Translate

5 de julio de 2015

Reseñando Skip beat ☆ / The mermaid ☆



(DORAMA TAIWANÉS, 2011-2012) (QUINCE CAPITULOS)
 
Un buen día, una chica simpatiquísima - Tamara - por las redes sociales, me recomendó Skip beat. Y yo quería y no quería ver esta serie.

Tenía mis prejuicios contra Skip beat. ¿Cómo cuales? 1 - Años antes leí el primer tomo original de Skip beat, la experiencia fue aburrida y soporífera. 2 - Taiwán habla peculiar y muy rápido para poder seguirles. 3 - Taiwán no me llama la atención. Bien. Eso era. Pero por esta recomendación me lancé y le di una oportunidad. Y la verdad es que quedé bastante contenta. No fue el mejor dorama que he visto. No. Pero si me gustó y me entretuvo un montón y me mostró cosas que me parecían interesantísimas sobre el mundo del entretenimiento y sobre encontrar la paz en un corazón roto. La verdad es que considero un honor que Skip beat haya sido mi primer dorama taiwanés. Si. A partir de ahora me olvidaré de esos que dejé incompletos y pensaré en Skip beat como mi primer amor taiwanés (aunque debo aclarar que los oppas de esta historia son coreanos, Siwon y Donghae de SuperJunior).


6/10


Me ha gustado este dorama y sus quince capítulos. Me entretuvo desde el primer hasta el último minuto. Me hizo reír, me conmovió. La verdad es que me sorprendió mucho porque era increíblemente ameno, divertido, emotivo. Conecté completamente con Gong Xi, no me costó nada meterme en su piel, y la adoré desde el primer instante. Me pareció una protagonista adorable y encantadora.
Skip beat es una de esas series que están llenas de aventuras, de momentos de risa, de escenas que te sorprenden con su toque emotivo. También es una serie que te revela un montón de secretos. Es como estar en la piel de actores de verdad. Como la serie trata el mundo del entretenimiento, se tocan temas especiales. Por ejemplo, como consiguen meterse en la piel de un personaje. Como ensayan, como seleccionan sus papeles, como improvisan, como logran dar vida a sus personajes de ficción.


También tiene su toque de romance, su cuota de venganza, su lado exquisitamente oriental. Me pareció una aventura refrescante y divertidísima. Una que habría seguido durante muchísimos capítulos mas. Sinceramente, lo que no me gusta de esta serie no es algo verdaderamente interno de ella, es que se acabó dejando esta historia incompleta. Cuando acabó Skip beat no era el momento de decir adiós a Gong Xi, Shang o Lian. Todavía tenían mucho que contarnos estos tres personajes imprescindibles. Y por ese final abrupto no me gustó tanto esta adaptación, porque se quedó en el aire, con muchos pasos sin dar. Shang se daba cuenta de que estaba enamorado de Gong Xi y juraba recuperarla, Gong Xi estaba despuntando en el camino de la fama y su corazón había pasado de admirar a latir desenfrenadamente por Lian, y Lian había aceptado que su corazón le pertenece a esa dulce y energética hada que es Gong Xi. ¿Veis? Se avecinaban momentos muy jugosos, otro viaje memorable en Skip beat. Pero cerraron la serie en quince capítulos y no hay noticias desde entonces de una segunda temporada.



 

¿Os cuento de que va Skip beat? Gong Xi es la protagonista indiscutible de nuestra historia. Es una chica de campo que ha crecido sin amor ni afecto. Su madre la dejó siendo una niña en una antigua casa oriental para que se convirtiera en la esposa del niño heredero. Este niño es Shang y Gong Xi siempre le ha adorado y lo ha seguido a todas partes. Cuando ambos se hicieron adultos Shang le pidió que se marchara con él a la ciudad y le ayudara y reconfortara en el camino a sus sueños. Gong Xi, con su amor incondicional, se marchó con él y durante tres años fue la esclava de este bombón endemoniado. Shang está muy bueno y puede que en él se escondan rincones buenos pero es un cabrón y le rompe el corazón a Gong Xi durante todos los días de su vida. Cuando Gong Xi abre los ojos decide vengarse de su primer amor y para ello debe conquistar el mundo de la fama, ¿y qué mejor que hacerlo en una compañía de las grandes? Y casualidades de la vida, el rival más fuerte de Shang, el dios dorado del momento, trabaja para la misma empresa que Gong Xi y sus encuentros serán cada vez mas inevitables... y de consecuencias maravillosas.
Así contada parece una historia lenta ¿verdad? Pues nada que ver. Es súper amena. Muy ligera. Tiene su toque emocional. Pero también sus mil y una aventuras. Os va a gustar seguro.




Como dije, Gong Xi es una niña encantadora a la que me encantó conocer. Fue un placer estar a su lado. Me conmovió muchísimo esta niña. Lloré cuando ella lloró, reí cuando ella rió, y me enamoré perdidamente de mi dulce y deslumbrante Gong Xi
. Es una niña increíble, que vemos como se va convirtiendo en mujer. También vemos como va encontrando su propio coraje, la persona que no sabía que escondía en su historia. Es un viaje en el mundo del entretenimiento, pero es un viaje de autodescubrimiento. De coger tu vida y cambiarla por completo. De creer en uno mismo y luchar por un sueño. Es una historia con magia y esa magia proviene del corazón de Gong Xi. Su luz es impresionante. A mí me ha seducido totalmente con ese corazón tan dulce, soñador, emotivo y valiente que tiene Gong Xi. Su luz me reveló algo especial.


Lian. Adoré a este chico. Al dios dorado del mundo del cine. Era serio, protector, reflexivo. Un chico que piensa todos sus pasos antes de darlos. Ha vivido durante mucho tiempo sin implicarse emocionalmente con el mundo pero es noble y maravilloso. Y gracias a Gong Xi, vuelve a ser el niño de su infancia que perdió. Me encantó este chico lleno de buenos modales, amable, vulnerable y con carácter. Me gustó mucho Lian. Por lo general se diría que Lian no es mi tipo, pero él me resultó adorable y me bebí cada una de sus escenas.


Gong Xi y Lian tenían mucha química. Entre ambos había como un muro porque había una buena diferencia de edad y porque ambos estaban en diferentes momentos de sus vidas, pero ese muro, fue desapareciendo naturalmente. Y al final, surgió la magia entre ambos. Algunas de las escenas entre Gong Xi y Lian fueron adorables, maravillosas. Emociona verlos juntos porque son divertidos, y hay una ternura enorme entre los dos. En la recta final el romance empieza a surgir y hay una escena en la que Lian casi pierde su rectitud y se come a besos a la desprevenida e inocente Gong Xi. La continuación prometía un montón...
Shang, el tercero en esta historia, el dueño del corazón de Gong Xi durante muchos años. El chico que la pierde por ser un cabrón. Shang era el típico ídolo que se cree lo mejor del mundo y no está ni de lejos a la altura de Lian. Pero Shang tiene algo, una atracción, una desenvoltura, un descaro que le hacen bastante irresistible. Me encantó que Gong xi le diera una lección a este bombón diabólico. Que gusto cuando al fin se da cuenta de que por ciego y mala persona ha perdido a la persona destinada para él.

Mas que las subtramas (que acabaron por cansarme en la recta final) de Skip beat, me gustó la historia personal de Gong Xi, Shang, Lian y otros personajes. Me habría gustado que las subtramas hubieran tenido menos valor y que la historia principal se hubiera llevado más protagonismo. Me habría gustado haber descubierto mas sobre Lian y que el romance hubiera tenido más presencia en la historia. Pero Skip beat va despacito. Y si hubiera tenido una segunda temporada habría sido un dorama completo en todos los sentidos.


Los actores, como he destacado, para mi esta serie destaca por sus personajes, por los que he nombrado y por muchos otros que no os podéis perder. Y eso se debe al gran elenco. Pero los que me dejaron loca fueron mi SuperJunior favorito, Siwon (interpretando a Lian), Donghae (interpretando a Shang) y mi favorita taiwanesa, Ivy Chen (protagonista de Hear me). Siwon, Ivy y Donghae tenían mucha química. Hay flashback de Ivy con Donghae y eran pura ternura y con Siwon hay una atracción palpable y muy divertida. Me encantó tener a estos tres juntos. Ojala volvieran a reunirse para otro proyecto. Fue un placer ver a Siwon (no me olvido de la escena de la piscina, puro y delicioso fanservice) y a Donghae (el capitulo en el que interpreta a un demonio y queda enamorado de la versión ángel sensual de Ivy -sin pretenderlo y sin que lo dijera el guión- me encantó). Son los tres grandes actores. Y verlos interpretar a actores y cantantes y sentirme parte de sus secretos fue un orgullo y una maravilla.


No es el mejor dorama que he visto, pero está muy bien para ver algo emotivo, diferente y para sentir que estáis detrás de cámaras. Y encima es taiwanés, que ya es todo un decir para mí.



(DRAMA COREANO, 2014) (10 CAPITULOS):




Este dorama fue recomendación de una niña adorable, Little Princess, experta en oppas. Igual que me recomendó Un litro de lágrimas, pues también me recomendó The mermaid. Aprovecho y hago publi: Little Princess escribe en su blog Oppa Paradise y allí vais a encontrar relatos y novelas genialosas inspiradas en Gyu y Nam de Infinite (os aviso que sus historias son de calidad y enganchan una barbaridad).


6/10


Y ahora si, a por The mermaid. La historia de La sirenita en versión coreana. Preparaos, porque el cuento clásico vuelve para dejarnos a todas con la miel en los labios y un sentimiento refrescante y agridulce.


Es la historia perfecta para quien busque algo diferente, divertido, emotivo, con un toquecito romántico, con sorpresas, con escenas memorables y otras más normalitas y de relleno, y con una idea llevada de forma veraniega, sensual y encantadora. Vamos, es un dorama de verano. ¿Que quereos reír? Lo vais a hacer. ¿Que quereos sentiros como personas normales, que se sienten perdidas y buscan su camino entre errores y alegrías? Pues esta es vuestra historia. ¿Que queréis lameros los labios, fantasear con besar a un oppa y agarrarle del culo? Pues dejad de fantasear, que la sirenita se atreve a hacerlo. Y que gusto.


Hablando de oppa's, tenemos dos. Si. Si. Si. DOS. Ambos muy diferentes pero os van a dejar con el corazón dividido. El que sea rechazado hará llorar a vuestro corazoncito (ay, quien pudiera consolarle, ¡que placer!) y el que sea correspondido por su verdadero amor hará aplaudir a la soñadora de finales inesperados y merecidos que lleváis dentro. Yo me he enamorado de los dos oppa's. Al principio tenía prejuicios sobre uno pero después descubrí su secreto y se fue metiendo en mi piel. Y el otro es mas normalito pero oh, me encanta porque es noble, bondadoso y ese corazón de caramelo es irresistible. Si. ESTOY ENAMORADA DE AMBOS. Yo me habría quedado con los dos. Vale, no, eso es cruel, pero... ¡es que yo los quiero a los dos! Me tienen enamorada. ¿Qué de quienes hablo? Pues del plebeyo Myung y el príncipe Shi Kyung. El príncipe me hizo relamerme por lo bueno que estaba, ese culo, ese pecho musculoso, ese rostro cincelado por un dios. Y el plebeyo, ay madre, que escenita cuando se pone a hacer deporte, con ese cuerpo escultural sudoroso y lujurioso y ese rostro varonil. Vamos, que los dos volvían locas mis hormonas. Pero no me gustaban por eso ¿eh?


Myung me gustaba porque era dulce, protector, un soñador que había perdido su estrella hasta que cayó del cielo una sirenita desnuda. No tiene un buen comienzo con Hani, mi niña estaba loca y quiso arrancarle los pantalones para ir a una fiesta (imaginad la cara del chico, alucinaba), pero al tocarles convivir en Surplus house surgió algo muy especial entre los dos, esa clase de amistad lenta, tierna, y que un día hace boom y se convierte en un fuego enterrado en el corazón.


Como yo lo digo, enamorarse con lentitud o enamorarse sin darse cuenta (he así como lo introdujeron pensando que tendrían más tiempo para desarrollar esto, sin saber que la serie sería recortada). Algo hermoso nacido del día a día, de las luchas compartidas, de las caídas y las victorias. Empatía, compañerismo, y consuelo que se convierte en un amor que hace de los días de lluvia algo mágico y de cuento de hadas.



Shi Kyung me gustaba porque detrás de su soberbia y mal carácter se escondía un chico herido y que había olvidado como sonreír. Kyung era todo un príncipe, galante, atento, amable, delicioso, y cuando estaba al lado de Hani, su sirenita, era como descubrir a otro Kyung. Era como reencontrarse con el chico soñador, libre, y amoroso que había sido. Cada vez que sonreía mi corazón volaba. Cada vez que acariciaba con ternura el rostro de Hani o que se deleitaba escuchándola hablar o reír y se le dibujaba esa expresión tan adorablemente amorosa me desbocaba el corazón, me quitaba el sentido este príncipe guapo y sabroso.



Vamos, que le quiero para mí, envuelto en un lazo de regalo, porque me volvía loca y aún ahora sigue volviéndome loca. Le rememoro y solo me falta relamerme, me gustaba demasiado. Y sinceramente, me hizo llorar.


Y lo que compartía con Hani... era definitivamente un primer amor de esos que te dejan atontada, por bonito, fresco y prometedor. Porque Hani estaba curando el corazón herido del príncipe y la sirenita no cabía en sí de felicidad cuando estaba al lado de su príncipe soñado. Había atracción sexual, química y algo maravillosamente adorable entre Hani y él, me derretía verlos juntos y me derretía este príncipe, jamás soñé que un beso bajo el mar pudiera ser tan extraordinario, ¿magia? Besos que saben a polvo de hadas.


Vamos, que me encantaba Hani con Myung y me encantaba con Kyung. La química que tenia con los dos era muy, muy diferente, dos amores diferentes pero ambos atractivos e irrepetibles. ¿Pero cuál es su destino y su verdadero amor? Lloré mucho con el desenlace, me sentía feliz y triste.


Hani, ya os he dicho que es una sirenita loca, pero que sirena. La vais a querer si o si. Es que es amor. Amor. Amor. Encantadora. Achuchable. Adorable. Divertida. Infantil. Luchadora. Honesta. Inocente. Me encantó mi sirenita. Fue hermoso tenerla como protagonista. Ojala existieran mas protagonistas como ella: audaz, descarada, ternura pura, corazón noble, fuerza a raudales, y alma de sirenita. Encantadora y punto. Ay, también me enamoré de ella, como no.


¿Que mas? Pues los otros personajes. Esta serie es coral. Y no solo Hani, Myung y Kyung se llevan el protagonismo. También hay brujos buenos, zorras de cuidado que deberíamos lanzar a la hoguera, tritones y sirenas peculiares, ricachones con mucho humo, y compañeros de piso que tienen mucho que decir.


Mis otros personajes favoritos fueron Young y Big.

Young es una hippie que sueña con convertirse en la protagonista del musical Cat y Big es un chico serio y lento que trata de encontrar su futuro. Los dos son solo compañeros de piso hasta que, para conquistar a Suzy (la Suzy de Lee Min ho), empiezan a ensayar e interactuar. Vamos, los dos se enamoran y fue divertidísimo verlo. Además, Big, para ser un chico lento, da unos besos que la dejan a una muy contenta. Y me chifló su declaración de amor. Young trató de resistirse, pero a buenas horas, cuando ya estaba ronroneando por él.


No es la mejor serie pero aporta algo nuevo, es divertida, entretenida, y merece la pena verla. Además, le da un giro inesperado al clásico. 

Y los actores son todos maravillosos. A Ohn Joo Wan ya le tenía en mi lista (me enamoró a la vez que Shin Min Ah en My mighty princess), a Nam Joo Hyuk le conocía por fanmade's de Who are you: school 2015, y a Kim Seul Gi, Jo Bo Ah y Song Jae Rim no los conocía. 

Ohn interpretando a Myung fue más serio de lo que esperaba pero le vi genial en el papel y me hizo un montón de ilusión tenerle por aquí. La escena de la lluvia aun me sigue enamorando. Song Jae Rim ha sido mi milagro, se ha convertido en uno de mis chicos favoritos. Me ha robado el corazón. Ha sido el príncipe de mis sueños cuando no lo esperaba. Song Jae Rim tiene que hacer mas historias de amor. Quiero más escenas como su beso bajo el mar con la sirenita. Jo Bo Ah ha sido un flechazo para mi, ha sido mi adorable sirenita y ahora es como ¿pero no es una sirena de verdad? Achuchable. 

Nam Joo Hyuk y Kim Seul Gi, tremendos ambos en sus papeles, y la química entre los dos palpable y real. Me chiflaron todos ellos.


¿Algo más? Un dato curioso: Ohn Joo Wan y Jo Bo Ah se enamoraron mientras rodaban The mermaid. ¿No os parece hermoso?


UNA GRAN QUEJA: ESTA SERIE IBA A TENER 50 (¿o eran 20?) CAPITULOS. LO DEJARON EN 10. Por eso la serie no es memorable a pesar de ser divertida, entretenida, y estar llena de grandes personajes. Esto no se hace. Es un gran error porque rompen la historia y fastidian al espectador. De ser un cuento que podría haber sido memorable pasa a ser solo 'un dorama de verano que os refrescará'. Pues eso, no esperéis la serie del año porque no lo es y no está entre mis favoritas -a pesar de que sus personajes y sus oppas me hayan dejado enamorada-.


Abrazos,


Mire - Mayu.

1 comentario:

  1. Hahaha creo que al final la serie iba a tener 30 (\0/, lo de los 50 creeo que fue una bromita de una de las protas o algo así en un programa).

    Y yo sigo botando por Song Jae Rim PLEASE... bueno al menos la protagonista le metió mano que se quedó a gusto por todas las que no podemos XDD.

    Y Young es un amorsh de chica, he leído que está haciendo otro dorama estos días... pero no me acuerdo del nombre!! Y.Y

    PD: kkkk no hace falta que me hagas publi mujer... que no te puedo pagar (?) ;P

    ResponderEliminar

Os invito a dejar vuestra propia opinión. :D