Translate

26 de diciembre de 2015

Zetsubou baby de Hina Sakurada (1-2)


Hina Sakurada es una de mis autoras fetiche, da igual lo que escriba, cual sea su temática, que sea la Hina angelical o la Hina oscura, a mi me da igual porque yo siempre tengo que leer todo lo que esta mujer construya, aunque pueda salir lastimada tras hacerlo. Podrá no gustarme alguna de sus historias (las hay, cuando le da por ser la reina de los retorcidos e inmorales) pero siempre debo darle una oportunidad a mi Hina porque tiene algo especial que me puede hacer feliz. También tiene historias preciosas de las que yo disfruto como una niña. Además, esta bilogía de una Hina pintaba dulce, divertida y nada retorcida. Y aunque tuvo sus tintes de oscuridad, lo escribió el angelito de Hina.

Zetsubou baby era una bilogía que descubrí muy recientemente y como siempre, tuve que irme corriendo a leerla. Quiero que la editorial Ivrea publique más cosas de ella, más de estos tomos que de cabeza yo coleccionaría en mis estanterías y releería a placer.
 
Esta bilogía es una de las últimas historias de Hina Sakurada y por lo que he visto, le apetecía algo guerrero pero dulce. Quería hacer conciencia social pero mezclado con la risa y con un romance un tanto posesivo y raro pero que me gustó. Vamos, me gustó bastante esta historia y si le bajé algunos puntos fue porque en el segundo tomo se lió un poco con cosas que no venían a cuento, como la diferencia de clases sociales. Pero por lo demás, y aunque nuestra protagonista es la diva del no-puedo, la historia es bonita y te echas unas risas con ella, sobre todo con ese príncipe egocéntrico y narcisista que no acepta un no y que no se va a rendir hasta sacar a la chica de su mundo depresivo.
 


En dos tomos, Hina Sakurada, sutilmente, dice mucho. Me encanta como ella, con la delicadeza de una aguja, mete un montón de ideas y es capaz de tocar muchos temas. Además, sus personajes, sus historias, están vivas, parece que las dibujara viviéndolas, quizás esa es la clave de que yo ame tanto a Hina y no pueda dejar que ella no me seduzca. Siempre tiene el don. El don de decirme un millón de cosas. Es poderosa Hina Sakurada y yo le agradezco por reencontrarse conmigo por navidad, realmente la echaba de menos.

Con estos dos protagonistas me he echado unas risas, también me ha gustado bastante su historia de amor, sobre todo porque ambos deben pelear por conectar y entenderse y llegar a niveles de profundidad emocional que no se logran en cinco segundos, me gustó el enfoque realista, porque ellos podían gustarse o sentirse atraídos pero en un principio jamás amas a alguien porque solo conoces de ellos las máscaras que muestran o los prejuicios que tú tienes y las expectativas que les lanzas y solo con el día a día y las aventuras y desventuras se conoce a la otra persona y entonces sí, surge el amor. No es un amor perfecto pero es que cuando dos personas han sido heridas por otros, ¿qué perfección va a haber? Lo bueno es todo lo que se ayudan mutuamente. Hay momentos en que el arrollador príncipe va demasiado rápido para la chica pero es que está no solo tratando de enamorarla, está tratando de salvarla de un mundo de pesar y oscuridad donde está condenada a odiarse por siempre, donde no la esperan sueños y solo tinieblas. No sé como otros podríamos haberlo enfocado pero en el fondo, la chica tuvo suerte de contar con el arrogante principito porque la hizo despertar y ver que tenía que pelear porque dentro de ella había alguien que se merecía la vida y se la merecía llena de luz y pasión.
 

Mire - Mayu.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Os invito a dejar vuestra propia opinión. :D