Translate

11 de febrero de 2015

Reseñando Kyo koi wo hajimemasu ☆ / Ouran high school host club movie / Diary ng panget / Cien días con el señor arrogante /



(LIVE ACTION JAPONES, 2012):






Desde que vi que se había hecho un live action de Hoy comienza nuestro amor de Kanan Minami quise verlo. Aclaro: me gusta mucho esta mangaka pero de esta última serie suya solo llegué a leer los dos primeros tomos, ¡la odié visceralmente! Entonces, ¿es raro que quisiera ver su live action? Pues sí. Pero quería verlo. Punto. Y lo hice. Y aunque no sentí que la película fuera una gran maravilla, me gustó, lo que fue ya toda una diferencia abismal con el manga. ¿Volveré a ver esta película? No lo sé. De momento no entra en mis planes. Pero me alegro de haber visto esta película, eso sí, al manga no pienso acercarme, sigo enfadada con él.

Entre el manga y la película hay varias diferencias importantísimas y definitorias, os cuento.


En el manga, los protagonistas son de lo peor, ella es tan patética que da repelús solo verla, no tiene amor propio, y es tan cobarde y tonta que entran ganas de darle un par de bofetadas, y él es lo peor de lo peor, un cerdo machista, que se lo pasa pipa humillando a la protagonista, que se relame los labios cuando hace daño a alguien, es malvado, le encanta que la chica tonta le vea follando con la señorita vivo-amenazándote, es un repugnante chico al que no quiero volver a acercarme porque le arrancaría lo que no está escrito, y que semejante cerdo cruel y asqueroso no se lleve nunca un guantazo es pecado. Además, el manga tiene dosis de violencia, temas oscuros, una trama de gente que disfruta abusando de otros, mintiendo, hiriendo. Y eso solo en dos tomos y por un spoiler de cierta cosa que sucede hacia el final de la serie. Ni loca me acerco a Hoy comienza nuestro amor, serializado por Ivrea. Kanan Minami suele ser una autora que me gusta pero con esta serie me espantó y nunca he querido volver a ella. Y cada día tengo mas y mas clara esa decisión.



5/10

La película le da mil vueltas al manga, al contrario de lo que opinan las devotas de la serie. Para mí este live action, es mucho, mucho mejor. Para empezar, el guionista aligeró la trama. Lo principal, la historia base y mucho de lo que viven los protagonistas está ahí pero sin todo ese drama del que abusaba la serie manga. Para empezar, no hay violencia, lo que fue genial. ¡Viva la paz! No hubo sangre, no hubo señoritas que son unas matonas, no hubo chantajes ni triángulos, ¡no hubo líos de faldas, ni sexo con otras! Sobre el sexo con otras... hubo un segundo en que casi se me cayó el corazón en picado, porque pensaba que Kyota se iba a acostar con otra, ¡pero no! Y detalles MUY importantes, la relación y la personalidad de los protagonistas. Hibino y Kyota no me enamoraron, pero no eran unos ogros de personajes, no eran malos.


Kyota era un poco capullo, desborda frialdad y su propia inseguridad y su rabia hacia las mujeres le hacía ser un borde total y muy, muy inexpresivo. Pero no era malo ni asqueroso, ¡no como en el manga! No era un chico malo, tampoco es que me entraran ganas de pegarle un buen mordisco, pero me cayó bien, lo que fue todo un abismo y marcó la diferencia. Este personaje tiene muchas aristas porque de tanto que esconde sus sentimientos no deja ver prácticamente nada de lo que se esconde en su corazón, pero era genial verle quedarse K.O con la protagonista. Verle poner esa cara cuando ella le decía algo impensable era impagable. Yo me reía un montón al ver la sorpresa en su cara. Imaginaos, chico acostumbrado a que las tías se lancen a sus brazos y le supliquen tener sexo con él, se encuentra con chica que le regaña por robarle un beso y por querer devorarla sobre el sofá de un karaoke, ¡porque el amor debería ser para siempre y el sexo nunca debería venir antes del matrimonio! La cara de él era todo un poema, sobre todo porque él pensaba que esas palabritas suyas debían ser pura fachada y... no.


Tampoco es que el chico me hiciera tilín, demasiado complicado para mi, con demasiadas fronteras para llegar a su corazón, pero oye, no era un mal chico. Solo era un chico viviendo una vida privilegiada pero un chico infeliz, traumatizado por el abandono prematuro de su madre, incapaz de confiar en nadie. Y va y pierde el corazón de piedra por la señorita soy-toda-recta-y-estudiosa.


Esta señorita, Hibino, me frustró en el primer minuto porque no tenía la valentía para llevar a cabo lo que hizo en el manga, ¡cortarle el pelo al protagonista en acto de rebeldía!, pero después resultó que no era la chica estúpida que permite que un tío la use a su antojo. Esta chica ¡tenia dignidad! Y no era tan difícil comprenderla. Tampoco es que me llamara la atención, no es de esas protagonistas que me resultan geniales, pero no estaba mal. Es una protagonista aceptable, me resultó simpática.


La historia en si es muy juvenil, no tiene grandes momentos o resulta increíble, pero tiene su lado bonito. Tiene un toque romántico, un toque emocional, bastante drama, algunos momentos de pareja, un protagonista afilado y una niña buena que está luchando por saber quién es. Me imagino que muchas adolescentes podrán verse reflejadas en la película, en ese sentido es bastante fiel a la realidad, el primer amor, el no saber quien quieres ser, el sobrellevar una relación, aprender a quererse, confiar en los demás, exponer el corazón... todo eso está presente en este live action.


Como he dicho, no me parece una gran maravilla, pero está bien, es entretenida, bonita, y se hace ligera. Algunos momentos son demasiado tristes pero luego tiene ese toque de romanticismo que me gustó que en el live action se incluyera. El manga NO era romántico, en cambio, la película, si tiene su lado amoroso. Hay escenas bonitas, si.


Hacia el final todo fue muy dramático, ahí se abusó de eso, pero quitándole eso, el live action es recomendable. Y tiene final feliz, cosa importante.


¿En conclusión? En Hoy comienza nuestro amor tenemos dos protagonistas aceptables, una historia de amor con toque romántico, dosis de tristeza y sin sabores, y una buena puesta en escena por parte de los actores. La química entre Takei Emi Matsuzaka Tor no es desbordante pero ¡yo quería que acabaran juntitos y felices, y así fue!


(LIVE ACTION FILIPINO, 2014):







1/10

Esta película fue una recomendación de una amiga mía. Esperaba enamorarme mucho, mucho de esta película y la verdad es que no fue así. Me esperaba otra clase de historia y otra clase de protagonista masculino.


Creía que iba a ver una película muy, muy romántica y la verdad es que no lo fue. Esta historia es muy suave y muy juvenil. Hubo momentos entre los protagonistas que se podrían haber explotado muchísimo. Madre mía, ¡¿es que habéis visto a ese chico?! Está tremendo y encima, quieran o no están obligados a pasar mucho, mucho tiempo juntos, a veces incluso a pasar la noche juntos, pero... entre ellos nada pasaba. Solo una de esas atracciones cargadas de amor - odio. Me habría gustado que esta película hubiera sido menos juvenil y si más sensual. A los protagonistas se los ve muy bien juntos, y yo quería más, joder. ¿Por qué no podían darme la historia de amor que prometía la sinopsis?


No os preocupéis, sí que hay un toque de romance, y si que hay mucho desnudo por parte del protagonista masculino (¿Qué queréis que os diga? ¡A este chico le encanta lucirse ante su sirvienta!), pero me supo a poco.


Además, todo el enredo de los secundarios me sobró. No lo de Chad, esa parte era buena, pero si lo de que Lori estuviera enamorada de Cross. ¿Hola? Ya está bien de jurar estar enamorada de alguien simplemente porque está más bueno que todas las estrellas del cielo juntas. Lori entorpecía esta película, mucho. Y tampoco aportaba nada en realidad. Chad en cambio era una monada, mas héroe que el protagonista en sí.


Y vamos con los protagonistas y su difícil relación. Cross es un capullo. Bueno, se comporta como uno. Es un pequeño demonio insolente, frio y caprichoso, ¡todos los sirvientes lo dicen, incluso su propio padre! A este chico habría que ponerle un bozal. Que si, que decir borderías se le da muy, muy bien. Vamos, que durante toda la película me entraron ganas de darle una buena bofetada. Vale, toda la película no, pero si en muchos momentos. Me gustaba este chico pero también me cabreaba como nadie. Me daba mucha rabia que Cross se comportara como un capullo con Eya. Que si, que no lo hace por maldad, solo porque está traumatizado por la pérdida de su mamá (¡un psicólogo urgente para este chico!), pero se mereció más de un bofetón por sus pequeñas travesuras y por sus malas palabras. Si en el fondo es bueno pero tiene una lengua que... vamos, para retorcérsela. Además, ¡a ver si le pone solución a esos problemillas de actitud! Es que es ver a Eya y tiene que ponerse en plan gallito. Chicos, eh. A veces son tontos. A este le pasaba el 80% de las vacaciones. Vamos, no está entre los chicos que me gustan. A ratos me cayó bien (¡me hacia bajar la guardia!) y a ratos no.



Me llevo un sentimiento algo amargo con este chico. No sentí su amor por Eya. Sus palabras al final de la peli me sonaron muy bonitas pero me faltó más demostraciones con hechos. Vamos, si le hubieran dado dos o tres horas más de película, si me lo habría creído. Podrían haber hecho un mini dorama y entonces habrían cerrado bien esta historia de amor. Y lo mismo me pasó con Eya, que bebía de dos aguas, estaba entre me-gusta-mi-dulce-amigo-Chad y me-vuelve-loca-Cross, sentí que le faltaba más determinación, más ponerse en su sitio y no dejar que el señorito la pisara y mas dejar-de-huir-de-sus-sentimientos-y-hacer-participe-al-espectador.


No os he contado como es Eya ¿no? Pues es una chica muy, muy trabajadora, perseverante, siempre tiene una sonrisa en la boca, la verdad es que es una chica con encanto. Y me daba una pena infinita su soledad, su perdida, y ese sentimiento de que si no corre, la vida la va a derribar porque no tiene a nadie en el mundo que mire por ella y la acompañe. También tiene un humor un poquito acido, ¡siempre está pinchando a Cross en sus puntos débiles! (Lo que conllevaba momentos de risas)


Ainss, me habría gustado que la historia de amor se hubiera manejado de otra forma, porque siento que han desaprovechado a Cross y a Eya, es que el tema de que fueran señorito y sirvienta daba mucho juego pero no se explotó. Yo quería mucho amor, ¡joder! Y un protagonista al que no me entraran tantas ganas de darle una bofetada y quitarle la ropa a lengüetazos. Si, cortocircuito el mío. Pues nada. 


Los actores, Nadine LustreJames Reidson buenos, eh. Cumplen muy bien su papel. Y James, y aquí habla mi lado juguetón, ¡está para comérselo! Vivan los filipinos criados en Australia. Y con Nadine hace buena pareja (bueno, en esta peli Nadine no luce nada bonita, se pasaron tres pueblos con eso), es más, mirad cuanta química hay entre ambos que ya han hecho uno o dos películas románticas mas juntos y están haciendo otra serie romántica y también cantan algunas canciones a dúo. Si, algo tienen estos dos que ya me he informado sobre ellos y visto videos de sus otros trabajos. Espero que la próxima vez que les vea en pantalla, la trama en cuestión cumpla mis expectativas. ¡Venga, que ellos pueden! Yo quiero, eh. Encima, son novios en la vida real. 


(PELICULA COREANA, 2003):




1/10

Solo hace unos días que vi esta película y ya solo recuerdo escenas sueltas. La verdad es que no puedo decir que me disgustara esta película, pero tampoco que me gustara (todas las otras de las que os he hablado tenían algo que si me habían gustado). Me eché unas risas con esta película, es muy cómica, salvo los veinte últimos minutos que son tristísimos (y que solo joroban a la película).
El final fue muy forzado, esos últimos veinte minutos no venían a cuento. De verdad, es que todo eran risas y disparates, y de repente, se vino todo abajo con drama, tristeza, desamor... y me pregunto: ¿qué pintaba ahí el desamor? Si esta no era una historia de amor. De verdad que no.


No era una historia de amor. Y estaba bien así la historia. Como era todo tan cómico, tan de coña, el amor no tenía hueco. Es más, al final lo metieron a la cabeza y... no me lo creí. Forzaron la película. Es que no se puede crear una relación que solo se basa en eres-mi-esclava, límpiame-la-casajuega-conmigo-que-soy-un-universitario-aburrido. Es imposible que yo pudiera creerme que ESTA era una historia de amor. No había romance, muy bien, no siempre lo hay. Mejor eso que forzarlo. Pues al final el guionista de turno lo forzó. Porque si, porque a alguien se le antojó que tenían que acabar casados. De verdad que no lo entiendo. ¡Si no había atracción entre ellos! Eran como dos colegas que se hacen de rabiar, que vuelven a ser niños cuando están juntos, punto. Pero de ahí a amantes o enamorados, ¡va a ser que no! ¿POR QUE SE EMPEÑARAN EN FORZAR COSAS QUE NO TIENEN QUE SER?




Luego, los protagonistas... ella, Kang Ha Yeong estaba un poco loca, ¿eh? Eso o era muy insensata. O las dos cosas, mas bien. Me cayó bien esta chica. Tampoco llegué a conocerla mucho. Solo que tiene una confianza bestial con su mejor amiga, que su madre es súper exigente, y que ella es tonta-tonta en cuestiones de estudio. Y que no es de las que les gusta dejar que las pisen. Tiene carácter la chica. Aunque luego, según la va hipnotizando su oppa, su carácter se va diluyendo derretido por el amor. Tonto, si.

El señor arrogante, Ahn Hyung Joon. No era un ogro malvado pero no me hizo tilín. Demasiado arrogante, pedante, soberbio. Este tío se lo tiene muy, muy, muy creído. No en vano le llamante arrogante en la caratula. El tío es de los que se miran al espejo y se ponen a saltar porque les encanta su reflejo.
¿Qué como se conocieron este par? Pues fue un accidente. Chica golpea una lata, dicha lata golpea al tío arrogante, y el tío arrogante le pide compensación por el coche y si no puede pagar, tendrá que unirse a él, pero no como su novia o su chica de conveniencia, no, ¡como su esclava! Dicha chica se niega a ser una esclava pero en cuanto se pilla por él, hace lo que le mande. Oh, l'amour.

No fue una gran historia, ¡y con esa portada yo quería! Pero bueno, este es uno de esos casos donde la sinopsis luce mucho más que la peli en sí. Como no, hay actores buenos, él lo interpreta muy bien y ella también. ¿Pero como salvar una falsa peli de amor y una historia incoherente y simplona, cuyo poco encanto se marcha a otra parte con demasiada facilidad?


(LIVE ACTION JAPONES, 2012):




0/10

Tenía muchísimas ganas de descubrir el mundo del ouran high school host club. Es de esas series famosas, porque los mangas de esta serie se hicieron muy famosos, y luego en Japón se hizo el dorama y una película con los mismos actores. Pues yo he visto la película y tengo pendiente ver el dorama.


La verdad es que me gustaría saber bien cuanta relación hay entre el live action y el dorama. Si el live action continúa la historia donde se acabó el dorama o si es un capítulo del dorama que no se vio en el propio dorama, una aventura omitida anteriormente. Ya os contaré cuando vea el dorama y resuelva esa duda.


Sin poder partir de esa base, os cuento de que trata esta movie.


En este instituto existe un host club donde guapísimos chicos le sirven a las señoritas, las hacen compañía, las tratan como princesas. Este host está compuesto por un príncipe encantador, Tamaki; un diabólico financiero, Kyoya; dos adorables gemelos, Hikaru y Kaori; y otros dos chicos que siempre andan juntos. Y por último, tenemos a Haruhi, una chica a la que confundieron los chicos del host con un chico y que debido a una deuda entró a trabajar con ellos. Y la aventura que esta película nos presenta conlleva un festival, una falsa princesa con deseos de casarse por conveniencia con Tamaki, y una disputa entre los integrantes del host. ¿Aprenderán a unirse ante las dificultades? No os dejaré con las dudas, sí. Después de todo, ellos son amigos y más que eso, son una familia.


Vale, ¿y qué me ha parecido esta película? Pues me ha decepcionado. Esperaba otra cosa, la verdad. Creía que esta película sería una versión resumida de la película, donde se contaría todo sobre Haruhi y su historia con los chicos del host club, sobre como descubrieron que era una chica, cómo se enamoraron Tamaki y ella, pero no. En esta película no trata nada de eso así que tendré que irme al dorama para descubrir esa parte de la historia.



Aquí tenemos una aventura peculiar, entretenida, que gusta pero que no enamora. Me ha hecho mucha gracia conocer este mundo, lujo, chicos guapos, princesas insolentes y mimadas, una niña muy dulce y esquiva, un príncipe que es todo amor, y dos gemelos achuchables.


No hubo muchas escenas entre Haruhi y Tamaki. Y eso que los dos lucían súper bonitos juntos. ¡Pero al menos si hubo un accidentado beso! Yo quería mucho, mucho romance, y me quedé con todas las ganas.



Tamaki es un príncipe, pero príncipe con derecho propio. Porque es un encanto. Apasionado, divertido, un poco loquillo, muy entusiasta. Es un príncipe... peculiar, ¡pero encantador! Me encantó Tamaki. Y en verdad esconde a un chico con mucha madurez, fue triste descubrir que sacrificio debió hacer de niño. Perdió a una madre por así decirlo pero tiene un padre genialoso. Y sin saberlo, dicho padre le resuelve dudas sobre Haruhi. Si, Haruhi, porque esa princesita le vuelve loco. Lo que yo no llegué a entender es por qué dice que Haruhi es su hija (no, no, eh, si los dos tienen la misma edad), rarezas del host supongo. Haruhi es una monada de chica, mira que tampoco se contó casi nada sobre ella, pero oye, es una chica afilada, hay un lado duro en ella, pero también hay un toque de ternura y de fragilidad en ella. Me gusta esta preciosidad.

Luego está el diabólico, que tiene un padre que siempre le presiona muchísimo, pero es un genio de las finanzas, e imagino que le gustan esos retos, bueno, no he llegado a conocerle mucho. Solo que se hace el malo y en el fondo, a su diabólica manera quiere a sus compañeros del host. Pero los mejores son los gemelos, a esos quisiera yo darles un gran abrazo, es que son todo corazón, y resulta que tienen debilidad por Haruhi. Me los comía. En serio.


Los actores, geniales mis favoritos. Quiero seguir conociéndoles mejor. Sí, sí, quiero seguirle la pista a Kawaguchi Haruna, Yamamoto Yusuke, Daito Shunsuke y los lindos gemelos Takagi Shinpei y Takagi Manpei.





¡Nos leemos!


Mire - Mayu.

1 comentario:

  1. Una entrada muy completa e interesante, me ha encantado :)
    Te sigo y te dejo mi blog por si tienes un ratito y quieres pasarte.
    Un beso^^
    http://viviendoennuestrocuento.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar

Os invito a dejar vuestra propia opinión. :D