Translate

17 de abril de 2014

Sex friend de Shiho Watanabe.


¡Buenas tardes a todos queridos lectores! ¿Qué tal estáis?
Yo os traigo ahora otra de mis reseñas pendientes. Esta vez veréis este tomo repetido dos veces en dos reseñas diferentes, y ahora mismo os explico por qué. Sex friend es un tomo que se compone de cuatro historias independientes. Dos de ellas me han enamorado perdidamente, y las otras dos no me han gustado nada, por tanto, prefiero juzgarlas por separado.
¿Bien?

Pues en esta reseña voy a hablaros de estos dos relatos desafortunados: Aiomou hito y Kinjirareta koi no himitsu.



Lo primero que me llamó la atención de este manga, de este tomo en particular, fue su portada. ¿Qué queréis que os diga? Me parece una preciosidad. Y me fui derechita a él. Y después, leí ESA SINOPSIS, que pertenecía a Aiomou hito, y definitivamente, ¡quise leerlo! Y ya que veía con algún relato más, pues también lo leería. Después leí el nombre de la mangaka: Shiho Watanabe. De Shiho ya leí hace tiempo un par de relatos y aunque entretenidos, no puedo decir que me gustaran demasiado. Aún así, ¿por qué no volver a darle una oportunidad? Después de todo, tras leer esa sinopsis y ver esas ilustraciones, necesitaba leerlo YA, no podía quitármelo de la cabeza. Se me antojaba especial este tomo y lo leí esperando enamorarme. Si, enamorarme. Y no fue así.



Con Aiomou Hito y Kinjirareta koi no himitsu me he sentido profundamente decepcionada, incluso dolida, mientras los leía. Me rompieron un poquito el corazón. No eran para nada lo que yo esperaba y me supieron muy amargos. Y ahora mismo he releído Aiomou hito para ver si comprendía mejor esta historia o si me gustaba, pero nada. Estas dos historias son de esas que no, definitivamente no me han gustado, y no volveré a releerlas.

Esperaba enamorarme de ellas, de la segunda no sabía nada, de la primera solo una sinopsis, pero la verdad es que tenía mucha fe. Y esta vez esa fe ha sido para nada, porque ni me he enamorado de los protagonistas de estos dos relatos, ni me he enamorado de las historias que cuentan. Lo mejor han sido las ilustraciones, pero solo ellas no podrían haber salvado estos dos relatos, ni a estos personajes. Una pena, sin duda. Lo empecé esperando una joya, y en vez de deleitarme con dulzura, me llevé algo profundamente triste y amargo.


Empezaré con AIOMOU HITO:

 
Este relato no solo me ha sabido amargo, sino que también ha sido como... confuso e incoherente. En serio, había ratos en que me perdía, en que no podía comprender si ciertos hechos eran flash backs o pertenecían al presente, en ese sentido, Shiho Watanabe ha creado una historia un tanto confusa. Y por otro lado, había como muchos comentarios afilados que daban a entender ciertas cosas feas sobre los protagonistas. Y aparte de eso, la actitud de los protagonistas, sus acciones, sus sentimientos, muchas veces eran de lo más incoherente, haciendo cosas que no sentían, no querían. No he podido llegar a comprender a estos protagonistas, y a los secundarios no es que no les entienda, es que no me caen bien. Pero estos protagonistas.... bueno, había ratos en que tampoco me caían bien. Creo que Haru y Shiori merecían más y deberían haber respetado más sus propios corazones, porque a veces eran como marionetas.
 


En sí no puedo decir que odie a Haru y a Shiori, los protagonistas, no. No les odio, pero tampoco los comprendo, e igual que me caían bien a veces, otras veces me caían mal. Y su historia de amor es muy confusa, y muy poco cercana, como ellos mismos. Y si Haru y Shiori se enamoran el uno del otro, pues entonces yo no comprendo después parte de sus acciones.
 
 
 
Haru era el amante ocasional de una chica que solo le utilizaba cuando le convenía y lo mismo le pasaba a Shiori con su senpai. Los dos querían a las personas equivocadas, y en el fondo, no se querían nada a sí mismos. Y cuando descubren que los dos tienen el corazón en un laberinto torturante, se hacen amigos, y esa amistad crece hasta... llegar al sexo, y el sexo conlleva nuevos sentimientos entre ambos... surge el amor, pero en medio de mucho dolor, y altas cotas de confusión, pero también de placer, ¿no? Pues bien, después de atravesar todo esto, el senpai de Shiori quiere de vuelta a su juguetito, y Shiori accede. Shiori inicia una relación oficial con su senpai pero sin permitirse dejar a Haru. Y aquí es donde viene mi confusión. ¿POR QUÉ SI SHIORI SE HA ENAMORADO DE SU AMANTE HARU, SE HACE NOVIA DE SENPAI? ¿POR QUÉ SE ACUESTA CON SENPAI SI LAS ÚNICAS MANOS QUE QUIERE QUE LA TOQUEN SEAN LAS DE HARU? ¿Y POR QUÉ HARU INICIA UNA RELACIÓN MÁS INTIMA CON SHIORI SI YA SABÍA QUE ESO SOLO LE TRAERÍA DOLOR, SI YA SABÍA QUE ESTABA ENAMORADO DE ELLA? ¿POR QUÉ HARU NUNCA LE CONTÓ A SHIORI QUE AHORA ESTABA ENAMORADO DE ELLA? Ambos protagonistas, Shiori y Haru se comportan estúpidamente.

 
No, no he podido comprender a Haru y a Shiori, y tampoco puedo decir que su confusa y lastimera historia de amor sea bonita. No.
 

Y ahora voy a hablaros de Kinjirareta koi no himitsu:

 
 
 
Este relato me ha gustado aún menos que el otro. Ha sido dolorosos, triste, y amargo. No me ha gustado nada. Me ha resultado imposible ponerme en la piel de la protagonista. Una cosa es que a ella su novio le haya roto el corazón al ser un cerdo, pero otra es que, para sentirse mejor, ella trate de robarle el novio a su mejor amiga.

Entre las páginas de este relato vais a encontrar una historia de desamor y deslealtad. El tercer relato no me ha gustado nada, entre otras cosas, porque es una historia de desamor pero también de una amiga desleal.

Sayaka es la protagonista. Al principio es fácil ponerse en su piel, sentir su dolor, y comprender cada sentimiento que le cruza el pecho, pero al final, sus acciones, hablan más por ella que cada pensamiento, y es ahí donde no he podido comprenderla. Lo que a ella le hicieron, la hirió. Entonces, ¿por qué hacer ella lo mismo y herir a otra persona?
 
 

Sayaka se enamora de quién no debe, un chico que parece dulce y amable, y no es que ÉL, Kyougo no sea así, pero no lo es con todo el mundo, y si era tan amable con Sayaka era simplemente porque era la mejor amiga de su persona favorita en el mundo. Y cuando Sayaka trata de quedarse con él, entonces, le hiere a ÉL y hiere a esa amiga. Es como si el personaje principal, se derrumbara ante nosotros. Empieza siendo buena y amable, y acaba convirtiéndose en aquello que odiaba. Y este chico, Kyougo, le da una buena lección, y también le entrega fe. Pero aún así, Sayaka no se redime por sus acciones, no se arrepiente de tratar de robar un sentimiento, un novio. Y acaba "sola", sí. Pero no sé, no me ha gustado ese relato, ni Sayaka. Kyougo si me ha gustado pues en todo momento se mantiene fiel a la persona que ama.
 


Respecto a las ilustraciones de Shiho Watanabe, como ya he dicho, son lo mejor de ambas historias. No son una preciosidad, pero si transmiten mucho, y son atractivas.


¡Un saludo!

Mire - Mayu.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Os invito a dejar vuestra propia opinión. :D