Translate

17 de diciembre de 2014

Un beso al alba de Anna Casanovas.


Este blog quizás no existiría si nunca hubiera leído a Sherry Thomas y Anna Casanovas. Las dos son escritoras que me gustan. Y tienen algo en común, me conmovieron y me despertaron las ganas de escribir. Ya por aquel entonces me encantaba escribir pero jamás había pensado en hacerlo sobre un libro. Y llegaron sus obras y se me despertó la inspiración, las ansias, las ganas de escribir y de contar lo que sus libros me habían hecho sentir. Aquellas fueron mis primeras reseñas. Si las leyera ahora, seguro que les encontraría mil fallos a mis palabras, así que no me embarcaré en ello, pero sí que me gusta rememorar aquellos momentos. Guardo con mucho cariño mis encuentros literarios con ambas. ¿Y por qué digo encuentros literarios? Porque no solo divagué sobre sus libros, sino que las escribí personalmente y ambas me contestaron con mucha amabilidad, ilusión y afecto. Y erase una vez... así fue como nació este hermoso rincón literario mío: mi blog. Ambas me dieron el impulso para abrirme un poquito más al mundo, para enseñar algo tan bonito y privado como son las palabras. No podría imaginar mi vida sin libros. ¿Cómo olvidar el placer indescriptible de poder enamorarse una y otra vez? Los libros son una parte incuestionable de mi vida. Y Sherry Thomas y Anna Casanovas llegaron a mi vida cuando más las necesitaba, cuando no creía en nada y necesitaba sentirme querida, valorada y... reconstruida. Sus libros y sus correos, me dieron una excusa mas para reinventarme. Gracias a ellas encontré sueños de papel. Con Sherry, fue su obra Acuerdos privados la que me robó el corazón, me tuvo toda la noche despierta, riendo y llorando con la historia de amor de Gigi y Cam. Con Anna, fue empezar a leerla y no poder parar. Devoré todos los relatos y los libros que ya tenía publicados. Pero el que me robó el corazón fue Todo por tu amor, la historia de amor de Alex e Irene, fue tan bonita que me dejó sin palabras. Cuanto amor dentro de un mismo libro. Sin duda, es la historia de amor más bonita de todas cuantas ha escrito Anna Casanovas.

 

A Sherry Thomas nunca he podido abrazarla, ni hablar con ella en persona. Es más, ya no sigue publicando en España. Una pena, de verdad. A Anna en cambio, literariamente hablando, le va muy bien. Durante muchos años publicó novelas con Esencia, y después, con Ediciones B y Harlequin. Durante todos los años que publicó con Esencia yo no me perdí ni uno solo de sus libros. Los tengo todos en papel y me encantan . Esa Anna Casanovas sabía cómo encenderme el corazón. Después, debo admitir que le he seguido la pista, leyendo sus artículos en su blog y demás, viendo los libros que publicaba, pero por una u otra razón, no tengo casi ningún libro suyo de esta segunda etapa. Hace mucho que no leo a Anna Casanovas. He leído que ha cambiado mucho, que ya no necesita contar las historias con los ingredientes, y la técnica narrativa de antes. No sé si llegaré a querer a esa nueva Anna Casanovas, pero si sé el inmenso cariño que siento por ella. Adoro sus libros antiguos y creo que es una escritora con un corazón enorme. Este año incluso pude cumplir sueños con ella, ¡conocerla! La vi primero en la Feria del libro de Madrid y luego hará mes y medio en la Casa del Libro de Gran Vía. Me enamora oír hablar a Anna Casanovas, es de esas autoras que son tan bonitas que te dejan muda. Y no hablo de que sea guapa (lo es, eh), sino de que cuando habla, brilla. Hay una luz muy bonita que la ilumina de dentro hacia fuera. Es cautivadora Anna. La presentación de este otoño me dejó conocerla mejor, me hizo poder saborear a la auténtica Anna Casanovas. Una vez que nuestra preciosa rubia supera la timidez, es alocada, divertida, ingeniosa, alegre, dulce, intensa, emotiva, inteligente, y muy humilde. Me chifló su forma de ser y me dejó sin palabras oírla hablar. Me llevo dos días preciosos gracias a ella.

Vale, y ahora que ya os he contado todo esto, que era vital para mi, vengo a hablaros de mi primer encuentro literario con esta Anna Casanovas 2.0 (por llamar de alguna forma esta segunda etapa literaria suya), gracias a mi querida editorial Ediciones B. Me encanta colaborar con ellos, me siento mimada por esta editorial, sí, y les agradezco mucho que me hicieran este regalo, darme la oportunidad perfecta para leer a Anna Casanovas de nuevo.
El libro en cuestión para dicho reencuentro ha sido Un beso al alba, libro que he leído en conjunto con mi adorada amiga Inés Izal. Mi pequeña morenita y yo estábamos deseando iniciar nuestro club de lectura y la novela de Anna Casanovas fue la elegida para inaugurarlo. Nunca había leído en conjunto y me ha gustado la experiencia, aunque esta haya estado empañada por mi gran decepción con Un beso al alba. Inés y yo tenemos gustos literarios similares, pero en esta ocasión, a ella le ha encantado el libro en cuestión y a mí no me ha hecho mucha gracia.

Es la primera vez que un libro de Anna Casanovas no me gusta, no me roba el corazón, no se me mete bajo la piel ni un poquito. Ha sido todo un hachazo para mí y lo siento por Anna, porque ya me hubiera gustado a mi haber disfrutado de su libro y no haberme sentido tan triste leyéndola. La verdad es que nunca imaginé que un libro suyo pudiera no gustarme. Vale, siempre hay libros que gustan más y otros menos, pero por lo general, cuando una autora te gusta, sus libros se quedan contigo. Pues con Un beso al alba no ha sido así. No es una mala historia, pero no está a la altura de todo lo que he leído de Anna Casanovas. Es que miro Todo por tu amor y miro Un beso al alba y me quedo vacía. El primero me dejó huella, me pareció una historia irrepetible, mágica, soñadora, romántica, y este segundo ha sido un gran vacío, una desolación inmensa, una tormenta sin fin y sin sentido alguno. No me gusta nada como se desdibuja Un beso al alba y como queda desaprovechado todo su potencial. Es que la base del libro es buenísima, la ambientación, los personajes principales, ciertos toques increíblemente románticos, la magia de Anna Casanovas escribiendo, y todo eso se pierde, se desaprovecha. No me ha gustado Un beso al alba, podría azucarar mi opinión pero no estaría siendo sincera. No he logrado conectar nada con el libro, ni con los personajes.

El drama me ha parecido innecesario, absolutamente gratuito. Y todo me ha resultado muy previsible. No he encontrado sorpresas en este libro y todo lo que podría haber sido bonito estaba empañado por el drama. Anna tenía ideas preciosas para este libro, como el encuentro de los protagonistas rodeados de flores, o la primera vez de ambos, en un antiguo cementerio, o el detalle de que ambos se enamoraran creyendo que el otro era muy pobre. Había mil toques especiales, pero todo queda empañado por una historia de amor muy superficial, y un dramón increíble. Yo esperaba encontrarme con una preciosa historia de amor, con abrazos a la luz de la luna, con intensas y emotivas emociones, con besos al alba. Y no ha sido así. Esta es una historia triste, donde los protagonistas solo saben sufrir y sufrir, donde el dolor es siempre más fuerte que el amor. Admito que me ha costado creerme la intensidad de los sentimientos de los protagonistas, ese romance no tenía base suficiente, no me podía creer que se amaran perdidamente cuando no habían compartido nada, ni citas ni palabras, nada. Solo cinco o seis palabras apresuradas, minutos y besos robados al tiempo. Pero con eso no era bastante. Ese romance fue muy, muy precipitado. Y que los protagonistas se lo callaran todo, que nunca se sinceraran, dialogaran, confesaran, me exasperó muchísimo. Ninguno se deja conocer por el otro, los dos fingen ser quienes no son, y si comparten algo, son mentiras y una atracción que les eriza la piel. Pero de la atracción y los escasos encuentros secretos llenos de silencio, no surge un gran amor. Eso sin contar todos los horribles obstáculos que se les pone por delante. En otros libros se sufre más, si, pero Shaw y Kate, no se pierden su cuota de miseria, tristeza, traiciones, y dolor. Me dolía ver cómo Anna les torturaba, y me enfadaba también. ¿Por qué hacer sufrir tanto a unas vidas que tú misma has creado? Que todo les salga mal a Kate y Shaw no es bonito ni emotivo. Si hubiera logrado conectar con el libro y empatizar con sus personajes, Anna de verdad me habría hecho llorar.

Uno de los detalles más absolutamente irritantes del libro fue esa tercera persona que actuaba como barrera entre Kate y Shaw, Lionel, el cerdo y egoísta cabrón hijo de Darius. Me pareció horrible que Kate se comprometiera con esta alimaña, y que engañara a Shaw con él. Aclaro, no hay sexo ni nada de eso con Lionel pero Shaw no sabe que Kate está prometida, no sabe que el amor de su vida, a la que cree una simple doncella y a la que pretende cuidar y salvar y amar para toda la vida, le está engañando, dispuesta a casarse con otro, incluso si él le jura la luna y hacen el amor hasta el amanecer. Y al final Kate no se casa con Lionel y si con Shaw, pero no fue una decisión suya, fue el destino, que la arrancó de su propia estupidez y de su gran egoísmo y la lanzó a los brazos de Shaw.


Si hubiera sido por Kate, ella habría vendido su alma, su vida, su amor, a cambio de conservar un pedazo de tierra. Kate se da unos aires enormes, se cree que por actuar así, está siendo la mujer más buena del mundo. Hacerle daño a Shaw no le importa, es más, en su cabeza solo cabe ella, ella y ella. Kate se deleita en lo mucho que sufre al haber conocido a Shaw en el peor momento de su vida y en lo mucho que necesita sus besos y tener niños con él, pero jamás piensa que Shaw pueda tener un corazón, ¿rompérsele a Shaw el corazón cuando se entere de que para ella el amor no es suficiente? Total, los hombres son simples y no aman. Odié como trataba Kate a Shaw, y ella acabó por resultarme insoportable. No me gustó Kate y no me gustó tenerla como protagonista. Al principio la entiendes y parece adorable, pero después... empezó a no gustarme, y acabó por parecerme insufrible. Me parece una criatura egocéntrica, egoísta, sin personalidad, y cobarde. Como digo, al principio es entendible su sentido del sacrificio, pero al final eso deja de tener sentido. Y más si paras un momento y piensas ¿por qué no habláis, Shaw y Kate? Si ambos hubieran hablado de verdad, habrían descubierto que todo drama era innecesario. Shaw es millonario, con él todos los problemas se acabarían. ¿Veis? La solución era tan fácil, y la trama no fue otra cosa que un drama innecesario. Con una conversación entre ambos, el mayor frente habría quedado solucionado. Y entonces la historia podría haber profundizado y habernos deleitado con una preciosa historia de amor, a la luz del alba.

Volviendo a Kate.... no me ha gustado nada esta protagonista. Y eso es la primera vez que me pasa en un libro de Anna. Siempre me habían gustado sus heroínas, pero claro, es que Kate de heroína no tiene nada. Su forma de ser no me ha gustado nada. Ella no era nada más que una sombra, un ser hecho para seguir siempre los dictados de una madre que quiere muy, muy poquito a su hija. Entendamos que para salvar las tierras de la bellísima Irlanda, para que pudieran seguir siendo unas ricas terratenientes, llenas de glamour y abolengo, una de las dos debía casarse o venderse. Si tanto le importaba el dinero, ¿por qué no se ofreció la madre? Claro, porque es mas fácil vender a tu hija. Esa madre me parece un ser horrible y Kate no es mala pero si es egoísta y dañina, y cobarde. Nunca se enfrenta a su madre, siempre se deja manipular por ella, y tiene demasiado orgullo y soberbia, y con Shaw lo demuestra. Yo no sentí que Kate amara de verdad a Shaw.


Shaw me gustó, me dio mucha pena que todas, y digo todas, las mujeres de su vida, le utilizaran, le trataran como si él no valiera nada, como si su corazón no existiera. Shaw lo ha pasado bastante mal en la vida. Cuando era joven, tenía el amor de su familia, pero la pobreza, el agotamiento, la imposibilidad de cumplir sus sueños, le rompían el corazón. Y cuando su gran cerebro como inventor le hizo millonario, esa familia ya casi no formaba parte de su vida, y todo lo que le quedaba era una casa enorme, un trabajo apasionante y una vida solitaria y desolada. Cumplir su sueño, cambiar de vida, no le trajo felicidad. Y el dinero solo hizo que las mujeres le utilizaran. La falta y la abundancia de él. Incluso Kate, que se conformaba con besos y caricias ilícitas y luego huía del guapo inventor para romperle el corazón. Shaw se define a sí mismo como un pequeño robot que solo cobró vida al conocer a la chica de las flores, Kate, y con ella se mostró tan dulce y hermoso, y me dio mucha pena que solo él pensara en un para siempre. Kate no valora nunca el corazón de este inventor americano. Shaw tampoco es que me enamorara pero si me hizo sentir ternura y compasión. Y después, se volvió un tanto odioso, y se echó un poco a perder. Seguía siendo Shaw pero no me gustó como afrontó ciertas verdades. Y bueno, también era un poco soso, ¿eh?

Los secundarios no tuvieron desarrollo alguno, incluso los malos no son más que un borrón en esta historia. Yo esperaba conocer de verdad a Darius, a la hermana y la madre de Shaw, al abuelo de Kate, esperaba que Nueva York e Irlanda brillaran con luz propia, que la ambientación fuera un personaje más del libro, algo imprescindible. Mención especial a Ian, protagonista de Un beso a oscuras, que en Un beso al alba, hace una breve aparición, donde llora por un amor imposible. Y mención también a Rickle, el dueño de un periódico, cuya vida y reputación quedó destrozada por una mujer, la suya, que le abandonó por otro y le rompió el corazón. ¿Habrá novela o historia corta de este inglés?

Las escenas de sexo no me dijeron absolutamente nada. Creo que habría sentido lo mismo si no hubieran estado. Anna suele encantarme con su forma de escribir y con este libro no fue así. Vale, me sigue gustando como escribe. Cualquiera que la lea verá que Anna tiene un toque bonito, una pluma sencilla pero poética. Y en Un beso al alba, la escritura no está mal, incluso había hueco, para esporádicas citas llenas de hermosura, pero no destacó, y no supo embarcarme en esta aventura.

Lo que sí hizo fue engancharme (salvo el final, que se me hizo largo y un bucle sin fin, con una separación de tres años que jamás debería haber tenido lugar), en dos días me bebí este libro. No pude parar de leerlo. Me tenía intrigada y enganchada. No podía quedarme sin saber cómo era la historia de Shaw y Katherine. Necesitaba beberme Un beso al alba. Así de adictiva es la historia que nos presenta Anna Casanovas en esta incursión suya en el Nueva York del S.XX.

Por último, esa portada. Me parece muy bonita y entra completamente por los ojos. Solo ver el libro y ya te lo quieres llevar contigo. Y para esas lectoras que si se enamoren de Un beso al alba, escena inédita aquí.


¡Un beso a todos y lo siento Anna!

Mire - Mayu.

1 comentario:

  1. Comparto la opinión que tienes de Anna, he tenido el placer de conocerla en persona y verla y charlar con ella en dos ocasiones y es una persona encantadora con quien, sobre todo, me he reído mucho, Es superdivertida... y hacerme reir no es fácil, que conste.
    Yo estoy al rever que tú... de sus novelas anteriores no he leído nada pero últimemtne te desde que empezó con Ediciones y harlequín lo he leído todo. Quizás me quede con Doce años y un instante,libro que me tocó la fibra....
    De Un beso al alba, ya lo comenté. El romance muy precipitado y tampoco entendí esa última fase...
    Me apunto el de Todo por tu amor...
    Esa de la foto eres tú???? Un placer ponerte cara
    Lo de Sherry Thomas, un asquito... a mí también me encantó Acuerdos privados!!! A veces no entiendo cómo novelas que a mí me gustan tanto no tienen suficiente tirada como para seguir publicando a una autora. Y luego otras cosas.. que prefiero no comentar venden...
    Un besote

    ResponderEliminar

Os invito a dejar vuestra propia opinión. :D