con aquellos que amo y por todo lo bueno que vivo. Esta serie te enseña a valorar esas pequeñas cosas. Esos tesoros que todos tenemos. Te enseña que merece la pena saltar al vacío y no dejarse vencer por el miedo, porque de ese reto y ese salto saldrá algo más grande, te enseña que todos podemos ser pequeñas heroínas, que todos podemos vivir una vida preciosa, que a todos nos está esperando ese gran amor, ese amor escondido en las estrellas u oculto en una cafetería de príncipes. Solo tenéis que creer. Y si no podéis, Coffee prince os enseñará a hacerlo. Sé que habrá gente que cuando vea esta historia no descubra este tesoro que es para mí, todo lo que a mí me ha aportado, sé que habrá quien la considere divertida y romántica pero no épica pero pensadlo, es el tesoro de ser uno mismo. Y Coffee prince es un grandioso tesoro para mí. Es una historia que sin pretenderlo y sin respirarlo se volvió épica para mí. Se grabó por siempre en mi corazón.

Poco a poco fue metiéndose de lleno en mi vida. En el primer capítulo solo pensaba que era una serie más y que tenía un comienzo lento, pero luego en el segundo descubrí que podía reír mucho con la pareja protagonista, con mis Go Eun Chan y Choi Han Kyul, y en el tercero igual, y en el cuarto y quinto lloré y me sentí triste y frustrada, y en el sexto lo comprendí todo y me di cuenta, de que entre un capítulo y otro, entre una emoción y otra, entre descontentos e ilusiones, risas, ternura, amor, esta historia se había enraizado en mi corazón. Sin darme cuenta piel se había enamorado de Coffee prince. Solo lo supe cuando llegué al sexto capítulo. Me enamoró sin que me diera cuenta. ¿Pero no es así como una se enamora de verdad? Sin pretenderlo, sin buscarlo, solo... pasa. Y ya está ahí. Y no se puede borrar. Y decir que la disfruté es quedarme corta. Estaba enamorada, ¿cómo no iba a disfrutarla? Y cada vez me enamoraba más y más, y fangirleaba conmigo misma, y soñaba y pasaba los capítulos con autentico deleite. No podía dejar de ver Coffee prince, así que la vi en dos días. Y después he estado toda la semana rememorando las escenas y de lunes a miércoles he estado viendo un montón de momentos de la serie, escenas preciosas que han dejado huella en mi. Incluso he empezado a aprenderme los diálogos. Y cuanto más veo esas escenas más las amo.




Cuanto más pienso en volver a ver Coffee prince más me gusta la idea. Es más, si pudiera y me diera tiempo, volvería a verla, de principio a fin, desde el capítulo uno al diecisiete y pasando otra vez por el maravilloso making of -que vi ayer-. Creo que esta serie podría verla un millón de veces y nunca, nunca me cansaría. Porque es perfecta. Porque es mi sueño. He aquí una de las historias que siempre había andado buscando. Así que, gracias infinitas a mi amiga Natalia, porque me ha llevado a descubrir una serie maravillosa y épica, de las que moran en mi corazón sin rastro de imperfección. No tengo pegas para esta historia, creo que es maravillosa tal y como es, no cambiaría nada de ella, nada, nada, la dejaría tal cual, diálogos, escenas, personajes, todo, porque es perfecta y encaja como un puzzle. Lo único que diría... por favor, quiero más capítulos, quiero vivir más aventuras con Go Eun Chan y Choi Han Kyul, quiero verles casarse, tener a sus bebés, llevando la nueva cafetería, y un largo etc, y lo mismo para el resto de personajes, no quiero despedirme de ninguno, todos se colaron en mi vida para siempre. ¡Ay madre, es que son todos tan bonitos! ¡Como los quiero, por favor! Quiero volver a verles juntos, quiero poder vivir más con ellos, y amarlos más, si es que eso puede ser posible. Porque la forma en que ya los amo es incondicional, infinita y épica. Son lo más para mí. Y si pudiera les daría las gracias por llegar y quedarse en mi vida, por hacerse con todo mi corazón.


Sí, son personajes de ficción, trama de ficción, pero ojala todas las series fueran como esta. Muchas tendrían que aprender de Coffee prince, de su ternura, de su épico amor, de su risa, de su mensaje, de su tono, de su ritmo, de su secreto, de esa vida que se te mete en la piel, porque esta serie es la vida, no es solo una serie más, no se queda en un mero entretenimiento. Por supuesto que otras series tienen tramas tan duras, ¿pero es que lo épico solo pueden ser tragedias? De verdad que me encanta descubrir que hay series capaces de tomar algo sencillo, una idea del montón y repetida, y hacer algo extraordinario con ello. Algo que coloca su sencillez, su ternura, sus risas y su amor por la vida como algo épico y reverencial, algo que nadie puede perderse. Coffee prince tiene la mejor magia de todas, es la vida real volcada en la ficción, y llevada con un buen rollo y una alegría exquisitas. No digo que no vayáis a llorar porque esta historia es como la vida, tiene sus momentos tristes, sus momentos de llorar mucho, pero también te hace reír tanto, te hace soñar tanto, te hace vivir la vida con la mejor de las esperanzas y con la más grande ternura. Sus personajes, su historia, está viva. Y no es solo una historia la que Coffee prince nos cuenta. Con Coffee prince no solo viviréis la historia de amor irrepetible y de carne y hueso de Go Eun Chan y Choi Han Kyul, también viviréis la vida y las historias de los príncipes, de las familias de Go Eun Chan y Choi Han Kyul, y como no, del primo de Han Kyul y su novia, y de la gente que vive en el barrio. Hay muchas historias que conforman Coffee prince, porque la vida no solo nos pertenece a nosotros, sino también a todos aquellos que nos rodean y nos complementan, pues todos ellos también tienen sus propias vivencias ¿verdad? Y en Coffee prince vamos a acompañarlos a todos, siempre. Esa es otra de las cosas que me encantan de Coffee prince, que nunca se olvida de ningún personaje, que nunca se olvida de contarnos esas otras historias, que nunca usa a ningún personaje por el bien de nuestros protagonistas, todos lo que tienen un hueco en Coffee prince tienen su propia voz y os van a chiflar todos, que lo sé yo, o al menos conmigo lo han hecho. Incluso las personas que pensaba que no me caerían bien me han sorprendido y me han encantado.


Y ¿vamos a por las historias de amor? Pues comienzo con la más bella historia de amor, la de Go Eun Chan y Choi Han Kyul. Decir que es bonita es quedarme corta, es preciosa, hermosa, increíble, soñadora, mágica, real, cercana, natural. Es todo lo que una podría soñar y más. Yo quiero vivir este amor, no os voy a mentir. Quiero vivir algo tan único, especial y verdadero. Porque lo que comparten Go Eun Chan y Choi Han Kyul es amor, de ese que llega y no puede irse nunca, son almas gemelas que se pertenecen por siempre.



Ambos se conocen de la forma más peculiar pero también más real, cuando nuestro chico está recién saludo de la ducha y Eun Chan le lleva la comida a domicilio, y el niño en vez de cortarse, sigue secándose esas piernas mientras muestra esos pectorales, y esa sonrisa llena de hoyuelos, ay que calores por culpa de mi oppa. Así salió Eun Chan después, con las piernas temblando. Pero este encuentro solo uno de los dos lo recuerda. Han Kyul piensa que conoció a Eun Chan por un ladrón de bolsos, y aprovechando la confusión y que nuestro oppa no quería tener citas a ciegas con mujeres concertadas por su abuela, le pide a nuestra unnie que sea su amante ficticio y eso les lleva a convertirse en compañeros de juegos, y a trabajar juntos, y de todo eso al final nace desde casi el principio una complicidad especial, son dos almas gemelas que sin soñarse ni esperarse se han encontrado. Y ya sabéis que pasa con las almas gemelas, que nunca pueden estar separadas. Pues a ambos les pasa eso, no es amor a primera vista es complicidad mutua, es algo que escapa a las palabras y solo tiene sentido si lo viéramos desde los ojos del corazón. Hay algo que les hace adorarse desde el principio, que les lleva a buscarse siempre, a jugar el uno con el otro, a contárselo todo, desde lo más bonito hasta lo que más duele. Se convierten en amigos y sin darse cuenta desde el principio empiezan a amarse. Pero ciertas personas les hacen despistarse sobre sus mutuos sentimientos, lo que a la larga es mejor porque los dos comprenden la diferencia entre una leve atracción y una complicidad que solo implica ser amigos a un amor de verdad, de esos por los que caer de rodillas con la mayor sonrisa de todas. Fue imposible que no me gustara como se enamoraron, de una forma tan lenta y espontanea y auténtica, de una forma tan picara y especial. Ambos son almas gemelas que entre un momento y otro de complicidad se enamoran perdidamente. Pero enamorarse no quiere decir que siempre estén de acuerdo, que nunca peleen, todo lo contrario, se comunican y se aman tanto que solo buscan descubrirse e interactuar mutuamente y de ahí a veces nacen las peleas y conflictos pero esas peleas solo les lleva a amarse más, todo lo que viven juntos solo les hace atesorar aun más lo que está naciendo entre los dos. Y de verdad que es precioso y muy romántico. Me derritieron siempre, cuando se peleaban, cuando se decían cosas que dolían, cuando se buscaban pidiendo una mano amiga, cuando se lo contaban todo, cuando se ponían celosos, cuando se reconciliaban, cuando tonteaban sin parar y sin pretenderlo, cuando se miraban, se tocaban de improviso, y se lanzaban a los brazos del otro, cuando por tal excusa de agarraban de las manos o se besaban, cuando reían juntos y cuando peleaban hasta las lágrimas, cuando compartían su corazón en una sala de juegos o cosiendo ojos en peluches, cuando viajaban en coche y decían cosas que implicaban mucho más. Todo, todo, todo, me encantó de su relación. Fue tan real y espontanea, tan cercana, tan romántica y soñadora, tan lenta y hermosa, tan llena de sentimientos, emociones, tan preciosísima. Tan auténtica. Ellos se convirtieron en amigos, en almas gemelas, en dos personas enamoradas. Es que yo no necesitaba que lo dijeran con palabras, ellos se amaban, se pertenecían mutuamente, se soñaban y se pensaban cuando no se tenían, se comunicaban siempre, y nunca, nunca, pararon de crecer. Su amor comenzó como una brisa de primavera y fue cobrando más y más vida, más y más intensidad, más y más profundidad. Emoción pura. Ambos comparten uno de los amores más verdaderos y más épicos que he visto nunca. E incluso cuando pasamos la primera mitad y se descubren los secretos de Go Eun Chan, su amor solo crece y crece más. No hay nada sobre esta tierra que pueda separar a Go Eun Chan y Choi Han Kyul, nada que pueda detener su amor, nadie que pueda frenarles. Dios mío, lo que he amado yo este amor, lo que he disfrutado viéndolo, sintiéndolo en mi piel, enamorándome a la vez y al mismo ritmo que ellos, paso a paso, camino a camino, rastro a rastro, sueño a sueño, mirada a mirada, caricia a caricia, confesión a confesión, y de vuelta a empezar. Con solo verlos juntos ya está ahí la magia. No hace falta ni que hablen, sus miradas lo dicen todo, y cuando hablan, por favor, como me gustó que ambos dialogaran, que no se quedaran con una mera atracción. En pocas parejas he visto que interactuaran tanto como en Coffee prince, y además, de una forma espontanea y natural, nunca hay un solo encuentro entre ambos forzado, nunca una conversación falsa. Todo es perfecto y nada precipitado. Su historia de amor no son castillos de arena. Su historia de amor nace de la comprensión, los juegos, las peleas, los tonteos, las buenas vibraciones, las confesiones. Su amor surge de poder ser auténtico con el otro, de poder ser uno mismo y poder contarlo todo, sin guardarse nada, nace de poder confiar en el otro, de poder soñarse mutuamente sin miedo a romperse, nace de amarse incluso cuando todas las circunstancias están en contra. El verdadero amor no entiende de condiciones, es amor y punto. Me encantó que ambos no pudieran controlarse cuando estaban con el otro, que siempre se buscaran, que después de pelearse su relación solo fuera a más y nunca a menos, que cuando algo parecía roto entre ambos naturalmente volvía a reconstruirse, que se miraran con tanto anhelo y tanta devoción, que a veces no se comprendieran y buscaran entenderse, que se dejaran la piel cada vez que estaban con el otro, que no pudieran evitar ser auténticos y confesarse cosas y buscar tocarse, que no pudieran evitar sonreírse y reírse de las mismas cosas, y que cuando no estaban juntos y compartían ratos con otros amigos se sorprendieran pensándose mutuamente, rememorándose. Me encantó como poco a poco fueron llegando, invadiéndolo todo, dejando sin tregua su corazón, me encantó como al final nada en el mundo importaba tanto como amarse, nada en el mundo pudiera hacerles tan feliz como amarse libremente. Y cuando los secretos quedaron expuestos, por supuesto que no fue todo arcoíris y palabras bonitas, fue conflictivo, doloroso, toda una tormenta, dolió y fue perfecto en su intensidad emocional, en su caos de emociones, en su agridulce amor, y amé como, sin pretenderlo, cuando pensaban en rendirse, se negaran a ello y perdonaran y amaran por encima de todo. Y amé todo lo que nació después de todas las verdades reveladas. Pensaba que este amor no podría crecer más, alcanzar más cuotas, y volvió a hacerme caer de rodillas, me demostró que me equivocaba, porque la historia de amor de Go Eun Chan y Choi Han Kyul no había hecho más que empezar. Y disfruté lo que no está escrito de su faceta como novios, es que eran tan adorables, y tan increíbles. Y de nuevo, poco a poco, ahí estaba su amor, creciendo lentamente, creciendo más y más y por siempre más. Yo he disfrutado y he amado su relación de principio a fin, ambos son una pareja épica, desde el primer minuto, porque comparten tanto, todo y más, habrá parejas que pasen veinte años juntas y nunca descubran lo que Go Eun Chan y Choi Han Kyul tienen, y ellos, desde el principio tienen ese algo especial. Y sin ponerse las etiquetas también compartían unos momentos de puro amor que me dejaban de rodillas. Y después de ponerse la etiqueta eso solo fue a más y más. Lo que es genial. Esta serie y esta historia de amor y estos protagonistas son geniales. Lo mejor del mundo mundial. No hay palabras que hagan justicia a este amor, a lo épico y reverencial que es. Adoré como se amaban, se vivían mutuamente, como se cuidaban y tonteaban sin parar, como se peleaban y se reconciliaban espontáneamente, como se inventaban excusas para estar siempre al lado del otro, como sin imaginarlo se esperaban queriendo más y más del sabor y del corazón del otro. Este es un amor que se saborea poco a poco, que se vive inmensamente. Yo lo amé, lo saboreé, lo viví, lo disfruté, lo adoré, lo lloré, lo añoraré siempre.

Todo lo que Go Eun Chan y Choi Han Kyul viven juntos es tan especial, tan auténtico, no es todo color de rosas, hay llantos, hay peleas, hay reconciliaciones, hay complicidad, hay amor, hay romance de ese que pretende no ser romántico, hay unos mimos que endulzaron mi alma y me dejaron completamente derretida. Es que en la primera mitad de la serie el romanticismo no está ahí a posta y de todas formas está, porque todo lo que se refiera a Go Eun Chan y Choi Han Kyul sabe a puro amor. Yo me alegro de haberles vivido. Estoy más que encantada de haberme enamorado de ellos y de su preciosa historia de amor.




Go Eun Chan y Choi Han Kyul son una de mis parejas favoritas de todos los tiempos, obvio. Son especiales para mí. Son grandiosos. No me imagino mi vida sin ambos. Son increíbles. Los he amado tanto. Y lo dicho, no lo esperaba. Antes de conocerlos no sabía que iba a vivirlos y saborearlos de esta forma tan preciosa. No sabía que iba a quererlos tanto. Pero es que les quiero, les quiero, y les quiero. Son lo más para mí. No cambio nada de ellos, ni cuando aciertan ni cuando se equivocan, son siempre ellos mismos, y estoy contenta de que aunque a veces hierren siempre llegan al camino correcto, siempre se encuentran en ese camino que es la vida, porque las almas gemelas se llaman mutuamente y ellos son almas gemelas. Me ha encantado como el destino les ha llevado a acercarse, a amarse, a conocerse y vivirse. Y me ha encanta como el destino me ha llevado a mí a hacer lo mismo con ellos. Ojala Go Eun Chan y Choi Han Kyul existieran en la vida real y yo pudiera abrazarlos. Los quiero tanto que nunca podré grabarlo lo suficientemente épico con palabras. Son míos, muy míos, y les quiero con cada fibra de mi ser, a ambos, como pareja y como personas independientes que sueñan y luchan por labrarse su propio camino y encontrar sus propios sueños. Ambos son dos niños en cuestiones de amor, ni el uno ni el otro han amado antes hasta dejarse la piel, y los dos se enamoran mutuamente con la inocencia y el encanto de dos niños. Y todo lo que van viviendo les hace madurar, crecer, y llegar a un amor que ya no es solo cosa de niños, un amor que puede y podrá siempre con cualquier tormenta. Adoro como solo tienen ojos el uno para el otro, adoro como nadie nunca puede ser rival ni hacer tambalear su amor. Y todo porque ambos asientan muy bien su amor, no lo basan en una atracción sexual o en una idealización monumental. Ambos se saborean como son, con sus defectos y sus pasos en falso, pero también con lo mejor del otro, apostando hasta su piel, solo de una rendición tan grande y de conocerse realmente bien y amarse desde las raíces podría nacer un amor tan épico y reverente como el suyo.




Go Eun Chan es mi heroína. En serio. Mi heroína. Es que es tan adorable y auténtica. Tan fuerte y valiente. Tan frágil a veces. Tan dulcemente delicada. Y está tan llena de energía. Es tan vital. Go Eun Chan sabe a esperanza. Sabe a amor. Es increíble. Caí de rodillas por esta niña. Fue amor desde el primer minuto lo que yo sentí por ella. La amé siempre. Aunque se equivocara, nunca pude enfadarme con ella. Me resultaba demasiado adorable. La quería y la quiero demasiado. Siempre estaré de acuerdo con las decisiones que ella tome. Mi niña es preciosa, por fuera y por dentro. Por fuera es preciosa y sin artificios, no lleva ropas que marquen su cuerpo ni maquillaje, lleva el pelo corto y viste como un chico e incluso su actitud tiende a ser caballerosa, pero es que es preciosísima, no hay más que fijarse un poco más profundamente. Y lo que esconde dentro, por favor, que corazón más bonito y luchador tiene Go Eun Chan. Es increíble mi niña. Es que no puedo dejar de llamarla así, porque es mi niña y yo la quiero mucho, me encantaría que Go Eun Chan fuera mi hermana. Adoro como Eun Chan se vuelca tanto con las personas que ama, como las cuida y las atesora, adoro como va regalando alegría allá donde va, adoro lo adorable y cercana y espontanea que es, adoro la fragilidad que hay dentro de ella, adoro como siempre se lanza y se deja llevar por su impulsividad, adoro su madurez pero también su corazón inocente y de niña. Esta chica es un ángel, hay tal pureza en ella, hay algo tan extraordinario en mi unnie  Go Eun Chan. Además, Eun Chan me ha regalado un montón de irrepetibles momentos de ternura y risa. Y luego, como se enamora de Han Kyul, es que es preciosa esta niña y hasta en eso lo hace bien a pesar de su tapadera. Vamos viendo como a Eun Chan le duele inmensamente no poder salir de su engaño en esa etapa del dorama, y vemos como, con engaño y todo, le regala su corazón, y como siempre deja claro que le quiere y le quiere y se atreve a confesarlo e incluso a besarlo y abrazarlo y consolarlo ante todas las heridas de la vida. Adoro como siempre es su mejor amiga y siempre está ahí, en su mirada, que eso es amor por muchas excusas que se puedan buscar. Y me encanta como luego, sabiendo que va a perder lo que más quiere, es ella, y amo como nunca se esconde de sus propias culpas y lucha y le demuestra cuanto lo ama, pero sin caer en la súplica. Es amorosa, inocente y preciosa mi Go Eun Chan. Y fue un placer estar a su lado y descubrir a que sabía la mera atracción -hacia el primo- y a qué el amor verdadero.

Choi Han Kyul y yo empezamos riendo pero después pensé que era un hombrecito mimado y capullo. Y la verdad es que me equivocaba. Han Kyul es mucho más de lo aparenta. A veces puede ser muy duro en cuestiones de trabajo, pero es porque nunca ha trabajado en equipo y no sabe hacer las cosas correctamente pero a base de experiencia lo cambia. También es muy impulsivo y a veces se enfada ole el niño, pero no es tan a menudo como una podría pensar. Sí que es inmaduro y este cambio en su vida le va a hacer creer y le va a cambiar más que a cualquier otro, pero no es un niñato malcriado que sienta que puede usar a los demás a su placer. En realidad, es de los que atesoran y aman mucho, y cuando eso pasa, es extraordinario contemplarlo. Yo quiero que a mí me amen tanto como Han Kyul ama a Eun Chan. Oppa es sumamente amoroso. Es un encanto. Es amor, amor, amor. Al principio solo parece un mujeriego caprichoso pero eso lo deja de lado en cuanto aterriza de vuelta en Corea porque Corea le regala algo especial, le enseña a crecer, y ver crecer y madurar a Han Kyul no tiene precio, verle, por primera vez en su vida, brillar. En serio, fue precioso conocer de verdad a mi Han Kyul. Yo nunca pensé que el capullo zalamero del primer capítulo pudiera esconder tanto, tanto, tanto. Le amo de verdad. Porque conozco sus defectos y no es que los pase por alto, y sobre todo, porque conozco quien es y cuan leal, amoroso, generoso, y adorable es. Cuanto se entrega al amor y a las personas que quiere, cuanto se entrega a sus proyectos, cuanto se esfuerza por encontrar un sueño que le haga latir el corazón. La verdad es que mientras más le conocía más identificada me sentía con él. Yo también soy un poco como este pequeño príncipe. Ay mi oppa, se ha ganado que le llame Oppa a pulso. Y pronuncio esa palabra para él con auténtica devoción. ¿Quién quiere otro príncipe que no sea Choi Han Kyul? Yo no. Yo le quiero a él. Y muchísimo. Hasta el infinito y más. Oppa tiene cada detalle, cada cosa, que me deja derretida de puro amor. Es apasionado, paciente, amoroso, incondicional. Me hace reír. Y me hace suspirar llena de magia. Y tiene momentos en los que digo Dios mío, este hombre es amor, como cuando en esa playa toca a su Go Eun Chan con una reverencia que no puedo desdibujar con palabras, o cuando la llama por teléfono para cantarle su amor, o cuando llora porque debe ayudarla a crecer y dejarla ser libre. Este es un hombre que respeta a la mujer que ama, que la atesora por quién y por como es, que nunca la va a decir cómo vivir su vida a pesar de que a veces quiera, que se dejará la piel para encontrar ese felices por siempre, porque no puede renunciar a ese amor verdadero. Cuando pensaba que su Go Eun Chan era un lindo principito no podía dejar de quererle y quererle y quererle y buscar tocar su piel e incluso reprimiéndose buscaba sus miradas y su tacto, pocos hombres estarían dispuestos a enfrentarse en una sociedad como la coreana a los rumores y las criticas y pocos podrían haber perdonado con tanto amor -después de enfadarse mucho y con razón- ese engaño en cuanto a la identidad de género de la protagonista. Adoré como aprendió que lo que él antes creía que era amor era solo un espejismo debido a su soledad, y adoré como, una vez que amó de verdad, jamás pudo renunciar a ello, a su Go Eun Chan. El verdadero amor te hace temblar el corazón y Choi Han Kyul se descubre respirando, viviendo y soñando libremente, gracias a esa chica que le despojó de todas sus defensas. Que dulce es ver a oppa tan enamorado.  

Lloré con ambos de puro amor. Ambos lo significan todo y más para mí. Los quiero a ambos por siempre, siempre, siempre, como si fueran reales. Pero es que, ¿habéis visto? Imposible no quererlos.




Y como decía, Coffee prince esconde muchos personajes y muchas otras historias que se unen a la principal como un gran puzzle.

Ha sido la primera vez que he encontrado encantadores a los otros, esos que suelen ser un toallero y un zorrón, pues aquí no pasa. Vale que no siempre os van a caer bien Choi Han Sung y Han Yoo Joo pero al final van a lograr encantaros. A mí me encantaron y su historia de amor fue genialosa. Sí, también es la primera vez que unos secundarios de esta clase están enamorados y no juegan a interponerse entre la pareja principal. Así que, por esto, Coffee prince tiene aún más puntos. Bueno, Choi Han Sung puede negarlo todo lo que quiera, pero se enamoró caprichosa y brevemente de nuestra Go Eun Chan, pero aunque fuera breve y le pusiera freno -eso, y que nuestra protagonista ya no quería nada con él porque todo su corazón era de Choi Han Kyul- se enamoró de ella. Yo creo que se enamoró porque Eun Chan le aportaba frescura y no le traía sentimientos agridulces, porque a su lado podía ser un niño otra vez, sin heridas. Pero bueno, me encantó que hubiera amor entre los secundarios. Y amor había ¿eh? Después de todo Choi Han Sung y Han Yoo Joo habían sido algo irrepetible para el otro, algo inolvidable. Cuando empieza Coffee prince los dos han estado separados varios años porque Yoo Joo se enamoró de otro pero ahora ha vuelto y pide tener de vuelta ese amor que un día no supo querer, y bueno, imaginaos, es complicada la relación de estos dos, pero también es muy bonita, y es que hacen una pareja preciosa y tienen unos momentos que sin pretenderlo también saben a magia.

Y luego los príncipes del café, todos diferentes pero todos increíbles, desde el chico mujeriego que le brinda sus abrazos y hermandad a Eun Chan desde el principio, pasando por el cabezota que está enamorado de la hermana de Eun Chan, hasta llegar a mi príncipe favorito, el japonés que siempre está ahí para darle su mano a Eun Chan y para aceptar todo de ella y apoyarla en cada batalla y sueño. Bueno, los tres príncipes son amigos y se vuelven más que hermanos para Go Eun Chan. Entre todos ellos, incluido el gerente y nuestro oppa, se establece una complicidad preciosa, se vuelven familia. Y todos ellos tienen historias que contarnos. Y luego, las familias de Choi Han Sung y Han Yoo Joo, aportan momentos de risas y tensión, abuelas, madres, padres, hermanas, todos ellos llenan de sal y calor esta historia y las vidas de nuestros protagonistas. No hay nadie que sobre o que no aporte algo especial a Coffee prince. Me encantó tener unos secundarios de lujo como estos y poder llegar a quererlos a todos. Y no os cuento cuales, pero hay más historias de amor, de esas de reíros un rato, en Coffee prince.



Actores, los dos protagonistas fueron los mejores, Gong Yoo y Yoon Eun Hye. A ella no la conocía de antes pero me apunto desde ya casi todos sus proyectos. Y a él le había visto en Finding Mr.Destiny (y en My tutor friend, donde no sabía de su fama) pero en esa película no comprendí cuan extraordinario era este actor, el argumento de esa comedia romántica y las vueltas de la historia no estuvieron a la altura de Gong Yoo. Pero en Coffee prince sí. En Coffee prince ambos fueron preciosos y estuvieron repletos de feeling, se dejaron la piel, se volcaron muchísimo, lo dieron todo emocionalmente, vivieron a sus personajes y eso se nota muchísimo. Adoré a sus personajes, fueron tan completos y estaban tan vivos y llenos de matice que solo puedo aplaudirles y adorarles toda mi vida. Y la química entre ambos me hace pensar que esto no pudo quedarse solo en ficción. Conectaron a niveles increíbles y que pocos pueden lograr. La química entre ambos fue in crescendo siempre, y no solo rozó la perfección, fue amor verdadero. Hubo magia en mis dos astros. Los reverencio ahora un montón a ambos, mi Gong Yoo y mi Yoon Eun Hye, les quiero a montones y quiero que otra vez ocurra el milagro, tienen que volver con otro drama. Quiero más de ambos y quiero más de ambos juntos. Los dos me han hecho temblar, cantar, reír, bailar, llorar, amar, y renunciar a mi corazón. Los dos me han hecho sonreír hasta que me dolían los músculos. Los dos me han regalado una historia preciosa que se ha metido épicamente en mi corazón. Quiero seguir soñando con Gong Yoo y Yoon Eun Hye. ¿Actores? Estos dos dejan esta palabra en un nivel MUY alto. 

Y la verdad es que, luego, viendo el Making of de la serie, con las entrevistas a todo el elenco y todo lo que estaba implicado en la producción de esta serie, caí más de rodillas y súper feliz, porque vi con que amor hablaban de todo lo que habían vivido ficticiamente y todo lo que ficticiamente habían significado sus personajes y sus relaciones, y vi cuanto se habían implicado y descubrí que ambos lloraron mucho al terminar esta serie porque de verdad habían amado realizar este drama y ambos no habían sido Gong Yoo y Yoon Eun Hye sino Go Eun Chan y Choi Han Kyul durante cuatro meses. Pocos actores se implicaran tanto en algo como ellos, seguro. Amé el making of también, obvio. Además, los rumores en revistas apuntan que ellos dos si se amaron de verdad. ¿Quién sabe si hoy en día no lo siguen haciendo? ¡OJALA!

Más actores, a Lee Sung Gyun y Kim Jae Wook, ya les conocía por Petty romance y Antique bakery, y me encantó reencontrarme con ambos, además, esas películas no me gustaron -aunque Kim Jae Wook me encantó y lo mismo su personaje- nada pero ha sido todo un placer reencontrármelos aquí porque he amado a sus personajes y por tanto, a ellos. 

Y luego, me ha gustado mucho conocer también al resto de actores, Chae Jung Ahn, Kim Dong Wook (al que vi en Finding Mr. Destiny y The mighty gift, no le he reconocido, solo lo he sabido al mirar su ficha XD), el fallecido Lee Un, Yoon Young Ah (a la que vi en Playful Kiss y que me encantó, aquí no la reconocí como ella misma, solo lo he sabido al mirar su ficha XD), y un largo etc. Todos los actores estuvieron soberbios.

Es ost también fue precioso. Y ya me he guardado los pocos MV de la serie que he podido encontrar con buena calidad de imagen.

Resumiendo: Coffee prince es una historia romántica, divertida, preciosa, es un soplo de aire fresco, es una memorable y épica historia que me ha enamorado lenta y épicamente, tanto que ahora es inolvidable para mí. Nunca pararé de volver a ella. De disfrutarla. Y de amarla. Esconde muchas cosas, es un gran tesoro, y me dejo muchas cosas pero es que bastante he divagado ya. Ahora a volver a soñar con mi Coffee prince. Quiero más series como esta.




Mire - Mayu.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Os invito a dejar vuestra propia opinión. :D