Translate

17 de mayo de 2015

Los héroes son mi debilidad de Susan Elizabeth Phillips


¡Buenas noches lectores y lectoras! ¿Cómo os va todo? Yo os traigo hoy una reseña que tenía pendiente y que se ha hecho un poco de rogar. El libro en cuestión es Los héroes son mi debilidad de Susan Elizabeth Phillips. Como ya sabéis, colaboro con la editorial Ediciones B, y este ha sido el libro que elegí para el mes de abril, una novedad jugosa y que llevaba un año esperando.

Esta vez ni siquiera me hizo falta pedirles catálogo alguno, directamente les pedí este. ¿Cómo no hacerlo si me encanta Susan? Además, aquí tenéis que estar de acuerdo conmigo, ¡esa portada es una preciosidad! ¡Y esa sinopsis te pone los dientes largos! Por no hablar de que leer a Susan siempre se convierte en algo especial. Por lo general, leerla es como ir a una tienda de chuches, siempre te roba una sonrisa, te rompe el corazón a carcajadas, te hace feliz con una facilidad pasmosa. Si necesito reír, y no quiero irme a por Julia Quinn, me voy a por Susan, esta mujer sabe hechizarme, llenarme de ilusión, hacerme creer. Me embruja.
 
Reto 2015 reading challenge: #16 Un libro que no hayas leído todavía de una autora que ames.
4/10

¿Y qué ha pasado con Los héroes son mi debilidad?
 
 
Pues que Susan Elizabeth Phillips me ha sorprendido muchísimo, me ha desorientado, me ha aportado otras cosas inesperadas, y me ha hecho echar de menos a la SEP de siempre. La que usa el humor para llevar cualquier historia. La que dota de romanticismo los momentos más cotidianos y sabe hacerte suspirar con un romance de esos que revuelven tu vida y hasta las patas de tu mesa favorita. No digo que no me haya gustado Los héroes son mi debilidad pero no he encontrado a la SEP de siempre y eso me ha hecho querer llorar. El problema ha sido mío, eh, ¡que conste! Una autora tiene derecho a cambiar de registro, a escribir algo nuevo, a querer rendir un homenaje a las novelas de su infancia (como explicó SEP en su entrevista-presentación). Vamos, que tiene derecho a crear el mundo y los personajes que se le antojen, incluso a salirse del género. Creo que con esta novela podrá llegar a muchas personas, también muchos lectores masculinos, y muchos adictos y amantes de una buena novela de suspense. Porque si algo es este libro es eso, una historia con tintes góticos, oscura, no tenebrosa, pero sí de esas que te ponen un nudo en el pecho. Hubo momentos en que logró que mi corazón corriera como loco de pura adrenalina, tensión, oscuridad.

Vamos, supo meterme un poquito de miedo en el cuerpo (sabia que a Annie no iba a pasarle nada, normas de la romántica, pero aún así...), además de ponerme todo un nudo por la complicada relación entre Theo y Annie. No disfruté de su relación hasta que no se reveló todo y cada cosa del pasado encajó en su lugar. Quien lea el libro entenderá porqué digo esto.

Dicho esto, tengo que decir que el libro si me gustó, en mayor o menor medida, Susan siempre me gusta y siempre logra que me beba sus novelas. Y que las relea un montón de veces. Con Los héroes son mi debilidad no tuve el mismo sentimiento de siempre, porque eso, me faltó un romance de esos que te hacen temblar, y una buena dosis de humor y comedia. Pero ¿qué quiero? Este es un libro de suspense, cosa que se sale de mi zona de confort, pero yo eso no lo sabía. Es una cuestión personal, pero los libros de suspense no me gustan. Este de SEP me ha parecido aceptable, porque es Susan y Susan brilla por sí sola, aquí también, pero eso, que me ha dado un libro que no esperaba en ella. Que no digo que esté mal probar nuevos géneros y reinventarse pero hay que contar con que el lector puede quedar sorprendido. Y puede que no se enamore, como ha sido mi caso. Y yo quería enamorarme, eh, porque SEP suele tener ese efecto en mi, enamoramiento total cada vez que la leo. Así que, recomiendo este libro, me ha gustado, pero no ha sido, en mi gusto personal, su mejor libro.

Tiene otros que me gustan mucho mas (también publicados por Ediciones B), pero si amáis a SEP o amáis los libros de suspense que no os agobien con el romance, que tengan más sexo que esencia romántica, y donde la trama esté maravillosamente bien hilada, compradlo ya mismo. No le puedo poner pegas como novela de suspense, porque en ese sentido lo da todo y más. Pero yo no soy una lectora de libros de suspense. Yo quería que hubiera más romance, mas dulzor y empalago en la relación de Annie y Theo pero también entiendo que era muy complicado dejar que se enamoraran antes de descubrir quién es el héroe o el villano, si las cosas son como parecen o no, si el pasado tiene todavía algo que decir o no.
 
 
Bueno, Annie y Theo tienen una relación complicada, conflictiva, donde no faltan sus flashbacks del pasado y sus jugosas interacciones del presente, pero a todo esto, hay que decir que todo fue oscuro y poco romántico.
 
Annie y Theo basan mucho su atracción en el sexo, no se pueden o no quieren permitirse sentir nada más. Vale, toda lectora sabe que al final el sexo, el miedo, el compañerismo, se convertirán en amor, sin importar si primero tenemos que descubrir quién es quién, héroe, villano, ventrílocua, chica perdida en una isla de locos, etc, pero a Annie y Theo les faltó algo memorable, esa intensidad emocional que te hace pensar que dos personas se aman de verdad.
En serio, la relación entre ambos no puede ser romántica ni dulce, solo sexual, por esas mil dudas e incógnitas que rodea a ambos, pero aun así, a mi me gusta que las relaciones se basen en algo más que sexo, porque si no me pasa esto, ¡que la pareja me deja fría! Y este amor ni me puso de rodillas, ni me llegó al corazón, ni me hizo creer que lo de Annie y Theo duraría para siempre. El romance no fue para tirar cohetes. Eso, sumado a que no conecté con Annie y Theo...


No, no conecté con ambos protagonistas. Me cayeron bien ¿eh? No tuve problemas con ellos. Los dos estaban bien pero no pude ponerme en sus pieles, meterme en sus mentes, nunca sentí que fueran adorables para mí. Que si, que son buenos personajes, pero al conocerlos no se hicieron míos. Me entran ganas de llorar por no haber adorado a Annie y Theo. Son buenos personajes, son reales, profundos, tienen personalidad, casi están vivos, igual que su historia, pero no me han chiflado. Me ha faltado sentir un millón de emociones con ellos. Han estado ahí, ha sido entretenido conocerles, pero no me han dicho nada especial, nada realmente.
 

Annie me gustó más que Theo. Me hizo reír con sus muñecos, me hizo emocionarme cuando charlaba con Livia, la niña traumatizada y adorable de esta historia y mi personaje favorito. Annie es una mujer dulce, bondadosa, con un gran y herido corazón. Se encuentra en el peor momento de su vida y necesita un lugar que pueda convertir en su refugio. Pero la vida, lejos de querer ponerle las cosas fáciles, la hace el blanco de una inquietante persecución y la lleva a volver a juntar los pedazos de su pasado. Annie es bastante dulce y la verdad es que tiene una capacidad de perdón que nadie en ese pueblo ni de los que han pasado por su vida se merecen. No estuvo mal como protagonista pero no fue una heroína a la que adorara o que me despertara grandes emociones. Theo es el villano o así lo parece en algunos momentos (en esos flashbacks del pasado), pero también puede ser el héroe. En el fondo, le sentí como un hombre normal y corriente, ni héroe ni villano. Hubo ocasiones en que me frustraba porque no hablaba de las cosas que yo necesitaba saber, y no sabía si era como se vendía o que se escondía tras la piel de Theo. Pero... debo admitir que me sorprendió que fuera tan generoso con ciertas personas, sobre todo cuando su vida, había sido trágica y agotadora. Demasiado sabe Theo sobre la maldad y el sacrificio, pero como lectores, vosotros tendréis que descubrir cual le pertenece a él de estos dos adjetivos. A veces Theo me agotaba ¿eh? Me agotaba mucho porque narraba poco y cuando lo hacía no decía más que dos palabras sobre Annie y nunca hacía alusiones al pasado, como si estuviera desconectado de todo lo que había sido su vida. Le faltaba pasión.
 

Secundarios, aquí SEP batió el record, en cuanto a secundarios despreciables. Cosa que imagino que en una novela de suspense es una buena señal. Todos en ese pueblo, están locos, les falta un tornillo, llegan a extremos impensables por lograr sus objetivos. Todos eran tan despreciables que cuando cerré las páginas de este libro solo lo hice esperando no volver a cruzarme con ellos, Peregrine Island está lleno de mujeres lunáticas y desquiciadas. Un auténtico circo de gente horrible.
 
Pero no todos eran malos, había dos pequeñas joyitas, unas criaturas maravillosas, muñecos que cobraban vida solo con pestañear y la dulce, adorable, y muda Livia, la niña de esta historia. Estos personajes secundarios me gustaron mucho, pero mucho. De entre todos los muñecos me quedo con Scamp, aunque Leo y Peter no estaban nada mal. La interacción de Annie con los muñecos y con Livia fue un auténtico soplo de aire fresco y disfruté de estas partes del libro, incluso me hizo derramar unas lagrimillas en una ocasión. Los secretos blindados, me encantó descubrirlos, fueron geniales para fomentar la comunicación y está claro que como terapia, esos muñecos podrían hacer mucho bien a muchos niños. Me enganchó muchísimo esa idea. Yo también quiero amigos con los que tener Secretos Blindados.

Tenemos aquí una buena novela pero no fue mi novela. No es de las que me derriten. Porque, básicamente, el suspense no es lo mío. Y cuando los personajes y su relación me llegan como a través de una profunda e impenetrable cortina de agua, eso solo se complica más. Así que, lectoras enamoradas de la romántica, sabed que vais a leer un buen libro pero bajad las expectativas u os pasará como a mí, que saldréis desilusionadas y con ganas de que el resto del libro hubiera sido más como el epilogo. A los adictos al suspense, os encantará, os lo pasaréis muy bien con este enredo gótico.

PD. ¡QUE FELIZ FUI AL CONOCER A SUSAN ELIZABETH PHILLIPS (Crónica aquí) ! Gracias Ediciones B por cumplir este sueño mío y por regalarme su último libro, no lo olvidaré. Siempre al lado de SEP. Gracias por hacer eso posible Editorial Ediciones B.




¡Abrazos!

Mire - Mayu.

1 comentario:

  1. Yo no soy muy fan de SEP, sí lo sé, soy medio hereje...pero las pocas novelas que he leído de ellas me han parecido muy similares. Además, sabes que contemporánea leo muy poco.
    Quizás por eso esta me ha gustado más, porque creo que se aleja de sus habituales novelas y, quizás, por lo que estoy viendo nos ha gustado más a la que no solemos leerla que sus más fieles
    Buena reseña!!!
    Un besote

    ResponderEliminar

Os invito a dejar vuestra propia opinión. :D