Translate

27 de abril de 2015

Harem lodge de Shizuki Fujisawa / Cat Street de Yoko Kamio


Harem lodge de Shizuki Fujisawa

 

RESEÑA DE LA BILOGÍA COMPLETA:

3/10

Ya no recuerdo porqué me interesé por Harem lodge, ¿quizás las portadas?

Empecé con mal pie con esta historia porque no me creí ESE principio. Es que no pude creerme nada de lo que pasó al principio de Harem lodge. La protagonista pierde a su padre y no manifiesta dolor alguno. Ella se dirige a una casa donde sólo viven chicos (de ahí el título de Harem lodge) y allí descubre que tiene un guapísimo prometido, un chico al que aparentemente no conoce. Esos dos elementos me hicieron dudar de la historia. Ahora bien, una vez que pasas de esos dos temas, la historia mejora. El segundo aspecto luego queda medianamente mejor explicado y justificado, pero la primera cuestión no.
 
 
Odio que se pongan tragedias y que esas tragedias sean recibidas con absoluta indiferencia por sus personajes. ¿Cómo es posible que se muera el padre de esta adolescente y que ella no llore, no le duela, no sufra?

El tema de que éste chico sea su prometido queda justificado en ciertos flashbacks. Pero no sentí que esta niña se enamorara de este príncipe. El romance cojea totalmente. A él si se le nota que la quiere y que había echado toda su vida de menos a esta chica, es más, no tiene experiencia alguna con chicas debido a su promesa y a su deseo de volver a verla. Ella NO se enamora y por tanto, algo falla a lo grande en Harem lodge.
 
 
Los personajes. Los protagonistas. Ella no me gustó nada, me cayó fatal todo el tiempo. Me pareció una gilipollas. Irritante, insoportable, cretina, y con muy mala leche. Vamos, que era imposible de aguantar y de ahí que no terminara de gustarme esta bilogía. El chico, ese era un amor, un encanto. Ya era hora de que hubiera un chico normal en un manga, quizás por eso me resultó tan lindo este chico. Me frustró que alguien como él tuviera que acabar con alguien como ella. Los secundarios, tenemos a un travesti, a un estudiante de bachillerato y a un universitario, todos guapos y con una personalidad muy peculiar y única.

La historia, en el primer tomo y en el primer capítulo (de cuatro) del segundo tomo se desarrolla la historia principal, y el resto del tomo dos lo ocupan las historias referentes al pasado del chico travesti y del estudiante de bachillerato.



Las ilustraciones. No tengo pegas. Los chicos le quedan bonitos, aunque nadie le ganaba en belleza al protagonista, chico sexy de aura amable y muy tímido.


No descarto volver a probar algo más de esta autora pero esta no se puede llevar el aprobado, porque odié a su protagonista, porque a ratos me aburrió un montón la historia, porque no me gusta que se juegue con las tragedias y ¿qué puedo decir? Esto NO es una historia de amor. Aquí no hubo dos personas que se quisieran, hubo una que amaba y otra que se dejaba querer mientras gruñía todo el tiempo.


RESEÑA DE LA SERIE COMPLETA (LOS OCHO TOMOS):
 
 




NOTA GLOBAL (Y de ahí la puntuación en estrellas): 3/10.


Tenía muchas ganas de volver a leer a Yoko Kamio, mangaka a la que seguí durante 37 tomos con su serie estrella, No me lo digas con flores o Boys over flowers (y del que se han hecho varios doramas). También leí de ella el primer tomo de Matsuri especial (debo terminar esa serie). No es una de mis autoras favoritas pero sus historias son intensas, adictivas y le dan un giro completamente diferente al mundo del manga. Y por eso tenía tantas ganas de volver a leer a esta mangaka. ¿Y qué mejor que hacerlo con los ocho tomos de Cat street? (Del que existe un dorama japonés de seis capítulos, pero dicen que el personaje de Rei lo han formateado completamente ¬¬)
 
 
Me aventuré en esta saga con impaciencia y con mucha ilusión y sin haber leído absolutamente nada sobre Cat street. Quería empezar esta historia sin saber nada de ella para que todo me sorprendiera. Al principio me gustó la historia que Yoko Kamio nos estaba contando, era diferente a cualquier historia que hubiera leído. Ese instituto de educación libre para personas 'inadaptadas' y las personas que se escondían en él me llamaba muchísimo la atención. Además, lo típico en los mangas (sean shojos, shonen, yaoi o josei) son los institutos normales y corrientes, con adolescentes típicos, algunos muy extrovertidos, otros mas tímidos, pero siempre integrados de alguna forma en la sociedad. En Cat street no tenemos eso y lo agradecí muchísimo. En Cat street tenemos una escuela donde personas que no han podido estudiar, que abandonaron sus estudios en el colegio o el instituto, que tienen que trabajar y no pueden ir al día con un instituto corriente, encuentran su guía, su referente. Quería saber cómo funcionaban esta clase de institutos. Y tenía muchas ganas de conocer a los 'gatos callejeros' (hago alusión al título, de descubrir muchas historias personales, meterme en la piel de muchos personajes.

Pero Yoko, a partir del tercer o cuarto tomo se olvidó de todo eso y fue a lo típico. Creó un culebrón sin pies ni cabeza y metió a la fuerza enredos amorosos, secuestros, separaciones desgarradoras, puñaladas por la espalda, etc. Llegó un momento en que la historia me resultaba tan odiosa, aburrida e insípida que me saltaba páginas y páginas, queriendo llegar cuanto antes al desenlace. Cat street empieza siendo una historia de crecimiento personal, sobre una chica, Aoyama, que lleva siete años inmersa en una depresión tan grave que incluso no terminó la primaria y vive encerrada en su habitación. La historia nos pone en la piel de Aoyama, nos deja ver las sombras del mundo del espectáculo y como el fracasar o cometer un error públicamente, siendo niña, puede marcar y hundir a una persona, sobre todo cuando no cuenta con unos padres que la quieran ni tiene amigos ni a nadie que aporte afecto en su vida. Empezamos esta historia con Aoyama recién cumplido sus 16 años y en un principio vamos viendo como es su vuelta a la sociedad, como aun asustada, empieza a moverse en un mundo nuevo. Es la historia de cómo sale de su depresión y se encuentra a si misma. De como Rei, Koichi y Momiji le cambian la vida y la hacen sentir comprendida y amada. Pero después todo eso se acaba. En dos días se recupera de su depresión, vuelve al mundillo hipocrita del espectáculo, se hace novia de mi querido Rei para luego joderle obsesionándose con Koichi, y al final, estos cuatro gatos callejeros acaban cada uno solos y separados por culpa del drama que crea Aoyama.
 


 
 
De verdad que al principio me caía bien Aoyama pero después, joder, le habría dado un buen bofetón a esta chica, se convirtió en alguien insufrible, una tonta de remate, alguien que solo se preocupa por si misma, que nunca piensa en lo que sienten los demás, ni se para a conocer a nadie porque está demasiado ocupada inmersa en el drama de su propia vida. Lo que le hizo a Rei no tiene nombre. Me cabreé muchísimo con ella, me entraron ganas de tirar el libro a la papelera y dejar a medias la serie. Primero se enamora de Rei, mi chico favorito y el único que destacaba de toda la serie, el único que no era solo un dibujo en un papel, y en cuanto son novios, no para de buscar a Koichi e incluso le hace preguntas al moreno del estilo '¿es que ya no te gusto?', y al final sale con que quiere a Rei pero no puede vivir sin Koichi. Ahí se produce la separación de todo el grupo y todos vuelven a sus vidas en solitario y sin mantener el contacto entre ellos, para poder hacerse millonarios, o exitosos en sus profesiones.



La historia perdió su esencia rápidamente, se convirtió en un gran cliché, en una de esas series tipo culebrón que no tienen lógica y donde sus personajes solo lloran y lloran y sienten que sus vidas están vacías a pesar de que tienen mucho dinero o éxito. Esta serie se convirtió en un auténtico rollo, algo sin fondo. Es más, esta historia perdió toda profundidad, y lo único que me provocaba era frustración. No había emoción alguna, no había sentimientos dentro de Cat street. Si hablamos del culebrón romántico, en cuestión de unos meses a Aoyama le gustan tres chicos diferentes, pero es que, hasta un erizo le habría puesto un poquito de sentimiento a esto. Y no hablo de sexo, que estos personajes no piensan en cosas tan mundanas como esa, hablo de ese amor que ella dice llegar a sentir por estos tres chicos, Aoyama no transmitía nada.

¿Cómo una historia como esta, con tanto drama, y tanto culebrón, puede estar tan vacía de sentimientos?

Aoyama logró caerme muy, muy mal. Su historia no merece la pena conocerla. A ella no merece la pena conocerla. Luego está Koichi, serio, y tan reservado que tampoco transmite sentimiento alguno. Luego Momiji, que resulta ser toda una decepción cuando se descubre que es una superficial que no soporta a los chicos que hacen cosplay (y luego ella va y lleva siempre ropas extravagantes, como la típica Lolita gótica o de regencia). Por último, Rei, el único gato callejero al que merece la pena conocer, un rubio guapo, extrovertido, sensible, y que esconde el secreto de la felicidad, y que luego vive sosteniendo un corazón hecho pedazos por culpa de la tonta insufrible de Aoyama.
 
 

Todo se arruinó, esta historia se vino totalmente abajo tras un par de tomos. Todo lo que prometía que iba a hacer de esta serie algo importante y diferente se diluyó. Supongo que tras su obra estrella, Kamio se creyó que la vida es un culebrón, además de que, ¡se quedó sin ideas y lo único que hizo fue reciclar ideas de otros mangas! Es más, estos gatos callejeros se inspiraban en el F4 de No me lo digas con flores. Y como éstas, un montón de cosas más. Por ejemplo, el secuestro del último tomo. La traición y engaño del chico estilista. La rudeza de Aoyama. El que Rei y Koichi estuvieran enamorados de Aoyama y su amistad se rompiera por ella. Y así mas cosas, puro reciclaje, cosas sacadas de su serie estrella. Fue tremendamente decepcionante como involucionó Cat street y como involucionaron sus personajes.

La historia no vale nada, no tiene nada que aporte algo o que enseñe algo. Y las ilustraciones, bueno, el estilo de Kamio nunca me pareció bonito y sigue sin serlo. Así que no hay nada que salve estos ocho tomos, este Cat street, salvo Rei, Rei el seductor, Rei el amoroso, Rei el protector, Rei, Rei, Rei *me encandiló Rei y quise gritarle a Kamio por crear un personaje como él para que luego una estúpida viniera y le jodiera*.
 
Aquí os dejo una opinión opuesta a la mía del Blog Resumiendo (que me encanta). Estoy de acuerdo con esta preciosa reseña, al menos en los primeros tomos de Cat Street, después ya no.


Mire - Mayu.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Os invito a dejar vuestra propia opinión. :D