Translate

18 de noviembre de 2013

La abadía de Northanger de Jane Austen.

 
¡Hola a todos, queridos lectores! ¿Qué tal estáis? ¿Cómo están siendo vuestras últimas lecturas?

 
 Yo os quería hablar de la última novela que he leído, de la que, si os soy sincera, no sé bien que pensar. La obra en sí es un clásico de la literatura romántica, y yo he tenido la oportunidad de leerla gracias a Amazon, que me la ha regalado en versión kindle ;).
LA ABADIA DE NORTHANGER de JANE AUSTEN:

 

 
Lo tengo que admitir, nunca antes había leído una novela de Jane Austen, pero desde hace unos meses, tenía muchas ganas de probar las letras de JANE. ¿Y queréis saber quiénes son las culpables de mi incipiente curiosidad por Jane Austen? Por un lado, Arse y Silvi, de Divagando entre líneas. Buceando en su maravilloso y excepcional blog, encontré unas entradas dedicadas completamente a Jane y sus obras, y las adaptaciones que han surgido a raíz de éstas [para verlas todas poned en el buscador Jane Austen], y claro, fue leer a Arse y Silvi, enamorarme de sus letras y sentir como la curiosidad, el interés hacia Jane Austen, se despertaba en mi. Después, Bell también puso su granito de arena con esa genialosa reseña que hizo de Orgullo y prejuicio. Además, hace un par de meses conocí a una joven maravillosa, una joven francesa encantadora, Ymen, cuya pasión por las novelas de Austen me resultó interesante y conmovedora. Y ahora, entre octubre y noviembre he tenido la oportunidad de hacerme con varias obras de Jane. Dos de ellas las tengo en papel, en unas ediciones monísimas, Sentido y sensibilidad y Orgullo y prejuicio. Las otras son La abadía de Northanger, Mansfield park, y Persuasión, y estas tres son regalos de Amazon en versión kindle.
Pues bien, la primera novela de Jane que he elegido ha sido La abadía de Northanger. Quizás porque intuía que las otras obras de Jane me gustarían mucho mas. *Bueno, eso espero*
 


Empecé esta novela sin saber nada de ella, ni sinopsis ni nada, y bueno, lo único que sí o sí necesitaba saber era si Catherine, la protagonista, acababa con Mr. Tilney, Henry, y suspirando tranquila al ver que sí, me embarque con la lectura de esta novela -novela que interrumpí para leer Hopeless-.
Pues bien, como siempre, os seré sincera, esta novela me ha decepcionado, y mucho. Quizás es que yo esperaba algo diferente, pero no sé, no he sentido que La abadía de Northanger sea una gran joya. Además, tampoco he conseguido conectar con esta novela, como en realidad me hubiera gustado.
La novela en si está bien, es un clásico por algo, pero no será una novela que yo vaya a volver a leer. El primer 20% de la novela se me hizo muy cuesta arriba. La novela se me hacía lenta y no le veía nada especial. Después, la cosa mejoró, pero con altibajos. La novela ha tenido momentos en los que de verdad sentía interés y curiosidad por lo que estaba leyendo, pero no había chispa, no he disfrutado enormemente leyendo esta novela. Si ha habido pequeños momentos, las escenas Henry - Catherine, en los que si sentía ganas de leer, en los que si sentía cierta ternura, e interés, pero ha habido muchos otros momentos en los que la lectura se me hacía pesada. Y en el fondo, seguía faltándome ese algo que hiciera de La abadía de Northanger, una obra especial.
Además, cierto giro de la novela no me ha gustado, me parecía que no tenía sentido, pero bueno, después la novela vuelve a cambiar y para bien, y tengo que admitir que el final me ha parecido genial, y ahí he entendido muchísimas cosas, sobre todo, lo bien hilada que estaba la novela, ha sido un final que cierra todos esos misterios y secretos. Pero aún así, no ha sido una novela especial para mí. Ni se me ha hecho amena, o encantadora *obviando las escenas Henry - Catherine*
Como ya he dicho, no he conectado con esta novela, ni me he sentido fascinada por ella. No he sentido esas ganas locas de seguir leyendo que es imprescindible para que una novela te enamore.
Uno de los aspectos, entre otros, que han entorpecido mi lectura, ha sido esa formalidad a la hora de denominar a los personajes. Por ejemplo, Henry, recibía el nombre de Mr. Tilney, pero es que su padre, también recibía este mismo nombre. Y así también sucedía con muchos otros personajes, a los que solo se les distinguía al añadir o no añadir una consonante. ¿Por qué no podía llamar a cada personaje por su nombre? Entiendo que es parte de la época, pero a mí al principio me ha hecho un gran lío y no sabia quien era quien. Después, me fui enterando mejor, y Jane, añadió los nombres de ciertos personajes (en vez de denominarlos siempre por el apellido), remarcando la creciente familiaridad entre Catherine y esos otros personajes.
La trama, en algunos momentos, he sentido que le faltaba chispa, algo que la hiciera especial.
 
La ambientación, las alusiones literarias, me han gustado. Le dan un toque muy realista a la novela. Jane retrata lo que ve, y lo hace con gran maestría, y además, le da un toque misterioso, romántico, sensible, sutil.


 
Uno de los aspectos más peculiares de La abadía de Northanger han sido esas narraciones de Jane Austen, en las que Jane se alejaba del punto de vista de Catherine, y nos hablaba como novelista. Ese aspecto de la obra me ha resultado curioso, a veces me desenfocaba un poco de la historia, pero otras veces me parecía bonito, porque con esas narraciones, sentía que Jane nos estaba mostrando un poquito de sí misma, de la inteligente, bondadosa y maravillosa mujer que se escondía tras sus obras.
 
Los personajes, primero quiero hablaros de los protagonistas. Catherine y Henry. Lo que más me ha llamado la atención de la novela.
Catherine, Miss Morland, es una joven de diecisiete años, que nunca ha salido de su pequeño y rural pueblo, y que por primera vez se va a alejar de los brazos protectores de sus padres y hermanos y va a vivir una pequeña aventura, acompañando a los Mrs Allen a pasar una larga temporada en el balneario de Bath.
Nada más llegar allí, Catherine se siente emocionada, quizá un poquito perdida, pero la emoción gana con creces a cualquier otro sentimiento, mas cuando conoce a Isabella, y al hermano de ésta, John, y a los Tilney, el general Tilney, y sus hijos, Eleanor y Henry.
Catherine me ha gustado, igual que Eleanor y Henry, y los Allen me han resultado simpáticos. Los demás personajes, la verdad es que no me han gustado, y algunos de ellos, como también eran principales, pues han tenido mucho protagonismo.
 
Catherine es una joven muy inocente, muy simpática, con un gran corazón, pero también es un poco, atolondrada. Hay momentos en los que, en vez de aferrarse a sus opiniones, acalla su voz, y se deja guiar por las decisiones de los demás. Aunque eso sí, debo admitir, que Catherine va creciendo, madurando, con el paso de las paginas, y de los días.
Henry es mi personaje favorito de esta novela. Al principio no sabía que pensar de él, pues hay una franja de la novela en la que no aparece, pero después, mi opinión sobre él, fue mejorando, y afianzándose con cada aparición suya. Me ha parecido un gran joven. Henry tiene veinticinco años, y es muy maduro. Además, es atento, sensible, hablador, paciente, luchador, y sabe perdonar. Tiene un buen corazón, y es de lo mas mono. A mí me ha parecido un joven bastante tierno.
 
El romance entre Catherine y Henry, pues es muy sutil, y se basa, sobre todo, en lo intelectual, y en el apego. No hay un romance ardiente, apasionado, pero si hay ternura, y mucha amistad. Como pareja, me parece que Henry y Catherine forman una muy bonita. Ella es una dulce doncella y él un verdadero caballero.
Respecto a Eleanor, también me ha gustado. La hermana de Henry es una joven de lo mas encantadora. Tiene un gran corazón, y de verdad quiere a Catherine, yo diría que incluso como una hermana. Eleanor le brinda a Catherine de verdad su amistad, y su honestidad y le es de agradecer.
La amistad entre Eleanor y Catherine comienza como algo pequeñito, pero después, de forma muy natural, va creciendo, tomando forma. Esa amistad me ha gustado y si lo unimos a que Henry esta también muy unido a Eleanor, a su hermanita, pues los tres forman una encantadora familia. Tres amigos que de verdad comparten momentos, emociones, debates, y un cariño intenso.
Respecto a los otros personajes, Isabella no me ha gustado nada, desde el primer momento la vi muy falsa. John, el hermano de Isabella, y pretendiente de Catherine, ¿cómo me iba a gustar si nunca tenía en cuenta las opiniones de Catherine?  Y James, el hermano mayor de Catherine, esperaba mucho de él y me ha decepcionado. Vale que al final de la novela le escribe una carta muy tierna a su hermana, pero durante todo el tiempo que duró la temporada, ya fuera estando ambos en Bath o Catherine en la abadía de Northanger con los Tilney, James se olvidó de que tenía una hermana, pues estaba demasiado obsesionado con Isabella y la relación amorosa que mantenía con ésta. *Que después acaba mal y por eso va a llorarle a su hermanita*.
No diré más, pues quizás vosotros mismos deseáis descubrir los secretos de esta novela.
 
Respecto a Jane Austen, no sé qué decir de sus letras. Creo que captan muy bien la realidad, retratan muy bien la época, la sociedad, la vestimenta, la literatura, a los personajes, y además no duda en alzar la voz y dar su opinión con valentía y claridad.
 
Como veis, he tenido emociones encontradas con esta novela. Por un lado, tenía muchas ganas de leer algo de Jane, pero sobre todo, tenía muchas ganas de que Jane me enamorara. Y claro, me he sentido decepcionada al ver que con esta novela no ha sido así, pero no pierdo la esperanza de que Jane me enamore con alguna otra obra suya. *cruzo los dedos*
 
 
PD. Tengo curiosidad por esta versión cinematográfica, así que, si puedo encontrarla, la veré. Posiblemente me guste más que la novela.
 
 
 
Un beso enorme, ¡y nos leemos queridos lectores! ;).
 
Mire - Mayu.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Os invito a dejar vuestra propia opinión. :D