Translate

21 de noviembre de 2017

Hjartasteinn (Heartstone)

Película
País: Islandia

 

Año: 2016
Age Of Coming


Género: Drama, Social, Amistad, Orientación sexual
Director: Guðmundur Arnar Guðmundsson.


La película transcurre en un pueblo costero de Islandia, un lugar recóndito lleno de salvajes paisajes, de animales que todavía necesitan su libertad pero que a veces son dominados por el hombre sin ninguna delicadeza, y de personas que fingen ser lo que no son para no estar en boca de todos. En un pueblo como este no puedes sobrevivir si eres divorciado, homosexual, o simplemente una mujer con ganas de volver a amar.


Tor (Þór) y Christian (Kristján) son dos amigos que provienen de familias con contraste. El padre de Christian (Kristján) es un borracho maltratador pero todo el pueblo aplaude sus acciones, pero Christian (Kristján) sufre lo indecible bajo el mismo techo que ese hombre, por no hablar de su madre. Tor (Þór) en cambio tiene dos hermanas traviesas, una madre bastante ausente y que siempre sale de fiesta tras su divorcio y es muy mal vista por los habitantes.



Christian (Kristján) está enamorado de Tor (Þór), y si sigue aguantando es para estar a su lado, porque le quiere de un modo especial e infinito, aunque deba ocultarlo hasta romperse el corazón. Tor (Þór) está en pleno despertar adolescente y no controla su reacciones o su atracción, a él le gusta una niña del pueblo a la que cada vez se acerca más. A mis ojos Tor (Þór) también siente algo por Christian (Kristján), lo que haría de este niño alguien bisexual, porque él también mira a Christian (Kristján) de un modo que escapa todo límite de la amistad.



Sin nota


Esta ha sido la primera película que he visto de Islandia (aunque os haya hablado antes de Jitters en El Temporada de Cine de Noviembre) y realmente me sorprendió de principio a fin. Fue una aventura interesante, reflexiva, dolorosa, todo un cúmulo de emociones y de despertares. Una vida salvaje calando en mi.



Cuando la vi creí que me había gustado menos porque tiene un final abierto y el desarrollo de la trama es realmente complicado, pero creo que es una gran película maravillosamente interpretada y con unos mensajes potentes, que nos habla de un país y de una salvaje costa donde es dificilísimo vivir “cuando eres diferente”. Pero no solo es difícil ser diferente allí, en realidad es difícil también ser mujer, pues es una población absolutamente machista que incluso a las propias niñas les enseña ese machismo y se lo pegan a la piel, la evidencia es que a las niñas las llaman putas y ellas callan, y las hermanas de Tor (Þór) llaman puta a su madre y se quedan tan a gusto.



No sé qué opinaron los propios islandeses de la película, de sus ideologías, de sus formas de vidas, pero realmente, en pueblos costeros como estos donde la libertad tiene un precio alto, parece dificilísimo y complicado vivir, y la película lo refleja a la perfección, sin hacer en realidad ningún juicio de valor. Simplemente se muestra sin tapujos, a sus personajes, a sus paisajes, al salvajismo con el que tratan a los animales, a las relaciones que se establecen en la población, etc. Es una película que muestra mucho y cada cual saca sus conclusiones porque no cae en el error de juzgar. No es que no tenga un mensaje, pero en realidad es el espectador quien tiene que beber de la película entera y juzgar o comprender.


La trama fluye despacio pero no te suelta nunca, o a mi no me dejó irme en ningún momento. Todo el tiempo estaba atenta a todo lo que ocurría, atenta a esas voces tan líricas islandesas que llenaban mis oídos. La película es entretenida, impactante, y tiene una complejidad emocional interesante. No es la clase de cine, de historias o de personajes a los que estamos acostumbrados en Europa, es tan islandesa, tan un nuevo mundo que en el fondo ese contraste sorprende y quieres descubrir más. Es una maravilla de película.


En mi caso, lo que más me gustó de la película, lo que le dotó a todo de un significado más trascendental fueron Tor (Þór) y Christian (Kristján), esa complejidad psicológica.


Tor (Þór) es un niñito adorable que está en pleno despertar sexual, emocional, y no tiene miedo a mostrar todas sus dudas, sueños, y deseos al espectador, a la vez que él mismo los va descubriendo. Tor (Þór) tiene ganas de ser mayor, de dejar de ser un niño, porque esto le ocasiona burlas, pero él crece despacio, quizás su mente va a un ritmo más rápido que su cuerpo pues su curiosidad es enorme.


Me encantó Tor (Þór), quien todavía está definiendo su personalidad, quién todavía no sabe quién es. Su orientación sexual me parece cuestionable, porque tenemos claro que le gustan las niñas pero es que yo también creo que le gusta su mejor amigo Christian (Kristján) y durante la historia se da multitud de pistas de esa dualidad.

  


Christian (Kristján) fue mi favorito sin ser el protagonista porque tiene algo que te atrapa, él se va dejando ver, va rompiendo todas sus máscaras y nos deja contemplar sus deseos, amor, necesidades, su dolor, sus gritos no de confusión sino de un corazón que se rompe ante tan cruel realidad.


La vida de Christian (Kristján) es realmente difícil, no es ningún paseo, y lo único que le consuela y llena es contemplar la felicidad de su querido Tor (Þór), pero esa felicidad si le aleja de él, también empieza a pesarle y herirle el alma. Christian (Kristján) es un ser generoso y empático, que entrega todo y no pide nada para sí mismo, y yo estoy enamorada de este chiquillo guapísimo y adorable y mi bebé que me hizo llorar y suspirar. Ese grito dentro del agua me hirió, me hería verle romperse pedazo a pedazo según transcurría la película.



Los dos tontean con chicas (Beth y Hanna), sobre todo Tor (Þór), Christian (Kristján) tontea poco y eso poco es para no evidenciarse ante Tor (Þór), porque en realidad los ojos de Christian solo están llenos de Tor (Þór).



Tor (Þór) en cambio no sabe lo que quiere o lo que siente, esa niñita le gusta y hay un despertar hacia ella, una sexualidad, pero también hay un sentimiento que no es el de un simple amigo hacia Christian (Kristján), es como moverse entre dos aguas complicadas.

Foto de la maravillosa Web "Escena Gay"
Foto de la maravillosa Web "Escena Gay"

La relación entre Tor (Þór) y Christian (Kristján), incluso con Christian (Kristján) sabiendo que ama a Tor (Þór), y con Tor (Þór) sin saber quién es, es preciosa e intensa, es poderosa al punto de que podemos decir que sus mentes-corazones están conectados. Realmente jamás me podré imaginar a Christian (Kristján) sin Tor (Þór) y a Tor (Þór) sin Christian (Kristján), aún cuando el final sea abierto, pues no sabremos qué les deparará la vida o si algún día los gritos de angustia serán acallados por los besos de Tor (Þór), no lo sabremos.


Pero lo que sí sé es que entre los dos existe una amistad especial que logró emocionarme y encantarme porque ellos se eligen mutuamente, como amigos, como almas gemelas, como dos personas que quieren que el otro sonría y viva, y esté a su lado. Es una amistad tan incondicional que mi corazón se emociona locamente.




A mis ojos, yo sentí que entre ellos había algo correspondido aunque nunca se dijera en palabras o se aceptara pues Tor (Þór) necesita seguir buscándose a si mismo. Son solo dos niños de 13-14 años, pero su relación más allá de los significados de la amistad, me transmitía algo diferente, algo más parecido a la atracción.




Yo juraría que entre ambos existía algo más, y no es que me aferre a esa idea, es que la historia se construye en base a momentos vividos, y ellos tienen esa sutileza que habla de una conexión especial, o escenas que se pueden interpretar bajo el ojo del espectador, como las caricias que a veces se robaban para luego excusarse en burlas, o ese cuadro que les pintan las hermanas y donde ellos tiemblan mirándose al simple roce de sus pieles desnudas (las miradas también), o como en la noche de acampada con las chicas ellos no pueden dormir si no se dan la mano desde la distancia, o ese beso del juego que en realidad no les disgustó. Y las miradas, las miradas que decían más de lo que escondían, y la conexión emocional que rompe la pantalla y es real.


ELENCO


El elenco es impresionante, igual que la fotografía de la historia, o todos los lugares a los que te lleva la historia, con estos personajes y con los otros que deberéis descubrir por vosotros mismos, y con ese despertar donde todo parece tomar un rumbo pero nada está escrito. Todo el elenco es una maravilla porque todos están vivos dentro de la historia y todos tienen una historia que contar.


Esta película refleja una Islandia costera que realmente me ha asustado. Un aplauso para sus creadores porque entre todos hilaron una historia llena de complejidad.


Entre el elenco obviamente yo destaco a mis dos niños preciosos a los que he llegado a querer mucho y creo que se nota por como hablo de ellos, ¿verdad?


Blær Hinriksson interpretando a Christian (Kristján), y Baldur Einarsson interpretando a Tor (Þór) me enamoraron profundamente y yo quiero seguir viéndoles crecer a través de sus proyectos, pero ya debo decir que aquí hicieron un papel de diez, lleno de matices, complicidad, complejidad, y desnudez.

Ambos me sorprendieron porque siendo tan jóvenes ya tienen el don de atrapar y enamorar y despertar un millón de emociones, de hacerte reflexionar, de dejarte con sus personajes aunque la palabra fin ya haya llegado. Adoro a estos dos niños por separado porque son adorables y guapísimos y talentosos y los amo juntos porque para mí su conexión es especial en este complicado mundo.


Un aplauso también a su director y creador Guðmundur Arnar Guðmundsson porque ha logrado que Islandia sea un país al que vuelva en busca de cine porque te transportan a mundos diferentes y cercanos a la vez, con lo peor y lo mejor del ser humano, lleno de miradas y emociones. Probablemente debáis ir a ver Heartstone porque yo no habré hecho justicia a esta película.





Mayu.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Os invito a dejar vuestra propia opinión. :D