Translate

20 de diciembre de 2016

Katekyo de Yuu Moegi

Mangaka: Yuu Moegi
Título: Katekyo
Título original: カテキョ!


Serie: Private teacher.
Tomos: 4 + 5 DJ (extras).
País: Japón.
Género: Yaoi, romance, comedia.

Bookshelves: manga, manga-beautiful-cover, manga-beautiful-drawings, manga-drama, manga-viviendo-juntos,



Status Read on December 7 - 10, 2016
Notas:


Tomo 1: 3/10

Tomo 2: 6/10
Tomo 3: 8/10
Tomo 4 final: 4/10
DJ extras: 4/10

Nota final: 6'5/10


RESEÑA COMPLETA

Rintarou es un alumno en su último año de bachillerato, para reforzarle en sus estudios sus padres han contratado a un estudiante universitario con muchos aires de grandeza: Kaede.



Los dos al principio no se llevan bien, o mejor dicho, Kaede se siente intrigadisimo y muy divertido por como es el torpe, sensual e imprevisible Rintarou, y Rin no soporta la arrogancia de este chico que siempre le pone las cosas duras y se burla de él a la vez que acelera su corazón sin su permiso.

Kaede y Rin acaban teniendo más que palabras y clases de estudio, entre el placer y la diversión y el conocimiento mutuo, ambos se enamoran y se entregan sin red a su propia historia. Un noviazgo que traerá risas, amor, y picardía. Los dos podrán sentirse amados en los brazos del otro. ¿Será para siempre?


Con esta serie tengo sentimientos encontrados porque algunos tomos me enamoraron pero otros no estuvieron a la altura de la serie. Creo que si la historia hubiera ido in crescendo ahora me sentiría más ¿feliz? Al principio no tenía grandes expectativas sobre ella pero luego me fui ilusionando mucho y creía que llegado al final podría contar a Katekyo como una de mis queridas series dentro de este género. ¿Que quiero decir con eso? Pues una de esas series que se ganan incondicionalmente tu corazón y que te llevan a acompañar a sus personajes durante todas las relecturas posibles. Pero eso no ha pasado y me apena mucho porque los dos tomos centrales son preciosos y te roban el corazoncito, son especiales y me da rabia que el principio y el final no estén a la altura. Ojala la obra fuera más equilibrada.


El primer tomo tiene un pase que no sea gran cosa porque Yuu Moegi pensaba que no iba a ser una serie sino un tomo de 2 capítulos, pero para el cuarto tomo y con la preciosa evolución que había tenido la serie, creo que merecíamos más que un estúpido malentendido y el típico cliché dramático.

Os recomiendo la serie, no creáis que no, es solo que de ser una serie recomendable, bonita y divertida, podría haber sido una obra preciosa, Yuu Moegi tiene ese potencial, me lo ha demostrado con algunas de las aventuras de nuestros queridos protagonistas.


Sin esperar que esta sea la mejor de mundo, espero que os animéis a bailar con nuestros niñitos, a que os perdáis entre las páginas de su historia y a que os riáis con las ocurrencias de Kaede y con la dulce inocencia de Rin.


La verdad es que empecé con cara mustia y pensaba que Katekyo no me iba a ofrecer nada, y me equivoqué porque me encontré con un romance dulce, bonito, divertidisimo, y con dos personas que aprenden a conocerse, quererse y dárselo todo. Me gusta como la mangaka rompe clichés y prejuicios, parte de una idea tonta y la desarrolla de una forma tan dulce y natural que al final no importa que no empezara todo demasiado brillantemente. Los personajes van creciendo y se ve reflejado en su historia, la mangaka ha creado en Katekyo una historia que va madurando con las páginas. Me robó risas, suspiras, y sin esperarlo, me pareció una historia super dulce y con un brillo rosa.

Katekyo ofrece picardía, madurez, profundidad emocional, y una sencillez que la hacen destacar aún más. Crea un romance y una relación de pareja realmente bonita, sin connotaciones casi posesivas y celosas (a diferencia del primer tomo, la serie crece ¿veis?), Kaede es un chico caprichoso pero siempre está mimando a Rin.


Los dos pasan de tener solo un pique, mucha tensión, y una super atracción sexual, a amarse por completo. Ambos crecen cuanto más se ven. Su relación me gustó mucho. No esperaba que entre ellos hubiera nada más que sexo caliente, y al final eso quedó en un segundo plano y sucedieron un montón de pequeñas grandes cosas que les hicieron conocerse y amarse, saborearse más allá del caótico placer de dos cuerpos. Los dos se quieren con devoción, y fue divertidísimo ver cuan diferentes eras pero como se complementaban mutuamente.


Los dos son achu-adorables y los quiero mucho. Son mis niñitos y amé verlos amarse. Me encantaba como el caprichoso de Kaede le pedía tonterías a su Rin y como éste al final era el que salía ganando con los caprichos. También me encantó que aunque se pudiera decir que Kaede era el que iniciaba todo el tema del placer, Rin no se quedaba corto y muchas veces le sorprendía robándole besos y besos.


Los dos se abrazan mucho y comparten un montón de esas pequeñas cosas que solo surgen cuando dos personas viven juntos, lo mejor del mundo es la comodidad y la naturalidad que hay entre los dos, que nunca dejan de ser ellos y a la vez logran construir un nosotros irrompible.

Izquierda: Kaede. Derecha: Rin.

Kaede es mi favorito y cuando él narraba yo babeaba, así de claro
. (Y lo digo cuando en el primer tomo no me caía bien, pobrecito nerd mio) Es que suspiraba de pura ternura y golosidad por las ocurrencias de este senpai, por lo dulce que era y por lo muchísimo que necesitaba del amor de Rin. Parece el más fuerte y el que sostiene al otro pero en realidad necesita mucho de Rin, afectivamente siempre ha estado solo y vacio en su corazón, salvo en cuestiones de trabajo, donde es un apasionado friki de laboratorio. Pero la vida en general no le atrapaba y nada le hacía sentir super querido y afortunado hasta que se cruzó con el torpe de Rin, el chico sin dobleces que nunca miente, y siempre muestra cada parte de sí mismo, ese chico que se pone la ropa al revés por puro despiste. Kaede cambia muchísimo, no solo por conocer y enamorarse de Rin, que también, sino porque ahora la vida tiene un significado muy diferente para él. Con él yo me equivoqué al principio, y poco a poco me demostró que tiene un corazón de niño aunque traviesillo. Es un amor y toda su vida va a refugiar a Rin en sus brazos y en su corazón de oso.


Rin es divertidísimo, el típico niño dulce, bueno, honesto, que nunca se enfada. Vive permanentemente en modo pacífico, cosa que hasta a Kaede le parece sorprendente. Y no es que Rin se guarde las cosas, en realidad todo lo entrega, no es de los que van acumulando sentimientos por miedo a expresarse, no. Es una de esas raras personas que ven lo mejor de todo el mundo, salvo de Kaede cuando le conoció porque le veía como un pequeño demonio, hasta que el pillo le fue demostrando cuánto, cuánto le quería. Rin es el complemento perfecto de Kaede, sabe justamente como responder a la necesidad de amor de Kaede sin perderse a sí mismo en la relación. Bueno, a veces creo que tiende a considerar demasiado sus decisiones con lo que dice Kaede pero él es así. Rin también se enamora mucho de Kaede, se ilusiona y se emociona con cada nuevo paso que dan. Al final sentí que en apariencia él está en las manos de Kaede, pero en realidad es Kaede quien está en las manos de Rin. Rin es un encanto aunque sea un personaje más típico. Su corazón devoto hacia Kaede es algo precioso.


Sobre el sexo en la obra en general, tiene menos presencia de lo que esperaba, cosa que le ha hecho ganar puntos. Y las escenas que si son de sexo, son geniales, pícaras, sin censura pero sin llegar a ser demasiado hard y sin caer jamás en la obscenidad. Es amor con sexo del goloso, de ese que te hace suspirar aunque sin subirte la temperatura (o a mi no). ¡Que bien se lo pasan los niños jugando!
* Los DJ son como historias extras de la historia pero no aportan nada, solo que regalan más momentos de sexo.

+++

En los dos primeros tomos hay muchísimos relatos independientes, cosa que me hacía quitarles puntos porque no entendía porqué la mangaka rellenaba sus tomos con historias que no venían a cuento y que tampoco es que me hayan dicho gran cosa.


En el tercer tomo hay un par de relatos extras, uno es sobre la casa de los pavos, una historia imaginativa donde las haya (en un DJ tenemos el pícaro desenlace) y la otra es un preciosisimo relato que me enamoró y que trata de Haruka y su senpai. Haruka es familia de Kaede, es un bicho raro sádico pero al conocer a este senpai científico cambia mucho y fue divertido y dulcísimo acompañarles en sus primeros pasos de amor. Los adoré muchísimo. Estoy deseando leer también el tomo que después de eso Yuu Moegi creó para ellos, Koitomo, aunque me da miedo que no esté a la altura del relato *___*.

+++



Las ilustraciones de Yuu Moegi me han gustado mucho, y no me sorprendió nada cuando en su ficha de Goodreads leí que había sido asistente (ya sabéis, asistente de mangaka) de Yonezou Nekota. Yuu Moegi lleva el sello de su senpai, y es una buena cosa porque las dos son mangakas especiales que me gustan bastante (y al público, o que se lo pregunten a Yonezou, es super famosa).


Pues eso, son ilustraciones cuidadas, preciosas, estilizadas. Trata con mimo sus ilustraciones y me encanta su dibujo y enfoque del sexo. Y las narraciones también están muy bien. En el segundo y tercer tomo los diarios de Kaede son lo mejor♡.

Cuanto quiero a Rin y Kaede *o*

Espero volver a encontrarme pronto con Yuu Moegi. ¡Me has gustado mucho, mangaka!

Mayu.

1 comentario:

  1. ¡Hola, preciosa!
    Menudas reseñas más curradas publicas, de verdad. ¡Cómo pocas que he visto! La verdad es que en cuanto he visto las notas que le has asignado a los distintos tomos he pensado, puff ¡cuanta variedad! Una pena que la historia no continuara mejorando hasta el cuarto tomo y que al final este se quedara a medio camino.

    Por lo menos veo que los personajes te han enamorado muchísimo y que se han ganado un huequito en tu corazón ¡y eso es genial! Al menos puede sacar algo muy bueno de esta lectura y siempre podrás recordarla con cariño gracias a ellos. :)

    ¡Un beso enoooorme!
    ¡Y FELIZ NAVIDAD!

    ResponderEliminar

Os invito a dejar vuestra propia opinión. :D