Translate

31 de marzo de 2014

Bibi de Kyung Ah - Choi (tomo 1 al 4)

¡Muy buenas noches a todos queridos lectores! ¿Cómo ha empezado la semana para vosotros?
 
Yo os traigo hoy otra reseña pendiente, esta vez de la serie BIBI y los cuatro tomos que he leído de ella.


BIBI DE KYUNG AH - CHOI (tomo 1 al 4):






Kyung Ah - Choi es una mangahwa que me gusta mucho, sus ilustraciones me parecen bonitas, ya solo con eso me atrae mucho, pero también, hace años, tuve la oportunidad de leer los primeros tomos de Snow Drop, y quedé fascinada por esta autora, sus personajes, y lo bien que se le daba crear mundos tan diferentes y tan particularmente atrayentes. Con Snow Drop me fascinó, y todavía tengo pendiente terminar la serie. De Bibi, por la misma época en que me aventuré a leer una serie abierta en Corea como era Snow Drop, también me aventuré a leer Bibi, aunque solamente había un par de capítulos. Con dos capítulos de Bibi, ya supe que esta segunda serie no iba a ser tan buena a mis ojos como Snow Drop, pero aún así me pareció una propuesta muy interesante y no miento si digo que estaba impaciente por leer algo más que dos capítulos.
 
 
Pues bien, hace poquito, por pura casualidad, volví a cruzarme con Bibi, y retomé la serie, y me sucedió algo de lo más curioso. Bibi no era como yo creía que sería, la trama no giraba en torno al romance, como yo esperaba, y si entorno a unos malentendidos provocados por la hermana secreta de Nabi, y a la lucha de Nabi por abrirse camino en la escuela de moda. Admito que me sentí decepcionada con la serie, la trama no era como yo la esperaba, incluso creo que esta serie podría haber sido mejor explotada, pero bueno, la cuestión es, que a pesar de todo, me enganchó, y todo porque Nabi es una protagonista increíble, y Kyung es adorable como ilustradora, y la intriga y las emociones no dejan de cruzarse en esta serie, y bueno, la impaciencia me pudo, y así, sin descanso, y disfrutando bastante, he devorado los primeros cuatro tomos de Bibi. Por suerte los encontré en inglés, y como la serie merecía la pena, pues me aventuré con este idioma, y aunque no es tan fácil para mí ni lo disfruto tanto como cuando leo algo en mi propio idioma, sí o sí tenía que leer más de Bibi. Y ahora me he quedado en el primer capítulo del tomo 5, y estoy como loca porque se publique más de esta serie escrita originalmente en indonesio. A pesar de mis peros, he disfrutado bastante del tomo 1, del tomo 2, del tomo 3, y del tomo 4, y estoy impaciente por leer los tres tomos restantes que me faltan para finalizar la serie.
 
 

Pues bien, como ya he dicho, esperaba con muchísimas ganas, leer esta serie, de una mangahwa que me encanta. Sus ilustraciones son un tesoro, y sus protagonistas son de esos que enamoran, al menos así me pareció en Snow Drop.
En BIBI he encontrado otra Kyung Ah - Choi que me gusta menos, pero las ilustraciones me siguen pareciendo absolutamente hermosas y no me han decepcionado nada, y lo mismo me ha pasado con Nabi, la protagonista de esta obra, que me encanta, y que no me ha decepcionado en ningún momento.
Es más, si algo ha hecho esta maravillosa protagonista es crecer, madurar, y ser mejor durante los cuatro tomos que he leído, y estoy segura de que Nabi seguirá sorprendiendo y encantándome.

 
 
 
 
Es una protagonista guerrera, muy sincera, leal, fuerte, independiente, con carácter. Una protagonista que no se deja vencer por los demás, y que cuando tiene que luchar por algo es firme y orgullosa, y cuando tiene que defenderse a sí misma lo hace, y cuando tiene que ser sincera, no duda ni un segundo. Nabi no es de ese tipo de chicas que harían algo por miedo o por complacer a alguien, no, Nabi es Nabi, y a quien le guste bien, y a quien no también. Ella vale demasiado como para perder su tiempo y su corazón con quien no se la merece. Así es Nabi. Y bueno, yo la adoro. Se nota, ¿verdad? Si no fuera por ella, esta serie no habría mantenido mi interés, pero Nabi es lo bastante fuerte, y lo suficientemente maravillosa como para sostener una obra y hacerte querer leer más, acompañarla en sus aventuras, en sus luchas, en sus caídas y en sus subidas. Nabi es una protagonista que se cae, que a veces se rompe, no es perfecta, y muchas veces comete errores de principiante, como confiar en ciertas personas que no debe, o errores del tipo técnico, pero Nabi está aprendiendo, sobre el camino de la moda y el éxito, y sobre el arte en sí. Al principio duda de su propio talento, se le cruzan pensamientos del tipo "¿y si no soy lo bastante buena para ser una modista de éxito, con personalidad, y con talento?", pero estas dudas, o miedos, son superados por su perseverancia, cabezonería, y sobre todo, por ese espíritu indomable que hay en ella.
 
Me gusta mucho el crecimiento personal de Nabi durante estos cuatros tomos, donde más evoluciona es en el arte, el diseño, la moda, pero también crece como persona, pues se aventura a exponer su corazón, y a no rendirse cuando sale herida. Quiero decir que, aunque a veces, los hechos, o más bien, ciertas personas, puedan hacerla daño, ella no se vuelve rencorosa por ello, no se convierte en una chica de corazón roto. Sigue siendo Nabi, la joven que nació y se crio en las calles de Seúl, sin dinero, ni demasiados recursos, pero con el amor de su madre soltera, y de su mejor amiga, y con un sueño, que también es un trabajo, la moda. Entrar en la escuela de arte no la vuelve una persona diferente, si la hace aprender mucho, madurar, crecer, y enfrentarse a sus miedos y sus sueños, y a las sorpresas y bofetadas y bendiciones que la vida le pone por delante, pero no la cambia.
 
 
En estos cuatro tomos, si he seguido esta historia, además de por las maravillosas ilustraciones de esta obra entretenida y diferente, ha sido por Nabi, que es el mismo corazón de esta obra. Bibi no sería la misma obra ni tendría tal atractivo ni tanto carisma, ni tanta personalidad si no fuera por Nabi, contar con una protagonista como esta es un placer, un orgullo. Este maravilloso personaje creado por Kyung Ah Choi solo me ha dado alegrías, la admiro profundamente, porque es una luchadora feroz, pero tiene un corazón enorme, y sabe enfrentarse a las dificultades de la vida con la cabeza bien alta. ♥♥
 

En otro tipo de obras, la protagonista caería en la tontería de ser lo que el chico quiere, decir lo que él quiere, porque ohhhhhh, no vaya a ser que tal príncipe la deje si se opone a sus ideas, o decisiones. Y Nabi no es ese tipo de chica, así que, ole por ella. Nabi no duda en exponer sus ideas, sus valores, su forma de vivir, su verdad, ante cualquiera que quiera formar parte de su vida, y eso incluye al genio del arte más popular de la escuela de arte. Nabi está loquita por él desde el mismo momento en que le conoció pero eso no la hace actuar como una idiota. Si ha de discutir con él, discute. Si ha de defender aquello que ella piensa que es correcto, o que es su verdad, lo hace. Nabi no se va a vender por contentar a un chico, por mucho que el chico le guste. Incluso si eso les trae discusiones, malas caras, silencios llenos de reproches. Si el chico la quiere de verdad, tendrá que quererla por quien es Nabi, no por quien finge ser.

 
¿Se nota que admiro muchísimo a Nabi? Pues lo hago y mucho. Es una protagonista valiente, con los pies en la tierra, con carácter, orgullosa de sí misma, y con mucho corazón, y con una pasión y una seriedad que me han encantado, por no hablar de lo mucho que me conmueve. Nabi es auténtica, y estoy segura de que va a llegar muy lejos, por muchas trabas que le pongan los demás, y lo mejor, Nabi no dejará de ser quién es en todo el camino. ♥♥

 
Encuentro muchas diferencias entre un manga y un manhwa, será porque son culturas muy diferentes, y bueno, yo disfruto de ambos, pero la verdad es que siempre me resultan más novedosos las manhwas, aunque eso después no quiere decir nada, si una obra me gusta, me gustará siendo un manhwa o un manga, provenga de Japón, de Corea, o de Taiwán. Eso para empezar. Lo que realmente quiero decir que es que en este caso, me parece que Kyung - Ah Choi es novedosa y muy diferente a otras autoras de manhwa y eso se lo transmite a sus obras. Este no es un típico manhwa, Bibi es una obra diferente, original, y yo he disfrutado saboreando esos matices que la hacen ser tan atípica.

 
Las ilustraciones de Kyung me parecen maravillosas, son como retratos, personajes de papel que con su gran don cobran vida, y se salen del papel, y nos hacen sentir que todo lo que está pasando entre sus páginas tiene que ser real, que tiene que existir una Nabi en algún rincón del mundo luchando por sus sueños, enfrentándose a las mentiras y la falsedad de alguien que tendría que ser su aliada, enamorándose de un genio del diseño de la moda, una Nabi que con el apoyo de su madre soltera y su mejor amiga, esté dispuesta a desafiar al mundo y a deslumbrarlo con su arte. De verdad que parece que Kyung no te estuviera hablando de un personaje de papel, sino de alguien de carne y hueso, y quizás no exista una Nabi pero si personas como ella. Creo que ese es el don de Kyung Ah - Choice, captar el mundo con coherencia y toques frescos y realistas. Me encanta como ilustradora, la valentía que le pone a cada una de sus ilustraciones, las emociones con las que las impregna. Bibi es en su mayoría una obra ilustrada en blanco y negro, pero también cuenta con páginas especiales donde vemos lo bien que Kyung maneja los colores, y entonces sí que tengo que aplaudir a esta mangahwa. Me encanta como ilustra, pero ya si lo hace a color me deja sin palabras. ♥♥
 
 
 
 
Esos son los puntos fuertes de una obra tan peculiar como BIBI, la coherencia a la hora de retratar la realidad, lo fácil que es sentir que todo lo que te cuenta Kyung muy bien podría ser cierto, lo bien que ha creado a su protagonista, Nabi, y además de una forma que resulta a la par adorable y valiente, y lo maravillosamente que ilustra y retrata el mundo. La escuela de arte y diseño abre sus puertas en Bibi, y Nabi es coherente en cada paso del camino, desde sus tímidos y torpes inicios, hasta ir mejorando poco a poco, retándose a sí misma y aceptando cada nuevo desafío que le plantea su arte.
 
 
También hay aspectos de BIBI que me han decepcionado mucho. Hacía mucho tiempo que esperaba leer esta obra, y las expectativas eran enormes, y la trama no ha ido por donde yo esperaba. A veces eso es algo bueno, dejar que te sorprendan, pero en este caso, solo me ha entristecido. Habría agradecido que Bibi se hubiera dejado de tantos enredos con la hermana secreta de Nabi y se hubiera centrado en otros aspectos de esta obra, como por ejemplo, que hubiera dado mayor información sobre los padres de Nabi.

 
¿Por qué su padre biológico abandonó a su madre? ¿Por qué él jamás supo que tenía una hija? ¿Por qué nada más ver a Nabi intuyó que era suya? ¿Por qué tiene una hija de la misma edad prácticamente que Nabi? No me hicieron falta más de dos capítulos para deducir gran parte de esta historia familiar, y los tomos solo han confirmado mi intuición, pero durante estos cuatro tomos Kyung podría haber profundizado más en este aspecto y no lo ha hecho. ¿Es porque Nabi es la ÚNICA que no sabe nada de su padre biológico? En el cuarto tomo, muchas máscaras han empezado a resquebrajarse, ¿será el quinto tomo donde Nabi descubra que la morena que ha estado puteándola es su hermanastra?


El romance en BIBI, también me ha decepcionado, y mucho. Esperaba grandes cosas en este sentido. Esperaba una historia de amor capaz de hacerme llorar, reír, y suspirar. Con una protagonista como Nabi, esperaba un amor que me conmoviera y me pareciera especial, y en cambio, la historia de amor en Bibi me parece de lo más suave y pequeñita. BIBI no dedica casi páginas a este aspecto, apenas si les da ocasión a Nabi y a Jehu a enamorarse, es más, cuando ambos empiezan a salir en el tercer tomo yo no sentí esa alegría que en otro caso habría sentido. Si me sentí feliz por Nabi porque ella está coladita por él desde el primer día en que Jehu llegó y al cambiar su diseño de mariposas, cambió su mundo. Pero ¿Jehu? A partir del tomo tres repite de vez en cuando que Nabi le gusta (y si no le gustara sería para abofetearle, porque Nabi es adorable), pero le falta intensidad a sus palabras.
 

No he sentido yo a Jehu. Le falta mucho a este chico por entregar, mucho por mostrar. Todavía no sé que sentir ni que pensar de él. Un instante es frío, al siguiente alocado, al minuto reservado, y al siguiente, se comporta como un temperamental artista. Es muy, muy distinto de Nabi. Jehu es un libro cerrado, mientras a Nabi se le nota todo en la cara, en la luz de sus ojos, Nabi va sin máscaras para el mundo, y es la única que va así en Bibi, y Jehu es el primero en llevar siempre una máscara. Jehu me ha confundido desde el primer momento, cuando yo pensaba que Nabi le gustaba, cuando entre Nabi y él había ciertas chispas, hasta que le soltó a Nabi que él no creía en el amor y solo quería ser su amante, y Nabi le dijo que NO, que solo estaría con él con él si él estaba dispuesto a serle fiel. Sinceramente, llegué a odiar un poquito a Jehu, ¿cómo podía no darle una oportunidad a una relación con una chica tan especial como Nabi? Así que cuando Nabi y él empezaron a salir tras pasar el tiempo, yo debería haber dado gritos de alegría ¿verdad? Pero no, no lo hice, no sentí mariposas ni siquiera en ese momento. Me faltó intensidad al romance, al amor, y después, siendo novios, es casi peor porque con los enredos de la hermana de Nabi, están siempre envueltos en un gran malentendido, y en vez de poder tomarse tiempo para conocerse el uno al otro, y ver si se enamoran, deben estar siempre desenredando mentiras.



En el momento que estoy de la serie, admito que Jehu me cae bien, es un personaje que al principio me despistaba, y mucho, porque un instante era de una forma, y al siguiente de otro, pero ahora, pues ha crecido y mejorado bastante, y bueno, SÍ, ahora sí me cae bien, pero yo no estoy perdidamente enamorada de él. Es más, creo que Jehu todavía tiene que demostrar muchas cosas para que yo le considere digno de ser el chico de Nabi. Empiezo a comprender, a sentir, que Nabi le gusta de verdad, pero a Jehu le falta poner más de su parte, o tan solo abrirse, creo que ahí está la clave. Jehu es un chico tan reservado, está tan acostumbrado a esconder todas y cada una de sus emociones, que a mi solo me deja ansiando que le abra su corazón a Nabi. Quiero conocer al verdadero Jehu, a la persona que se esconde tras el universitario fiestero, tras el artista apasionado, tras el chico herido por su familia, y ahora, herido por su mejor amiga. Quizás solo el amor de Nabi pueda devolverle la fe en el mundo. Nabi tiene corazón para dar y tomar, y estoy segura de que al final logrará que Jehu le rinda su corazón, porque ya lo está haciendo...






Creo que hemos llegado a un punto de esta obra, en que es muy posible que Jehu se abra a Nabi, y espero que tras los apoteósicos últimos capítulos de Bibi, Jehu decida saltar al vacío por Nabi, y le robe y nos robe el corazón. Ya veremos si puede hacerlo, ¿no?



Respecto a los personajes secundarios:

Me encantan la madre de Nabi y la mejor amiga de Nabi, le dan un toque de humor genial a esta serie. Le aportan risas y frescura.
 


Las dos son tan opuestas a Nabi, tan alocadas, y en cambio, a pesar de todas las diferencias, esos pequeños detalles, solo las acercan a Nabi. Estas dos mujeres representan la familia de Nabi, la de verdad. Y me gustan mucho. La madre de Nabi esconde muchos secretos, obvio, pero creo que Nabi le perdonará cada secreto, cada silencio, y todo porque esta mujer siempre le ha entregado su corazón, su apoyo.

Los demás personajes secundarios, la hermanastra de Nabi, el secreto padre biológico de Nabi, el líder del grupo F, solo lograban hacerme sentir confusa, pero ahora por fin, poco a poco, según va creciendo esta serie, vamos sabiendo quién es quién y qué podemos esperar de ellos, aunque sin duda, aún nos tienen más sorpresas reservadas, ¿no?

 
Por lo pronto, tengo que decir que me da mucha rabia que el líder del grupo F, Yoo Suhjin, se preste a cada pequeña maldad que le pide la hermanastra de Nabi, y la hermanastra... la odio, es mala, mala y mala. En algún momento de esta obra sí podría haberme puesto en el lugar de su hermanastra, porque Eunbi siente que Nabi ha llegado para arrebatárselo todo, pero Eunbi llega a límites horribles, y no hay nada que justifique sus actos.
 

Y hay más personajes, el elenco de Nabi no acaba ahí, pero así importantes solo me falta nombrar al padre de Nabi. Me gustaría saber que siente al descubrir que tiene otra hija, que significa para él haberse reencontrado con la madre de Nabi, y sobre todo, quiero saber, por qué las abandonó, y por qué ahora, tras dieciocho años de ausencia, se cree que puede arreglar el futuro de la familia que no dudó en abandonar.


A Bibi todavía le faltan muchas incógnitas por responder, y yo estoy deseando leer más de esta obra, que entretenida, a la par que misteriosa, me han llevado de un tomo a otro. Y todo por Nabi, porque es una protagonista que se merece que la acompañen, y a la que sí o sí, admiro y adoro ♥♥. Y además, ahora mismo, Nabi y Jehu prometen, como pareja.
 


En conclusión: Esperaba grandes cosas de BIBI. Si es verdad que esta serie mejora tomo a tomo, y que las ilustraciones y la protagonista de esta obra, Nabi, bien valen darle una oportunidad a esta serie y no rendirse con ella, también porque entre las páginas de Bibi encontramos frescura, misterio, mil emociones, y sobre todo, algo distinto.
 
 
 
Bibi podría ser mucho más de lo que es, pero la trama ha girado hacia rincones que yo no los esperaba, y que no me han entusiasmado.


La historia de amor no tiene las páginas ni la dedicación que se merece, es más, tras cuatro tomos, todavía siento que Nabi y Jehu solo se gustan, pues apenas han llegado a conocerse, ¿pero cómo van a intimar y conocerse mejor, y a enamorarse si los demás, especialmente la hermanastra de Nabi, no les dan un respiro? ¿Cuántos obstáculos más tienen que interponerse en el camino de Nabi?

Adoro a Nabi, y por eso merece la pena aferrarse fuerte a su mano y no dejarla sola, es una protagonista que vale por muchas, con carácter, pero también con algo bien dulce, y además, me encanta su perseverancia, y su seriedad.

Jehu está empezando a gustarme, todavía tiene que abrirse muchísimo, pero no pierdo la esperanza de que cuando nos muestre al fin su corazón, descubramos a un chico... atípico y... digno de Nabi.
 
Las ilustraciones de Kyung Ah - Choi son una preciosidad, están tan vivas que se salen del papel, son retratos cargados de emociones, y es un lujo ver ilustraciones de la calidad de estas, sobre todo a color.
 
 
Kyung es una gran artista. ¿Os animáis a conocerla?




Estoy impaciente por leer más de Bibi, sobre todo ahora que las máscaras han empezado a caerse. Quiero más de Nabi y de ese corazón tan especial que es el suyo, protagonistas así son lo que necesitamos ♥♥




¡Un beso!

Mire - Mayu. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Os invito a dejar vuestra propia opinión. :D