Translate

15 de abril de 2015

Reseñando Junjou pure heart ☆ / Ouran high school host club dorama / Lovesick taiwán


Vamos con otra tanda de recomendaciones.

(Live action japonés, 2010):

5/10

Esta ha sido mi primera película de BL (Boys Love). Durante meses he estado buscando 'la historia'. Quería ver una historia de amor entre dos chicos pero bajo mis condiciones. Buscaba una historia donde hubiera final feliz, donde el drama no fuera excesivo, donde los protagonistas pudieran decirme algo y donde el sexo no fuera el único elemento de la historia. Y por fin la encontré. Se llama Junjou pure heart, adaptación de la obra de Fujiyama Hyouta. No es la mejor película que he visto ni la mejor historia de amor que he contemplado pero si me ha gustado bastante. Creo que es una pequeña maravilla y merece la pena embarcarse en esta aventura, dejar atrás los prejuicios, los miedos, todo, y amar esta historia. Amar. Punto.
La verdad es que esta película me ha sorprendido. Cuando la empecé a ver lo hice con miedo, porque nunca habia visto una película donde el amor lo protagonizaran dos chicos pero la verdad es que quedé encantada por esta película. Al principio me sacaron los colores, porque Tozaki y Kurata empiezan su amor al revés. Al reencontrarse, esa primera noche, el sexo es la primera estación, y luego llegó el amor. No me quejo de las escenas de sexo porque fueron bonitas y me dio gusto ver a los protagonistas besarse y tocarse. Pero la verdad es que me hicieron sonrojarme, y me sorprendió que empezaran por ahí. Pero luego se volvió todo tan lindo y emocional, que no puedo quejarme. Esto es amor. Pero amor, amor. Uno de los dos chicos (sí, eso va por Kurata) tiene un problema de celos y confianza pero eso es parte de la historia y yo creo que eso será algo que tendrán que resolver. La película nos hace ver como al empezar una relación por el sexo y sentir que amas a la otra persona, asusta ser solo eso para ella, un entretenimiento, un placer hedonista. La confianza, el creer en el otro, es importantísima en toda historia y aquí se va construyendo, con tropiezos y equivocaciones (la equivocación es no creer en el otro eh, aquí nada de terceras personas, son solo ellos dos).
Kurata y Tozaki ya se conocían, ya se quisieron en secreto un día, tan en secreto que el uno y el otro nunca llegaron a cruzar más de un par de palabras. Pero, ¿que haríais vosotros si el destino os trae de nuevo a vuestro primer amor? ¿Le invitaríais a una copa y adoraríais su piel? ¿Callaríais y dejaríais pasar de nuevo esa oportunidad? ¿Os lanzaríais al vacio y confesaríais cuanto lo amasteis? No os voy a confesar que elección toman nuestros protagonistas, solo que yo no me arrepiento de la que ellos tomaron. La vida hay que vivirla ¿no? Y el amor mas. Gracias destino, gracias amor, por reunir de nuevo a Tozaki y Kurata.


La verdad es que me ha gustado mucho esta película. Sé que podría poner pegas, como que Tozaki y Kurata pelean a veces y tienen miedos y dudan de que el otro les ame, o que a veces Kurata se comporte como un idiota y debería volver arrodillándose, o ese final, que fue corto y le faltó una larga conversación y una gran disculpa, a la altura de la hermosa emoción de la película. Pero es que, le he tomado cariño a esta película y sin ninguna duda, repetiría viéndola. Tiene escenas para todos los gustos, desde la ternura más pura (esa escena de jugar, dormir abrazados, tocarse con mimo), a la sensualidad (ese largo beso que compartieron ambos y las caras de placer de Tozaki). La historia de estos dos tiene algo especial, algo que me hizo saltarme todos mis prejuicios y no poder soltarla hasta haber llegado a su desenlace (se me pasaron volando los 90 minutos y me quedé pidiendo mas). Disfruté viendo esta película, me vi inmersa en ella, me encariñé con sus protagonistas (incluso me cayó simpático el ex novio de Tozaki, el que desata los celos de Kurata, dando en la diana de sus miedos), me enamoré perdidamente de Tozaki Keisuke y me sentí conmovida por esta historia de amor que tiene un pasado cuidado (hay flash back con las escenas del pasado, ¡ole! De cuando eran estudiantes y se miraban y miraban) y un presente apasionado, mimoso y emocional. Es una linda historia de amor y merece la pena sumergirse en ella, dejarse acariciar por su frescura y por sus matices, por este amor tan sensual entre dos chicos.


Tozaki Keisuke me enamoró y lo destaco. Por no puedo dejar pasar el hablaros de un personaje como el suyo. Con un corazón tan hermoso que volvió loco al mío. Me enamoré de este chico, caí rendida ante él. Es un chico dulce, noble, alegre, da gusto estar a su lado. Me hizo tan feliz conocerle. Y no es un chico débil, pero la mayoría si le toma por débil porque es ternura pura, inocencia, y a mí me parece que es de esos chicos sensuales pero que no lo pretenden ni saben que lo son. Keisuke es fuerte, sabe defenderse y lo hace, que nadie confunda su vulnerabilidad, su ternura, con falta de carácter. Este chico es amor. Soy toda suya, mi niño lindo.

Obviamente, me gustó mucho el actor que le interpreta, Rakuto Tochihara. Resulta que yo ya le había visto en una peli que abandoné (en Nana to Kaoru, esa película me pareció un horror y no parece el mismo actor), pero para mí, esta ha sido la autentica película donde le he conocido porque ha sido donde le he amado. Es un gran actor y contemplarlo ha sido algo hermoso. Actúa muy, muy bien, su personaje le va perfecto, y encima me he quedado con unas ganas de besar ese hermoso rostro y ver más de cerca su rostro contraído por el placer. Y también he reído con él, por ejemplo, con cómo reacciona al recibir el beso jugoso y sensual de Kurata o cómo reacciona al verse el chupetón.

Kurata nunca deja ver sus emociones, se diría que es un tempano de hielo salvo porque se nota que está enamorándose de mi Keisuke y porque... oh, siempre vuelve pidiendo más, mas sexo, mas afecto, mas abrazos, mas citas, mas reír y hablar y amarse. Mas, pero sin palabras de amor que le vuelvan vulnerable. Ese es uno de los conflictos, como Kurata se muestra y como se siente y lo que eso crea en Keisuke, algo a resolver. Kurata me cayó bien a pesar de su actitud a veces fría, a veces ruda, a veces apasionada. No me chifló el personaje y el actor no estaba mal (salía en Hana Kimi 2007 y yo sin enterarme u_u) pero lo que descató para mi es que hacían una linda pareja.
No dejéis pasar de largo esta película. Es refrescante, es linda y esconde un personaje que ha derretido mi corazón, Keisuke Tozaki .

(Dorama japonés, 2011):


2'5/10

Después de haber visto la película tenía pendiente ver el dorama, y claro, ahora me he dado cuenta de que la película era una pequeña continuación del dorama, como la guinda de la tarta para poner punto y final a la serie. Aunque yo a la película no le encontré nada especial. Si has visto el dorama tienes que ver la película pero tampoco aporta nada nuevo, salvo que Haruhi se da cuenta de que los gemelos la quieren, y que ella ama al príncipe, a Tamaki. Y esa película nos ofrece un precioso beso accidentado entre Tamaki y Haruhi. Y los proyectos de futuro. Y ponerle algo más de cara al pasado de Tamaki, eso es lo que nos ofrece la película. Pero esas secuencias supondrán unos veinte minutos en una película que dura mucho más que eso, estúpidas aventuras sin sentido. Yo volví a ver estos momentos clave que os digo de la película tras ver el dorama. Lo otro bueno de la película, resumiendo, fueron sus actores, que son buenísimos.

Pues os cuento sobre el dorama, lo primero. Este dorama tiene once capítulos pero duran 20 minutos cada uno así que es lo que llaman un mini dorama. En los cuatro primeros capítulos la serie gira en torno a aventuras prescindibles, retos, ese tipo de cosas. Pero luego, a partir de ahí merece muchísimo la pena ver este dorama porque se olvidan las misiones, las aventuras, y se conoce el pasado y la vida y la interacción entre nuestros numerosos protagonistas. Y a partir de ese momento, es hermoso, porque los personajes son hermosos y todos tienen algo que aportarnos.

¿Recomiendo el dorama de Ouran? Si. Mientras tengáis claro que no vais a encontraros con el dorama de vuestra vida, si. A mí me ha gustado perderme en esta historia. Admito que tenía muchas expectativas puestas sobre ella y que esperaba encontrar una historia de amor preciosa y me di de golpe contra el suelo. Aquí hay amor pero no hay historia de amor. Tamaki, Kyouya, Hikaru y Kaoru se enamoran de Haruhi, pero Haruhi no se enamora de ninguno de ellos. Así que, el amor prometido quedó en nada. Por lo demás, la historia me ha gustado porque supo engancharme (vi el minidorama en un solo día), porque me entretuvo, porque me hizo reír, porque me pareció una serie linda en cuanto a trama y corazón y personajes, y porque me regaló unas horas con unos actores increíbles, en serio, destaco al impresionante elenco de esta serie.



Yo os invito a que veáis Ouran high school host club, pero si vais con expectativas distintas a las que yo tenía, podréis disfrutarla más porque no os quedareis con todas las ganas de ver amor, amor, amor. Bueno, es que Tamaki estaba hecho para Haruhi y era triste que a ella no le temblaran las piernas ni le diera un vuelco el corazón con él. Y luego estaba Kyouya, que es un pequeño demonio pero que se enamora de esta niña de carácter endiablado, y también estaban mis adorados gemelos, que eran lo mejor, y Haruhi solo los ve como amigos. Ninguno de ellos la hace sentir nada.

No, si yo no quería que se volviera loca con todos (en el host hay dos miembros más a parte de estos), pero a Tamaki... ay, a Tamaki tenía que haberle regalado su corazón. Tamaki es perfecto para ella. Es que este chico sorprende porque podría ser un egoísta y un capullo, pero no, es amor, es todo un príncipe, y es muy extravagante, a veces se pasa de friki pero es perdonable porque es adorable y punto. La verdad es que admiro y adoro un montón a Yusuke Yamamoto por meterse en la piel de este personaje, porque Tamaki es raro y está un poco loco, pero tiene un corazón enorme y maravilloso, eso sí, la vida a su lado será una alegría constante, una aventura. Después de todo, Tamaki se ha jurado hacer feliz a la gente, la sonrisa, es lo que más le importa en este mundo. A él eso del poder o de la ambición no le gustan, no le interesan, él solo busca un futuro donde pueda hacer felices a los demás y ser feliz él al traer felicidad a la vida de los demás. Puede parecer un sueño infantil pero no si lo enfocas como Tamaki hace, si lo ves desde su piel, tiene mucho sentido. Y si descubres su pasado y todo lo que ha hecho por sus amigos, mas. Tamaki fundó el host escolar por una razón importantísima. A mí me encantó conocer a Tamaki, es, sin ninguna duda, mi personaje favorito de la serie.


Cuando avanzas con el dorama, vas descubriendo quienes son los chicos del host, lo que han vivido y lo que Tamaki ha hecho para ellos. Es hermoso verlos a todos tan unidos. Estos chicos son una familia. Hay jóvenes que no tienen padres, o que no reciben amor de aquellos que legalmente son sus familias, y no importa si provienes de una familia rica o pobre, eso, tener una familia que te ama, no lo tienen todos. Los chicos del host no lo tuvieron y por eso, ahora ellos han formado ese hermoso hogar donde se quieren, se cuidan, se respetan, se unen en sus luchas, donde devuelven sonrisas, ofrecen consuelo, y se divierten, donde la imaginación es un rincón infinito. No hay más que ver como se visten estos chicos.

Los otros chicos, tengo debilidad por los gemelos, me hicieron reír un montón con su puesta en escena (para las chicas juegan el rol de hermanos incestuosos), con su teatro, y se me hizo pedacitos el corazón al verlos enamorados de la misma chica, Haruhi. Los gemelos son divertidísimos, unos encantos muy, muy traviesos.

Luego está Kyouya, que nunca hace nada si no puede sacar provecho de ello y que es un pequeño demonio pero que es el protector de todos y con Haruhi muestra un poco de su amurallado corazón. Y luego, Haruhi, que no es la típica chica. Haruhi, la estudiante becada, no trataba de engañar a nadie, no hace gender bender, no va disfrazada de chico, pero las circunstancias la llevaron a aparentar ser uno y bueno, todo el mundo se confundió y luego ya no había remedio, entró a formar parte del host (los chicos son los únicos que saben que es una chica) y entre juegos y locuras que la ponían de los nervios encontró a sus verdaderos amigos. Haruhi me gustó pero que carácter el suyo, esta chica muerde.

Un detalle que me resultó muy conmovedor de este mini-dorama son todas las referencias que se hacen a los padres y como no importa nada salvo su amor. Un claro ejemplo de esto es el padre de Haruhi, que es travesti. Pues Haruhi se siente orgullosa de su padre, porque sabe que él siempre la ha cuidado, ¿así qué, que importan sus peculiaridades? Esta serie es un ejemplo de tolerancia, de respeto por el otro.

Los actores, todos son muy buenos. Obviamente, para mi destacan aquellos que acogieron el rol de los personajes que mas me gustaron.
Yamamoto Yusuke, mi adoración ante este actor va en aumento y al enamorarme aquí de su personaje me enamoré de él como actor. Es más, a mi antes no me parecía guapo y ahora le veo lindo. Es que es verle y recuerdo cuanto le he querido en su papel de Tamaki, y me pongo feliz. Este chico tiene muchísimo, muchísimo talento. Está entre mis actores favoritos sin ninguna duda. Ahora comprendo el porqué de que sea uno de los actores japoneses más destacados de su generación (que también es la mía, veinteañeros somos XD). Lo que le admiro y quiero yo ahora a Yamamoto no tiene precio. Le seguiré siempre.

Otro, Daito Shunsuke. Ya le he visto dos veces en el rol de borde total. Me gusta mucho como actúa. Pero espero poder verle en algun rol más dulce. Los gemelos, Shinpei y Manpei Takagi, me despiertan una ternura brutal y siempre me sacan una sonrisa. Y me resulta imposible diferenciarlos, así que, me quedo con los dos para mi y listo. 

Y Haruna Kawaguchi, aunque su personaje no me resultó adorable, se posiciona entre mis actrices favoritas, tiene algo que me ha cautivado y no lo puedo negar y no solo porque sea preciosa (y mira que hay que tener un rostro hermoso para lucir bien con pelo corto, a lo chico), más bien porque irradia simpatía y mucha espontaneidad.

Si queréis ver una serie que sea un soplo de aire fresco y que os lleve a reir un montón, sin dramas ni tragedias y con un elenco de actores muy bueno, esta es vuestra serie. Ya os cuento que si os quedáis con ganas de más, la historia continua en los mangas originales, creados por Hatori Bisco (por qué no adaptaron la serie completa es un gran misterio que no comprendo).

(Película taiwanesa, 2011):




5/10

Esta es la segunda película taiwanesa que me ha gustado. He estado explorando el espectáculo taiwanés y de momento no termina de ser mi estilo (pero seguiré buscando XD). Mi gran excepción es Secret, que ya sabéis que me encantó. Y ahora puedo añadir esta película aunque no en la misma categoría.

Lovesick no me ha vuelto loca pero si me ha gustado y me ha sorprendido. ¿Sorprendido por qué? Porque en ella he descubierto que Ariel Lin se ha convertido con el tiempo y la experiencia en una gran actriz, ahora Ariel es la única actriz taiwanesa que se encuentra entre mis favoritas. Porque ha sido la primera comedia taiwanesa que he encontrado. Porque esta historia es tierna, fresca y su historia tiene algo que merece la pena ver. Porque me gustó y eso en si me sorprendió. Porque es una historia en la que muchos pueden verse reflejados, es real, emocional.

Me ha gustado Lovesick, aunque admito que me he quedado con las ganas de enamorarme. Pero, ¿qué le puedo hacer? El corazón encuentra sus propias reglas. Al menos me quedo con haber disfrutado con esta película, con haber llorado bastante viéndola (me llegó al corazón la historia), con haberme emocionado y pegado saltos de felicidad por ese final feliz, con haber reído con las ocurrencias y pequeñas maldades de la protagonista y de sus tías hacia los hombres en general y a Brandon en particular, el médico que enamora a contracorriente a Tina.


Esta película te hace reír, pero también te hace crujir el corazón porque nuestra protagonista lleva cinco años herida, cinco años rota por una traición. Y sus tías no la ayudan a cerrar esa herida, a dejar atrás el pasado y vivir la vida. Cuando el odio hacia los hombres es una educación constante, un mantra repetido y repetido, es complicado conocer a alguien y más complicado es cuando el corazón se revela y se enamora de un lindo doctor. ¿Cómo haces, si llevada por tus heridas, tratas de desenmascarar a alguien, de hacer ver al mundo que el chico no es perfecto? Esto traerá risas, pero pobre Brandon. ¿Y cómo haces si cuanto más lo 'desenmascaras' mas pierdes tu corazón por él? Eso exactamente le pasa a Tina. Y es bonito ver ese cambio en ella, esa guerra entre la razón y el corazón. Y esa batalla que te incita a dejar todos los miedos atrás y encontrar la libertad de amarte amando a alguien.

Creo que es inevitable, que esta película, de alguna forma te llegue. Porque, vamos a ver, ¿a quién no le han roto el corazón? ¿quién no ha jurado 'no volveré a enamorarme'? Y luego, el tiempo o el destino o quien quiera que sea el que te hace ese regalo, te trae a alguien a quien no puedes evitar querer, y cuanto más lo evitas y lo resistes mas lo quieres, imponiendo de nuevo el corazón sus propias reglas. [Aclaro: Hablo de amor y no de un capricho o de deseo]. De eso habla Lovesick. Y también, de como a veces, un corazón herido por amor puede ser curado con la misma medicina, mas amor (de la persona correcta y de la persona que lo merezca, no de quien lo ha herido). Esa es la historia de Lovesick, pero con solo eso ya os digo que no os vais a hacer una idea real de lo que encontrareis en esta película así que, ya lo sabéis, os recomiendo verla, si.

Los protagonistas, tenemos a:

Tina, la chica que reniega del amor y que es voluntaria en el hospital como monitora de la risa; y a Brandon, que es un médico especializado en neurocirugía y que es un dechado de virtudes (así es, punto). El médico me hizo mucha gracia porque nunca se enfada con Tina, este chico tiene una paciencia y una capacidad de perdón enormes. Es un chico listo y muy bondadoso. No sentí nada especial por él (¿lloro o no lloro?). Y ella es toda una fierecilla con un carácter fuerte, mucha creatividad, pasión, y un poco de malicia (el dolor la vuelve maliciosa) pero me gustó, porque tenía un corazón hermoso.

Me gustaron los personajes secundarios, porque todos ellos aportaron algo a esta historia y nos hicieron comprender mejor, y ver más humanos a nuestros protagonistas (salvo la doctora, esa señora era una bruja y quise robarle el casi-novio a Tina, pero lo que me Rei cuando el chico la dejó bien plantada con un 'Tina tiene mi corazón'). El final, bueno, se pasaron añadiéndole drama al final, pero todo acabo bien así que, respiro aliviada.


Los actores, yo destaco a Ariel Lin, que me resultó asombrosa, adorable, que me hizo llorar y me hizo sentir mil cosas, pero sobre todo, oleadas de cariño y cariño. Wilson Chen me dejó fría, actúa bien e hizo un buen personaje pero no destaca para mí. Y la química entre Wilson y Ariel está ahí, lo que le da sentido a que los eligieran a ambos para Lovesick, sus escenas juntos molaron, eran lindos juntos y, ahí estaba el inevitable sentimiento emotivo que te surge cuando ves a dos personas enamorarse (encima dos personas que merecen encontrar el amor en el otro, como sucedió aquí). Aunque tampoco considero que entre Ariel y Wilson haya una química explosiva, más bien, son esa clase de parejas que llevan muchos años juntos y que no tienen una atracción sexual, pero si una sensación de que lindos amigos son.
Y por hoy termina mis recomendaciones asiáticas. El próximo día os hablaré del dorama que hicieron juntos Wilson Chen y Ariel Lin también en 2011 (y que abandoné) y dos películas taiwanesas que no me gustaron.

Nos leemos,

Mire - Mayu.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Os invito a dejar vuestra propia opinión. :D