Translate

11 de mayo de 2015

Cómo casarse con un granuja de Katharine Ashe

Hoy me toca hablar de un libro que publicó en edición de bolsillo Ediciones B, en el mes de marzo. En colaboración con ellos, me embarqué en esta nueva aventura literaria. Agradezco a la editorial por confiar en mí y por permitirme conocer a autoras nuevas o por redescubrir a otras que amo.
 
Reto 2015 reading challenge: #44 Un libro que haya sido escrito originalmente en otro idioma.
 
A lo que iba, el libro de marzo. Que yo leí en abril y que hasta hoy no he reseñado. Siento la demora. Y ahora haber que os puedo contar.
 
 
Primero, para que podáis poneros en situación y comprar esta obra si queréis. Os explico, Como casarse con un granuja es el tercer libro de la serie Falcon club. Cada libro cuenta con una pareja y una historia independiente.
 
 
2/10
 
Yo he leído este libro sin haber leído los libros anteriores. Y más o menos he seguido el hilo de la historia. Pero al principio me vi muy perdida porque había muchas subtramas que no entendía, muchos personajes que no conocía, y sobre todo, todos esos matices que unían a unos personajes con otros. Quizás eso fue parte de la culpa, parte de lo que me llevó a no conectar y a no disfrutar de este libro.
 
Esa es la verdad, nunca me encontré disfrutando de este libro. Pasaba las páginas por pasarlas, porque sentía intriga y tenía ganas de sentir algo leyendo por primera vez a Katharine Ashe. En serio, yo tenía muchísimas ganas de conocer a esta autora. Desde que vi esta trilogía suya, con esas sinopsis tan atrayentes y esas portadas tan bonitas, tenía unas ganas locas de leer a Katharine, de descubrir como sentía ella el amor y la pasión, quería conocer a sus personajes y dejarme envolver por su ambiente histórico victoriano. En cambio, no logré nunca sentirme cómoda, relajada, o encantada con su novela, no hubo ni un solo momento en el que sintiera algo, por pequeño que fuera, algo. No. Me tomó completamente fría.
 
No sentí nada leyendo Como casarse con un granuja. Así que, no hay forma de que pueda decir que este libro o ella misma me gustaron. Todo me dejó vacía, sin sentimiento alguno. Fue como si las palabras se enredaran unas con otras y nada de ello penetrara en mi piel. Me sentí muy decepcionada. ¡Yo que tenía tantas ganas de conocer a Katharine para esto! ¡Para este vacío, para esta frialdad, para este corazón congelado, el mío!
 
Aclaro que NO es un mal libro ni me hizo enfadarme o despotricar, tampoco tuve problema con sus personajes, ni con su pluma. O justamente, el problema fue ese enorme silencio, solo roto por el vacío, solo roto por esa pared que me impedía llegar a sentir nada. Esta historia se quedó a años luz de mi. Me aburrí leyendo esta aventura. Me costó no dejar este libro y solo lo terminé por respeto a la editorial, porque ellos me regalaron este libro y a mi me pareció un hermoso regalo, independientemente de que luego el libro me gustara o no. Así que, es imposible decir que me gustó este libro. Pero tampoco tuvo nada reseñable que me disgustara. Como digo, fue la ausencia de sentimientos y emociones lo que me hizo desear llegar a la palabra fin de esta historia.
 
No sé si volveré a leer algún día a esta autora, admito que los libros que preceden a este en la serie Falcon club tienen su intriga y que, hay un libro futuro, el del secretario del club de espías y la señorita justicia que me ha llamado la atención.
 
 
Destacar que este libro no tiene demasiado de romántico. Es más una historia de idas y vueltas, de aventuras y viajes e intrigas, aderezado con unos cuantos diálogos superficiales, algunos encuentros sexuales entre los protagonistas y una dosis de amor solo como broche final. Yo esperaba encontrarme una comedia romántica de época victoriana y con personajes achuchables, pero no fue así. Encima, Diantha consiguió engañarme con lo de su prometido y llegó un momento en que yo ya no sabía si estaba casada, soltera, o qué. Y hubo una pequeña multitud de detalles o de subtramas de los que yo no tenía ni idea (por no haber leído los libros anteriores) y no me enteraba de nada. Vamos, entre que no sentí nada, que me perdí mucho y que la novela solo daba vueltas pues... difícil lectura.
 
Los personajes, como todo lo demás, como la pluma y la trama, Diantha y Wyn también me dejaron congelada. No sentí nada por ellos. No me dijeron nada. Eran dos personajes más y punto. Y su historia de amor igual, salvo que lo suyo fue más acoso y derribo que cualquier otra cosa. Había algo equivocado en esta pareja, se gustaban, pero no sentí nada viéndoles, oyéndoles hablar, leyendo como uno se emborrachaba y la otra aprovechaba para tocarle. Otra cosa, el alcohol, Wyn es un alcohólico, pero con una adicción de esas fuertes y prácticamente insuperables. No me creí que pudiera dejar el alcohol. Lo siento pero no. Diantha, me frustró que armara tanto escándalo para luego negarse a ver a la persona por la que había emprendido ese viaje, a esta chica le falta lógica.
 
Y ya está. No puedo decir más. Ni bueno ni malo. Simplemente, no me resultó entretenido, ni me gustó. Tampoco me resultó horrible pero... vacío, muy vacío. No sentí. Tan solo eso. Lo más importante en realidad ¿no? He aquí mi gran vacío. Congelado tuve el corazón. Decepcionado también. Si. Esa fue la única emoción que llegué a sentir. Una pena grande por no haber sentido nada con un libro que yo esperaba con tanta ilusión.
 
Mire - Mayu.
 

1 comentario:

  1. Una lástima, a mí sí que me entretuvo, pero te doy la razón en que no es un libro de sentimientos.
    Creo que cada autora tiene su sello y esta es una de las ligeritas que lo único que busca es que pases un rato agradable con alguna escena alocada y poco más.
    Lo cierto es que lo leí hace tiempo y sé que de la serie unos son más flojos que otros. No te engañaré diciéndote que me acuerdo de este en concreto, jajaj
    Un besote

    ResponderEliminar

Os invito a dejar vuestra propia opinión. :D