Translate

11 de abril de 2014

OUJITACHI WA IZONSURU DE HINA SAKURADA


¡Buenas noches a todos queridos lectores! ¿Qué tal os va la vida? ¿Es tan bonita como la esperabais? ¿Es en verdad un sueño?

Yo tengo demasiadas reseñas que traeros, y será mejor que empiece otra vez. Esta noche os traigo otra reseña de Hina Sakurada.


Ya os conté que había devorado muchas de sus obras, y poco a poco os estoy trayendo las reseñas. Os preguntaréis que porqué he leído tantas obras seguidas de Hina Sakurada si la primera vez que la leí la odié. Pues bien, eso tiene una fácil respuesta. Porque la segunda vez que leí otra obra de Hina Sakurada, una completamente diferente, me enamoré de ella, y comprendí que esta no era una autora a la que leer una vez y dejarla olvidarla. Hina Sakurada se merece que se la de más de una oportunidad, ¿sabéis por qué? Porque no hay dos obras suyas iguales, porque Hina no se parece a nadie, y porque esa oscuridad y esa luz que posee esta mangaka es una tormenta impactante. Incluso cuando leo algo suyo que no me gusta, no puedo apartar los ojos. A veces crea cosas que rompen mi corazón, que me dejan completamente dolida. Pero también, hay otras veces, que descubro obras suyas que me llegan al alma, que me rozan el corazón, y que me llenan de una luz inimaginable. Esas obras llenas de luz son por las que no me rindo con Hina Sakurada. Doy gracias por haber leído esas obras. Ya tengo algunas obras suyas que son luz, amor y magia, y auténtica vida para mí. Ya tengo obras suyas a las que sé que volveré y volveré, porque me han encantado. Y solo por eso, sé que seguiré probando las obras de Hina Sakurada. No pierdo la fe de encontrar más obras suyas llenas de luz y de un amor tan bonito que me deje sin palabras, y con la sonrisa más grande del mundo.

Y ahora bien, os hablaré de la obra que reseño esta noche:


OUJITACHI WA IZONSURU DE HINA SAKURADA:

 



Antes de leer esta obra, no tenía ni idea de con que iba a encontrarme. Sí, había leído la sinopsis, pero eso nunca es suficiente con Hina Sakurada. Solo tenía la esperanza de que este tomo fuera más luz que sombras, tenía esperanzas de enamorarme de lo que encontrara entre las páginas de esta obra. Y si bien, no puedo decir que me haya enamorado perdidamente de este tomo, que haya sonreído enormemente, que haya sentido mil mariposas corriendo por mi pecho, tampoco puedo decir que no me haya gustado. Sí, me ha gustado mucho lo que he encontrado en este tomo, solo que sé que este tomo podría ser mucho mejor, que las dos historias que se encuentran entre las páginas de este tomo podrían ser más bonitas y más inolvidables. Más bellas. Hina Sakurada podría haber creado algo mucho más conmovedor e intenso y magnífico, si le hubiera dedicado más páginas a esta obra, si hubiera desarrollado más cada historia de amor, si hubiera mimado más a sus protagonistas y a todo lo que la rodeaba. Creo que ya había bastante drama en esta obra, como para añadirle ese toque extra, pero bueno.


Aún así, que sepáis que lo que he encontrado entre las páginas de este tomo me ha gustado mucho. Y he conectado bastante con sus protagonistas, y me he dejado llevar por las tormentosas y agridulces emociones de este tomo. He vivido con gran intensidad cada historia, y me he encariñado con sus protagonistas, y en cierto sentido, he amado cada agridulce página. Ahora lo he releído, y me ha gustado más. Creo que es de esa clase de historias que ganan mucho cuando las relees. Historias de amor imperfectas pero que conmueven y tocan el corazón, historias de amor que saben reales y te hacen sentirlas, vivirlas.

Sin duda, he disfrutado leyéndolas, pero sobre todo releyéndolas. Me he sentido conmovida, he llorado, he sonreído al final por cada oportunidad, me he dejado llevar por cada intensa emoción que escondía esta obra, y me he dejado seducir por sus protagonistas, y por el eco de su dolor y de su amor. He sentido en mi piel cada duda suya, cada miedo, cada lucha, cada pedacito de amor, cada anhelo, cada beso robado, cada caricia prohibida. En cierto sentido, si me he enamorado de estas dos historias. Bueno, de la segunda historia, si me había enamorado, no sé que tiene pero me encanta, y desde que la leí la primera vez me tiene loca. Este tomo está compuesto por dos historias de amor, por dos romances prohibidos entre dos hermanos que se aman desde niños. Ambas historias son agridulces, pues es muy difícil enfrentarse al mundo, al eco de tus sentimientos, al grito silencioso de tu corazón, a ese anhelo profundo de estar con alguien sabiendo que no es lo correcto socialmente. Pero siendo Hina Sakurada, el amor tenía que vencer, tenía que superarlo todo. ¿Y sabéis qué? Que estoy completamente de acuerdo con ella. ¿Qué derecho tenemos los demás a juzgar tan rápido y ver algo mal? ¿Por qué no probamos a sentir primero? Seguramente porque si amaramos, todas esas barreras caerían y veríamos que no hay nada de malo en que estos hermanos se amen. Yo sin duda, estoy a favor de dos parejas tan preciosas como estas, de dos amores tan puros y tan hermosos que duele que hayan perdido el tiempo manteniéndose a distancia y anhelándose ♥♥.

Las dos parejas de este tomo me han gustado mucho, sobre todo, he llegado a amarlos. ¿Por qué tienen que renunciar ellos a las personas que aman? Ellos merecen estar juntos, merecen poder amarse, entregarse el uno al otro, y no preocuparse nunca más por lo que digan los demás. Me encanta la valentía de estas dos parejas, y la valentía de Hina Sakurada al tocar un tema así, el incesto, y hacerlo con tanta delicadeza, y tanta verdad, y tanta sensualidad. Sentimientos al desnudo. Amores que se rompen y se recomponen, corazones que se anhelan, que lloran y gritan, y que al final, se sienten completos al obtener lo que anhelan. Entre las páginas de esta obra no vais a encontrar dos historias de amor fáciles, son historias agridulces, ¿pero como no podrían serlo? Aun así, son bonitas, y especiales,  porque Hana y Rei se aman mucho, y lo mismo pasa con Himeko y Yoshinii. Y bueno, yo amo a mis dos parejitas, y las amo mucho ♥♥.


Releer esta obra cambió cosas, me gustó mucho como vi las cosas tras la relectura, encontré mucho más especial, más hermosa, esta obra, y me enamoré perdidamente de sus protagonistas. Y ahora lo que me siento es completamente conmovida por haber podido vivir sus historias de amor, por haber sido lo bastante valiente como para darle una nueva oportunidad a Hina Sakurada. Me alegro mucho de haber conocida la luz que ella puede tener. Y con esta obra, luces y sombras se entremezclaran, pero todo será bueno. Al final, lo único que puedo hacer es sonreír completamente conmovida por estas dos historias de amor, por estas dos parejas que son absolutamente perfectas la una para la otra, y que desde la primera página, ya te muestran que son mucho más que dos hermanos, son almas afines que se pertenecen incluso antes de nacer ♥♥.

1. OWI:



La historia de amor de Himeko y Yoshinii me ha gustado mucho, es agridulce, y sé que sería mucho más hermosa si Hina les hubiera dedicado a esta parejita más capítulos, ellos se merecían más páginas, más recuerdos, más escenas del presente, más instantes de puro amor. De luz. Menos sombras. Ojala Hina Sakurada no hubiera terminado ahí su historia de amor. Ojala se hubiera deleitado más con ellos y nos hubiera regalado más de esta preciosa parejita, y de ese amor que por fin tiene una maravillosa oportunidad ♥♥.

 
Adoro a Yoshinii. Estoy perdidamente enamorada de él. Le amo. Yoshinii es mi personaje favorito de esta obra. Él es el que más ama, el que más sufre por amor, el que más ama abrazar a su amada, el que lo daría todo por una sonrisa de su preciosa y adorada Himeko. Yoshinii lleva toda su vida acallando sus sentimientos por su amor, silenciando su anhelo, consolándose con mirarla, y abrazarla, y protegerla, y cuidarla. Yoshinii es un amor. Y ama tanto a Himeko que no tengo palabras para describirlo. Yoshinii está perdidamente enamorado de su hermanita, y por nada del mundo querría que ella descubriera su secreto, todo ese amor que guarda única y exclusivamente para ella. ¿He dicho ya que amo a Yoshinii? Su amor y su dolor son tan intensos, quiere tanto a Himeko, y lucha tan ferozmente por protegerla. Y cuando su secreto queda al descubierto, lucha aún más por llegar hasta el corazón de su amada ♥♥.


 
 
Himeko también me ha gustado, en el fondo es adorable, y es absolutamente comprensible por qué Yoshinii la quiere tanto. Pero Himeko es solo una niña, y ahí se entiende por qué él jamás le había confesado antes sus sentimientos. Digamos que cuando Himeko le descubre, no se lo toma demasiado bien. Pero al final, con un poquito de paciencia, y mirando entre líneas, descubrimos que Yoshinii no es el único que está enamorado de quién "no debe". Himeko también está enamorada de su hermano mayor, solo que le ha llevado mucho más tiempo descubrirlo, quizás porque nunca antes se paró a escuchar a su propio corazón. En ese sentido, me ha faltado que Himeko fuera más expresiva. Más abierta. Que expusiera más sus sentimientos y se conociera mejor a sí misma.

He amado la historia de amor de Yoshinii e Himeko, aun con lo agridulce que es, pero habría querido más de ambos. Sin duda, ambos forman una pareja perfecta, hermosa, y completamente adecuada, y a quien le moleste, que no mire. Yoshinii e Himeko se pertenecen, y se aman de verdad, el uno para el otro, significan mucho más de lo que las palabras podrían explicar. Son la luz y la felicidad del otro, el amor que les llena de paz, el hogar que les hace sentir repletos. *Es hermoso ver a Himeko y Yoshinii juntos, queriéndose, sin barreras, abrazándose, besándose, y jurándose amor, prometiendo cuidarse mutuamente y ser siempre lo que el otro necesita* ♥♥




Respecto a ese tercero que da pie a que estos dos hermanos se acerquen, creyendo que les iba a separar, en el fondo me da pena, pero también me da yuyú. Tsubaki es un personaje complejo, afilado. Hay momentos en que su comportamiento es tan horrible, que sería para odiarle por siempre, pero también tiene otros momentos en que es tan vulnerable, y se le ve tan roto... 


 

Respecto a que Himeko y Yoshinii sean hermanos no me supone ningún problema. El amor es el amor. Y los dos protagonistas merecen amarse, piensen lo que piensen los demás. Así que sí, Oujitachi toca el tema del incesto, y lo hace sin miedos. También toca el tema de la homosexualidad, en ese tercer hermano, Tsubaki quien trata de romper la relación entre Himeko y Yoshinii para poder quedarse con Yoshinii.

Hina Sakurada, con este tomo, deja claro que es más fácil para la sociedad aceptar la homosexualidad que el incesto, pero la homosexualidad tampoco es algo demasiado bien visto, al menos en cuanto a la sociedad japonesa, y en el fondo, a la sociedad en general. Yo creo que el amor es libre, y mientras nunca se haga daño a nadie, amar no tiene nada de malo. Y por eso me resulta muy triste que los tres protagonistas de esta obra sufran por amar.

Para esos dos hermanos, Himeko y Yoshinii, hay un final feliz, se tienen el uno al otro, y no puedo negar que eso me encanta, especialmente por mi querido Yoshinii. ♥♥

Y ese tercer hermano... tendrá que superar ese amor no correspondido, y abrir sus ojos, y dejar de considerar que su homosexualidad sea algo malo. Es una persona, y esconde un corazón, y ya es hora de que empiece a mostrarlo. Además, estoy segura de que muchos chicos querrían una mirada suya, así que mejor que se deje de romper sonrisas, sobre todo la de la parejita que querría desunir y se dedique a otra cosa. ¿Como por ejemplo? a enamorarse de alguien cuyo corazón esté libre.


 

 Amo esta segunda historia, es sin ninguna duda, mi favorita. Me encanta, la adoro, la amo. Cada vez que la releo me gusta más. Me he bebido la historia de amor de Hana y Rei y ya la he releído varias veces. Es una preciosidad, agridulce, pero aún así, preciosidad. Me tiene completamente cautivada. No solo por su historia de amor, sino también por cada viñeta, cada ilustración, cada página, cada letra de Hina Sakurada, cada profundo sentimiento. Y lo mejor, lo más maravilloso y especial de esta pequeña obra de la que sí o sí querría más son sus protagonistas, mis adorados Hana y Rei. OJALA HINA SAKURADA NOS REGALARA MÁS DE ELLOS. Ambos forman una pareja preciosa y yo les amo por completo ♥♥.


Me he bebido esta pequeña historia de amor, y me ha encantado ♥♥.

 
Amo a Rei, es mi personaje favorito de esta historia de amor. Tengo una predilección especial por él. Rei es increíble. Le amo. Le adoro. Y le admiro, sí. Rei es adorable, un chico guapísimo, increíblemente sexy, y lleva toda su vida amando a su pequeña Hana. Toda su vida queriéndola y esperando por ella, soñando con el día que ella pueda ser suya. Rei es un chico leal, fiel, valiente. Le adoro. No sabéis lo mucho que le he amado cuando he visto como luchaba por Hana, por no perderla, por no dejar que ese amor se perdiera entre el dolor y la soledad. Y sobre todo, he amado como la ama. Hana es el único y gran amor de Rei, y Rei solo la quiere, la desea y la anhela a ella. Hana es la única a la que podría tocar, a la igual que es la única a la que podría amar ♥♥. ¿Lo he dicho ya? AMO TOTALMENTE A REI ♥♥.

Hana también es una protagonista bonita, tierna, amorosa, luchadora, pero le pasa lo mismo que a Himeko, no se conoce bien a sí misma y nunca se ha parado a escuchar a su propio corazón, y eso la hacen decir cosas que ni piensa ni siente y de las que luego se arrepiente. Menos mal que Rei es lo suficientemente generoso como para perdonar sus feas palabras. Por parte de Hana, he necesitado más, he echado en falta un poquito más de expresividad, de explosividad en sus sentimientos. Pero al final, es tan obvio lo mucho que quiere a Rei, y todo ese amor desesperado que siente por él... solo que Hana antes no lo escuchaba, no hasta que Rei le robó el corazón por segunda vez ♥♥.

Hana y Rei hacen una pareja preciosa, y era tan obvio, desde la primera página, que entre ellos dos había algo más, algo tan grande que se escapaba a las palabras, algo tan intenso que ya desde esa primera página sabía a deseo, a amor, pero también a dudas, y confusión. Un huracán de sentimientos, que al final, poco a poco, encuentran su lugar. Hana y Rei se pertenecen y he amado verlos juntos. *Los dos hacen una pareja tierna, maravillosa, sensual, especial, y tan, pero tan bonita. He adorado tener esos recuerdos de ambos, poder contemplar cuando eran solo unos niños y se miraban con tanta reverencia, y he amado verlos ahora, en el presente, escondiendo aquel amor, aquel sentimiento revestido de soledad y anhelo, de una pena profunda, hasta llegar a la más absoluta libertad. Sí o sí, Hana y Rei tenían que acabar juntos, y ha sido increíbles verles amándose, compartiendo sus cuerpos por primera vez, y entregándose mutuamente el corazón*. Amo a esta parejita ♥♥.    

 

Respecto a las ilustraciones de Hina, aquí nos encontramos con una Hina que entremezcla las luces con la sombras. Y no sé que tiene, pero no puedo dejar de leer a esta autora. Sin duda, merece la pena no rendirse a la primera con ella. Entre las páginas de este tomo, vais a encontrar unas ilustraciones llenas de luces y sombras, pero bellas, intensas, muy al estilo Sakurada. Y eso sin hablar de la profunda intensidad, de ese agridulce sentimiento que reviste cada página de esta obra. Me ha encantado cada ilustración que pintaba a Rei y Hana y a Himeko y Yoshinii luchando contra sus propios sentimientos, o rompiéndose por no tenerse el uno al otro, y también, por supuesto, he amado cada ilustración donde salen abrazándose, tocándose, amándose ♥♥. Que hermosas son estas dos parejitas, sin duda, Hina Sakurada tiene arte en sus dedos. ♥♥


¡Un beso a todos!

Mire - Mayu.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Os invito a dejar vuestra propia opinión. :D