Translate

3 de julio de 2015

Reseñando Rooftop prince / The beast and the beauty (Shin Min Ah) / The secret angel /



(DORAMA COREANO, 2012) (20 CAPITULOS):





Llevo semanas dándole vueltas a como hablar de esta serie. Así que he decidido escribirla. Y punto.


4/10


El príncipe de la azotea es una serie con mucho renombre. Se rodó en 2012, justo cuando los hermanos Park Yoo estaban pasando por tiempos de pérdida y duelo. Y os nombro a los hermanos porque mientras el pequeño rodaba ese año The k-pop ultimate audition, el mayor rodaba El príncipe de la azotea interpretando a un príncipe venido del pasado que fingía ser un ex artista dispuesto a conquistar su lugar como sucesor empresarial.
Pues El príncipe de la azotea fue una de esas series que los coreanos y los extranjeros consideran de oro, se llevó un montón de premios. ¿Será que a veces, cuanto más nos refugiamos en algo, debido al dolor, más capaces somos de conquistar al espectador? Y digo esto porque siento que sin Park Yoo Chun esta serie no habría tenido tanto éxito.




Particularmente, yo no la considero una serie de esas que hay que enmarcar y volver a ver. Con una vez yo he tenido más que suficiente. Y a veces demasiado. Es más, los primeros capítulos me los pasé con cara larga y sin encontrarle la gracia y el encanto a la serie. Estuvo a un suspiro de ser una más de mis series abandonadas. Pero... y por eso es Yoochun tan importante para mí, él impidió que me marchara, que le echara paciencia y no me rindiera con esta serie. Y entonces llegué a algunos capítulos que de verdad me gustaron mucho. Porque entre los protagonistas empezó a surgir algo especial. Pero... todo se vino abajo cuando nuestro protagonista lograba un noviazgo con la villana. Imaginad mi cara. La rabia que yo sentía por ver a este príncipe tonto meter la pata hasta el fondo. Me sacaron de mis casillas. Y hasta que no acabaron con toda esa tontería solo sentía dolor, dolor, dolor. Después, las cosas se deshacen y vuelven a su sitio y empecé otra vez a ver con mejores ojos los capítulos. Pero de todas formas el final se me hizo muy largo. Bonito en cuanto a la pareja protagonista pero muy largo en el resto de sentidos. Y esa es mi historia con El príncipe de la azotea, no me gustaron sus giros y de veinte capítulos solo pude disfrutar de algunos. Así que no puedo hacer una maravillosa reseña o saltar de alegría por haber visto El príncipe de la azotea.
La historia es buena ¿vale? Vamos a decirlo así. Pero no es la historia que yo buscaba ni lo que ellos mismos prometían. Esta historia tiene su encanto pero no es el nova mas.


No me enamoró ni me hizo sentir en una burbuja. No reí viéndola. Y no encontré mi lugar en ella. Siempre me sentí fuera de esta historia, como si no pudiera conectar con ella. No podía sorprenderme con su belleza o enamorarme de ella, no podía ver todas esas maravillas que el resto de espectadores encontraron en El príncipe de la azotea. Y en cierto modo, quizás por eso, me ha costado tanto traeros esta reseña. Porque no es la peor serie del mundo pero tampoco es magia y amor, un recuerdo imborrable. Yo por mi parte me he quedado bastante fría con El príncipe de la azotea y el problema también era que cuando sentía, era cosa mala. Porque sentía pena, dolor, rabia. Un pálido afecto. Pero no amor a raudales. Me faltaba sentir magia. Me faltaba sentirme atrapada por esta historia y estos personajes. Pero es que El príncipe de la azotea está vendida como una serie que te hará reír sin parar y soñar con un amor de fantasía como este. Y eso no es real. No es verdad. Puedo contar con los dedos de mis manos cuantas veces he reído viendo esta serie. Y también puedo contar en cuantos capítulos el elemento de fantasía tenia presencia. Básicamente, no es una serie de fantasía. Tiene ese toque fantasioso para dar pie a muchas cosas del presente pero no es más que una excusa. Si, una excusa para luego aburrirnos durante horas con una guerra de poder y ambición. Esta serie tiene veinte capítulos, veinte horas, y yo sentí que podrían haberlo reducido todo a la mitad y la serie habría sido una experiencia más memorable. Pero bueno, en Corea y en otros lugares la serie funcionó bien, así que es solo mi opinión.


Resumiendo, me aburrí viendo esta serie. También me enfadé mucho. Me sentí muy triste. Y me reí poco.



¿Y por qué digo que no está mal la serie? Está claro que yo no puedo decir El príncipe de la azotea me gustó pero le encontré cosas buenas y por eso permanecí viendo la serie. ¿Cómo cuales? Pues os las enumero:


1- Yoochun. Me hipnotizó este chico. No podría haber dejado la serie porque era mirarle y quedarme hipnotizada. Me fascinó un montón este actor. Tanto que no me perdí ni un solo minuto de 20 horas. Era ver a Yoochun y sentirme atontada. Ay el amor. Si. Adoré a este actor y no puedo evitar contarle entre uno de los actores que me gustan. Espero seguirle en mas trabajos suyos. Creo que aquí hizo un gran papel.


2- Su personaje, como príncipe Lee Gak y en su reencarnación como Tae Yong. Era un príncipe en toda regla: soberbio, chulo, y se creía todopoderoso. Pero era bondadoso y no estaba corrompido de maldad. Y también era lento y no el más listo de su tiempo (si lo hubiera sido no se habría equivocado tanto). Pero poco a poco te va llegando. Es un personaje al que resulta muy difícil no cogerle cariño. Porque en el fondo es un amor. Y según pasan los capítulos mas se va descubriendo. Pero es uno de esos héroes imperfectos. Le tomé mucho cariño al personaje por más que traté de resistirme (sus decisiones y equivocaciones a veces me hicieron mucho daño). Acabé llorando por este príncipe. Se hizo un hueco en mi corazón.


3- PahKa en su reencarnación y Bo Young en el pasado.


Me gustó este personaje. La protagonista. La señorita buena. Al principio no me gustó nada. Eso debo admitirlo. Pero después, poco a poco, fui adquiriendo un papel protector con ella. Al final también le tomé mucho cariño. Me daba mucha pena esta chica. Le faltaba carácter. Estaba desvalida y desprotegida. Ella misma era incapaz de ver la maldad que había en los demás y por eso siempre estaba en peligro. Incluso el principito la hizo daño cuando se prometió con la villana. Luego todo empezó ya a salirle mejor a PahKa pero la verdad es que su personaje es uno de los mas sufridos que he visto. Porque era una gran persona, honesta, transparente, leal e incondicional, y eso hacía que fuera un blanco fácil para la villana de su hermana.


3- PahKa y Lee Gak. Ambos empezaron con mal pie. PahKa se rebelaba todo el tiempo contra él y eso para un príncipe acostumbrado a estar en lo alto del trono era complicado. Pero cuando se le bajaron los humos y ella perdió su lado afilado con él los dos encontraron algo muy especial en el otro.


Pasaron de ser una pareja que ni de coña podrían estar juntos a ser una pareja de lo mas mona. En serio, llegó un punto en que era imposible no querer verlos juntos porque eran realmente bonitos los dos.
4- Los protectores de Lee Gak, Chi San, Man Bo y Yeon Sul, que tres más divertidos. Eran lo mas cuco de la serie. Los que aportaban los momentos de risa y encanto a la serie.
5- El resto de actores me gustaron también, entre ellos Han Ji Min (interpretando a PahKa), Choi Woo Shik (interpretando al eunuco de la villa, Chi San) y Lee Minho (interpretando a Man Bo, el conquistador de la villa). Me reencontré con Lee Tae Sung (ya no puedo mirar con los mismos ojos al actor de Playful kiss), y con Kim So Hyun (interpretaba a la villana, Sena, de adolescente). Y conocí a Jung Yoo Mi (estupenda en su papel de villana, ¡perdí la cuenta de las veces que la maldije!).



Y volviendo a la serie en sí, mi resumen de los puntos negativos:


1- No le vi sentido a un montón de cosas en esta serie. Perdieron veinte horas dando vueltas sobre lo mismo una y otra vez, usando el método de enredo/malentendido. Nunca trataban lo verdaderamente importante. Vamos, el timo del año en series de fantasía. Porque fantasía hubo en dos o tres capítulos. Ya está. ¿Donde está la serie que prometieron? Yo no la encontré aquí. Las preguntas que plantean en el primer capítulo solo las resuelven en el capitulo veinte. ¿Os parece normal? Lo que yo creo es que el argumento no estaba realmente definido y que por eso lo vendieron como una serie de fantasía que luego no se atrevieron a construir.


2- Solo se hablaba de que el príncipe debía casarse con la villana para volver al pasado y descubrir los misterios. Lee Gak no salía de ese pensamiento ni siquiera para escuchar su corazón. Lee Gak era muy, muy pesado con su obsesión por Sena (era la reencarnación de su esposa muerta en la era antigua), siempre tropezaba con lo mismo. Buscaba belleza pero no corazón o bondad. Durante una infinidad de capítulos esto fue así. Y acabé un poquito hasta las narices. Quería que el príncipe despertara ya.


3- Toda la trama de ambición y poder, de querer conquistar el trono empresarial, me aburrió un montón. No tenía sentido que de esto tratara en realidad El príncipe de la azotea. Dieciocho horas dando vueltas sobre un tema que era puro relleno. Imaginad, acabé tan harta que sinceramente, no quiero volver a acercarme a otro dorama en el que el trono a conquistar sea el centro de todo.
4- Los villanos. Hubo muchos, Sena, Tae Mu, la familia del autentico Tae Yong, etc. Había demasiados villanos y demasiada maldad. Me pasé muchas horas frustrada y maldiciendo a tanto hijo de puta. Ya lo he dicho.


5- Que se quiten las telenovelas. Esta es una telenovela pero con toque coreano. El culebrón de sobremesa del 2012. Mil enredos, muchos villanos, y siempre dando vueltas en círculos.
(PELICULA COREANA, 2005):
Tenía muchas ganas de ver esta película porque La bella y la bestia es uno de mis clásicos favoritos. Y también porque la protagonista de esta historia está interpretada por Shin Min Ah, una de mis actrices favoritas. Me fascina esta actriz y quería verla en una historia un poquito más romántica que My mighty princess.


3/10


Pues bien, la película difiere mucho del clásico original. Digamos que no es exactamente una reinterpretación del clásico sino que es una historia que toma como base a la bella y la bestia y la idea de que el verdadero amor y el valor de las personas reside en el interior, en la belleza del alma.


La película no es una gran maravilla. Yo esperaba que fuera una preciosidad. Pero no. Pero si que os la recomiendo porque es muy entretenida, refrescante, divertida, emotiva, es una caja de sorpresas y es linda. Sinceramente, no me volvió loca pero si me gustó, me pareció muy mona. Lo que en cierto modo le quitó puntos fue que Bella y Bestia se pasaron toda la película mensajeandose sin llegar a compartir mas encuentros que los del principio de su relación y los del nuevo comienzo.
Os explico mejor: Hae Joo es una belleza dulce, leal y encantadora, una chica que no tiene ideas establecidas sobre la belleza. Joo es ciega. Y un dia conoce a Gun, al que toma en un primer momento por un taxista. Gun es un chico feo que no tiene autoestima alguna. Y gracias a Joo puede encontrar el verdadero amor. Y Joo encuentra en Gun lo que había perdido: él se convierte en sus ojos y en sus pies y la muestra un mundo que resplandece, teñido de magia. Si veis la película sabréis a que me refiero, como Gun maquilla el mundo de forma que Joo se sienta envuelta en un paraje de hadas.


Es una historia con un toque bonito, y con la hermosa moraleja de la belleza está en el interior, y gracias a sus dos protagonistas y a unos secundarios de lo más peculiares se dan un montón de escenas graciosas. No es la mejor historia que he visto con la premisa de la bella y la bestia pero creo que vende una historia muy diferente y eso la hace refrescante. Además, sus dos protagonistas son un encanto, y por eso mismo, verles separados y solo unidos mediante mensajería sabe realmente agridulce.


La interpretación de Min Ah fue muy, muy cándida, me resultó adorable, y la interpretación de Ryu Seung Bum me hizo tomarle cariño, no es un oppa sabroso pero era perfecto para esta historia y me emocionó hasta llorar que bella y bestia acabaran juntos (y digo esto porque hay un pretendiente por ahí que es muy, MUY pesado con robarle la novia a Gun).
(MINI-DORAMA COREANO-CHINO, 2012):


0/10

Bueno, voy a hablar aquí de esta pequeña serie pero si la veis o no es cosa vuestra. Yo ni la recomiendo ni dejo de recomendarla.


Hubo escenas de Secret angel que me parecieron muy lindas pero son muy poquitas. Al principio la historia no empezó mal pero fue perdiendo fuerza según se desarrollaba la historia. Y digo desarrollarse por utilizar algún termino pero la pura verdad es que perdió el poco sentido que tenía. Creo que para crear una serie de fantasía hay que plantear muy, muy bien las cosas y esto aquí no se hizo. Cuando una se embarca en esta temática, vas dispuesta a creer lo que te quieran pintar ¿verdad? Pero aquí llegó un momento en que todo parecía un cuento chino. ¿Será porque The secret angel es una colaboración entre China y Corea?


A esta historia le faltó credibilidad y le sobró maldad. Con historias tan cortitas como esta es mejor no abusar de tragedias y villanos. Pero esa idea mía no se respetó. Y al final nos quedó una historia de amor cuca pero muy floja y una trama de fantasía que provocaba mas risa que otra cosa (por ridícula, digo).


La historia en sí: Si Yeong trata de suicidarse y provoca que varias personas mueran en un accidente de tráfico (aunque el protagonista nunca se para a analizar las consecuencias de lo que hizo. Mal por su parte ¿verdad?), el ángel L le salva en contra de las normas y entonces se desata una batallita entre ella y el demonio Hwan. Ambos tienen cien días para hacer caer o para salvar a Si Yeong. Pero hasta un demonio tiene a veces la oportunidad de salvar a un ángel imberbe.

L es un ángel encantador, una bebé achuchable, pero como ángel es un gran problema. Se comporta como si fuera una princesita Disney. La verdad es que como ángel debería quedar despedida. Pero es un amor y me pareció tan dulce y mona. Adorable la interpretación de Kim So Eun (la chica que hizo con el príncipe Song Jae Rim el reality We got married). Y Si Yeong (interpretado por el chino Chen Xiang) es un encanto de chico y siempre está protegiendo al ángel. La trata como si ella fuera una niña desvalida y la cuida como un tesoro. La verdad es que ambos eran una monada. Pero no pueden sostenerme esta historia. No cumplieron ni el mínimo de mis expectativas. Además, no podía verlos juntos porque ella parecía una bebé y él su hermano mayor.
Si la veis sin expectativas puede que os guste la historia. Pero no creo que la vayáis a ver dos veces.


¡Saludos!


Mire - Mayu.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Os invito a dejar vuestra propia opinión. :D