Translate

10 de mayo de 2015

Mientras el corazón siga latiendo de Elena Castillo Castro

¡Buenas noches! ¿Qué tal estáis? Yo tratando de resistir a una semana que se me está haciendo triste. Cosas que pasan, a veces ni una misma comprende por qué le cuesta sonreír. Pero sé bien que una de las razones que me han llevado a sentirme aun más triste ha sido una de mis últimas lecturas.

No lo hago aposta. Sé que hay mucha gente que no comprende mi honestidad, porque en su mundo solo caben las palabras bonitas. Pero por la espalda y a puerta cerrada, esa es otra historia. Pero yo no puedo y no quiero eso en mi vida. Poca gente sabe porqué pero no tolero las mentiras, han destruido vidas que me importan, me han herido y han herido a personas a quien habría querido proteger. Ojala el mundo estuviera mas lleno de bondad, de comprensión, de honestidad. Ojala no se derrumbara el ego de una estrella porque una lectora les dijera que su libro no les gusta. No hay intención de hacer daño, al menos no en mi caso. Sé que no gusta en muchos círculos que alguien diga NO pero yo no le pongo mentiras a mi corazón. No quiero una vida donde mentir y engañar sean condiciones para conservar la sonrisa o el cariño de alguien. ¿Por qué estoy escribiendo todo esto? Porque estoy cansada de que la gente censure mis palabras, me juzgue. Me juzgue como persona. ¿Soy mala por ser sincera? Bien, sois libres de pensarlo, quien quiera quedarse a mi lado, genial, quien no quiera, también. Yo no dejaré de moverme con respeto, tampoco dejaré de poner palabras a mi mundo, y mucho menos, dejaré de sentir. Escribo para compartir mi corazón.


Reto 2015 reading challenge: #20 Un libro de tu Want to Read.
Reto Colores: Amarillo.

Ahora sí, comienzo. Hoy vengo a hablaros de ese libro que tantas malas emociones me ha provocado. Mientras el corazón siga latiendo de Elena Castillo Castro.




Novela que tiene una sinopsis y una portada que atrapan. Novela que me había recomendado una chica a la que quiero un montón (y como prometí, este libro va para ella, mi regalo de papel, este libro que ella ama). Prometí leer este libro. No prometí comprarlo en papel pero cuando llegó el RA 2015 quise comprármelo. Pensé 'si no me gusta, ya tengo algo con lo que hacer feliz a mi Inés, amiga incomparable', pero también pensé 'si me gusta, formará a pasar como una de mis excepciones, porque solo muy pocos cliffhanger's se han ganado mi corazón'. No hace falta que os diga que habría preferido yo ¿verdad? Por un lado, estaba ilusionada con la idea de regalarle este libro a una persona tan importante en mi vida, una amiga que perdió y encontró su corazón en este libro, una amiga que no tiene precio. Y por otro, yo deseaba que Mientras el corazón siga latiendo pasara a formar parte de los latidos de mi corazón. Quería que mis horas en él significaran algo. Y en cambio, solo quise alejarme de este libro. Esa es la verdad más pura.

0/10
 
Cuanto más leía, más me enfadaba con este libro, cuanto más me adentraba en esta historia, mas se blindaba mi corazón ante él. No sabéis cuanto me enfadé con este libro, con estos personajes, con esta trama, cuanto odié la rabia que me provocaba. Porque no hay dudas, sentí una rabia enorme leyendo este libro. Sentí tormento, dolor, pena, duda, rabia, enfado, sentí que el amor no triunfó, sentí que esto era lo contrario al amor, sentí que lo malo no era ese final, lo malo era que Javier perdiera a Lara y que Eliott se la llevara tras diez años y sin esfuerzo alguno. El corazón no manda, ¿no? El corazón no elige ¿no? Pues Eliott no volvió por amor, y Lara... ¿quién fue Lara, solo la chica que se conformó con Javier, solo la chica que se lanzó a los brazos de Eliott cuando a él le convenía? Sentí mucho con este libro pero sin nada bueno de lo que poder hablar. Y con eso no digo que el libro sea malo o que odie a Elena, es simplemente que vemos la vida y el amor de forma muy distintas y con este libro (y también me pasó con su relato Besos salados) hemos chocado completamente y quizás de forma irreconciliable.

Donde todo el mundo ha visto algo hermoso, emotivo e increíble, donde todo el mundo ha perdido el corazón por esta historia, yo solo he visto una novela de ficción alimentada con drama, drama y drama. Un culebrón. Esa clase de historia escrita para hacer llorar al lector. Y sin pizca de amor. No. No me gustó nada lo que encontré entre las páginas de este libro, salvo la pluma con la que estaba escrita esta obra de narrativa (yo no puedo considerar estas memorias como un libro romántico, como una historia de amor). Todo lo demás me hizo rechinar los dientes.

Tan enfadada estaba con este libro que me lo leí en un día, para acabar cuanto antes con él. Seguro que fue una locura porque luego me sentí como si tuviera una gran resaca literaria, y más sumado a que solo me sentía triste, triste, triste. Hay historias tristes que pueden cautivar, y quizás sea la vuestra, quizás sea la novela de vuestra vida, pero no ha sido la mía. Yo no quiero volver a acercarme a Mientras el corazón siga latiendo. Ha sido uno de los libros que mas me han decepcionado este año, en parte porque yo iba con expectativas diferentes. Esperaba encontrar una historia increíblemente romántica. A pesar de ese cliffhanger final. Esperaba llorar leyendo Mientras el corazón siga latiendo. Esperaba entregarle mi corazón. Y lo único que me ha provocado ha sido una tormentosa rabia, unas ganas enormes de cerrar sus páginas y olvidar esta historia. Quería abofetear a Eliott, hacer despertar a Lara, callar tanto drama y encontrar ese amor que se prometía en la sinopsis, y también quería que Javier encontrara lo que merecía: un gran amor.

 
 
Leyendo la historia de Eliott comprendí que yo jamás podría entregar mi corazón a alguien como él, un ser humano egoísta, egocéntrico, incapaz de entregarse a nadie, incapaz de amar, que solo sabe soñar consigo mismo. Eliott ha sido uno de los peores personajes masculinos con los que me he cruzado nunca, ¡se ha ganado todo mi odio, toda mi rabia! Me ha parecido un hombre insufrible, un canalla, lo peor. Convenido, excéntrico, cruel, alguien que solo se ve a sí mismo y que jamás se para a escuchar a nadie. En su vida solo cabe amor para una persona: él mismo. Pocas veces sentí que Eliott amara a Lara, solo en tres momentos me hizo llorar creyendo que la amaba, y en todas las ocasiones él mismo se encargó de destruir esa idea. Si Eliott hubiera amado a Lara hubiera hecho las cosas de forma diferente, todo lo habría hecho de otra forma. No. Eliott no ama. No sabe qué es eso. Solo es un genio encerrado en un ser humano. Y ni siquiera resulta un genio tan impresionante cuando una lee todas esas cartas, que no son cartas de amor, sino diarios donde recoge cada momento importante o irrelevante de su vida. Acabé muy, MUY harta de Eliott. Un cabrón insoportable, ese fue Eliott para mí. Un canalla que nunca mereció nada de Lara.

Lara me daba pena y me sacaba de quicio. Me daba pena porque era buena y Eliott siempre se lo había hecho pasar mal y solo con Javier encontró algo tangible a lo que aferrarse. ¿Y por qué me enfadaba Lara? Porque no era más que una sombra, nunca se había amado a si misma y eso la hacía ser solo lo que los demás quisieran. ¿Pero que quería ella? ¿Quién era Lara, a parte de una niña que creció sin amor? ¿Quién era Lara, solo la chica de Javier, el corazón constante que latía por Eliott, y ya?
 
 
Javier, Javier me pareció el niño herido de esta historia, el que por bueno sale con el corazón roto. Fue como si Lara hubiera jugado con él durante diez años, a la espera de que Eliott se dignara a volver. ¿Javier solo representaba eso, el puente que la sostendría en alto hasta su regreso? Que injusta fue Lara y la propia autora con Javier, el único persona que me pareció simpático, el chico sin chispa e imperfecto, ¡por ser perfecto!

Al principio, mientras me adentraba en esta historia, sentí que no era mi estilo. Pero no esperé sentir este dolor y esta rabia. Esta sensación de injusticia. Este enfado monumental porque el malo se hubiera llevado a la chica. A veces hay que merecerse el amor. ¿No decimos siempre que hay que amar a alguien que sepa amarte y no a un capullo que solo te quiere por su propia conveniencia? Y por más que lea las memorias de Eliott, no encuentro amor en él. Eliott no ama a Lara. Si la hubiera amado lo habría hecho todo de forma diferente. ¿De qué sirve una vida si solo haces un drama de ella? ¿Y de que sirve una vida si solo destruyes a quien te ama? ¿Cuál fue el acto de gran amor que hizo Eliott, ser un cobarde y abandonar a una chica tras acostarse con ella? ¿Estar callado durante diez años, gruñendo porque la chica trataba de ser feliz, y consolándose con bebida, sexo, etc? ¿Donde reside todo el amor que debería haber contenido este libro? Y antes de todo eso, en todo el tiempo que Lara y Eliott compartieron juntos, nunca vi a Eliott abrazar a Lara, nunca le vi hacerla sonreír, nunca le hizo comprender cuanto valía, solo rompió sus promesas, la traicionó, y se marchó, y esas cartas o memorias, solo son la historia de su vida pero no la de su amor. Y lo peor, Eliott vuelve porque el mundo se le escapa y él es un egoísta que necesita a Lara, la necesita para que cuide de alguien. Sin Yuri, Eliott no habría vuelto. Está tan presente eso en sus memorias que duele hasta leerlo.
 
 
En serio, ¿esto es amor? ¿Lo que Lara representa para Eliott, de niños, de adolescentes, y de adultos, es amor? Yo diría que no. No. No. Y no. Y si vosotros queréis decir Si, leed el libro y encontrad vuestras propias respuestas.

¿Qué puedo rescatar de este libro habiéndome gustado tan poco este gran culebrón? La pluma de Elena, sencilla y bonita, delicada. Fue lo único que me gustó. Aquí, en este extracto, destaca su pluma hermosamente.
 
 
Todo lo demás me hizo maldecir cada minuto leído, porque solo encontré rabia, sufrimiento. Y la idea que me rondaba la cabeza todo el tiempo: esto no es amor. No lo es. Quien te ama no te destroza el corazón. Quien te ama luchará a tu lado en todas las batallas de la vida, y reirá contigo, bailará e impulsará tus sueños. Será libre cuando esté a tu lado. Será feliz. Y tú también.

Y nada más quiero añadir, solo que he odiado este libro, en cuanto a trama y personajes. Que he sentido injustas e innecesarias muchas cosas de las que sucedían en Mientras el corazón siga latiendo. Muchas mentiras, muchos silencios, muchas heridas, mucho sufrimiento gratuito. Este libro no recoge amor, no entrega amor, no sabe a amor. Solo sabe a pena y soledad, a rabia y error, a vidas perdidas, a horas que no saben a nada, a instantes que mas valdría no haberlos vivido. Punto.
 
Yo me despido aquí de la literatura de Elena Castillo Castillo, no sé si será para siempre, pero sus libros, sus historias, sus personajes, no son lo que busco y no son capaces de ganarse mi amor. No en Besos salados y no en Mientras el corazón siga latiendo.
Mire - Mayu.

2 comentarios:

  1. No me llamaba antes, pero ahora me has terminado de convencer
    Un besote

    ResponderEliminar
  2. Me encanta tu reseña y definitivamente no lo leere

    ResponderEliminar

Os invito a dejar vuestra propia opinión. :D