Translate

2 de abril de 2014

HATSUKOI NI OBORETA DE HINA SAKURADA


¡Muy buenas noches a todos queridos lectores! ¿Qué tal estáis?
Yo os traigo esta noche otra de mis reseñas pendientes, ¿adivináis de quién?


HATSUKOI NI OBORETA DE HINA SAKURADA:



 
Acabo de releer esta maravillosa obra de Hina Sakurada y tengo que admitir que todavía estoy conmovida, emocionada, con el corazón hecho un lío, y los ojos brillantes de felicidad.
 
Hatsukoi ni oboreta es una obra que me ha gustado mucho, sin duda, es dolorosamente agridulce, pero es una obra increíble, llena de tanto sentimiento, que no puedo evitar verme seducida por ella. ¿Y habéis visto que portada más bella? Hina Sakurada ha creado algo arrollador y hermoso. Pero la verdadera culpable de que me haya enamorado de esta obra es su protagonista, Koto, una niña a la que he amado desde la primera página.
 
Nunca había leído una obra como esta. Hina Sakurada tiene un don, a veces le sale bien y a veces mal, y con esta obra, le ha salido muy, muy bien. Hatsukoi ni oboreta es una obra que me ha gustado mucho, y en el fondo, eso es por Hina Sakurada. Estoy segura de que si otra persona fuera la creadora de este manga, Hatsukoi ni oboreta no sería ni la mitad de especial.
 

Leyendo la sinopsis, temía odiar esta historia, y no, me ha gustado mucho, y hablo de la historia principal de este tomo, pero también de uno de los relatos independientes que Hina nos regala con Hatsukoi, Mi novia tiene malas pulgas, del tercer relato, Sweet cool, no puedo hablar, pues todavía no lo he leído.
 
 
Pues bien, como decía, me ha encantado todo el tomo, lo he saboreado intensamente, he querido reír, llorar, pero sobre todo... he amado. En una palabra: ESTO ES AMOR.
También he sentido como el corazón se me hacía pedazos con la historia principal, con Hatsukoi ni oboreta. Pero al final, la esperanza y el profundo amor que rodea este tomo, convierten una obra agridulce, en una de crecimiento personal, y aunque releerlo no ha sido algo increíblemente dulce, si ha sido genial, maravilloso, agridulce, ha estado repleto de amor, y al final, me he quedado con una gran sonrisa, y el corazón... lo tengo tan conmovido que no me salen las palabras. Preciosa y agridulce obra la de Hina Sakurada ♥♥.
 
 
No es un secreto que me encanta releer las obras que me gustan, sobre todo porque muchas veces, una segunda lectura, es mucho más mágica que una primera, y con este tomo, me ha ocurrido justamente eso. Este tomo en general, me ha absorbido por completo, los personajes me han hecho acompañarles en su historia, y aún cuando ya lo sabía todo de estas páginas, aún así, quería seguir leyendo esta historia, empapándome de sus emociones, llorando o riendo o amando en cada párrafo y en cada ilustración. Sin ninguna duda, esta es una obra increíblemente conmovedora, muy emocionante, y todo gracias a sus protagonistas, y a su mangaka, Hina Sakurada, mujer que siempre, siempre, logra sorprenderme, y por suerte, esta vez ha sido para bien.

Adoro cuando Hina Sakurada me regala una historia que me conmueve, y me hace ponerme en la piel de los protagonistas, pero también cuando me regala sonrisas, y me hace sentir bien, y cuando me enamora con sus protagonistas, sus ilustraciones, y sus relatos ♥♥.

1. HATSUKOI NI OBORETA:

 
Hatsukoi ni oboreta me ha gustado mucho, pero también es muy agridulce, aunque no por ello dejaré de releerla ♥♥. 
 
 
He adorado a la protagonista, Koto, es de esa clase de personas que se te hacen queridas según pasas las páginas, y bueno, no miento si digo que mis ganas de abrazarla son muchas, porque en el fondo esta niña es un amor y solo se defiende tal y como le han enseñado. Y bueno, su valentía se ha ganado mi corazón. Ella va de frente y aún cuando ha conocido mucho dolor, es capaz de entregar su corazón, a ese mejor amigo que ya sabíamos que sería algo más. Y Koto es tan increíble, tan achuchable. No me salen las palabras, quizás nadie más vea esa belleza interna que yo veo en ella, pero de verdad que para mí Koto, ha significado muchísimo. Es una protagonista que se ha ganado todo mi corazón, y ojalá hubiera podido protegerla. Pero Koto es guerrera, y al final, sabe salir de ese bucle de dolor, y tomar la felicidad, y llevársela a su propio corazón. Adoro a Koto - chan, ¿lo he dicho ya? ♥♥
 
 


Su mejor amigo, Kyouhei me gustó, adoré la forma tan cercana en que la trataba, todos esos abrazos, esas bromas, esa preocupación. En esos momentos le amé, pero después hizo llorar mucho a la preciosa protagonista, y quise abofetearle. Es un mejor amigo que debería aclarar bien sus sentimientos. Se nota que está enamorado de su mejor amiga pero él no lo ve o no quiere verlo. Menos mal que al final entra en razón tras verse sin ella... y fue tan intenso y tan bonito, sentir lo mucho que quería a Koto.... Me encantaron aquellas últimas páginas, adoré como Kyouhei le entregaba su corazón a Koto. Una parte de mi ha amado a Kyouhei, sí, mucho, la otra siente que Koto se merece más capítulos en los que Kyouhei le demuestre todo ese amor.
 


Sí, quisiera que Hatsukoi no oboreta tuviera más capítulos, los veo muy necesarios, pero aún así, sin más capítulos, debo admitir que amo la pareja tan bonita que hacen Koto y Kyouhei y definitivamente se me habría roto el corazón si no hubieran acabado juntos.


Desde siempre he adorado las historias de amor entre dos mejores amigos, y esta también la he amado, porque aunque Hatsukoi ni oboreta es una historia envuelta en muchas emociones como la tristeza, el dolor, el miedo, la confusión, también está repleta de amor, y yo he saboreado cada emoción, he entendido cada paso de los protagonistas, y aunque a veces hubiera querido tirar de las orejas a Kyouhei hasta hacerle desprenderse de su miedo a perder a la Koto que conocía y amaba si empezaba algo más, nuevo y diferente y especial con ella, creo que no cambiaría esta historia. También habría querido poder proteger a Koto de lo que la rodeaba, haberla impulsado a irse lejos de esa casa, a no quedarse allí por amor a su vecino, pero cada paso de esta obra está muy bien pensado, y Koto necesitaba tomar esa decisión ella sola, pero también necesitaba un padre que pudiera ofrecerle un hogar. Y al final, bueno, Koto y Kyouhei, se sanan por dentro, abren los ojos, y por fin comienzan a vivir esa vida que tanto se merecen, ya sin miedos, sin dolor, sin tristeza o desesperanza. Me encanta como acaba todo, como la vida por fin empieza a ser dulce para dos protagonistas tan especiales como Koto y Kyouhei ♥♥.
 
 
Hatsukoi ni oboreta es una obra agridulce, conmovedora, muy intensa, y bonita, sí, ¿sabéis por qué? Porque en ella también se respira amor. Me he bebido ese sentimiento, lo he saboreado, he bailado con él, y el amor de Kyouhei y Koto me ha querido hacer llorar, pero también reír. Esta historia de amor tan atípica ha sido como una explosión de emociones, y ¿sabéis con que ha estado bañada también? con esperanza ♥♥.

Hina Sakurada me ha sorprendido mucho con esta obra, sí que es atípica, y agridulce, pero también es una historia donde el amor brilla con fuerza, y aunque a veces duela o sea confuso, o sea salvaje y no atienda a palabras, y otras veces sea tremendamente dulce, y lleno de ternura, ese amor es el motor de esta historia. Si Koto no amara tanto a Kyouhei no habría tomado esas decisiones tan acertadas, y si Kyouhei no amara tanto a Koto, no habría ido corriendo a buscarla y no le habría rendido de una forma tan atípica, divertida, explosiva, sí, su corazón ♥♥.

De verdad que con el final de esta historia he querido reír y llorar. Esperanza y amor, mientras no perdamos eso, la vida siempre tendrá su luz. Y esa misma luz se refleja en toda la obra de Hina Sakurada, en la historia de Kyouhei y Koto. Es sorprendente que siendo ésta una historia de amor tan agridulce, Hina Sakurada haya plasmado tanta luz en las ilustraciones, pero no me quejo, porque justo esas ilustraciones, eran un reflejo de ese amor y de esa esperanza que nos estaba esperando al final de esta obra ♥♥.
 
 

Esas ilustraciones... me han encantado. Son muy bonitas, conmovedoras, y están bañadas con ese toque tan especial de luz y oscuridad que Hina Sakurada maneja tan bien. ¿Y lo mejor? Que estas ilustraciones además de ser bonitas estéticamente, son hermosas y agridulces, y conmovedoras, y divertidas, por lo mucho que transmiten. Las emociones sobrevuelan esta obra, y las ilustraciones están bañadas en esas emociones.

¿Personajes secundarios de esta obra? He adorado al padre de Koto. Ojalá se hubiera involucrado antes en la vida de su hija, pero aún así, le he querido. Y en parte ha sido porque si mi querida Koto se salva es por él.




Y ahora sí.... os voy a hablar de una pequeña pero grandiosa obra que me ha robado todas las lágrimas, y las ha convertido en risas, que me ha llenado el corazón de algo tan dulce y mágico, que todavía sonrío embobada ♥♥.

2.  MI NOVIA TIENE MALAS PULGAS (JUONTEKI NA KANOJO):



Mi novia tiene malas pulgas (Juonteki na Kanojo) es uno de los dos relatos independientes que acompañan a este tomo, y la verdad es que, la primera vez que la leí,  por un momento no supe si me iba a gustar, pero la verdad es que después... me enamoré de su particular encanto, fue genial, y maravillosa, y atípica, y divertidísima. Y nunca había leído nada igual.
 
 
Pues bien, ahora la he releído, y la he disfrutado mil veces más. Me ha encantado. Ha sido fas-ci-nan-te, pero sobre todo, especial, y muy divertida. Y sí, me ha robado el corazón ♥♥.

Mi novia tiene malas pulgas es una historia preciosa, atípica, divertidísima, y con un encanto muy oscuro, pero una oscuridad teñida de inocencia y de algo encantador. Entre las páginas de esta obra vais a encontrar una historia de amor atípica, y muy dulce ♥♥.
 
 
Me han encantado los protagonistas de esta obra. Los dos me han enamorado, pero sobre todo... he adorado a Kei, a la chica oscura, una protagonista atípica, completamente diferente a mí, pero adorable. Una chica vulnerable y muy fuerte, que decide darle una oportunidad a ese chico guapo porque algo en él logra hechizarla ♥♥. Y el protagonista, Ginji, es un chico normal, guapo, que no quiere enamorarse de ella y que preferiría perder el tiempo con alguna chica más normal, pero desde que se cruza con su chica oscura no puede quitarle los ojos de encima ni dejar de pensar en ella ♥♥.

Su relación empieza como un juego, son dos desconocidos que se sienten incómodos, pero la atracción pronto empieza a verse, a sentirse, a hacerse palpable, y cada vez más ineludible. Y ese deseo y ese amor empieza a apropiarse de sus corazones, y aunque quisieran no buscarse, pues son polos opuestos, se sienten maravillosamente atraídos por el otro, y cada contacto, cada conversación, solo les atrapa más y más en el corazón del otro. He adorado esta historia de amor repleta de deseo, de una emoción dulce y vulnerable, que lleva a dos personas aparentemente opuestas, a enamorarse ♥♥.
 
 
El final es muy bonito y divertido, y de verdad que me habría encantado seguir leyendo más de ellos y de esta historia de amor tan atípica. Seguro que cada paso del camino, cada momento que vivan juntos Ginji y Kei será dulce y toda una maravillosa aventura. Quiero más de una pareja tan especial ♥♥.

Y las ilustraciones en esta obra, han sido maravillosas, oscuras, y luminosas, un juego de colores especial, igual que cada emoción que se entrecruzaba en esta pequeña pero cómica y muy sensual obra.


Por último, añadir que solo me queda por leer el último relato independiente, Sweet Cool, y con ese título, espero que sea algo bien bonito :).


Hina Sakurada me llama mucho la atención, y me gusten más o menos sus obras, tiene algo especial... algo que es solo "Hina Sakurada". Y esta autora nunca me deja indiferente. A veces odio sus obras, y otras veces la amo, pero nunca es tan bonito, como cuando una obra suya me ha enamorado. Normal, ¿no?


En conclusión: He llorado, he reído, y he amado este tomo ♥♥.

Perderme entre sus páginas ha sido algo especial y agridulce, pues la historia principal de este tomo, Hatsukoi ni oboreta, es una historia de amor con una gran carga emocional, con un profundo sentimiento de tristeza, pero en el fondo, también es maravillosa, y es esperanzadora. He amado a estos dos mejores amigos y desde la primera página ya supe que Koto y Kyouhei estaban destinados a estar juntos. La historia de amor de estos dos protagonistas es compleja pero también maravillosa y ha absorbido por completo mi corazón. Es una historia cargada de intensidad, repleta de mil emociones, y cada paso de esta obra, logra que el corazón te corra bien rápido y que te pongas en la piel de sus protagonistas, dos niños que se aman pero que sienten miedo, y mientras ella acoge con valentía ese sentimiento él lo niega. Pero no os preocupéis, como ya he dicho, esto dos guapos príncipes, están destinados a estar juntos, y sin duda, ese momento en que Kyouhei le rinde su corazón a Koto es muy bonito e intenso y conmovedor. Quiero más de una pareja como Koto y Kyouhei, después de llorar con esta historia de amor, de ir rompiéndoseme poco a poco el corazón, quiero saborear más de esa esperanza, de esa profunda y duradera felicidad que nos entrega Hina Sakurada al final de esta historia ♥♥.
 
Mi novia tiene malas pulgas (Juonteki na Kanojo) es uno de los relatos independientes que acompañan esta obra, y ha sido increíble poder disfrutar de esta pequeña pero oscura y divertidísima y sorprendente y atípica historia de amor. He reído a carcajadas leyéndola, y también he saboreado cada fracción de luz y oscuridad, cada emoción, cada instante de deseo entre Kei y Ginji, y cada vuelco del corazón, he saboreado maravillosamente la historia de amor de dos personas tan opuestas como Kei y Ginji, que no buscan enamorarse, pero que lo hacen y con todas sus fuerzas. He adorado a Kei, me ha encantado esta protagonista, sus peculiaridades son de lo más atípicas, y hay algo tan vulnerable, y tan dulce en ella que no he podido evitar adorarla. Y Ginji es un chico más, pero que en menos de un segundo, te demuestra que es especial, maravilloso y amable, atento y dulce, apasionado y muy sensible. Solo Ginji y Kei podrían mirarse y pasar tiempo juntos, y enamorarse perdidamente. He adorado la pareja tan atípica que hacen y cada instante de su relación, desde el primer instante, hasta al último, y lo mejor es que me han resultado adorables, y me han robado tantas risas, que ahora ya solo quiero seguir respirando la dulzura de su preciosa y divertida historia ♥♥.
 
 
Las ilustraciones de esta obra, son mucho más luminosas de lo que podría intuirse por la sinopsis, y la verdad es que me han encantado, me han parecido perfectas, intensas, cargadas de sentimiento, de expresividad, y muy bonitas ♥♥.

Hina Sakurada es una mangaka que sabe diferente, y hay algo especial en ella. Con obras como ésta, no puedo evitar querer seguirle los pasos. Solo me queda leer Sweet cool, y deseo que sea la obra más dulce y la más maravillosa de este tomo. Cruzo los dedos.
 
 

¡Un beso!

Mire - Mayu.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Os invito a dejar vuestra propia opinión. :D