Translate

19 de febrero de 2016

Reseñando MOON RIVER



(DRAMA TAIWANÉS, 2015) (30 CAPÍTULOS)


Estaba deseando ver este drama pero no me animaba por el elevado número de sus capítulos. Descubrí Moon river gracias a una reseña (de Vir en Kimchi kpopcorn) y luego lo redescubrí gracias a un MV que me enamoró totalmente de una creadora de MV que me fascina.

Hace poquito me animé a ver este drama taiwanés, ¡poco a poco le voy cogiendo el gusto a este país! La verdad es que fue una buena apuesta, aunque no salió exactamente como yo quería.


6/10 --> Capítulo 1 al capítulo 17 (incluido)


Cuando empecé Moon river lo hice con una enorme sonrisa, adoré cómo comenzó este drama, con una chica guerrera, que venía pisando fuerte, y con un chico con aspecto de idol y corazón escondido bajo siete llaves. Me gustó mucho Moon river, y pensé que esta serie no se me vendría abajo. Durante diecisiete capítulos supo tenerme absolutamente atrapada, encantada, riendo sin parar, aplaudiendo y suspirando de puro cariño. Esta historia era todo un soplo de aire fresco, una comedia bonita, con muchos mensajes muy bien lanzados, con personajes que aportaban mucho y que eran más de lo que por estereotipo podrían ser. Era una gran serie, a la que sólo le faltaba más dosis de romance y un jugoso toque de sensualidad (es que la historia daba pie totalmente a ello). Pero era bonita, me hacía reír sin parar, me gustaba cada rumbo de esta historia, adoraba como me sorprendía cuando más lo necesitaba, me gustaba cómo se atrevía a romper barreras y a dar un nuevo enfoque sobre temas que de otra forma podrían haber sido triviales.



Era una serie maravillosa y me tenía enamorada. Me tenía fangirleando, era una historia de 6/10, y que prometía ser cada vez mejor. Me tenía contenta, y desde hacía semanas que un drama no me gustaba de esta forma. Sólo esperaba que la magia no se rompiera. Y de verdad que creía que eso no pasaría. Viendo como habían hilado toda la historia y como habían decidido no seguir la norma, todo apuntaba a que la historia sería cada vez más bonita. Estaba enamorada de mis protagonistas, de esos polos opuestos tan excitantes, y de todo lo que envolvía a este tesoro de drama.


Me encanta

3/10 --> Capítulo 18 al capítulo 30 con alguna excepción.


Pues sí, lo impensable sucedió. Este drama se vino abajo justo cuando no la esperaba. En el momento en que yo me había enamorado de su protagonista masculino y de la historia de amor. Mi corazón se hizo crack. Totalmente. Se rompió muchísimo. Sufrí muchísimo desde este capítulo hasta el último. Yo pensaba que la serie y su protagonista masculino sólo se equivocaría una vez pero no, en doce capítulos la serie perdió el rumbo dos veces, pero es que en Moon river perder el rumbo y equivocarse suponía cinco capítulos y otros cinco capítulos. No sé qué desastre hicieron los guionistas, productores, el director, fue como si todos ellos hubieran construido una preciosa historia para hundirla después. Yo no podía creerme como Moon river podía haber cambiado tanto. Cómo podía haberse hecho pedazos así. No lo sé. Pero tengo claro que para mí fue como perder un tesoro al que yo había protegido. Incluso cuando perdió el rumbo por primera vez me dije que todo se solucionaría y que luego habría recompensa, pero no, todo lo contrario, la cosa cayó cada vez más en picado. Fue súper triste y súper decepcionante. Lo viví como una traición a quienes amábamos Moon river y todo lo que la hacía diferente. Para lanzar porquería en la relación del presidente y la chica Kung Fu habría preferido que hubieran seguido siendo "amigos" y no novios, y para llevar a cabo la venganza familiar habría preferido que no hubieran hecho lo de siempre. Es que tantos capítulos maravillosos para que luego se quedaran sin ideas e hicieron lo típico de los melodramas absurdos. Habría preferido que en el capítulo 18 hubiera acabado todo visto lo que malditamente deparaban los 12 últimos capítulos. Sacrificaron todo por no saber parar la historia a tiempo. Sacrificaron los personajes, el cariño del público, la historia de amor, las relaciones secundarias, la comedia, las artes marciales, la ideología espiritual, sacrificaron muchas cosas y me dolió en el alma.


¿Veredicto final? 4 - 4'5/10.

No puedo seguir diciendo que este drama me hace fangirlear e irme a dormir con una enorme sonrisa en la boca, eso se acabó tras diecisiete capítulos. Y por esa misma razón tampoco puedo suspenderla, aunque a veces me dieran ganas de ello. Es que me enfadé mucho con la historia y con los personajes. Con cómo le quitan el orgullo y el buen hacer a las personas. Con cómo hicieron que todo involucionara y que todo el mundo se arrastrara por el barro.

No quiero deciros que no veáis Moon river, porque yo la amé, la sufrí, me decepcioné y dejé parte de mi corazón en ella. Pero también me llenó de rabia. ¿Por qué tomar rumbos que son un cliché en sí mismos y que solo hace ver a todos como niñatos que no aprenden nada por más que la fortuna les sonría? Con lo que yo adoraba este drama tan pintoresco y refrescante, tan bonito y guerrero. De verdad, menos drama, venganzas, traiciones y sacrificios de melodrama cruel, y más filosofía zen, romance, tensión sexual (y naturalidad), y artes marciales. Es como si hubiera visto dos dramas diferentes, como ese río Luna que es esta serie taiwanesa, como si primero nos hubiéramos tumbado al sol de una orilla para luego herirnos y ensuciarlo todo en el otro lado. Por un lado, es un drama increíble y por otro, pierde muchísimo y sólo queda un rastro de cariño que tiene mucho que ver por su emotividad y por el amor que le tenía a los personajes.


¿Os cuento un poco de este río luna? Min Xiao Xi vive en la Aldea Fénix, es la hija del líder espiritual del pueblo, y la adorada niña de la escuela de artes marciales y de los otros alumnos. No es precisamente lo más en cuanto a estilo pero tiene una personalidad que enamora y atrapa a los cinco segundos. Cuando se muda a la ciudad, se mete en un lío por culpa de sus ganas de defender a un inocente y la Universidad se pone en contra de ella. La Universidad está presidida por Liu Bing, y sus amigos de infancia. Liu Bing es el heredero de una empresa construida con la dignidad y la sangre de su propia madre. Liu Bing arrastra un pasado triste y un mandato de su madre (vengarse) pero como el niño que es sólo se le ocurre cabrear a la gente con tonterías como fingir un romance con la rebelde de la Universidad, nuestra chica Kung Fu.

Los dos tienen una relación llena de tira-y-aflojas, pero divertida en sí. Una relación que sutilmente y entre situación y situación peculiar se va volviendo cada vez más bonita y prometedora. No puedo decir que fuera la relación más bonita porque en realidad eran más románticos Min Xiao Xi y Che, pero tenía mucho interés por ver como Liu Bing le ganaba limpiamente a su mejor amigo Che. ¿Y quien es Che? Pues el mejor amigo del presidente estudiantil y el Ángel de Xiao Xi. Che es un toallero, uno de esos que te roban el corazón con facilidad y que te derriten a base de ternura y del apoyo incondicional que ofrecen. Che era el mejor pero me parecía una batalla justa y estaba contenta de que dos personas tan distintas como Min Xiao Xi y Liu Bing se enamoraran y demostraran que los polos opuestos pueden darle mucha chispa a una vida. Me encantaba lo que Liu Bing y Xiao Xi se hacían sentir. En el capítulo 16 sentí que había hecho lo correcto al dejarme llevar por esta historia y darle una oportunidad a un amor más lento. Ese capítulo 16 significó mucho para mí y debo decir que justo ahí me enamoré. Así de simple.




Dos capítulos después empecé a desenamorarme, todo sea dicho. Sólo mi querido Che fue ganando puntos y más puntos en este triángulo amoroso de ole. Aquí os admito (aunque Xiao Xi no lo admite nunca) que Xiao Xi DE enamoró primero del Ángel y luego del malote. El problema es que los guionistas rompieron el personaje de Liu Bing, que después de ser durante dos capítulos un chico nuevo (uno que por fin había liberado su corazón, uno que cuidaba y mimaba a su chica) y el perfecto y romántico novio, le hicieron olvidar que el amor que el amor lo era todo para él, que Xiao Xi lo era todo para él. A la hora de enfrentar los problemas y de recibir nuevos retos y de dar una vuelta por el pasado, Xiao Xi quedaba totalmente en un segundo lugar, como si ella fuera un pequeño archivo que podía guardar en un cajón hasta que no tuviera otras prioridades. Liu Bing fue tan sumamente egoísta siempre que no debería haberme sonado raro pero no esperaba que hubiera estado dispuesto a perder a la persona que le salvaba de un mundo oscuro ¡dos veces! Xiao Xi al principio se enfrentó con un par al chico, como era su rol de chica guerrera pero hiper buena, pero luego fue perdiendo fuerza y con esa fuerza también perdió su orgullo, su dignidad y su amor propio. Me dolió que perdonara con esa facilidad pasmosa cuando Liu Bing le había hecho tanto daño, cuando la había vilmente apuñalado. Me dolió que al final no se amara un poco más a sí misma, que fuera ella quien se dejara convertir en la tonta y humillada chica que siempre se pondrá por debajo de un chico bobo. ¡Encima que Che incluso perdió su amistad con Liu Bing! fue el único a quien pudo aplaudir después de todo, mi lindo Che, que consolaba siempre el corazón de una chica nacida en tierras sagradas.


Personajes secundarios, pues estaba la mejor amiga de Che y Xiao Xi, la encantadora Dong Hao Xue, que fue un personaje puro y muy leal y amoroso; Lucy, guapa y disparatada y que siempre me hacía reír, el tonto de su novio (el cobardica), Rui Xi, no se la merecía -tampoco se merecía tener de amiga a Xiao Xi-; Min Rong, la compañera de piso enamorada de los Príncipes de la Universidad era super graciosa y astuta; Sha Sha (si, la super odiosa a veces) y Dong Hao Nan (el a veces odioso amigo de los dos Príncipes del triángulo) formaban una pareja llena de química aunque inmensa de desamor por culpa de la tontería y obsesión de Sha Sha con Liu Bing.

El elenco: 

No conocía a ni uno sólo de ellos porque son nuevas estrellas de dramas, pero me gustaron mucho. Pets Tseng como Xiao Xi, Sam Lin como Liu Bing, Evan Ma como Che, Xu Kai Pin como Nan, Bernice Tsai como Xue, Hannah Quinlivan como Lucy, Min Rong como Wang Wei, Hu Huan Wei como Rui Xi, e interpretando a la versión niño de Liu Bing, Luo Xuan Ming. Los más principales, o lo que es lo mismo, el trío protagonista, fueron los mejores, si la historia no hubiera tomado tan rabioso rumbo seguro que ahora les adoraría, aún así, como les quise mucho (y por eso tuvieron tanto poder para herirme), les tengo cariño e hicieron un buen trabajo encantándome y luego tratando de salvar el destrozo de los guionistas.




Me encantaron las dos canciones que daban inicio y final a cada capítulo, una era pegadiza y toda una declaración de intenciones de Liu Bing y la otra era súper emotiva, profunda y llevaba escondido el corazón de Xiao Xi.
Mire - Mayu.

2 comentarios:

  1. En cuanto a la trama estoy de acuerdo contigo en cuanto al rumbo de la trama, pero no con las actuaciones. A Sam Lin aun le falta un poco para ser un buen actor, ya que había escenas donde no cambiaba de expresión, pero Evan Ma lo hizo mal. No cambiaba casi nunca de expresión. Bastante pasivo y su personaje no me atrajo casi nada comparado con el prota. Esta claro que moon river es una versión de hana yori dango y que el toallero era la vesión de Hanazawa Rui/ Yoon Ji Hoo, pues Che no les llegó.

    ResponderEliminar
  2. Me suelen gustan más los toalleros y más si son como Chen, pero aquí me robó el corazón el prota. No era el típico personaje como el de hana yori dando (eso sí, cambió muy rápido).

    ResponderEliminar

Os invito a dejar vuestra propia opinión. :D