Translate

23 de noviembre de 2017

ego

Hola. Quería daros a conocer esta película y aunque pretendía sumarla al Temporada de Cine Noviembre 2# realmente me extendí mucho hablando sobre ella, así que por eso la tenéis por aquí. Es la segunda película que veo de este país, siendo la primera la #lgbt “Kyss mig”.


Película
País: Suecia


Año: 2013
Género: Musical, romance.

Sebastián es un chico guapísimo que proviene de una familia muy rica. Dicho hecho le ha permitido vivir una vida mimada, en la que su idea de trabajar es ir un rato al almacén de ropa de lujo en la que trabaja con uno de sus amigos. Los fines de semana son siempre iguales: discoteca y rubias suecas de pechos grandes a las que llevarse a la cama y luego fingir que su abuela ha muerto para quitárselas de encima.

Sebastián vive en egolandia y nada es capaz de hacerle salir de esa burbuja, ni siquiera cuando tiene un accidente que le deja ciego, aunque este hecho le cambie la vida.


Sebastián se enfada con el mundo y lo paga con todos, hasta que llega Mia a su vida. Con ella Sebastián se relaja y se divierte, comparte su pasión por la música y tiene las conversaciones más importantes de su vida.


¿Cuando recupere la vista valorará el regalo que Mia le ha enseñado?

5/10

Yo tenía muchísimas ganas de ver esta película, aunque no sabía que era sueca, cosa que me hizo mucha gracia durante la película porque a veces ellos decían cosas como “no hables como un noruego, hazlo como un sueco”.


Esta me ha gustado y si no se ha llevado una nota más alta es porque con el transcurrir de la historia yo me he ido decepcionando (soy muy exigente). Eso y que ayer al terminar de ver la película lloré mucho porque me sentía mal conmigo misma, como si la historia hubiera desenterrado todas mis inseguridades y lo mucho que por momentos me cuesta quererme a mi misma. Sebastián despertó eso en mi y me cabreó muchísimo porque es la clase de bello chico que en realidad se merece soledad y no que yo me derrumbe.

La película es muy, muy entretenida, incluso con los 25 minutos que se toma para presentarte a Sebastián y todo su mundo, cosa buena porque permite construir al personaje. La historia me pareció que volaba y despertó muchas emociones en mi, me hizo pensar ¿mis queridas estrellas son así de gilipollas que Sebastián? ¿De verdad importa tanto lo exterior hasta el punto de echar a patadas a alguien que despierta tu corazón? Fue una película increíble y que me dejó con ese regusto agridulce de no haber visto lo que esperaba. El cine sueco es diferente a mi referente habitual. Nada de cuentos de hadas pero con su propia hermosura.


No sé si era su intención pero me he quedado sorprendida -aunque no debería- de lo superficiales -y crueles- que pueden llegar a ser los suecos, de cómo los hombres con dinero ven a las mujeres, como un trozo de carne que solo vale para el sexo y que debe cumplir un requisito: ser rubia, y como extra, pechos de silicona. Las mujeres no tienen mucho espacio dentro de la película pues nosotras vivimos a Sebastián y lo que él considera importante en su mundo (sus padres, y sus amigos), y su única relación con las mujeres hasta la llegada de Mia es la sexual. ¿Sebastián valora y respeta a las mujeres? Yo creo que ni siquiera a sus queridas rubias de estereotipo. Sus amigos tampoco lo hacen, así que el problema se extiende a la población masculina sueca.


Pero es verdad que Mia, al igual que él, establece una diferencia entre esas rubias -que se acuestan con Sebastián con frases como “hermosos pechos grandes”- y ella, que es una chica corriente, delgaducha, que viste descuidadamente y es castaña. Ella misma también siente la rivalidad y la inseguridad con esa clase de mujeres porque son su espejo, el que le dicen que ella no encaja con el estereotipo de mujer sueca. Y no es algo que antes hubiera tenido consecuencias en su vida, pero Sebastián provoca que ella quiera ser como las otras, sin comprender que ese chico es un capullo si realmente no la ve.

Prefiero creer que todo esto es un modo de representar a una parte de la población y de hacer crítica sobre ellos. Como veis, dentro de la superficialidad de Sebastián y de todos los hombres que le rodean -y las rubias-, Ego se aprovecha de ello para mostrarnos un mundo donde se ha perdido lo más importante: las relaciones con profundidad emocional. Y lo hace de un modo en que ni te das cuenta de que el tiempo pasa.


Mia es encantadora a sus 24 años, es la clase de chica que te hace sentir cómoda. Ella realmente hace reír a Sebastián y olvidarse de lo que ha perdido. Es la clase de persona que está destinada a trabajar con personas porque tiene un don para hacerlos ver cuán capacitados están. Me gusta mucho Mia, aunque en un momentillo de debilidad no se atreva a decirle a Sebastián “eh, no soy una de tus queridas rubias”. A su favor debo decir que no es de las que suplican por el amor de nadie, cosa que me gustó también.

💙

Mia y Sebastián pasan unos intensos meses juntos que realmente me gustaron mucho porque me permitió ver a Sebastián en un lado totalmente desconocido y conocer a Mia, que es una chica estupenda. Es un romance lento y para nada superficial, donde ambos hablan muchísimo e incluso comparten sus sueños y pérdidas.


Son unos 30-40 minutos preciosos a los que no les pongo ni una sola pega porque nos deja redescubrir a Sebastián (y enamorarnos de él) y esa amistad tan especial con Mia. Los amé mucho y por eso lloré al perderlos. Solo debéis mirar como mira Sebastián a Mia, o esas sonrisas que son exclusivas para ella.

Fue refrescante descubrir que Sebastián podía ser bonito por dentro y no estar solo buenísimo por fuera (esos ojazos azules y esa sonrisa, ¡por favor! La cámara está enamorada de este actor), que este chico respiraba, sentía, sufría y amaba, que perder a su hermano de pequeño le había dejado ciego para la vida pero ¿no para siempre?


Me gustó este Sebastián que era dulce con Mia, el chico ciego que estaba descubriendo cómo ser amigo de una mujer a la vez que se enamoraba de ella. Sebastián es divertido, encantador, y en parte nos hace comprender porque él está enamorado de sí mismo. Este Sebastián era honesto pero no de ese modo tan terrible, era amable, muy hablador, cariñoso, bellamente natural, hasta el punto de hacernos ver lo sexy que es, y también de que olvidemos cómo era Sebastián antes de Mia (y de ser ciego, factor importante).

La relación entre ambos era sencilla, dulce, natural. Eran muy reales, tan como la vida misma. Sin caer en los cuentos de hadas pero tampoco metiendo dramas. Me gustaban mucho y esperaba que siempre siguieran así aunque me venía venir lo que pasó luego. Espero que veáis la película y os enamoreis de esta parte de redescubrir y querer al otro tanto como yo.


Por una vez el amor no necesitaba de grandes gestos, solo de compartir y de mucha belleza interior. ¿Propio del cine sueco?

💙💙


>> Como en toda historia, los guionistas no son felices si no lo estropean todo. SPOILER Sebastián recupera la vista y lo primero que hace es volver a ser el grandísimo gilipollas superficial que en realidad nunca dejó de ser -solo es que nos mostró lados diferentes de sí mismo-, y echar a Mia de su vida. Incluso se enfada con ella por no haberle dicho que no era rubia (¿No puedes madurar jodido Sebastián?) y en medio de un gran enfado lleno de inseguridad en el que es él quien cree que no le aman le dice a Mia: “Búscate una vida. Parece que tienes un problema con que ya no sea ciego. Búscate un discapacitado que te haga sentir excitada”.


Me mató con esto, y todavía me quedaban veinte minutos de película que debo decir que los pasé insultándole. Lo peor es que me hizo sentir mal conmigo misma, como si yo fuera Mía y no valiera lo suficiente para él. Odio que me hiciera volver a sentir eso. Así que, odio de verdad a Sebastián. FIN SPOILER

Por mi él no se merecía ningún final feliz con Mia, porque no se merece a una chica como ella, o a cualquier mujer en sí. ¿SOY DURA CON ÉL, INCAPAZ DE PONERME EN SU PIEL O SOLO LE ESTAMOS DANDO LA RAZÓN A LOS CHICOS QUE VIVEN EN EGO?

Debo admitir que esa declaración de amor al final de la película fue realmente intensa y lloré. Quizás porque él decía tonterías con cosas importantes, quizás porque hizo comparativas musicales para que ella le comprendiera, igual que ella las usó en el pasado para enseñarle que si cantas debes hablar desde la intensidad emocional. Él fue verdaderamente intenso en ese momento en que pasó de su orgullo y suplicó -gif-, cosa que no dudo que se debe al actor, que está hecho para ser querido.


Os aviso, también debéis ver los créditos porque la película termina en ellos.



Elenco:

No tengo absolutamente ninguna queja de ninguno de los actores, especialmente de Mylaine Hedreul (Mia) y de Martin Wallström (Sebastián), que fueron maravillosos. Realmente he quedado encantada con ella, porque es tan real como la vida, y deseando verla en otros papeles. Y me he enamorado mucho de Martin, es caliente y talentoso, y tenía algo que me embrujaba y me heria, necesito seguir conociendo a este precioso chico.



Debo destacar la fotografía y la magia de las escenas de ambos, precisamente por ser tan naturales y honestas. Destacar por peculiar la escena en la que hacen el amor, que no es el típico enfoque para esa escena, es dulce y sutil, y muy semejante a la de la serie surcoreana Emergency Couple. Eso sí, ni un solo beso de esos riquísimos (aunque sí haya un par de besos). Pero en general, sus escenas tenían impacto emocional, o nacían de la vida, con diálogos, momentos, en los que todos podríamos vernos reflejados.


Oficial Open your eyes cantada por Martin
A mi me gusta más el Acústico de la película,
la letra está escrita por Sebastián y dedicada a Mia.

Mayu.

2 comentarios:

  1. ¡Hola! ^^
    Pues no había visto nunca una película sueca, después de ver tu reseña puede que me anime con esta, tengo muchísimas ganas de conocer a Mia, me ha llamado muchísimo la atención como personaje.
    Y de verdad que como tú espero que todo lo que pasa en la película sea a modo de crítica social porque si no... vaya tela marinera.
    La miraré un día que esté de buen humor porque si no igual tiro el ordenador por la ventana cada vez que salga Sebastián x'D

    ¡Un abrazo! <3

    ResponderEliminar
  2. Esta se ve como ese tipo de películas que me gustan a mí, aunque por lo que cuentas igual me da un poco de miedito... pero tendré que verla para saber. Supongo que en esta vida hay mucha gente como Sebastian y que pena la verdad, pero yo creo que no se es realmente feliz así...

    Me da pena eso sí que te haya hecho sentir mal... pero te entiendo que a veces una se pone así y a mí también me ha pasado.

    ResponderEliminar

Os invito a dejar vuestra propia opinión. :D