Translate

5 de mayo de 2015

Tonari no Heya no Paranoia de Kazuka Minami / Natsumi Honda con Princess y Kiken na honey / Tobenai tori de Mitsuha Yuu / Naisho no jikan de Saki Aikawa //


 

4/10

Fue el primer manga que leí de Kazuka (después probé con esos que he suspendido), y me dejó con ganas de leer mas de ella. No fue la mejor historia que podría haber leído pero me gustó. Le recomiendo. Es el único tomo que merece la pena de Kazuka, asi que os invito a probarlo.

Me pareció una historia entretenida, divertida, un tanto irritante/frustante, caliente, y sensual. Una peculiar y traviesa historia muy picante. Me sorprendió que el tema del sexo se planteara de esa forma y la verdad
4/10

Fue el primer manga que leí de Kazuka (después probé con esos que he suspendido), y me dejó con ganas de leer mas de ella. No fue la mejor historia que podría haber leído pero me gustó. Le recomiendo. Es el único tomo que merece la pena de Kazuka, así que os invito a probarlo.
 
Me pareció una historia entretenida, divertida, un tanto irritante/frustrante, caliente, y sensual. Una peculiar y traviesa historia muy picante. Me sorprendió que el tema del sexo se planteara de esa forma y la verdad es que disfruté de esas escenas entre los protagonistas. Además, ambos estaban loquitos y se gustaban un montón aunque lo hubieran negado por años. Eran muy mono juntos, aunque quizás debería decir explosivos. La parte del romance no tuvo una base asentada pero la atracción sexual trataba de compensar eso.
 

 
 
Me sorprendió esta historia y me sorprendieron sus protagonistas. Fue algo intenso intercambio entre ambos. La pena es que también hubo hueco para malentendidos que solo entorpecían la historia. Me habría gustado que se hubiera prescindido de eso a cambio de conocer mejor a los protagonistas.

 
 
 

Me gustó el desparpajo de Kazuka, fue lo que hizo entretenida esta historia. Además de la química sexual entre el chico travieso y experto en sexo y su virginal amigo de infancia. Me hizo más gracia el chico virginal y no porque fuera inexperto sino porque era el único que tenia profundidad. Las ilustraciones, lindas, y la portada, ¡no acompaña!
 
 
 
 
 
 
Tenía muchísimas ganas de volver a leer a mi querida Natsumi Honda. Había quedado tan enamorada con una de sus antologías, ¡que solo quería leer mas obras suyas! Y me apetecía leer algo como Princess. Los matrimonios de conveniencia no me llaman la atención, pero ¿un romance entre dos mejores amigos? Por supuesto que sí.
 
4/10
 
Como no, no podía faltarme leer esta antología de Natsumi Honda, mangaka que me encanta. Me lo pasé bien leyendo esta antología, me reí un poquillo con ella, suspiré, y me tuvo entretenida. Pero no fue una gran maravilla. No fue lo que Natsumi me entregó con su otra antología.
 
Os recomiendo esta antología porque es bonita, refrescante, y contiene cinco historias de amor, muy, muy diferentes. Pero tampoco han conquistado mi corazón. Y la verdad es que he tenido que volver a mirar el tomo para recordar las historias (salvo la primera, que fue la que más me gustó y la que si recordaba). Son historias tiernas, entretenidas, con un toque romántico, su toque pícaro, y dosis bastante agridulces para lo que suele ser esta autora.
 
 

 
Los relatos, pues tenemos algunas historias curiosas, sobre cantantes, amigos de infancia, concursos de belleza masculinos, una variedad bastante grande. Pero como digo, no son relatos que se diferencien de otros. No destacan. Son lindos y un poco dolorosos y tienen protagonistas que caen bien, pero ya está. Y en el fondo todo esto me duele porque Natsumi puede dar más, mucho más. Pero si queréis leer algo ligero y romántico y agridulce, ¡esta es vuestra historia!
 
Mi relato favorito, como digo, ha sido el del chico que es un cantante y que por casualidad, se refugia en la casa de una chica normal. Fue encantador. Romántico. Soñador. Y no lo he olvidado, cosa importante. Fue el más lindo de todos. Y me habría encantado que Natsumi nos hubiera dado más de su historia.
 
Las ilustraciones, una preciosidad, como siempre. Esta mujer tiene un don para dibujar.
 
Por último, y a pesar de estas decepciones literarias con Natsumi, quiero leer más de ella. Siempre. Porque me encanta. Y quizás por eso, con obras así, le exijo más. Pero no dudéis en leer Kiken na honey, tiene momentos muy lindos.
 
 


3'5/10

De verdad que quería conocer la historia de Hiro y su prometida y protegida. Natsumi Honda repite aquí la trama inicial de uno de sus relatos cortos de una de sus antologías. Chica rica e indefensa tiene un guardaespaldas que tiene su misma edad, va al mismo instituto, y solo tiene ojos para ella. Hiro es el guardaespaldas en este caso, y él es el chico pobre (al menos en comparación con ella) y debido al rol de guardaespaldas-protegida, tienen un extraño rol de ama y sirviente, pero sin todas las connotaciones. Los dos han crecido juntos pero este rol les ha impedido ser amigos. Ahora a ambos les han impuesto casarse (aquí es donde se acaba la similitud con el relato, en este giro), pero solo uno de los dos está enamorado del otro.
 
La verdad es que me ha decepcionado un montón este tomo, esta historia, estos personajes. Esperaba algo precioso porque, oye, ¡es Natsumi Honda, y Natsumi es capaz de cosas muy bonitas! Pero no. En esta historia se olvidó de que debía crear una historia romántica, soñadora (partiendo de que esto es un cuento de hadas), divertida, sensual y con una pareja muy linda. Y no fue así. No digo tampoco, que fuera un tomo horrible, por qué no, pero no tuvo nada que la hiciera especial y la mire por donde la mire solo puedo ver que tiró al suelo mis expectativas. Me llevé un chasco con esta historia. Me habría gustado que de esa premisa hubiera nacido una preciosa historia de amor, y que contuviera cosas que la hicieran diferente a otras historias. Pero no fue así. Todo fue soso y predecible. Muy entretenido e imposible de dejar/abandonar, pero nada especial, cosa que me hizo querer llorar.
 


Hiro como protagonista masculino no le vi acertado. No sentí cariño por este Hiro, no se me desbordaron mis sentimientos por él, porque ¡no me provocó sentimiento! El chico era agraciado y protector, pero ya, ahí quedaba todo. La verdad es que no me gustan los de su tipo, muy tíos buenos pero unos bordes y encima reservados e indescifrables. La prometida, típica, muchísimo, la típica damisela en apuros que no sabe hacer nada y que ni cocina bien, ni sabe cuidar de un hombre (detalle machista), y vive en torno a Hiro, del que nunca aparta sus ojos incluso cuando ansia libertad y ser invisible.
Como ambos aceptaban casarse, era de esperar, que siendo amigos de infancia, su aceptación fuera un símbolo de su amor secreto. Pues no. Ella le quiere desde niña pero él no es hasta que se prometen que empieza a sentir algo. Ese hecho fue un puñal y me molestó mucho. Además, a pesar de pasar tanta tiempo juntos, no se conocen realmente, no saben que ha vivido el otro, que les gusta o con que o quien sueñan.
Me habría gustado que esta historia hubiera hecho una historia menos predecible, sin excusas y estorbos de malentendidos, dudas sobre si Hiro la quiere, etc. Al final todo giraba eternamente a: '¿Hiro me ama? ¿Valdré bastante para ser su mujer, soy digna de tal dios perfecto?' Pues esos son los pensamientos que le rondan muchas veces a la prometida.
 
 
Estéticamente son una pareja hermosa, Natsumi Honda ilustra magistralmente bien.

 
 
 
 
 
¿Habéis visto que portada más atractiva? Sí, a veces soy de las que caen ante un dibujo bonito. Pero lo que me atrajo de Tobenai tori no fue su portada, fue su sinopsis.

0/10

En el género new adult es muy común leer sobre chicas que han sufrido violaciones, pero en manga es un tema casi tabú. Este libro prometía que tocaría ese tema. Y lo ha hecho, pero ha sido tan dramático y tan superficial todo que no me ha gustado nada pero nada de nada. Creo que un tema como este hay que tocarlo con mucha
¿Habéis visto que portada más atractiva? Sí, a veces soy de las que caen ante un dibujo bonito. Pero lo que me atrajo de Tobenai tori no fue su portada, fue su sinopsis.
 
0/10

En el género new adult es muy común leer sobre chicas que han sufrido violaciones, pero en manga es un tema casi tabú. Este libro prometía que tocaría ese tema. Y lo ha hecho, pero ha sido tan dramático y tan superficial todo que no me ha gustado nada pero nada de nada. Creo que un tema como este hay que tocarlo con mucha delicadeza, tomárselo en serio, no resolverlo con una página y un amor del pasado.
 
Nos encontramos con una protagonista que fue violada en su niñez, pero por miedo, nunca habló de ello. Y desde ese mismo momento se convirtió en una "enka", es con ese término como denominan en Japón a las niñas que venden sus cuerpos a cambio de un dinero con el que luego comprar ropa de lujo, caprichos, etc. Vamos, es prostitución entre niñas y señores mayores y es ¿ambulante? Es una pena que sucedan cosas como éstas, que nadie esté ahí para hacer rebobinar a estas niñas, pararse y enseñarles que más vale que se amen primero a sí mismas y que el precio no merece la pena, valen más que cualquier joya o falda, o lo que sea. En este caso, Aoi no lo hace por estas cuestiones, es porque necesita castigarse a sí misma. En serio, me fulminó que esta niña, que había sufrido algo horrible, durante años se torturara así a sí misma.
 
 


El gran problema es que Yuu Mitsuha resuelve la cuestión de la violación y de la prostitución con un chasquido de dedos. Primero pone al límite la vida de Aoi, y ya de paso, la de su amoroso amigo de la infancia (Kaoru, este chico era todo amor), y después de que peleas, nuevas violaciones, colapsos, etc etc e incluso un intento de suicidio, se sucedan, todo se resuelve con un beso y un te quiero. ESTA NIÑA NECESITA UN PSICÓLOGO, NECESITA DENUNCIAR LO QUE LE SUCEDIÓ, NECESITA ASISTIR A TERAPIA PARA APRENDER A QUERERSE Y DEJAR DE CULPARSE POR ALGO DE LO QUE FUE UNA VÍCTIMA, NECESITA DEJAR DE PENSAR QUE CUANDO TE HIEREN EL ÚNICO RECURSO ES HERIRTE TÚ TAMBIÉN.
 
Odio que se cojan temas como este para resolverlos así, me enfada que cosas como estas ocurran en el mundo, y lo peor, que nadie las ayude. ¿En serio este manga va a ayudar a alguien, va a darle una idea de cómo salir de esa situación, de cómo encontrar consuelo y esperanza? Así no se hacen las cosas.
 
 
 
 
 
0/10


Otra vez Saki Aikawa. ¡Con lo que me gustan sus ilustraciones y resulta que últimamente no me gustan sus tramas y personajes, sus historias en sí, vamos!

Una de mis historias favoritas comienza con una sinopsis parecida pero hasta ahí llegaban las similitudes.

¿De qué trata esta historia? Mahiro es una empollona, la típica que estudia mucho, que usa gafitas, vamos, un enorme cliché, y más si le sumamos que es poco agraciada y que Hinata, solo la ve como una chica fea.
 
¿Que quien es Hinata? Pues otro cliché. El típico niñato rico que va por ahí despreciando a las personas, creyéndose irresistible y el tío más listo y más sexy de Tokio.
 
¿Y donde se conocen ambos? Pues ya son compañeros de clase. Él siempre la llama fea y ella se enfada y bueno, que no se soportan. Después coinciden con ella vestida de maid (porque trabaja en un café de cosplay) y aprovechando que él no la reconoce y que se la quiere ligar comienza esta 'aventura'.




Esta es una de las peores parejas con las que me he cruzado, de esas que ni de lejos deberían acabar juntos porque solo se torturan mutuamente debido a que ¡se odian y punto! Nunca llegan a enamorarse, nunca llegan a cambiar su opinión sobre el otro. Hinata y Mahiro NO se gustan a pesar de ese imposible de creer happy end.
 
Mahiro e Hinata NO me gustaron, eran muy, muy irritantes, y soporíferos, igual que su historia. Y absurdos.
 
Fue una de esas historias sin gracia que no son ni románticas ni originales ni creíbles. Una pérdida de tiempo.
 
 
 
 
Lo único salvable son las ilustraciones.
 
En resumen: Exasperante, frustrante, y termina por ser odioso.
 
Mire - Mayu.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Os invito a dejar vuestra propia opinión. :D